Mostrando entradas con la etiqueta slowcooker. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta slowcooker. Mostrar todas las entradas

jueves, 17 de mayo de 2018

Patatas estofadas (tradicional o Crock-Pot)




Tengo más de 40 recetas de patatas guisadas en el blog, ¡casi nada! Ya sabéis de mi devoción por este tipo de platos, por económicos, por sabrosos y por fáciles de preparar.  Las patatas estofadas son uno de mis platos comodín cuando no sé qué preparar.

La receta de hoy es del libro "La cocina completa" de la Marquesa de Parabere.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Tomate: 300 gramos.
Cebolla: 100 gramos.
Ajo: 6 dientes.
Aceite de oliva virgen extra: una cucharada.
Vinagre: una cucharadita.
Pimentón dulce: una cucharadita.
Perejil fresco: una rama.
Tomillo.
Laurel: una hoja.
Clavo: uno.
Sal.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 219.
Hidratos de carbono: 38 gramos.
Grasas: 4 gramos.
Proteínas: 5 gramos.

Precio (por ración): 0,5€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Pelamos la cebolla y la picamos. Pelamos los dientes de ajo y los picamos. Pelamos el tomate  y lo cortamos en cuartos. Picamos el perejil.

Ponemos las patatas con la cebolla, el ajo, el perejil y el tomate en una cacerola. Las cubrimos con agua y añadimos el aceite, el vinagre, el pimentón, el tomillo, el laurel, el clavo y sal.

Cocinamos a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Pelamos la cebolla y la picamos. Pelamos los dientes de ajo y los picamos. Pelamos el tomate y lo cortamos en cuartos. Picamos el perejil.

Ponemos las patatas con la cebolla, el ajo, el perejil y el tomate en la olla lenta. Las cubrimos con agua y añadimos el aceite, el vinagre, el pimentón, el tomillo, el laurel, el clavo y sal.

Cocinamos 4 horas en temperatura alta.



lunes, 7 de mayo de 2018

Melva asada con patatas en Crock-Pot

Melva asada patatas  Crock-Pot


Creo que ya he contado alguna vez que con los pescados soy muy clásica y suelo comprar siempre los mismos: rape, gallo, sardinas, salmón y merluza. Cuando era pequeña. Mi madre hacía mucho chicharro y yo lo odiaba, así que no he vuelto a probarlo desde hace muchos años. A veces compro bacalao fresco, porque es un pescado muy sabroso y que está muy bien de precio, pero prefiero el bacalao seco. En temporada, siempre como bonito y me pongo las botas en los escasos meses que dura en la pescadería. En esta ocasión quise probar la melva, que es un pescado muy parecido al bonito. La conocía en conserva, aunque creo que no la he probado nunca. Una vez probada, debo decir que sigo prefiriendo el bonito, pero como alternativa es más que correcta.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 600 gramos.
Melva: 800 gramos.
Aceite de oliva virgen extra: 8 cucharadas.
Ajo: 8 dientes.
Perejil seco: 2 cucharadas.
Sal en escamas.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 722.
Hidratos de carbono: 32 gramos.
Grasas: 39 gramos.
Proteína: 62 gramos.

Precio (por ración): 2,33€.


ELABORACIÓN:

 Lavamos las patatas y las ponemos con piel en la olla. Pelamos los dientes de ajo y los ponemos en el vaso de la batidora con el perejil y el aceite de oliva. Trituramos toda la mezcla.

Echamos el aliño sobre las patatas y las cocinamos 4 horas en temperatura alta.

A las 3 horas ponemos la melva con un chorrito de aceite y sal. A la hora de servirlo ponemos unas escamas de sal sobre la melva y las patatas.

Melva asada patatas crockpot olla lenta

jueves, 19 de abril de 2018

Chorizo a la sidra (tradicional o Crock-Pot)




El chorizo a la sidra es una de las raciones típicas de las sidrerías asturianas. Y no es de extrañar, porque se prepara con dos de las cosas que hay más abundancia en Asturias: chorizo y sidra.

Este plato tiene mucho éxito porque es de las cosas más baratas de cualquier carta. Aunque en Asturias se come barato en cualquier sitio, la verdad. El precio de una comida suele subir cuando recurrimos a pescados o mariscos del Cantábrico, pero porque son productos más caros por sí mismos. Si no los pedimos, podemos comer muy bien por muy poco dinero.

