Mostrando entradas con la etiqueta reto Facilísimo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta reto Facilísimo. Mostrar todas las entradas

jueves, 12 de abril de 2018

Patatas en columpio (tradicional o Crock-Pot)




Esta receta es del libro "La cocina de ellas" de Teodoro Bardají. Dice Teodoro, que el nombre de esta receta es que el que empleaba un cocinero andaluz que fue quien le enseñó a hacerlas. Buscando por Internet he visto que tanto la Cadizpedia  como la Cordobapedia nombran a estas patatas, pero los ingredientes son diferentes. Ahora solo queda probar estas otras recetas para ver cuál es mejor.

Como todas las recetas de este libro, dada la época en la que fue escrito, es un plato muy económico, sin grandes pretensiones, pero que no defrauda nunca. O es que a mi me gustan tanto las patatas guisadas que se me nubla la razón, jajaja.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Perejil fresco: unas ramitas.
Aceite de oliva virgen extra.
Ajo: dos dientes.
Sopas de pan: un puñado.
Cebolla: media.
Sal.
Pimienta negra.
Laurel: una hoja.
Clavo: uno.
Agua.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 326.
Hidratos de carbono: 41 gramos.
Grasas: 14 gramos.
Proteínas: 6 gramos.

Precio (por ración): 0.43€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Pelamos los dientes de ajo y los fileteamos. Pelamos la cebolla y la picamos.

En una sartén calentamos abundante aceite de oliva y freímos el perejil hasta que esté quebradizo. Lo sacamos de la sartén y lo dejamos escurrir en un plato cubierto con papel de cocina. Echamos en la sartén el ajo y el pan y los freímos hasta que estén dorados, con mucho cuidado de que no se quemen. Los dejamos escurriendo junto con el perejil.

Retiramos la mayor parte del aceite de la sartén y en lo que queda rehogamos la cebolla hasta que esté ligeramente dorada. En ese momento añadimos las patatas que cubriremos con agua, la sal, un poco de pimienta, el laurel y el clavo. Machacamos en el mortero el perejil con el ajo y el pan y lo añadimos a la olla. Cocinamos a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Pelamos los dientes de ajo y los fileteamos. Pelamos la cebolla y la picamos.

En una sartén calentamos abundante aceite de oliva y freímos el perejil hasta que esté quebradizo. Lo sacamos de la sartén y lo dejamos escurrir en un plato cubierto con papel de cocina. Echamos en la sartén el ajo y el pan y los freímos hasta que estén dorados, con mucho cuidado de que no se quemen. Los dejamos escurriendo junto con el perejil.

Retiramos la mayor parte del aceite de la sartén y en lo que queda rehogamos la cebolla hasta que esté ligeramente dorada. Pasamos la cebolla a la Crock-Pot y añadimos las patatas, que cubriremos con agua, la sal, un poco de pimienta, el laurel y el clavo. Machacamos en el mortero el perejil con el ajo y el pan y lo añadimos a la olla. Cocinamos 4 horas en temperatura alta.







lunes, 19 de marzo de 2018

Pan de Pascua (tradicional o Thermomix)



Con la Semana Santa a la vuelta de la esquina os traigo este dulce típico de estas fechas en Asturias. La receta es del libro "Platos típicos de Asturias" de María Luisa García.

Su preparación es muy similar a otros dulces asturianos como las marañuelas de Avilés, las coletas, las afiladas, etc.

Este Pan de Pascua no es más que un pan dulce que los padrinos y madrinas regalan a sus ahijadas o ahijados a cambio del ramo de laurel o de la palma.

Yo no lo había probado hasta ahora porque el bollo de Pascua de Avilés no tiene nada que ver con este. Se hace con la receta del mantecado pero con otra forma (y no tengo perdón, porque hace 3 años que tengo los moldes para hacerlo y ahí están sin estrenar...).

Como podéis suponer, con un kilo de harina que lleva la receta sale un super pan, así que si no queréis estar desayunando lo mismo durante muchos días, os aconsejo que hagáis la mitad de los ingredientes.



