Mostrando entradas con la etiqueta Masas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Masas. Mostrar todas las entradas

miércoles, 3 de enero de 2018

Pizza de mozzarella y anchoas



Hace mucho tiempo ya os contaba que la pizza de anchoas es mi favorita. Mucho queso y muchas anchoas, no necesito nada más. Así que ya os podéis imaginar cuánto me ha gustado esta que traigo hoy.

El toque de la albahaca fresca y el aceite de oliva es el culmen de esta gran pizza, que me ha recordado mucho a la de mozzarella y romero de Gordon Ramsay.

Con las cantidades de la receta sale una pizza grande para 4-6 personas. Yo preparo dos pizzas para que sean más manejables.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Masa de pizza.
Queso Mozzarella: 250 gramos.
Tomate: 4.
Alcaparras: 2 cucharadas.
Anchoas: 75 gramos.
Aceitunas negras: 12.
Aceite de oliva virgen extra: 4 cucharadas.
Albahaca fresca: 4 hojas.
Orégano seco: una cucharadita.

Para la masa de pizza:
Harina de trigo: 400 gramos.
Agua: 210 mililitros.
Sal: 10 gramos.
Levadura seca de panadero: 1,2 gramos (si utilizamos levadura fresca serán 3,6 gramos).
Aceite de oliva virgen extra: una cucharada.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 724.
Hidratos de carbono: 78 gramos.
Grasas: 31 gramos.
Proteínas: 34 gramos.

Precio (por ración): 3,18€.


ELABORACIÓN:

Empezamos haciendo la masa: en un bol echamos la harina, el agua y la sal y amasamos. A mitad del amasado añadimos la levadura (si utilizamos fresca la diluimos en un poco de agua templada). Amasamos un poco más y añadimos el aceite de oliva.

Seguimos amasando hasta obtener una masa lisa, sin grumos. Una vez que tenemos la masa perfecta, la dejamos reposar en un bol limpio tapado con papel film hasta que doble su volumen.

Cuando la masa ha subido, la pasamos a la superficie de trabajo y con un cuchillo la cortamos con dos. Desgasificamos y damos forma de bola a cada porción dejándolas reposar tapadas con un paño de algodón durante media hora.

Pasado este tiempo empezamos a formar la pizza sobre un papel de horno untado con aceite de oliva. Intentaremos darle la forma lo más redondeada posible. Cuando la tengamos estirada, la tapamos con un paño de algodón.

Encendemos el horno a 250ºC.

Mientras el horno se calienta preparamos los ingredientes de la pizza. Pelamos los tomates, les quitamos las semillas, los cortamos en rodajas y las dejamos escurriendo en un colador. Cortamos la mozzarella en lonchas de medio centímetro de grosor, aproximadamente. Picamos la albahaca.

Cuando el horno esté caliente cubrimos la masa de la pizza con las rodajas de tomate y la horneamos 7 minutos sobre el suelo del horno.

Sacamos la pizza del horno y colocamos el resto de los ingredientes: las rodajas de mozzarella, las anchoas, las aceitunas, las alcaparras, la albahaca y el orégano. Regamos con un chorrito de aceite de oliva.

Devolvemos la pizza al horno y cocinamos 3 minutos más.

Sacamos la pizza del horno y la dejamos enfriar sobre una rejilla antes de cortarla.


miércoles, 20 de diciembre de 2017

Socca



A esta de altura del año en la que estamos, apuesto una mano a que todos los cocinillas están salivando. Y no por las ricas comidas que nos esperan para estos días festivos, si no por los posibles regalos que nos vayan a hacer. ¿A que sí?. Con un hobbie como la cocina hay cientos de regalos para hacernos (y no miro a nadie...) o al menos a mi se me ocurren, sin pensarlo mucho, una docena de cosas que no me importaría nada recibir. No se si pediros que me contéis qué hay en vuestra lista de regalos porque me temo que solo serviría para engrosar mi inacabada colección de deseos.

Para que nadie piense que solo me importan los regalos, yo ya estoy pensando (¿ya?, ¡aún!) en qué voy a preparar para estos días. Confieso que las comidas copiosas me dan bastante pereza, así que haré alguna cosa para picotear. De momento, tengo un par de ideas y me falta pensar en algún postre. Todo se andará...

La receta de hoy puede formar parte, sin dudarlo, de ese picoteo. Se puede comer acompañando a un buen queso curado, la combinación de sabores es espectacular.