Debo reconocer que el chorizo a la sidra no es mi plato favorito, en muchos sitios ponen chorizos de poca calidad y eso lo estropea todo. Por poco que cobren, si el chorizo es malo…

Pero, no sé por qué, me apeteció prepararlo. Y compartirlo con mis suegros, para que vean los manjares que tenemos en mi patria querida.

La elaboración de la receta no puede ser más sencilla, así que al menos una vez hay que probarlo.

La cantidad de la receta es para una ración para 4 personas, para un picoteo.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Chorizo para cocinar: 2.
Sidra natural.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 229.
Hidratos de carbono: 9 gramos.
Grasas: 15 gramos.
Proteínas: 8 gramos.

Precio (por ración): 0,68€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pinchamos los chorizos con un cuchillo en diferentes partes para que suelen la grasa durante la cocción. Los ponemos en una cacerola y los cubrimos con sidra. Los cocinamos a fuego lento hasta que estén cocinados.

A la hora de servirlos los cortamos en rodajas y se sirven en una cazuela con la salsa de la sidra.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pinchamos los chorizos con un cuchillo en diferentes partes para que suelen la grasa durante la cocción. Los ponemos en la olla lenta y los cubrimos con sidra. Los cocinamos a durante dos horas en temperatura baja.

A la hora de servirlos los cortamos en rodajas y se sirven en una cazuela con la salsa de la sidra.


jueves, 12 de abril de 2018

Patatas en columpio (tradicional o Crock-Pot)




Esta receta es del libro "La cocina de ellas" de Teodoro Bardají. Dice Teodoro, que el nombre de esta receta es que el que empleaba un cocinero andaluz que fue quien le enseñó a hacerlas. Buscando por Internet he visto que tanto la Cadizpedia  como la Cordobapedia nombran a estas patatas, pero los ingredientes son diferentes. Ahora solo queda probar estas otras recetas para ver cuál es mejor.

Como todas las recetas de este libro, dada la época en la que fue escrito, es un plato muy económico, sin grandes pretensiones, pero que no defrauda nunca. O es que a mi me gustan tanto las patatas guisadas que se me nubla la razón, jajaja.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Perejil fresco: unas ramitas.
Aceite de oliva virgen extra.
Ajo: dos dientes.
Sopas de pan: un puñado.
Cebolla: media.
Sal.
Pimienta negra.
Laurel: una hoja.
Clavo: uno.
Agua.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 326.
Hidratos de carbono: 41 gramos.
Grasas: 14 gramos.
Proteínas: 6 gramos.

Precio (por ración): 0.43€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Pelamos los dientes de ajo y los fileteamos. Pelamos la cebolla y la picamos.

En una sartén calentamos abundante aceite de oliva y freímos el perejil hasta que esté quebradizo. Lo sacamos de la sartén y lo dejamos escurrir en un plato cubierto con papel de cocina. Echamos en la sartén el ajo y el pan y los freímos hasta que estén dorados, con mucho cuidado de que no se quemen. Los dejamos escurriendo junto con el perejil.

Retiramos la mayor parte del aceite de la sartén y en lo que queda rehogamos la cebolla hasta que esté ligeramente dorada. En ese momento añadimos las patatas que cubriremos con agua, la sal, un poco de pimienta, el laurel y el clavo. Machacamos en el mortero el perejil con el ajo y el pan y lo añadimos a la olla. Cocinamos a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Pelamos los dientes de ajo y los fileteamos. Pelamos la cebolla y la picamos.

En una sartén calentamos abundante aceite de oliva y freímos el perejil hasta que esté quebradizo. Lo sacamos de la sartén y lo dejamos escurrir en un plato cubierto con papel de cocina. Echamos en la sartén el ajo y el pan y los freímos hasta que estén dorados, con mucho cuidado de que no se quemen. Los dejamos escurriendo junto con el perejil.

