Mostrando entradas con la etiqueta Varios. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Varios. Mostrar todas las entradas

martes, 13 de febrero de 2018

Wrap de salmón con mayonesa de alcaparras



Uno de mis platos favoritos son las fajitas de pollo, ¡me encantan!. Lo malo es que no es un plato rápido, precisamente, así que las preparo menos veces de las que me gustaría. Pero, por si acaso, siempre tengo en la despensa unas tortillas de trigo. Y a veces esas tortillas de trigo se destinan a otros platos como a unas quesadillas de pollo a la barbacoa, unas tortillas de trigo rellenas de queso y anchoas o a unas tortillas de trigo rellenas de crema de sobrasada. ¡Por posibilidades no será!.

En el caso de estos wrap de salmón con mayonesa de alcaparras la culpa la tuvieron unos filetes de salmón a los que me apeteció darles un toque original y salir del clásico pescado a la plancha.

Yo preparé 4 y nos comimos dos cada uno. Así que si sois más personas tendréis que cambiar las cantidades. O no, que igual es que en esta casa somos unos comilones.

Lo mejor de esta receta es que podemos dejarlo todo preparado con antelación y cuando vayamos a comer no tardaremos más de 5 minutos en cocinar el salmón. Como ya he contado otras veces, este tipo de platos me salvan las cenas, porque me dejo todo medio preparado antes de salir al parque con mi hijo y cuando llego a casa no tengo que dedicar demasiado tiempo a cocinar, que a esas horas las energías ya escasean...




INGREDIENTES (para 4 wraps):

Lechuga: 30 gramos.
Tomate. 80 gramos.
Tortillas de trigo: 4.

Para el salmón:
Salmón en filetes: 400 gramos.
Limón: uno.
Comino molido: una cucharadita.
Orégano: una cucharadita.
Sal.
Aceite de oliva virgen extra: dos cucharadas.
Tomillo: una cucharada.

Para la mayonesa:
Mayonesa: 50 gramos.
Alcaparras: 40 gramos.
Leche: una cucharada.

Valores nutricionales (por unidad):
Calorías: 343.
Hidratos de carbono: un gramo.
Grasas: 22 gramos.
Proteínas: 22 gramos.

Precio (por unidad): 3,14€.


ELABORACIÓN:

En un bol mezclamos el zumo de un limón con el comino, el orégano, el aceite de oliva, el tomillo y la sal. Cortamos los filetes de salmón en tiras, los colocamos en un bol y los regamos con la mezcla anterior. Tapamos el bol y lo metemos en la nevera durante 2 horas, como mínimo.

Lavamos la lechuga y el tomate. Troceamos la lechuga, picamos el tomate y lo mezclamos todo. Para hacer la mayonesa de alcaparras ponemos las dos cosas en el vaso y trituramos. La cantidad de mayonesa y de alcaparras es al gusto.

Calentamos las tortillas en el microondas o en una sartén.

Calentamos una sartén y cocinamos el salmón marinado hasta que esté hecho. No hace falta poner aceite en la sartén porque el marinado ya tiene y porque la propia grasa del salmón nos ayudará a cocinarlo.

Colocamos una porción de salmón en el centro, añadimos un poco de lechuga y tomate y terminamos con la mayonesa de alcaparras. Enrollamos la tortilla y la colocamos en un plato. ¡Y ya tenemos nuestros wrap de salmón con mayonesa de alcaparras!.


miércoles, 29 de noviembre de 2017

Quesadillas de pollo a la barbacoa



Hace mucho tiempo que quería preparar esta receta de
Cocina con David y os aseguro que está para chuparse los dedos. Para las quesadillas utilicé salsa barbacoa casera que hice en la Crock-Pot.




INGREDIENTES ( para 4 personas):

Tortillas de trigo: 8.
Pechuga de pollo: 400 gramos.
Bacon: 200 gramos.
Aceite de oliva virgen extra.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 610.
Hidratos de carbono: 45 gramos.
Grasas: 32 gramos.
Proteínas: 35 gramos.