Esta receta es del libro "El pan" Jeffrey Hamelman, uno de mis libros favoritos del mundo del pan. Es un básico, sobre todo para entender el maravilloso proceso de la panificación.

La socca es una especialidad de Niza que se prepara con harina de garbanzo. También es popular en Génova, donde se la conoce como farinata. Se le puede añadir algún ingrediente de cobertura pero siempre a mitad de la cocción para que no se hunda en la masa. También se le puede añadir romero picado a la masa.

Es una masa que no lleva levadura, pero aún así necesita tiempo de reposo a temperatura ambiente. Bueno, llamarlo masa es un eufemismo porque en realidad es una papilla de la que parece imposible sacar algo comestible, jajaja.

Y con este post os deseo que terminéis el año genial y que el 2018 sea un año de esos que merece la pena recordar. Ya veis que estos días estoy liada y no publico a diario como antes, así que que vayan por delante mis buenos deseos.





INGREDIENTES:

Harina de garbanzo: 350 gramos.
Agua: 700 gramos.
Aceite de oliva virgen extra: 35 gramos.
Sal: 7 gramos.

Valores nutricionales (por ración de 100 gramos):
Calorías: 140.
Hidratos de carbono: 15 gramos.
Grasas: 5 gramos.
Proteínas: 7 gramos.

Precio (por ración de 100 gramos): 0,11€.


ELABORACIÓN:

Tamizamos la harina y la sal en un bol. Añadimos el agua y el aceite de oliva y batimos con una batidora, como las que venden en Menaje y Hostelería , hasta que quede fino. Dejamos que repose a temperatura ambiente durante 2 horas o la metemos en la nevera durante 24 horas.

Untamos con aceite una bandeja de horno. Encendemos el horno a 260ºC y calentamos la bandeja.

Echamos la masa en la bandeja y cocemos durante 15 minutos. Terminamos la cocción bajo el grill durante 3-5 minutos.

La sacamos del horno y la cortamos caliente.



viernes, 1 de diciembre de 2017

Magdalenas de queso y bacon (tradicional o Thermomix)



Este mes, en el reto Cocina de Película homenajeamos a "Todos los días de mi vida" una película del año 2012 dirigida por Michael Sucsy.

Aquí en mi Salón ha elegido esta película tan romántica que nos cuenta la historia de Paige, una chica que tras un accidente de tráfico queda en coma. Cuando se despierta, ha perdido la memoria y no reconoce ni siquiera a su marido. Él tendrá que volver a conquistar el corazón de su mujer.



La receta que he elegido son estas magdalenas saladas que vi hace tiempo en Cocina con Pindorina Es la primera vez que hago unas magdalenas saladas y la verdad es que me han gustado mucho, me parecen una idea muy buena para una cena informal. ¡Seguro que repito en otra ocasión!.




INGREDIENTES (para 10 magdalenas):

Harina de trigo: 130 gramos.
Huevos: 2.
Aceite de oliva virgen extra: 40 gramos.
Leche entera: 80 gramos.
Bacon ahumado: 75 gramos.
Queso Parmesano: 75 gramos.
Levadura química: 8 gramos.

Valores nutricionales (por unidad):
Calorías: 167.
Hidratos de carbono: 11 gramos.
Grasas: 11 gramos.
Proteínas: 7 gramos.

Precio (por unidad): 0,14€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Troceamos el bacon y lo freímos en una sartén sin añadir aceite, con su propia grasa será suficiente. Lo retiramos de la sartén y lo reservamos.

Rallamos el queso.

En un bol batimos los huevos hasta que estén espumosos. Añadimos el queso rallado y mezclamos.

A continuación echamos el aceite de oliva y la leche, batiendo tras añadir cada uno de ellos.

Tamizamos la harina con la levadura y lo echamos en el bol. Mezclamos todo con una espátula de silicona hasta que la harina esté bien integrada.

Encendemos el horno a 180ºC con aire y metemos la masa en la nevera mientras se calienta el horno.

Cuando esté caliente rellenamos los moldes de magdalenas (hasta 2/3 de su capacidad, como siempre), los metemos en el horno y cocinamos durante 15 minutos.

Sacamos las magdalenas del horno y las dejamos templar sobre una rejilla. Recién hechas es como más ricas están, pero os aseguro que al día siguiente siguen estando deliciosas.


ELABORACIÓN (Thermomix):

Ponemos el queso troceado en el vaso y programamos 12 segundos, velocidad 8. Retiramos y reservamos.