Retiramos la mayor parte del aceite de la sartén y en lo que queda rehogamos la cebolla hasta que esté ligeramente dorada. Pasamos la cebolla a la Crock-Pot y añadimos las patatas, que cubriremos con agua, la sal, un poco de pimienta, el laurel y el clavo. Machacamos en el mortero el perejil con el ajo y el pan y lo añadimos a la olla. Cocinamos 4 horas en temperatura alta.







lunes, 9 de abril de 2018

Bonito con pimientos (tradicional o Crock-Pot)



Esta receta la encontré en el libro "Cocina rápida con microondas" pero yo la adapté a la olla lenta. Aunque aún no estemos en la temporada del bonito, está a la vuelta de la esquina, así que es un buen momento para guardar ideas y aprovechar a disfrutar de este pescado cuando llegue el momento.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Bonito: 800 gramos.
Cebolla mediana: 2.
Ajo: 3 dientes.
Perejil picado: una cucharadita.
Pimiento rojo: 2.
Pimiento verde: uno.
Laurel: una hoja.
Tomillo picado: 1/2 cucharadita.
Sal.
Zumo de un limón.
Aceite de oliva virgen extra.
Vino tinto: 50 mililitros.
Perejil: 2 ramitas.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 390.
Hidratos de carbono: 13 gramos.
Grasas: 15 gramos.
Proteínas: 51 gramos.

Precio (por ración): 2,93€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las cebollas y las cortamos en dados, pelamos los dientes de ajo y los cortamos por la mitad, lavamos los pimientos, los secamos y los cortamos en tiras.

En una sartén calentamos un poco de aceite de oliva y salteamos toda la verdura junto con el perejil.

Cuando la verdura esté tierna añadimos el laurel, el tomillo, la sal y el zumo de limón y rehogamos. Añadimos el vino y mezclamos.

Ponemos el bonito y dejamos que se haga a fuego bajo. Según el grosor de las piezas de bonito necesitará más o menos tiempo de cocción.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Calentamos un poco de aceite en una sartén y marcamos el bonito por los dos lados. Retiramos y reservamos.

Pelamos las cebollas y las cortamos en dados, pelamos los dientes de ajo y los cortamos por la mitad, lavamos los pimientos, lose secamos y los cortamos en tiras.

En la misma sartén donde hemos marcado el bonito, salteamos toda la verdura junto con el perejil.

Cuando la verdura esté tierna añadimos el laurel, el tomillo, la sal y el zumo de limón y rehogamos. Añadimos el vino y mezclamos, mantenemos al fuego hasta que se evapore el alcohol.

Pasamos todo a la Crock-Pot y cocinamos 3 horas en temperatura alta. Añadimos el bonito y cocinamos una hora más en la misma temperatura.


lunes, 12 de marzo de 2018

Patatas rebozadas (tradicional o Crock-Pot)



Estas patatas rebozadas son muy parecidas a mis queridas patatas a la importancia. La diferencia entre las dos recetas es el tipo de salsa que llevan, pues estas patatas rebozadas llevan un majado de almendras y ajo delicioso.

La receta es del "Recetario de cocina" de "Starlux" de 1965. Una de esas joyas que encuentra mi padre en sus periplos por los mercadillos.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Agua.
Huevo.
Harina de trigo.
Vino blanco: 200 mililitros.
Almendras: 50 gramos.
Ajo: 2 dientes.
Aceite de oliva virgen extra.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 521.
Hidratos de carbono: 50 gramos.
Grasas: 25 gramos.
Proteínas: 12 gramos.

Precio (por ración): 0,72€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas de 1/2 centímetro, aproximadamente. Las rebozamos en harina y huevo y las freímos en una sartén con abundante aceite.

A medida que las vayamos friendo, las pasamos a una cacerola. En el mortero hacemos un majado con los dientes de ajo pelados y las almendras que desleímos con el vino blanco. Echamos el majado sobre las patatas, las cubrimos con agua y cocinamos hasta que estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas de 1/2 centímetro, aproximadamente. Las rebozamos en harina y huevo y las freímos en una sartén con abundante aceite.

A medida que las vamos friendo, las pasamos a la Crock-Pot. En un cazo echamos el vino y lo mantenemos al fuego hasta que se evapore el alcohol. En el mortero hacemos un majado con los dientes de ajo pelados y las almendras que desleímos con el vino blanco. Echamos el majado sobre las patatas, las cubrimos con agua y cocinamos 4 horas en temperatura alta.


lunes, 5 de marzo de 2018

Gambas al ajillo (tradicional o Crock-Pot)



Las gambas al ajillo son una de las tapas por excelencia de nuestro país. No es de mis tapas favoritas pero estaba cansada de ver una bolsa de gambas en el congelador, así que decidí preparar estas gambas al ajillo.