Precio (por ración): 2,46€.


ELABORACIÓN:

Cortamos la pechuga de pollo y el bacon en tiras. En una sartén calentamos un poco de aceite de oliva y salteamos el pollo con el fuego alto. No es necesario que se cocine del todo ya que el plato vamos a terminarlo en el horno.

Una vez que el pollo esté dorado lo retiramos de la sartén y lo reservamos.

En la misma sartén salteamos el bacon. No hace falta añadir aceite, ya que la propia grasa del bacon será suficiente para cocinarlo. Retiramos el bacon de la sartén y lo mezclamos con el pollo

Encendemos el horno a 180º. Cubrimos la bandeja del horno con papel de hornear.

Ponemos una cucharada de salsa barbacoa sobre cada quesadilla (o más o menos, según el gusto), echamos una porción de la mezcla de pollo y bacon y doblamos la tortilla por la mitad y doblamos otra vez por la mitad, dejando un triángulo.

A medida que vamos preparando las quesadillas las colocamos en la bandeja del horno. Cuando estén todas metemos la bandeja en el horno y cocinamos durante 15 minutos.



sábado, 7 de octubre de 2017

La hora de la merienda



Mi madre siempre me ha contado que nunca me gustó la leche, así que desde que tengo uso de razón, siempre la he tomado con café. ¡Cómo han cambiado los tiempos!, a día de hoy cualquier pediatra se echaría las manos a la cabeza por esto. Lo más lógico hubiese sido tomar Cola-Cao como la mayoría de los niños de la época, pero es que tampoco me gustaba. Así que entiendo que mi madre, con tal de que comiese, me daba lo que me gustaba. Supongo que no serían más que unas gotas (tengo un leve recuerdo de un café blancuzco en la taza que hoy no me tomaría ni loca).

Y así fui creciendo, adorando el café. La verdad es que en mi familia todos hemos sido muy cafeteros, recuerdo que mi abuelo se tomaba el café "puro" (así lo decía él) y me llamaba muchísimo la atención, ¡yo no era tan valiente!.

El otro día ya os conté que en mi casa hay 3 tipos diferentes de cafeteras. Yo utilizo a diario una espresso como esta:



Casi todas las marcas de electrodomésticos tienen cafeteras espresso pero las cafeteras Saeco son una opción muy buena para los que disfrutamos con un buen café.

Como siempre, tenemos una variedad de calidades, algunas no son muy asequibles para el bolsillo de la mayoría de los mortales (¡para qué negarlo!) pero por unos 100€ podemos hacernos con una cafetera buenísima. Para mi es imprescindible que sea automática, porque me gusta poner el café y no estar pendiente hasta dónde quiero llenar la taza. Muchas cafeteras, aunque sean automáticas tienen un botón para que la parada sea manual, por si queremos hacer un café a nuestro gusto.

Y confieso otras de mis características indispensables para una cafetera: que quepa una taza tipo "mug". Es más, cuando cambio de cafetera llevo mi taza favorita a la tienda para asegurarme de que cabe bien (seguro que todas tenéis una taza favorita, ¿a que sí?.

Algunos modelos de estas cafeteras (las manuales) nos permiten utilizar café en cápsulas, así que podemos tener en un solo aparato las dos funcionalidades y ahorrar espacio.

Dentro de las cafeteras Saeco, las automáticas incluyen un molinillo de café dentro de la cafetera. Obviamente eso encarece el precio de la cafetera, pero a mi me parece un extra muy útil. Y no hay nada como tomar un café con el café recién molido, para que vamos a engañarnos.

Las cafeteras Saeco tienen un montón de programas diferentes para preparar todo tipo de café: desde las 3 variedades diferentes de café del modelo "Incanto" hasta los 18 de la "Gran Baristo Avanti" y "Gran Baristo".

Además, todas las variedades (sean manuales o automáticas) llevan un espumador de leche, así que ya no tenemos excusas para preparar en casa un café como los de las mejores cafeterías del mundo.

