Mostrando entradas con la etiqueta Patatas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Patatas. Mostrar todas las entradas

jueves, 17 de mayo de 2018

Patatas estofadas (tradicional o Crock-Pot)




Tengo más de 40 recetas de patatas guisadas en el blog, ¡casi nada! Ya sabéis de mi devoción por este tipo de platos, por económicos, por sabrosos y por fáciles de preparar.  Las patatas estofadas son uno de mis platos comodín cuando no sé qué preparar.

La receta de hoy es del libro "La cocina completa" de la Marquesa de Parabere.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Tomate: 300 gramos.
Cebolla: 100 gramos.
Ajo: 6 dientes.
Aceite de oliva virgen extra: una cucharada.
Vinagre: una cucharadita.
Pimentón dulce: una cucharadita.
Perejil fresco: una rama.
Tomillo.
Laurel: una hoja.
Clavo: uno.
Sal.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 219.
Hidratos de carbono: 38 gramos.
Grasas: 4 gramos.
Proteínas: 5 gramos.

Precio (por ración): 0,5€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Pelamos la cebolla y la picamos. Pelamos los dientes de ajo y los picamos. Pelamos el tomate  y lo cortamos en cuartos. Picamos el perejil.

Ponemos las patatas con la cebolla, el ajo, el perejil y el tomate en una cacerola. Las cubrimos con agua y añadimos el aceite, el vinagre, el pimentón, el tomillo, el laurel, el clavo y sal.

Cocinamos a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Pelamos la cebolla y la picamos. Pelamos los dientes de ajo y los picamos. Pelamos el tomate y lo cortamos en cuartos. Picamos el perejil.

Ponemos las patatas con la cebolla, el ajo, el perejil y el tomate en la olla lenta. Las cubrimos con agua y añadimos el aceite, el vinagre, el pimentón, el tomillo, el laurel, el clavo y sal.

Cocinamos 4 horas en temperatura alta.



jueves, 12 de abril de 2018

Patatas en columpio (tradicional o Crock-Pot)




Esta receta es del libro "La cocina de ellas" de Teodoro Bardají. Dice Teodoro, que el nombre de esta receta es que el que empleaba un cocinero andaluz que fue quien le enseñó a hacerlas. Buscando por Internet he visto que tanto la Cadizpedia  como la Cordobapedia nombran a estas patatas, pero los ingredientes son diferentes. Ahora solo queda probar estas otras recetas para ver cuál es mejor.

Como todas las recetas de este libro, dada la época en la que fue escrito, es un plato muy económico, sin grandes pretensiones, pero que no defrauda nunca. O es que a mi me gustan tanto las patatas guisadas que se me nubla la razón, jajaja.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Perejil fresco: unas ramitas.
Aceite de oliva virgen extra.
Ajo: dos dientes.
Sopas de pan: un puñado.
Cebolla: media.
Sal.
Pimienta negra.
Laurel: una hoja.
Clavo: uno.
Agua.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 326.
Hidratos de carbono: 41 gramos.
Grasas: 14 gramos.
Proteínas: 6 gramos.

Precio (por ración): 0.43€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Pelamos los dientes de ajo y los fileteamos. Pelamos la cebolla y la picamos.

En una sartén calentamos abundante aceite de oliva y freímos el perejil hasta que esté quebradizo. Lo sacamos de la sartén y lo dejamos escurrir en un plato cubierto con papel de cocina. Echamos en la sartén el ajo y el pan y los freímos hasta que estén dorados, con mucho cuidado de que no se quemen. Los dejamos escurriendo junto con el perejil.

Retiramos la mayor parte del aceite de la sartén y en lo que queda rehogamos la cebolla hasta que esté ligeramente dorada. En ese momento añadimos las patatas que cubriremos con agua, la sal, un poco de pimienta, el laurel y el clavo. Machacamos en el mortero el perejil con el ajo y el pan y lo añadimos a la olla. Cocinamos a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Pelamos los dientes de ajo y los fileteamos. Pelamos la cebolla y la picamos.