Troceamos el bacon con unas tijeras. Lo ponemos en el vaso con unas gotas de aceite de oliva y programamos 5 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2, sin cubilete. Retiramos y reservamos.

Ponemos los huevos en el vaso y programamos 2 minutos, 37ºC, velocidad 5. Añadimos la leche y el aceite, el queso y el bacon y programamos 10 segundos, velocidad 5.

Añadimos la harina y la levadura tamizadas y programamos 3 segundos, velocidad 3. Bajamos la harina de las paredes del vaso y repetimos. Terminamos de envolver la masa con la espátula.

Encendemos el horno a 180ºC con aire.

Mientras se calienta el horno rellenamos los moldes de magdalenas (con 2/3 de masa, como siempre) y los metemos en la nevera hasta que el horno esté listo para cocinar.

Una vez que el horno esté caliente, metemos las magdalenas y las cocinamos durante 15 minutos. Sacamos las magdalenas del horno y las dejamos templar sobre una rejilla. Se pueden comer templadas o frías, ¡están ricas de cualquier manera!.



lunes, 6 de noviembre de 2017

Empanadillas de queso


La pizza es la cena de los viernes en mi casa. Pero en esta ocasión, aprovechando la misma masa, me apeteció hacer estas empanadillas que rellené con los quesos que tenía en la nevera. Podemos utilizar los quesos que más nos gusten, lo único que importa aquí es que haya mucho queso, si os gusta el queso, ¡claro!.

Yo soy una auténtica adoradora del queso, creo que me gustan todos los del mundo: suaves, fuertes, tiernos, de cabra, de oveja...y con tantas variedades me llama muchísimo la atención las personas a las que no les gusta. No es que yo sea un ejemplo de nada porque hay varios alimentos que no me gustan, jijiji.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Harina panadera: 400 gramos.
Agua: 210 mililitros.
Sal: 10 gramos.
Levadura seca de panadero: 1,2 gramos (si utilizamos levadura fresca serán 3,6 gramos).
Aceite de oliva virgen extra: 1 cucharada.

Ricotta: 100 gramos.
Queso Parmesano: 30 gramos.
Queso de rulo de cabra: 30 gramos.
Tomates secos en aceite: 8.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 473.
Hidratos de carbono: 75 gramos.
Grasas: 11 gramos.
Proteínas: 17 gramos.

Precio (por ración): 0,7€.


ELABORACIÓN:

En un bol echamos la harina, el agua y la sal y amasamos. A mitad del amasado añadimos la levadura. Amasamos un poco más y añadimos el aceite de oliva.

Seguimos amasando hasta obtener una masa lisa, sin grumos.

Dejamos reposar la masa en un bol limpio tapado con papel film hasta que doble su volumen.Una vez que haya levado, dividimos la masa en 4 porciones. Hacemos una bola con cada porción y dejamos que repose durante 10 minutos.

Mientras reposa, preparamos el relleno. Desmenuzamos la ricotta, rallamos el queso parmesano, troceamos el queso de cabra y picamos los tomates secos. Lo mezclamos todo en un bol.

Estiramos cada porción de masa como si quisiésemos hacer una mini-pizza y las cubrimos con un paño de algodón mientras se calienta el horno.

Encendemos el horno a 200ºC con calor arriba y abajo.

Una vez que el horno esté caliente, rellenamos cada mini-pizza y la doblamos por la mitad, como si hiciésemos una empanadilla. Con los dedos sellamos los bordes.

Metemos la bandeja en el horno y cocinamos hasta que las empanadillas estén doradas.



martes, 3 de octubre de 2017

Pizza rústica de Campania



Después de varios meses sin participar (la última vez fue en mayo, con el arroz con leche de almendras), este mes retomo el Reto Cocina Regional Italiana Reto Cocina Regional Italiana de El Cajón Desastre de Maggie con un plato que nos ha sorprendido gratamente.

Este mes viajamos hasta la región de la Campania. Situada al sur del país, su capital es Nápoles. Entre sus platos típicos está esta pizza que se parece mucho a nuestra empanada. Está hecha con los mejores quesos y embutidos italianos. Seguro que si la probáis os gusta mucho.

Si queréis ver el resto de las recetas del reto, solo tenéis que hacer click sobre el logo:



En la receta original se utiliza queso Provolone ahumado pero yo no fui capaz de encontrarlo, así que utilicé el Provolone "normal". Además sustituí el jamón por cecina de vaca ya que el único jamón que tenía en casa (llevo unos días de locos y esta receta hace días que iba a hacerla. En ese momento sí tenía el jamón adecuado para hacerla, pero en mi casa el jamón vuela, jajaja) era ibérico y pensé que iba a aportar demasiada grasa al relleno.