Para acompañar un buen café, os dejo con una selección de postres y así poder ofrecer una merienda de 10 a nuestros invitados o para disfrutar nosotros cualquier día:




sábado, 16 de septiembre de 2017

¿Tomamos un café?

Hay que reconocer que tenemos el café tan integrado en nuestras vidas que cuando quedamos con alguien, "quedamos para tomar un café" aunque no sepamos qué vamos a tomar.

A mi me gusta mucho, aunque tiene que cumplir varias condiciones:

- Sólo en formato líquido (por favor, nada de postres que lleven café).
- Que esté (muy) caliente (no soporto el café con hielo ni que se quede frío mientras lo tomo).

Después, tengo otra rareza y es que siempre me dejo un tercio de la taza/vaso. Excepto cuando es un café espresso, ese hay que apurarlo hasta el final :)

En casa tenemos dos tipos de cafeteras: una de cápsulas y otra espreso. Bueno, en realidad tengo otras dos italianas guardadas en el armario, que siempre vienen bien para un apuro.

Para hacer un buen café es necesario tener en cuenta tres variables: el tipo de cafetera, el tipo de café y el agua que utilicemos. Las tres son muy importantes, así que no sabría ordernarlas en orden de prioridad. El producto obtenido será de mayor calidad si lo molemos al momento. Si utilizamos café ya molido, es importante que conserve el vacío el máximo tiempo posible.

Actualmente, tenemos en el mercado una gran variedad de cafeteras:
1) De goteo americana.
2) Italiana.
3) Francesa.
4) Espreso.
5) De cápsulas.

Y existe otra forma de preparar el café que a día de hoy apenas se utiliza: el café de puchero. Cuando en España la existencia de las cafeteras en las casas era anecdótica se preparaba así: con una olla, café molido, agua y un colador de tela. Además, se añadía un poco de achicoria que aportaba amargor y abarataba el producto.

En el lado contrario de el café de puchero están las cafeteras de cápsulas, que han sufrido una gran transformación desde que salieron al mercado hace unos años. Cada vez existen más modelos y más tipos de café que poder preparar con ellas. Philips tiene las cafeteras Senseo con una gran variedad de modelos aptos para todos los bolsillos y gustos.

En menos de 30 segundos tendremos listo un café recién hecho cargado de sabor y aroma. Las cápsulas de Senseo permiten preparar uno o dos cafés a la vez ya que contienen más café que otras cápsulas.

Otro de sus puntos a favor es que el papel con el que están hechas es biodegradable. No se a vosotros, pero a mi me angustia mucho la cantidad de residuos que se generan en una casa. Por supuesto, separo para reciclar, pero prefiero generar menos residuos y cualquier medida que ayude a ello la valoro muchísimo.

Dentro de las cafeteras Philips-Senseo tenemos variedad de precios. Desde las más baratas (su precio ronda los 60€) hasta las más caras (por unos 110€).

Senseo nos ofrece, además, una gran variedad de sabores en sus cápsulas: natural, mezcla, descafeinado, largo, corto, cortado, con leche, capuccino, Colombia, Brasil, irlandés, vienés, extra forte, capuccino chocolate, chocolate,café mocca, café caramelo,café vainilla, chocolate con leche "Milka", capuccino caramelo,

Existen muchas marcas de cápsulas compatibles: "El Corte Inglés", "Oquendo", "Bonka", "Hacendado", "Fortaleza", así que no será misión imposible poder tomar un café hecho con esa máquina.