INGREDIENTES:

Harina de fuerza: un kilo.
Mantequilla: 250 gramos.
Yema de huevo: 6.
Clara de huevo: 3.
Azúcar: 250 gramos.
Leche entera: 250 mililitros.
Levadura fresca de panadero: 20 gramos.

Valores nutricionales (por porción de 100 gramos):
Calorías: 316.
Hidratos de carbono: 48 gramos.
Grasas: 9 gramos.
Proteínas: 6 gramos.

Precio (por porción de 100 gramos): 0,25€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Sacamos la mantequilla de la nevera con tiempo para que se atempere.

Templamos un poco de leche y disolvemos la levadura en ella. Separamos las yemas de los huevos de las claras.

En un bol ponemos la harina y en el centro echamos la levadura disuelta, las yemas, las claras, la mantequilla y el azúcar. Mezclamos todo con las manos y empezamos a añadir la leche.

Una vez que esté toda la leche incorporada seguimos amasando hasta que la masa esté lisa. Una vez que hemos terminado de amasar, tapamos el bol con papel film y dejamos que fermente.

Una vez que la masa haya subido, la dividimos en tres porciones iguales. Juntamos dos de ellas y hacemos una tira larga que doblamos por la mitad. Con la tercera porción hacemos otra tira del mismo grosor.

Colocamos un papel de horno y ponemos encima la tira larga doblada y en el centro la otra tira. Hacemos una trenza con ellas. Aplastamos ligeramente la trenza y con unas tijeras damos 3 cortes en el final de la masa.

Tapamos la trenza con un paño de algodón y dejamos que leve de nuevo.

Mientras tanto, encendemos el horno a 180ºC y cuando la masa esté lista la horneamos hasta que esté dorada.

Sacamos el pan de Pascua del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.


ELABORACIÓN (Thermomix):

Para preparar este pan de Pascua seguí las indiciaciones de la receta de pan de brioche del libro "Imprescindible" de TX 31.

Ponemos la leche en el vaso y programamos 30 segundos, 37ºC, velocidad 1.

Echamos la levadura desmenuzada y programamos 10 segundos, velocidad 3.

Añadimos las yemas y las claras, la harina y el azúcar y programamos 30 segundos, velocidad 6.

Programamos 3 minutos, vaso cerrado, velocidad Espiga.

Programamos 2 minutos, vaso cerrado, velocidad Espiga y vamos añadiendo la leche por el bocal.

Pasamos la masa a un bol limpio, tapamos el bol con papel film y dejamos que fermente.

Una vez que la masa haya subido, la dividimos en tres porciones iguales. Juntamos dos de ellas y hacemos una tira larga que doblamos por la mitad. Con la tercera porción hacemos otra tira del mismo grosor.

Colocamos un papel de horno y ponemos encima la tira larga doblada y en el centro la otra tira. Hacemos una trenza con ellas. Aplastamos ligeramente la trenza y con unas tijeras damos 3 cortes en el final de la masa.

Tapamos la trenza con un paño de algodón y dejamos que leve de nuevo.

Mientras tanto, encendemos el horno a 180ºC y cuando la masa esté lista la horneamos hasta que esté dorada.

Sacamos el pan de Pascua del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.


miércoles, 10 de enero de 2018

Patatas guisadas en salsa verde (tradicional o Crock-Pot)

Patatas-guisadas-salsa-verde-crockpot-panuvasyqueso


Creo que al ritmo que llevo de publicar recetas de patatas guisadas, cualquier día publico un libro que las recopile todas, jajaja.

Con carne, con pescado, con arroz, solas...existe una gran variedad de estos platos. Lo mejor de todo es que a casi todo el mundo le gustan, estén como estén preparadas.

Nuestra gastronomía española también tiene una gran variedad de platos típicos cuya base es la patata. Se nota que es un ingrediente barato y que se puede cultivar en muchos sitios, aunque sean patatas de clases diferentes.

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente nos cuenta que en España se cultivan unas 150 variedades. Lo ideal sería conocer un poco de sus características básicas para saber cuál utilizar según el tipo de plato que vayamos a hacer pero tengo que confesar que yo utilizo las mismas patatas para todo.