Como podéis ver en las fotos, mis gambas eran más bien pequeñas. Esto no va cambiar el sabor del plato, pero quedará mucho más bonito si preparamos las gambas al ajillo con unas gambas más grandes.

Yo las hice en la olla lenta, pero se puede hacer sin ella, por supuesto. Les puse dos guindillas para 4 personas pero si os va más el picante podéis poner alguna más (¡yo soy una cobarde!)




INGREDIENTES (para 4 personas):

Gambas peladas: 500 gramos.
Aceite de oliva virgen extra: 6 cucharadas.
Guindilla: dos.
Ajo: 6 dientes.
Sal.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 104.
Hidratos de carbono: 0 gramos.
Grasas: 8 gramos.
Proteínas: 9 gramos.

Precio (por ración): 1,84€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos los dientes de ajo y los cortamos en láminas. Troceamos la guindilla.

Ponemos el aceite en una sartén con el ajo y la guindilla. Calentamos el aceite y echamos las gambas. Rehogamos a fuego vivo un par de minutos, bajamos el fuego, tapamos la sartén y dejamos que terminen de cocinarse con el fuego al mínimo.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos los dientes de ajo y los cortamos en láminas. Troceamos la guindilla.

Ponemos el aceite en una sartén con el ajo y la guindilla. Calentamos el aceite y echamos las gambas. Rehogamos a fuego vivo un par de minutos.

Pasamos todo a la Crock-Pot y cocinamos una hora en temperatura baja.

martes, 20 de febrero de 2018

Redondo de ternera (tradicional o Crock-Pot)



Esta receta es del libro "El menú de cada día" de Karlos Arguiñano. Compré el libro para el reto Cooking de Chef de abril del año pasado y en el que yo preparé el fricandó de ternera. Y en vista de lo rico que salió me animé a preparar este redondo de ternera. Yo lo hice en la olla lenta, pero estoy segurísima de que sin ella saldrá también de 10.

El redondo de ternera se localiza en la cara externa de la pierna trasera, a lo largo de la contra y en contacto con la tapa. Presenta una forma cilíndrica y carece de nervios a la vista. Tiene muy poca grasa y puede resultar algo seco, así que hay que vigilar que no nos pasemos con la cocción y echemos a perder la pieza.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Redondo de ternera: un kilo.
Cebolla: tres.
Tomate: 3.
Puerro: 2.
Zanahorias: 2.
Pimiento verde: 2.
Guisantes en conserva: 50 gramos.
Vino blanco: 200 mililitros.
Caldo de carne (o agua): 500 mililitros.
Sal.
Maizena: una cucharada.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 489.
Hidratos de carbono: 36 gramos.
Grasas: 18 gramos.
Proteínas: 34 gramos.

Precio (por ración): 5,28€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Atamos el redondo y lo sazonamos. Pelamos los tomates, las cebollas, los puerros, las zanahorias y lavamos los pimientos. Troceamos toda la verdura.

Encendemos el horno a 150ºC.

Colocamos en una fuente apta para el horno el redondo y lo cubrimos con las verduras. Añadimos el caldo y el vino a la fuente.

Horneamos durante una hora. Una vez pasado el tiempo de cocción, pasamos las verduras y el caldo a una cazuela y reducimos durante 5 minutos a fuego fuerte. Añadimos la Maizena y mezclamos con las varillas hasta que esté disuelta. Pasamos toda la salsa por la batidora.

Cortamos la carne en lonchas y la servimos acompañada por la salsa.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Si preparamos el redondo en la olla lenta utilizaremos muy poco líquido (dos cucharadas de agua y otras dos de vino) ya que al no haber evaporación los propios jugos de la carne y de la verdura crearán la salsa.

Atamos el redondo y lo sazonamos. Pelamos los tomates, las cebollas, los puerros, las zanahorias y lavamos los pimientos. Troceamos toda la verdura.

Colocamos en la Crock-Pot la verdura y encima ponemos la carne. Añadimos el caldo y el vino a la fuente.

Cocinamos 3 horas y media en alta.

Una vez pasado el tiempo de cocción, pasamos las verduras y el caldo a una cazuela y reducimos durante 5 minutos a fuego fuerte. Pasamos toda la salsa por la batidora.