Esta tabla recoge una pequeña comparativa de algunos modelos de Senseo:

MODELO 2 TAZAS AL MISMO TIEMPO DESCONEXIÓN AUTOMÁTICA LAVAVAJILLAS CAPACIDAD DEL DEPÓSITO DE AGUA ALTURA MÁXIMA DE LA TAZA PRECIO
Original 60 minutos 0,75 litros 10 centímetros 77,99
Viva Café 0,9 litros 10-12 centímetros 107,03
Original XL 1,2 litros 11 centímetros 80,57
Quadrante 30 minutos No 1,2 litros 9-11 centímetros 99,98

Y a ti, ¿te gusta el café? ¿Qué tipo de cafetera utilizas?.

domingo, 10 de septiembre de 2017

Las denominaciones del jamón ibérico



Los que me seguís habitualmente ya sabéis que cuando era pequeña era muy mala comedora, pero si hay algo que siempre me ha gustado es el jamón. Mi familia aún me recuerda cuando tenía 2 años y podía pasar todo el día con una loncha de jamón (no eran grandes cantidades, jajaja, pero sobrevivía gracias a él).

Y es que un buen jamón es un manjar irresistible. Debería trabajar de catadora de jamones, ¡sería mi sueño!.

Hoy os quiero hablar de un libro que podría estar en mi mesilla de noche y seguro que me haría tener sabrosos sueños: "La experiencia del jamón", editado por Enrique Tomás. A través de sus páginas nos acerca al mundo del jamón ibérico.

¿Sabes cuáles son los tipos de jamón ibérico que se comercializan?

El jamón gran reserva (o de cebo de campo) se obtiene del cerdo blanco. Es un animal de granja y alimentado con pienso, así que la clave para que sea un jamón de calidad es el proceso de curación. El gran reserva de Enrique Tomás se somete a una curación de 18 meses, un tiempo bastante mayor al de la mayoría de los jamones de supermercado. Al probarlo no tendremos duda de la diferencia que supone este lento proceso de curación. Su precio es realmente asequible, apto para todos los bolsillos.



El jamón ibérico de cebo se obtiene del cerdo ibérico, una raza autóctona de la península ibérica. Se distingue del resto de los cerdos por la mayor presencia de grasa infiltrada entre la carne (esas vetas blancas en las lonchas). Se somete a un proceso de curación de 24 meses antes de ponerlo a la venta. Se alimenta también de pienso hecho principalmente con cereales y leguminosas. Se identifica con una etiqueta blanca. 



El jamón ibérico de bellota se obtiene también del cerdo ibérico, debiendo ser su genética ibérica en un porcentaje superior al 50% . Su engorde final debe producirse en libertad en montanera (la montanera es el régimen de alimentación de los animales basado en el aprovechamiento de los recursos de bellota y pastizal propios de la dehesa española y portuguesa); a partir del mes de noviembre, cuando las bellotas maduran caen al campo los cerdos se alimentan de ellas en total libertad. Durante un tiempo máximo de 4 meses los cerdos se alimentarán exclusivamente de bellotas, frutos rojos y hierba. Se darán grandes paseos por el campo y beberán mucha agua. Todo esto conferirá a su carne un sabor muy especial. Cuando han aumentado un 50% el peso con el que fueron soltados, podrán ser sacrificados. El jamón ibérico de bellota se produce en Salamanca, Extremadura, Córdoba y Huelva. Es un cerdo con un alto porcentaje de grasa infiltrada. Se identifica con una etiqueta roja. 



Por último, el jamón de bellota 100% ibérico (lo que se conoce como "pata negra"). Como su nombre indica, proviene de cerdos que tienen un 100% de pureza genética racial ibérica. Sus progenitores tienen un 100% de pureza racial ibérica. Su alimentación y crianza es igual que la de los cerdos ibéricos de bellota. Se identifica con una etiqueta negra.



A través de "La experiencia del jamón" conoceremos más de acerca de los diferentes tipos y podremos hacer una cata del jamón con la que degustaremos sus diferencias y matices a través de unos sobres de 80 gramos del mejor jamón. ¡Una pena que no sean autorrellenables!. El libro está escrito en diferentes idiomas (catalán, castellano, inglés, francés, alemán, italiano, ruso y chino).

Dicho esto...¡me voy a hacer un bocadillo de jamón! ¿A que a ti también te han dado ganas?.


sábado, 9 de septiembre de 2017

Comer en León


Una de las cosas que más disfruto cuando salgo de viaje es disfrutar de la gastronomía local. Antes de viajar me informo de cuáles son los platos típicos de un lugar y busco por Internet los bares y restaurantes que no me puedo perder. Siempre está bien encontrar webs con información de primera mano como guia.viajes.