Cuando vamos a hacer un plato como este, donde es importante que las patatas no se rompan durante la cocción (y la presentación del plato no sea tan bonita si esto ocurre)las mejores variedades son Spunta, Kennebec y Baraka.

La variedad Spunta es temprana, se cultiva entre el 15 de abril y el 15 de junio. Se produce sobre todo en las provincias costeras del Mediterráneo, en Sevilla y en La Coruña.

La variedad Kennebec se produce en casi todas las provincias españolas, pero con más intensidad en Segovia, Todelo, Burgos, León, Lugo, Orense, Álava y La Rioja.

La variedad Baraka es además muy buena patata para freír porque quedan crujientes por fuera y blandas por dentro.

Cualquier día tenemos que ir con una chuleta patatil a hacer la compra, jajaja.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Cebolla: 1/4.
Ajo: 2 dientes.
Perejil: una cucharada.
Aceite de oliva virgen extra.
Sal.
Harina de trigo: una cucharada.
Agua.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 184.
Hidratos de carbono: 42 gramos.
Grasas: 2 gramos.
Proteínas: 5 gramos.

Precio (por ración): 0,44€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas de 1,5 centímetros. Pelamos la cebolla y la picamos. Pelamos los dientes de ajo. Picamos el perejil.

En una cazuela calentamos un poco de aceite de oliva y sofreímos los dientes de ajo enteros. Cuando estén dorados los sacamos de la cazuela y los reservamos.

En el mismo aceite pochamos la cebolla, cuando comience a dorarse añadimos las patatas y las rehogamos. Añadimos la harina y la rehogamos también. Cubrimos las patatas con agua. Salamos a nuestro gusto. En el mortero majamos los dientes de ajo sofritos con el perejil y desleímos todo con un poco de agua. Añadimos este majado a la cazuela y cocinamos a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas de 1,5 centímetros. Pelamos la cebolla y la picamos. Pelamos los dientes de ajo. Picamos el perejil.

En una cazuela calentamos un poco de aceite de oliva y sofreímos los dientes de ajo enteros. Cuando estén dorados los sacamos de la cazuela y los reservamos.

En el mismo aceite pochamos la cebolla, cuando comience a dorarse añadimos las patatas y las rehogamos. Añadimos la harina y la rehogamos también. Lo pasamos a la Crock-Pot y cubrimos las patatas con agua. Salamos a nuestro gusto.

En el mortero majamos los dientes de ajo sofritos con el perejil y lo desleímos con un poco de agua. Añadimos este majado a la olla y cocinamos 4 horas en temperatura alta.


Patatas-guisadas-salsa-verde-crockpot-panuvasyqueso


Patatas-guisadas-salsa-verde-crockpot-panuvasyqueso

Con este post participo en el reto Facilísimo "Recetas para el tupper".

martes, 28 de noviembre de 2017

Huevos al plato con puré de patata (tradicional o Crock-Pot)



Esta semana soy la anfitriona del reto semanal de Facilisimo y para él he elegido los huevos y las patatas, así que si las compañeras se animan podréis ver en la página un montón de recetas con estos ingredientes.  

Este último año me he aficionado mucho a preparar huevos al plato para cenar. Es un plato que se prepara muy rápido y mientras los huevos se hornean podemos aprovechar ese rato para hacer otra cosa. Por que no se en vuestras casas, pero en la mía por la noche siempre hay mucho que hacer, jajaja.

Esta receta es del libro "El menú de cada día" de Karlos Arguiñano. Un libro que se publicó hace muchos años y tiene muchas recetas muy aprovechables, platos muy sencillos para quedar muy bien.





INGREDIENTES (para 4 personas):

Huevos: 8.
Patatas: un kilo.
Leche entera: 200 mililitros.
Queso Gruyere rallado: 100 gramos.
Sal.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 447.
Hidratos de carbono: 51 gramos.
Grasas: 19 gramos.
Proteínas: 21 gramos.