En una sartén calentamos abundante aceite de oliva y freímos el perejil hasta que esté quebradizo. Lo sacamos de la sartén y lo dejamos escurrir en un plato cubierto con papel de cocina. Echamos en la sartén el ajo y el pan y los freímos hasta que estén dorados, con mucho cuidado de que no se quemen. Los dejamos escurriendo junto con el perejil.

Retiramos la mayor parte del aceite de la sartén y en lo que queda rehogamos la cebolla hasta que esté ligeramente dorada. Pasamos la cebolla a la Crock-Pot y añadimos las patatas, que cubriremos con agua, la sal, un poco de pimienta, el laurel y el clavo. Machacamos en el mortero el perejil con el ajo y el pan y lo añadimos a la olla. Cocinamos 4 horas en temperatura alta.







lunes, 12 de marzo de 2018

Patatas rebozadas (tradicional o Crock-Pot)



Estas patatas rebozadas son muy parecidas a mis queridas patatas a la importancia. La diferencia entre las dos recetas es el tipo de salsa que llevan, pues estas patatas rebozadas llevan un majado de almendras y ajo delicioso.

La receta es del "Recetario de cocina" de "Starlux" de 1965. Una de esas joyas que encuentra mi padre en sus periplos por los mercadillos.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Agua.
Huevo.
Harina de trigo.
Vino blanco: 200 mililitros.
Almendras: 50 gramos.
Ajo: 2 dientes.
Aceite de oliva virgen extra.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 521.
Hidratos de carbono: 50 gramos.
Grasas: 25 gramos.
Proteínas: 12 gramos.

Precio (por ración): 0,72€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas de 1/2 centímetro, aproximadamente. Las rebozamos en harina y huevo y las freímos en una sartén con abundante aceite.

A medida que las vayamos friendo, las pasamos a una cacerola. En el mortero hacemos un majado con los dientes de ajo pelados y las almendras que desleímos con el vino blanco. Echamos el majado sobre las patatas, las cubrimos con agua y cocinamos hasta que estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas de 1/2 centímetro, aproximadamente. Las rebozamos en harina y huevo y las freímos en una sartén con abundante aceite.

A medida que las vamos friendo, las pasamos a la Crock-Pot. En un cazo echamos el vino y lo mantenemos al fuego hasta que se evapore el alcohol. En el mortero hacemos un majado con los dientes de ajo pelados y las almendras que desleímos con el vino blanco. Echamos el majado sobre las patatas, las cubrimos con agua y cocinamos 4 horas en temperatura alta.


domingo, 4 de febrero de 2018

Recetas gourmet: Patatas frías


Algún día, por curiosidad, contaré cuantas recetas, de las 803 que he publicado hasta ahora, llevan patata entre sus ingredientes.

Esta receta es del libro "La cocina de la abuela" de Ana María Calera y no puede ser más sencilla. Incluso simple, podría decir. Pero, ¿qué más da?. Es solamente una muestra de que no hace falta buscar ingredientes rarísimos para hacer un plato de 10.

Aunque en la descripción de la receta no lo he puesto, las patatas están asadas en la Crock-Pot. Quedan tan bien y dan tan poco trabajo que no las preparo de otra manera. Si quieres saber cómo las hago, solo tienes que hacer clic aquí.

No se si a vosotros os pasa, pero a mi en cuanto llega el otoño me apetece platos calientes, de cuchara, pero reconozco que los meses de frío son tan largos que de vez en cuando me apetece algo fresco como estas patatas frías o una buena ensaladilla rusa. Eso sí, es empezar el mes de febrero y comenzar a vislumbrar la primavera a la vuelta de la esquina (son mis ganas, lo se, aún quedan unas cuantas semanas para que llegue), por mucho que os esté escribiendo esto al calor de la estufa de leña.

Y en unas semanas estaré por aquí llorando por todo el calor que hace, jajaja. Es lo malo de esta tierra en la que vivo, que el clima es un poco durillo. Aunque si los habitantes de Ulan-Bator me leyesen ahora mismo me dirían de todo, jajaja. Estos días andamos repasando la temperatura mundial con mi hijo y los pobres no suben de los -20ºC.

No me enrollo más y os dejo con este sabroso bocado...




INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: un kilo.
Mayonesa: 250 gramos.
Pimienta blanca molida.
Vinagre: 50 mililitros.
Sardinas en aceite "Ría de Santoña": 8.
Huevo: 2.
Perejil fresco.
Agua.
Sal.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 697.
Hidratos de carbono: 44 gramos.
Grasas: 49 gramos.
Proteínas: 15 gramos.

Precio (por ración): 1,6€.


ELABORACIÓN:

Para preparar estas patatas frías utilicé unas sardinas en aceite de Pecado Gourmet. Es importante buscar unas buenas sardinas porque si son pequeñas y tienen muchas espinas nos cargaremos todo el plato.

También es importante que elijamos unas buenas patatas y que preparemos una salsa mayonesa casera. En estos platos tan sencillos la calidad de los ingredientes es fundamental.

En una cacerola grande ponemos a hervir agua con sal. Lavamos las patatas y las echamos en la cacerola para que se cuezan. Dependiendo del tamaño de las patatas será necesario más o menos tiempo, así que habrá que estar atentos. Una vez cocidas, las dejamos enfriar y las pelamos. Las cortamos en rodajas de 0,5 centímetros, aproximadamente y las ponemos en una fuente.

Mientras se cuecen las patatas ponemos los huevos a cocer durante 15 minutos. Cuando termine el tiempo de cocción los enfriamos bajo el grifo de agua fría para poder pelarlos fácilmente. Los pelamos y los cortamos en rodajas.

Las sazonamos con sal, pimienta y vinagre. Encima ponemos la mayonesa. Adornamos las patatas con las sardinas y los huevos cocidos. Adornamos con el perejil picado.


miércoles, 10 de enero de 2018

Patatas guisadas en salsa verde (tradicional o Crock-Pot)

Patatas-guisadas-salsa-verde-crockpot-panuvasyqueso


Creo que al ritmo que llevo de publicar recetas de patatas guisadas, cualquier día publico un libro que las recopile todas, jajaja.

Con carne, con pescado, con arroz, solas...existe una gran variedad de estos platos. Lo mejor de todo es que a casi todo el mundo le gustan, estén como estén preparadas.

Nuestra gastronomía española también tiene una gran variedad de platos típicos cuya base es la patata. Se nota que es un ingrediente barato y que se puede cultivar en muchos sitios, aunque sean patatas de clases diferentes.

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente nos cuenta que en España se cultivan unas 150 variedades. Lo ideal sería conocer un poco de sus características básicas para saber cuál utilizar según el tipo de plato que vayamos a hacer pero tengo que confesar que yo utilizo las mismas patatas para todo.

Cuando vamos a hacer un plato como este, donde es importante que las patatas no se rompan durante la cocción (y la presentación del plato no sea tan bonita si esto ocurre)las mejores variedades son Spunta, Kennebec y Baraka.

La variedad Spunta es temprana, se cultiva entre el 15 de abril y el 15 de junio. Se produce sobre todo en las provincias costeras del Mediterráneo, en Sevilla y en La Coruña.

La variedad Kennebec se produce en casi todas las provincias españolas, pero con más intensidad en Segovia, Todelo, Burgos, León, Lugo, Orense, Álava y La Rioja.

La variedad Baraka es además muy buena patata para freír porque quedan crujientes por fuera y blandas por dentro.

Cualquier día tenemos que ir con una chuleta patatil a hacer la compra, jajaja.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Cebolla: 1/4.
Ajo: 2 dientes.
Perejil: una cucharada.
Aceite de oliva virgen extra.
Sal.
Harina de trigo: una cucharada.
Agua.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 184.
Hidratos de carbono: 42 gramos.
Grasas: 2 gramos.
Proteínas: 5 gramos.

Precio (por ración): 0,44€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas de 1,5 centímetros. Pelamos la cebolla y la picamos. Pelamos los dientes de ajo. Picamos el perejil.

En una cazuela calentamos un poco de aceite de oliva y sofreímos los dientes de ajo enteros. Cuando estén dorados los sacamos de la cazuela y los reservamos.