Me gusta visitar los sitios que no están tan enfocados a los turistas, así que la información de primera mano es ideal. No siempre puedo obtenerla, bien porque no conozco a nadie del lugar, bien porque es un sitio tan pequeño que no encuentro opiniones personales en foros de viajeros.

Ya sabéis que soy una gran admiradora de los embutidos y quesos, así que León me parece una visita imprescindible para ponerme las botas, jajajaja. Obviamente, no es lo único que nos puede ofrecer esta ciudad tan bonita. Parte de mi familia paterna es de allí, así que he tenido la ocasión de visitarla en muchas ocasiones.

Mis recuerdos empiezan cruzando el Arco de la Cárcel, punto de acceso al casco antiguo y desde ahí podemos deleitarnos con sus calles y callejuelas. El punto central del casco es la Catedral de Santa María (de estilo gótico) y desde allí podemos pasear por el Húmedo, la Plaza del Grano, visitar la Casa Botines (obra de Antonio Gaudí), el Palacio de los Guzmanes (actual sede de la Diputación Provincial de León)...Bajar por la calle Ancha y la Avenida Ordoño II para desembocar en la Plaza de Guzmán el Bueno, a cuya izquierda encontramos el Paseo de Papalaguinda, uno de mis lugares favoritos de la ciudad.

Saliendo del Casco no podemos dejar de visitar el MUSAC (Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León). Pero antes de abandonar el casco tenemos que entrar en alguno de sus numerosos bares y tomarnos una caña con una tapa que nos darán gratis con la consumición.

Si queremos picar algo no podemos perdernos la oreja de cerdo, el lacón, queso, chorizo, morcilla, cecina de vaca...¡cómo no va a ser un paraíso gastronómico para mi!. Si queréis conocer la opinión de un leonés sobre la gastronomía local, Restaurantes leoneses es lo que estáis buscando. Además de leer opiniones de sitios, se puede hacer reserva online. Para las personas que, como yo, odian hablar por teléfono, la reserva online es un plus.

Lo mejor de todo es que no solo la capital nos ofrece semejantes maravillas, si no que toda la provincia es para perderse y disfrutar con los 5 sentidos. Si queremos hacer turismo natural no podemos dejar de visitar las cuevas de Valporquero; si queremos comer el mejor bacalao del mundo, tenemos que visitar Valderas; si queremos ver un espacio natural protegido no podemos dejar de cruzar las Hoces de Vegacervera (mi hermana Marta se ponía malísima cuando las cruzábamos. Cerraba los ojos durante todo el trayecto y ya os podéis imaginar que le chinchábamos todo lo posible, jajaja). El embalse de Riaño, la monumental Astorga, Posada de Valdeón (puerta de los Picos de Europa, con un paisaje montañoso fabuloso. Si os animáis a hacer la ruta del Cares no os vais a arrepentir, os lo aseguro).


Y podría escribir una enciclopedia con todo lo que León puede ofrecernos, así que si aún no lo conocéis, no se a que estáis esperando.





sábado, 12 de agosto de 2017

Mexico, lindo y querido


El otro día estaba tomando algo con una amiga y la conversación derivó hacia la comida. Las dos coincidimos en nuestro amor por el aguacate y ella me recomendó un restaurante mexicano donde hacen un guacamole para chuparse los dedos. Y es que cuando vives en una ciudad pequeña es difícil encontrar un sitio de comida extranjera donde la preparen bien. Quizá a día de hoy es más fácil por el movimiento de personas que hay, pero se siguen encontrando muchas chapuzas, sobre todo en restaurantes italianos. Debe ser que cómo tenemos tan interiorizada su cocina nos parece que cualquier puede hacer bien y...no.