Precio (por ración): 1,44€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Lavamos las patatas eliminando cualquier resto de tierra. En una cacerola calentamos agua con sal y las cocemos. Dejamos que se templen y las pelamos. Las pasamos por el pasa-puré y añadimos la leche templada previamente. Mezclamos hasta que quede un puré homogéneo.

Encendemos el horno a 180ºC.

Echamos el puré en una fuente apta para el horno. Con el dorso de una cuchara hacemos 8 huecos en el puré donde colocaremos los huevos. Cubrimos con el queso rallado.

Horneamos hasta que los huevos estén cuajados (10-15 minutos).


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Lavamos las patatas y las colocamos en la olla con la piel. Cocinamos durante 4 horas en temperatura alta. Dejamos que se templen y las pelamos. Las pasamos por el pasa-puré y añadimos la leche templada previamente. Mezclamos hasta que quede un puré homogéneo.



Ponemos el puré en la olla. Con el dorso de una cuchara hacemos 8 huecos en el puré donde colocaremos los huevos. Cubrimos con el queso rallado.

Cocinamos durante 2 horas en temperatura alta.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Macarrones con berenjenas y setas (tradicional o Thermomix)



Un plato de pasta con verdura, según la receta del libro "La cocina completa" de la Marquesa de Parabere. Es muy curioso que los libros de cocina "de antes" no dan un peso exacto de los ingredientes, es todo mucho más a ojo. Estos macarrones llevan 3 berenjenas...¡pues anda que no hay diferencia de peso entre 3 grandes y 3 pequeñas!.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Macarrones: 250 gramos.
Tomates: 6.
Berenjenas: tres.
Setas: un puñado.
Queso Parmesano.
Aceite de oliva virgen extra.
Ajo.
Tomillo.
Sal.
Pimienta.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 377.
Hidratos de carbono: 57 gramos.
Grasas: 10 gramos.
Proteínas: 15 gramos.

Precio (por ración): 1,58€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las berenjenas, las cortamos en rodajas finas y las ponemos en un escurridor con un poco de sal para que suelten agua. Pelamos los tomates, retiramos las pepitas y los troceamos. Limpiamos las setas y las troceamos. Pelamos dos dientes de ajo y los picamos.

Lavamos las berenjenas y las secamos.

Calentamos un poco de aceite en una sartén y freímos el ajo, añadimos las berenjenas y los tomates. Salpimentamos, ponemos tomillo y dejamos que se cocine, removiendo de vez en cuando. Una vez que la berenjena esté tierna, retiramos la fritada de la sartén y la reservamos.

En la misma sartén freímos las setas (si es necesario, añadiremos un poco más de aceite) y una vez fritas las añadimos al resto de la fritada.

En una cacerola ponemos a hervir agua con sal y cocemos los macarrones hasta que estén a nuestro gusto.

Escurrimos la pasta cocida y la colocamos en una fuente apta para el horno. Cubrimos los macarrones con el queso recién rallado y la fritada de verdura y gratinamos unos minutos.


ELABORACIÓN (Thermomix):

Pelamos las berenjenas, las cortamos en rodajas finas y las ponemos en un escurridor con un poco de sal para que suelten agua. Pelamos los tomates y retiramos las pepitas. Limpiamos las setas. Pelamos dos dientes de ajo.

Lavamos las berenjenas y las secamos.

Ponemos el queso en el vaso y damos golpes de turbo hasta triturarlo. Reservamos.

Ponemos la mariposa en el vaso, echamos 425 gramos de agua y programamos 12 minutos, temperatura 100º y velocidad 1. Pasado este tiempo, añadimos la pasta y la sal por el bocal y programamos el tiempo indicado en el paquete de pasta, temperatura 100º, giro a la izquierda y velocidad cuchara. Una vez cocida la pasta, la sacamos del vaso, la escurrimos, la reservamos y secamos el vaso.

Echamos las setas en el vaso y programamos 4 segundos, velocidad 5. Retiramos y reservamos.