En el mismo aceite pochamos la cebolla, cuando comience a dorarse añadimos las patatas y las rehogamos. Añadimos la harina y la rehogamos también. Cubrimos las patatas con agua. Salamos a nuestro gusto. En el mortero majamos los dientes de ajo sofritos con el perejil y desleímos todo con un poco de agua. Añadimos este majado a la cazuela y cocinamos a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas de 1,5 centímetros. Pelamos la cebolla y la picamos. Pelamos los dientes de ajo. Picamos el perejil.

En una cazuela calentamos un poco de aceite de oliva y sofreímos los dientes de ajo enteros. Cuando estén dorados los sacamos de la cazuela y los reservamos.

En el mismo aceite pochamos la cebolla, cuando comience a dorarse añadimos las patatas y las rehogamos. Añadimos la harina y la rehogamos también. Lo pasamos a la Crock-Pot y cubrimos las patatas con agua. Salamos a nuestro gusto.

En el mortero majamos los dientes de ajo sofritos con el perejil y lo desleímos con un poco de agua. Añadimos este majado a la olla y cocinamos 4 horas en temperatura alta.


Patatas-guisadas-salsa-verde-crockpot-panuvasyqueso


Patatas-guisadas-salsa-verde-crockpot-panuvasyqueso

Con este post participo en el reto Facilísimo "Recetas para el tupper".

lunes, 27 de noviembre de 2017

Patatitas Hasselback con crema de aceitunas Empeltre en Crock-Pot



La cocción lenta saca siempre lo mejor de cada plato pero una cosa tan sencilla como unas patatas asadas, lo borda. Sin agua ni aceite, con la piel y a dejar que la Crock-Pot trabaje. ¡A mi me resulta comodísimo!. Así que cuando me puse a pensar en qué preparar para la tapa más original del concurso de tapas organizado por Crock-Pot y Oster para celebrar la II Edición de Tapas a Fuego Lento tuve muy claro que las patatas iban a estar presentes.

Aunque ya os lo conté la semana pasada, os recuerdo que desde el 23 de noviembre y hasta el 10 de diciembre se está celebrando en Madrid esta segunda edición de Tapas a Fuego Lento en la zona de Retiro. Así que si os queda cerca no dejéis de pasar para disfrutar de las propuestas que han hecho los bares y restaurantes participantes.




INGREDIENTES:

Patatas de guarnición: 10
Mantequilla: 30 gramos.
Ajo: un diente.
Hierbas provenzales: una cucharadita.
Aceitunas negras variedad Empeltre: 200 gramos.
Nata líquida: 120 mililitros.
Sal al pimentón en escamas.


ELABORACIÓN:

Ponemos en la batidora Oster la mantequilla con las hierbas aromáticas, un diente de ajo pelado y elegimos la función "Picar alimentos/Preparar salsas". Retiramos la mantequilla de la batidora y la reservamos.

Escogemos las patatas que tengan un tamaño similar para que estén listas a la vez. Las lavamos bien ya que vamos a asarlas con piel. Hacemos unos cortes a las patatas para que se abran como un abanico, con mucho cuidado de no llegar al fondo de la patata. Para evitar cortar demasiado (¡me ha pasado!) podemos ayudarnos de unos palos de brocheta. Ponemos la patata en la tabla de cortar y la rodeamos con los palos, de manera que el cuchillo tropieze con ellos antes de llegar al final de la patata.

Derretimos la mantequilla en el microondas o en un cazo y con la mantequilla derretida pintamos cada patata.

Ponemos las patatas en la Crock-Pot y cocinamos 3 horas en temperatura alta.

Mientras se cocinan, preparamos el aliño. Deshuesamos las aceitunas y las ponemos en la batidora Oster. Añadimos la nata y elegimos la función "Picar alimentos/preparar salsas" hasta que el aliño esté licuado.

Una vez que las patatas estén cocidas las sacamos de la olla y ponemos una cucharadita de la crema de aceitunas sobre cada una. Terminamos espolvoreando unas escamas de sal.