Por suerte, a través de la red podemos encontrar recetas de todos los lugares del mundo y elaboradas en su país de origen. A veces es complicado encontrar todos los ingredientes que se utilizan y el resultado no será exactamente igual, pero mientras no podamos viajar a todos los países del mundo para probar su cocina nos conformamos con acercar su gastronomía a nuestra casa.

Si os gusta la comida mexicana, no puedo dejar de recomendaros que visitéis recetasdecomidamexicana.org donde nos cuentan la historia de la gastronomía de México y los platos más típicos en cada zona.

Una gran variedad de recetas de mole, carne, arroz, burritos, pasta, salsas, tacos, tamales, postres y cócteles. Yo ya he hecho una lista de recetas que quiero probar y creo que lo primero que va a caer van a ser unos tacos al vapor.


¿Qué os parece la web? ¿Conocéis más páginas con recetas típicas de un país?.

miércoles, 19 de abril de 2017

Samosas rellenas de bonito


Las samosas son unas empanadillas  triangulares típicas del sur de Asia. La masa de las auténticas samosas se hace con harina de trigo y es una masa muy fina y crujiente, similar a la pasta filo que es lo que se utiliza en esta receta.

La pasta filo es una delicia pero la mayoría de las recetas que la utilizan dan mucho trabajo, así que es para pensárselo dos veces antes de utilizarla (tengo alma de vaga, ¡qué le vamos a hacer!). Hace tiempo ya había hecho con ella los banichki salados y los banichki rellenos de crema de chocolate.

Esta receta la he preparado para celebrar el sexto cumpleblog de Thermofan como la receta de crema de champiñones Portobello que os enseñé hace unos días. Aquí podéis ver la receta en la que me basé.

Si queréis participar en este sexto cumpleblog, solo tenéis que hacer click sobre el logo:




INGREDIENTES (para 12 samosas):

Bonito en conserva: 100 gramos.
Huevos: 2.
Pimiento rojo asado: 155 gramos.
Ajo: un diente.
Nueces: un puñado.
Sal.
Pimienta.
Masa filo (o brick).
Mantequilla: 25 gramos.

Valores nutricionales (por unidad):
Kilocalorías: 92.
Hidratos de carbono: 8 gramos.
Grasas: 21 gramos.
Proteínas: 5 gramos.

Precio (por unidad): 0,59€.


ELABORACIÓN:

Cocemos los huevos durante 12 minutos. Una vez cocidos los refrescamos bajo el agua fría y los pelamos.

Ponemos la mantequilla en un cazo y dejamos que se derrita a fuego mínimo.

Encendemos el horno a 175ºC.

Para preparar el relleno picamos el bonito, los pimientos, los ajos y las nueces. Lo mezclamos todo en un bol y salpimentamos. Si tenemos Thermomix ponemos todo en el vaso y programamos 8 segundos a velocidad 4.



Desenrollamos la masa y la cortamos en 3 partes iguales. Solamente vamos a utilizar 12 hojas, así que podemos guardar el resto en la nevera. Si queréis preparar todas las hojas para hacer samosas tendréis que hacer más relleno.



Colocamos una cucharada de relleno (aproximadamente) en la parte inferior de la hoja. Doblamos en forma de triángulo y vamos plegando la hoja sobre sí misma, hasta conseguir un triángulo. Repetimos el proceso hasta que terminemos con las 12 porciones de masa.



Forramos la bandeja del horno con papel de hornear y colocamos las samosas encima. Pintamos cada samosa con mantequilla derretida y las horneamos durante 13 minutos aproximadamente.



Dejamos que se templen antes de comerlas.










martes, 11 de abril de 2017

Tartiflette



Nos cuenta la Wikipedia que la tartiflette "es una receta saboyana, que existe en una multitud de versiones. Contiene queso reblochon, patatas cocidas, cebollas, bacon, crème fraîche, pimienta, a veces algo de vino blanco, y se sirve todo junto gratinado.