Echamos los tomates al vaso junto con el tomillo, la sal, los dientes de ajo y la berenjena y programamos 6 segundos, a velocidad 3 y 1/2. Añadimos aceite para sofreír y programamos 15 minutos, temperatura varoma y velocidad 2. A los 5 minutos añadimos las setas.

Colocamos los macarrones en una fuente apta para el horno. Los cubrimos con queso rallado y la fritada de verduras y gratinamos.





Con este post participo en el reto de Facilísimo Recetas con setas.

martes, 14 de noviembre de 2017

Hojaldres rellenos de longaniza


Ya os he contado que me gusta tener siempre hojaldre en el congelador, porque para un día de esos que no sabes que cocinar siempre me sacan del apuro. En Instagram os recomendé el hojaldre de Casa Tarradellas porque no lleva aceite de palma. Lo malo de este hojaldre es que al manipularlo enseguida se ablanda y hay que hacerlo rápido o meterlo en la nevera hasta que vuelva a coger consistencia si no queremos perder la paciencia (y yo de eso no voy muy sobrada, jajaja).

La idea para preparar estos hojaldres me la dio Marilú Entre Pucheros, aunque los de ella son dulces. Los míos van rellenos de longaniza, porque ya sabéis que yo soy más de salado. Para los que sois de Aragón, os recomiendo la longaniza de Cárnicas Gallego, en casa tenemos auténtica locura con ella.

Además de estar muy ricos, son muy bonitos, ¿verdad?. Desde que tengo memoria, los hojaldres rellenos me han gustado muchísimo. Cuando era pequeña e iba a pasear con mi madre y pasábamos por alguna panadería/confitería siempre me compraba uno relleno de bonito con tomate y ella siempre se compraba una milhoja.

Sigue siendo mi picoteo favorito cuando meriendo fuera de casa. El único relleno que no soporto es el de jamón y queso.

Con esta receta participo en el reto mensual de Facilisimo. ¿Te apuntas?



INGREDIENTES (para 7 hojaldres):

Hojaldre: una lámina rectangular.
Longaniza: 60 gramos.
Queso rallado: 15 gramos.
Huevo: uno.
Mantequilla.

Valores nutricionales (por hojaldre):
Calorías: 175.
Hidratos de carbono: 12 gramos.
Grasas: 11 gramos.
Proteínas: 5 gramos.

Precio (por hojaldre): 0,31€.


ELABORACIÓN:

Desplegamos la lámina de hojaldre y la cortamos en tres partes iguales, como si quisiésemos hacer un tríptico. Pintamos cada tira con mantequilla derretida.

Colocamos las 3 tiras, una sobre otra y hacemos un rollo. Envolvemos el rollo en film de cocina y lo metemos en la nevera un rato para que se enfríe después de haberlo manipulado y podamos seguir trabajando con él con facilidad.





Mientras se enfría, preparamos el relleno. Quitamos la piel de la longaniza, la cortamos en rodajas y la trituramos hasta que quede una pasta (no es necesario que quede muy fina). Si la longaniza es muy tierna, será suficiente desmenuzarla con las manos. Echamos la longaniza picada en un bol y añadimos el queso rallado. Mezclamos.

Encendemos el horno a 200ºC con calor arriba y abajo.

Sacamos el hojaldre de la nevera, retiramos el film y lo cortamos en rodajas de un centímetro de grosor. Con las manos hacemos un cuenco con cada rodaja. Ponemos un poco de relleno dentro del cuenco y, con las manos, sellamos los bordes.




Colocamos nuestros hojaldres rellenos en la bandeja del horno cubierta con papel de hornear. Batimos un huevo y pintamos cada hojaldre con él.

Cuando el horno esté caliente metemos la bandeja y cocinamos los hojaldres hasta que estén dorados (10 minutos, aproximadamente). Sacamos los hojaldres del horno y los dejamos enfriar sobre una rejilla para evitar que se reblandezcan.

No es necesario esperar a que estén fríos del todo, es suficiente con que estén templados. Aunque tengo que reconocer que tengo un verdadero problema con esto, nunca espero lo suficiente y siempre acabo quemándome, jajajaja.