Estas patatas se pueden comer recién hechas o frías, están espectaculares de las dos maneras.



viernes, 22 de septiembre de 2017

Papas aliñás


¡Bendito "Historial" del ordenador!.

Cuando copio una receta de un blog para hacerla, copio también la dirección web para ponerlo en mi entrada. Cuál ha sido mi sorpresa al ponerme a redactar esta que no lo había hecho. ¡Qué rabia!. Lo bueno es que los ordenadores lo guardan todo y con un solo "click" he podido ver que esta receta que os traigo hoy la he preparado después de que Marilú entre Pucheros me pusiese los dientes largos.

Son un plato típico andaluz, sobre todo de Cádiz donde es una tapa muy típica de sus bares. Yo me he permitido una pequeña licencia (seguramente sea un sacrilegio y algún gaditano me corra a gorrazos, jajaja) y he cambiado el cebollino por hierbas provenzales; pero es que ya sabéis que a una parte de mis comensales no le va nada este sabor.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 600 gramos.
Huevo: 2.
Bonito en aceite: 200 gramos.
Sal en escamas.
Hierbas provenzales.
Aceite de oliva virgen extra.
Vinagre de vino blanco.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 277.
Hidratos de carbono: 29 gramos.
Grasas: 11 gramos.
Proteínas: 20 gramos.

Precio (por ración): 1,93€.

ELABORACIÓN:

Lavamos las patatas para retirar los restos de tierra y las ponemos a cocer, con la piel, en abundante agua con sal. Es importante elegirlasde tamaño similar para que estén cocidas a la vez. Una vez que las patatas están cocidas dejamos que enfríen para poder pelarlas.

En un cazo ponemos a hervir agua y cocemos los huevos durante 13 minutos. En cuanto acabe la cocción los pasamos por agua fría para producir un cambio brusco de temperatura y poder pelarlos fácilmente.

Pelamos las patatas y las cortamos en dados. Las ponemos en una fuente y ponemos la sal en escamas y las hierbas provenzales. Aliñamos las patatas con aceite y vinagre a nuestro gusto.

Troceamos el huevo y lo añadimos a las patatas junto con el bonito.











miércoles, 22 de marzo de 2017

Patatas a la crema de Cabrales (tradicional o Crock-Pot)


Este plato es ideal para un picoteo o para acompañar una buena carne. La idea original era prepararlo con otro tipo de queso pero tengo un trozo de Cabrales rondando por casa desde hace tiempo y aunque no se estropee tampoco es cuestión de que se momifique, jajaja. Con lo que me gusta el queso y el Cabrales no está dentro de mis preferidos...

Lo compré para preparar una salsa de Cabrales para acompañar los solomillos de ternera que cenamos en Nochebuena y como se utiliza muy poco para prepararla, ahora cada vez que abro la nevera lo veo mirándome fijamente.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 500 gramos.
Manteca de cerdo. 5 gramos.
Leche: 200 mililitros.
Mantequilla:20 gramos.
Queso de Cabrales: 70 gramos.

Valores nutricionales (por ración):
Kilocalorías: 232.
Hidratos de carbono: 26 gramos.
Grasas: 12 gramos.
Proteínas: 9 gramos.

Precio (por ración): 0,72€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Encendemos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos como para tortilla. Salpimentamos.

Untamos el fondo y los laterales de la una bandeja apta para el horno con manteca de cerdo. Echamos las patatas en la bandeja y echamos la leche. Repartimos unas nueces de mantequilla y el queso desmenuzado por encima.

Cocinamos unos 40 minutos aproximadamente, comprobando antes de sacar las patatas del horno que están tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, lavarlas, secarlas y cortarlas como para tortilla. Salpimentamos.

Untamos el fondo y los laterales de la olla con manteca de cerdo. Echamos las patatas en la Crock-Pot y echamos la leche. Repartimos unas nueces de mantequilla y el queso desmenuzado.

Cocinamos 3 horas en temperatura alta.


lunes, 19 de diciembre de 2016

Patatas con bacon y champiñones



Este plato lo preparaba mi madre con mucha frecuencia y yo lo recuerdo con mucho cariño. Siempre lo hacía para cenar, pues como plato único es perfecto ya que es muy completo. Y a la hora de repartir siempre había una auténtica batalla campal, porque a todos nos gustaba mucho y lidiar con las tres hijas debía ser complicado.