Cortamos la carne en lonchas y la servimos acompañada por la salsa.



miércoles, 7 de febrero de 2018

Bacalao a la portuguesa (tradicional o Crock-Pot)



Si el bacalao seco es uno de los pescados más sabrosos que existen, con esta receta su sabor es espectacular. Cuando encontré esta receta (no se dónde la vi, ¡lo siento!) busqué si era la original y mucho me temo que lo de las aceitunas negras son un añadido que no lleva el plato clásico pero, que queréis que os diga, a mi me parece que le va muy bien al plato.

Yo lo preparé en la Crock-Pot, más que nada porque me resultaba muy útil tener todas las verduras listas y que el bacalo "sólo" necesitase una hora de cocción.

Como últimamente compro el bacalao ya desalado no pongo los tiempos de desalado en la receta. Eso lo dejo en vuestra mano.





INGREDIENTES (para 4 personas):

Bacalao seco: 500 gramos.
Patatas: 4.
Pimiento Rojo: uno.
Pimiento Verde: uno.
Cebolla: una.
Aceitunas negras: un puñado.
Vino Blanco: 100 mililitros (la mitad si utilizamos la Crock-Pot).
Pimentón Dulce: una cucharadita.
Harina de trigo.
Aceite de oliva virgen extra.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 287.
Hidratos de carbono: 31 gramos.
Grasas: 7 gramos.
Proteínas: 26 gramos.

Precio (por ración): 3,56€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas de 2 centímetros aproximadamente. Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana. Lavamos los pimientos, los secamos, retiramos las semillas y los cortamos en juliana.

En una cacerola ponemos a calentar agua con sal. Cuando rompa a hervir echamos las patatas y las cocemos durante 5 minutos. Una vez pasado el tiempo, las retiramos del agua y las ponemos sobre papel de cocina para que se sequen. No es necesario que estén cocidas del todo ya que después irán al horno.

En una sartén calentamos un poco de aceite y sofreímos la cebolla con un poco de sal. Tapamos la sartén mientras se hace la cebolla. Cuando empiece a estar transparente añadimos los pimientos, removemos todo y tapamos la sartén, manteniendo el sofrito al fuego hasta que esté medio hecho.

Añadimos el pimentón dulce y el vino blanco y mantenemos al fuego hasta que se evapore el alcohol. En este momento retiramos el sofrito del fuego y lo reservamos.

En otra sartén calentamos abundante aceite de oliva. Enharinamos el bacalao y lo freímos a fuego fuerte hasta que esté dorado por fuera, no importa que no esté cocinado por dentro.

Encendemos el horno a 200ºC.

En una fuente apta para el horno ponemos las patatas, encima el bacalao con la piel hacia arriba y lo cubrimos con el sofrito de verduras, procurando que la piel del bacalao quede descubierta para que se tueste. Añadimos un puñado de aceitunas.

Horneamos durante 15 minutos y ya está listo nuestro bacalao a la portuguesa.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas de 2 centímetros aproximadamente. Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana. Lavamos los pimientos, los secamos, retiramos las semillas y los cortamos en juliana.

En una cacerola ponemos a calentar agua con sal. Cuando rompa a hervir echamos las patatas y las cocemos hasta que estén tiernas. Una vez pasado el tiempo, las retiramos del agua y las ponemos sobre papel de cocina para que se sequen. Cuando estén secas las ponemos en la Crock-Pot.

En una sartén calentamos un poco de aceite y sofreímos la cebolla con un poco de sal. Tapamos la sartén mientras se hace la cebolla. Cuando empiece a estar transparente añadimos los pimientos, removemos todo y tapamos la sartén, manteniendo el sofrito al fuego hasta que esté hecho.

Añadimos el pimentón dulce y el vino blanco y mantenemos al fuego hasta que se evapore el alcohol. En este momento retiramos el sofrito del fuego y lo reservamos.

En otra sartén calentamos abundante aceite de oliva. Enharinamos el bacalao y lo freímos a fuego fuerte hasta que esté dorado por fuera, no importa que no esté cocinado por dentro. A medida que lo sacamos de la sartén lo colocamos en la Crock-Pot sobre las patatas.

Cubrimos el bacalao con el sofrito de verduras y cocinamos durante una hora en temperatura baja.