Históricamente la tartiflette nace en el macizo de los Aravis y del Val d'Arly, feudo del queso reblochon, pero no es un plato tradicional de la tierra. Su nombre procede de tartifla, que significa patata en arpitano de Saboya. En realidad, la receta fue inventada y divulgada por el Sindicato Interprofesional del reblochon, en los años ochenta, para doblar las ventas de este queso. Fue un éxito y todos los saboyanos hoy en día se sienten identificados con este plato. Esta "nueva" manera de cocinar el reblochon se inspira en un plato tradicional llamado la péla (que significa "sartén" en arpitano, el habla regional), en el que los ingredientes se salteaban en una sartén de mango largo."

El ingrediente imprescindible de este plato es el queso Reblochon, un queso de pasta suave hecho con leche fresca de vaca. Podéis encontrarlo en "Carrefour".



Cuando le vi esta receta a Recetas ParisFinas me enamoré al instante; aunque con las recetas a base de queso es fácil que me ocurra.

Yo lo hice sin cebolla porque ya sabéis que a mi marido no le gusta...pero la pongo entre los ingredientes porque seguro que con ella está muchísimo más rico.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Reblochon: uno.
Patatas grandes: 3.
Cebolla: 250 gramos.
Bacon: 250 gramos.
Vino blanco: 75 mililitros.
Pimienta negra.

Valores nutricionales (por ración):
Kilocalorías: 660.
Hidratos de carbono: 33 gramos.
Grasas: 43 gramos.
Proteínas: 35 gramos.

Precio (por ración): 2,46€.


ELABORACIÓN:

Lavamos las patatas y las ponemos a cocer en agua (yo las cuezo con piel pero es indiferente para la receta) hasta que estén hechas. Una vez cocidas, las dejamos enfriar, las pelamos y las cortamos en rodajas de un centímetro de grosor aproximadamente.



Cortamos el bacon en tiras y la cebolla en juliana.

En una sartén freímos el bacon con su propia grasa. Cuando esté dorado lo retiramos de la sartén.



En la misma sartén y aprovechando la grasa del bacon sofreímos la cebolla (si es necesario añadimos un poco de aceite). Cuando esté transparente añadimos el vino blanco y mantenemos la sartén al fuego hasta que el líquido se reduzca.

Encendemos el horno a 180ºC.

En un molde apto para el horno (de unos 24x24 centímetros aproximadamente) prepararemos nuestra tartiflette. Colocamos en el fondo la mitad de la cebolla y del bacon. Encima ponemos las patatas en rodajas y ponemos la pimienta negra molida al gusto. Colocamos el resto de la cebolla y el bacon.



Retiramos el sello de cera del queso y la parte más blanquecina de la corteza. Lo cortamos por la mitad y troceamos cada mitad. Colocamos el queso sobre la cebolla y el bacon (con la corteza hacia arriba) y horneamos durante 30 minutos aproximadamente, hasta que el queso esté totalmente derretido y dorado.















lunes, 27 de marzo de 2017

Croquetas de Cuaresma (tradicional o Thermomix)



Las croquetas son parte de mi fondo de congelador, procuro tener siempre y bastante cantidad aunque el día que las preparo se que se lo tengo que dedicar exclusivamente a ellas. Después es un gustazo abrir el congelador y verlas allí pero cuando estoy con las manos en la masa no me hace tanta ilusión.

Esta vez me apeteció prepararlas de bacalao, ya que estamos en la época donde este pescado es una parte importante de nuestros menús.


INGREDIENTES (para 55 croquetas):

Bacalao seco: 500 gramos.
Huevos: 3.
Mantequilla: 150 gramos.
Harina de trigo: 180 gramos.
Leche entera: 750 mililitros.
Sal: una pizca.
Nuez moscada: una pizca.
Pimienta negra: una pizca.
Aceite de oliva virgen extra.

Para el rebozado y fritura:
Pan rallado.
Huevo.
Aceite de oliva virgen extra.

Valores nutricionales (por unidad):
Kilocalorías: 67.
Hidratos de carbono: 4 gramos.
Grasas: 4 gramos.
Proteínas: 3 gramos.