Yo lo he preparado con lacón en lugar de bacon, ya que no pude encontrar en el supermercado bacon en trozo y la charcutería estaba tan llena de gente que no me apetecía esperar.

Además, con esta receta tan llena de recuerdos bonitos participo en el sorteo que hace El Cajón Desastre de Maggie por su quinto aniversario. Si queréis participar en él, podéis hacer click sobre la imagen:




INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Bacon: 200 gramos.
Champiñones: 200 gramos.
Nata 18% M.G.: 200 mililitros.


ELABORACIÓN:

Encendemos el horno a 180ºC.

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas de 1,5 centímetros. Cortamos el bacon en dados. Laminamos los champiñones (yo los puse enteros porque estaban congelados y no les había dado tiempo a descongelarse del todo).

Ponemos un chorrito de aceite de oliva en el fondo de una bandeja apta para el horno y colocamos las patatas. Las salamos y sobre ellas repartimos el bacon y los champiñones. Echamos la nata y horneamos 1 hora.







domingo, 20 de noviembre de 2016

Ñoquis con salsa de sobrasada



Cuando las compañeras de Desafío en la Cocina hicieron la propuesta de este mes, estuve a punto de plantarme antes de empezar. Probé los ñoquis hace años y me parecieron una cosa muy sosa, sin gracia. Así que, ¿para qué perder el tiempo? Pero me pudo el orgullo y de ahí esta receta.

Los ñoquis son un tipo de pasta italiana hecho a base de patata. La receta que seguí para prepararlos es la del libro "Cocina conmigo" de Gordon Ramsay.

Es importante que la salsa que se hace para acompañar sea "potente" para obtener un plato sabroso.





INGREDIENTES (para 4 personas):

Para los ñoquis:
Patatas grandes: 2.
Queso ricotta: 50 gramos.
Harina de trigo: 90 gramos.
Huevo: 1.
Tomillo: una ramita.
Sal.
Pimienta blanca.
Queso parmesano.

Para la salsa:
Nata 20% M.G.: 200 mililitros.
Sobrasada: 60 gramos.
Aceite de oliva virgen extra.


ELABORACIÓN:

Lavamos las patatas.

En una cacerola ponemos agua a hervir y cocemos las patatas con piel hasta que estén tiernas. Las pelamos (mejor en caliente) y hacemos un puré con ellas. Añadimos la ricotta, la sal, la pimienta y la harina. Hacemos un hueco en el centro, añadimos el huevo batido y mezclamos con las manos enharinadas. Añadimos las hojas del tomillo y continuamos amasando hasta tener una masa sin grumos.

Dependiendo del tamaño del huevo y de la calidad de las patatas puede ser necesario añadir más harina. Es conveniente ir poco a poco, de forma que demos con una masa manejable pero que no sea demasiado harinosa.

Dividimos la masa por la mitad y formamos un rollo largo de 1,5 centímetros de grosor con cada trozo. Con el mango de un cuchillo enharinado, cortamos en trozos de 2 centímetros para hacer los ñoquis. Hacemos una muesca en cada uno presionando con el dedo enharinado en el centro. Esto permitirá que la salsa penetre más en el centro y los ñoquis tengan más sabor.


En una olla grande, calentamos agua hasta que hierva. Añadimos los ñoquis, inclinando la olla a un lado y a otro para evitar que se peguen entre sí. Cocemos a fuego lento 2 minutos hasta que empiecen a flotar. Escurrimos y dejar reposar dos minutos hasta que el agua se evapore.

Mientras reposan, preparamos la salsa: en un cazo calentamos un poco de aceite de oliva y sofreímos la sobrasada troceada. Echamos la nata y dejamos que rompa a hervir. Pasamos la salsa por la batidora y la llevamos de nuevo al fuego hasta que hierva otra vez.

Servimos los ñoquis con la salsa y queso parmesano recién rallado.


Si queréis ver el resto de las recetas del reto, podéis hacer click aquí.