Precio (por unidad): 0,18€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Desalamos el bacalao. Lo ponemos con agua fría durante un mínimo de 24 horas. Durante el proceso de desalado lo guardaremos en la nevera. Dependiendo del tipo de bacalao y el grosor de la pieza que vayamos a utilizar necesitaremos más o menos tiempo de desalado y cambiar el agua donde está más o menos veces.

Una vez que el bacalao está listo nos ponemos manos a la obra: en una cazuela con agua hirviendo cocemos los huevos. Una vez cocidos, los enfriamos con agua y reservamos.

En una plancha, con aceite muy caliente, marcamos el bacalao. Dejamos que enfríe y lo desmenuzamos.

Pelamos los huevos cocidos y los picamos.

En un cazo ponemos a calentar la leche. Mientras tanto, en una olla grande derretimos la mantequilla. Cuando la mantequilla está líquida añadimos la harina cucharada a cucharada.

Cada vez que echemos una cucharada de harina tendremos que rehogarla bien en la mantequilla ayudándonos con unas varillas. Es muy importante que esté bien integrada en la mantequilla antes de echar la siguiente.

A continuación echamos la leche que tenemos caliente. Aquí también es importante echarla poco a poco. Yo echo un chorro y remuevo bien con las varillas. Cuando la masa está homogénea añado otro chorro de leche.

Cuando hayamos terminado con la leche añadimos la nuez moscada, la pimienta negra y la sal. Añadimos el bacalao desmenuzado y los huevos cocidos picados.

Ahora toca remover mientras se va cociendo. Mantendremos la cocción hasta que la bechamel se despegue de las paredes de la olla o hasta que no sepa a harina cruda. Pasamos la bechamel a una fuente grande donde la dejaremos enfriar.

Cuando esté fría es el momento de hacer las croquetas. Yo les doy forma con el croquetero. Una vez formadas las pasamos por huevo batido y pan rallado.

Para freírlas necesitamos una sartén con abundante aceite de oliva virgen extra. Cuando el aceite esté muy caliente (sin que llegue a humear o si tenemos un termómetro de cocina cuando el aceite esté a 180ºC) las freímos hasta que estén doradas y las dejamos sobre papel de cocina que absorba el aceite sobrante.


ELABORACIÓN (Thermomix):

Desalamos el bacalao. Lo ponemos con agua fría durante un mínimo de 24 horas. Durante el proceso de desalado lo guardaremos en la nevera. Dependiendo del tipo de bacalao y el grosor de la pieza que vayamos a utilizar necesitaremos más o menos tiempo de desalado y cambiar el agua donde está más o menos veces.

Una vez que el bacalao está listo nos ponemos manos a la obra: en una cazuela con agua hirviendo cocemos los huevos. Una vez cocidos, los enfriamos con agua y reservamos.

En una plancha, con aceite muy caliente, marcamos el bacalao. Pelamos los huevos cocidos.

Ponemos en el vaso el bacalao y los huevos y trituramos 30 segundos a velocidad 5. Lo sacamos del vaso y reservamos.

Sin lavar el vaso añadimos la mantequilla y calentamos un minuto y medio a 100ºC velocidad 1. Añadimos la harina tamizada y rehogamos 2 minutos a 100ºC y velocidad 3.

Añadimos la leche, la sal, la nuez moscada y la pimienta y mezclamos 15 segundos a velocidad 7. Después programamos 7 minutos a 100ºC velocidad 4.

Echamos la mezcla de bacalao y huevos y mezclamos 30 segundos a velocidad 8.Pasamos la bechamel a una fuente grande donde la dejaremos enfriar. Cuando esté fría es el momento de hacer las croquetas. Yo les doy forma con el croquetero. Una vez formadas las pasamos por huevo batido y pan rallado.

Para freírlas necesitamos una sartén con abundante aceite de oliva virgen extra. Cuando el aceite esté muy caliente (sin que llegue a humear o si tenemos un termómetro de cocina cuando el aceite esté a 180ºC) las freímos hasta que estén doradas y las dejamos sobre papel de cocina que absorba el aceite sobrante.