A la hora de hacer esta pizza, os aconsejo dividir la masa en 4 porciones y hacer dos pizzas, ya que si hacemos solo una nos será difícil de manejar.




INGREDIENTES (para 6 personas):

Para la pasta:
Harina de trigo: 400 gramos.
Mantequilla: 200 gramos.
Sal.
Agua: 100 mililitros (aproximadamente).
Huevo: uno (para pintar la masa).

Para el relleno:
Ricotta: 300 gramos.
Mozzarella: 100 gramos.
Provolone: 100 gramos.
Salami: 60 gramos.
Cecina de vaca: 40 gramos.
Yemas de huevo: 2.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 713.
Hidratos de carbono: 53 gramos.
Grasas: 46 gramos.
Proteínas: 21 gramos.

Precio (por ración): 1,44€.


ELABORACIÓN:

Antes de preparar la pizza, sacamos la mantequilla de la nevera para que se atempere. Cuando esté blanda, preparamos la masa. En un bol ponemos la mantequilla y la harina y asamamos hasta que los dos ingredientes estén bien integrados. Añadimos sal y el agua poco a poco. Necesitamos que la masa quede uniforme y aceitosa, para que sea manejable sin que se pegue a las manos. Es mejor ir añadiendo cucharada a cucharada de agua antes que ponerla toda de golpe y que se convierta en una papilla. Yo utilicé 100 gramos de agua, pero como cada harina tiene una capacidad de absorción diferente os recomiendo que vayáis observando cuanta necesita vuestra masa. Una vez que está bien amasada, tapamos el bol con un paño de algodón y la dejamos reposar mientras hacemos el relleno.

Troceamos el salami, la cecina, el Provolone y la mozzarella. Lo mezclamos todo en un bol.

En otro bol desmenuzamos la ricotta y la mezclamos con las yemas de huevo hasta que quede una pasta.

Juntamos la ricotta con el salami, la cecinal, el Provolone y la mozzarella y lo metemos en la nevera hasta que lo vayamos a utilizar.

Encendemos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

Sacamos la masa del bol y la dividimos en dos trozos iguales. Con cada trozo hacemos una bola que estiramos, sobre papel de hornear, con las manos como si fuésemos a hacer una pizza.

Extendemos el relleno sobre una de las masas estiradas. Tapamos el relleno con la otra masa que hemos estirado. Podemos ayudarnos con el papel de hornear sobre el que la hemos estirado para que resulte más sencillo.

Doblamos los bordes de la pizza haciendo un cordón para sellarla y pintamos la superficie con un huevo batido.

Metemos la masa en el horno y horneamos durante 40 minutos. La sacamos del horno y la dejamos enfriar sobre una rejilla.

Nosotros la comimos templada, pero al día siguiente comí una porción que había sobrado y ya estaba fría y me gustó mucho más.




miércoles, 30 de agosto de 2017

Focaccia con poolish


Cuando preparamos una masa levada en casa podemos amasar a mano o en una amasadora. A mi me gusta mucho amasar a mano, me parece muy relajante, pero no siempre tengo tiempo para hacerlo.

Cuando queremos amasar con una máquina, para mi gusto la mejor opción es recurrir a una amasadora, al fin y al cabo están diseñadas específicamente para eso.

Lo malo es que la mayoría de las personas tenemos espacio limitado y solemos tener que elegir un electrodoméstico que cumpla varias funciones en una sola máquina. En ese caso, buscaremos el mejor robot de cocina. Yo confieso que aún no lo he encontrado o si lo he hecho estaba fuera del alcance de mi bolsillo, jajaja.

Esta focaccia que traigo hoy es del libro "El aprendiz de panadero" de Peter Reinhart.


INGREDIENTES:

Poolish:
Harina panadera: 280 gramos.
Agua: 315 mililitros.
Levadura fresca: 2,65 gramos.

Harina panadera: 340 gramos.
Sal: 2 cucharaditas.
Levadura fresca: 15 gramos.
Aceite de oliva virgen extra: 90 mililitros.
Agua: 180 mililitros.

Valores nutricionales (por porción de 100 gramos):
Calorías: 284.
Hidratos de carbono: 38 gramos.
Grasas: 12 gramos.
Proteínas: 5 gramos.

Precio (por ración): 0,11€.


ELABORACIÓN:

Para preparar el poolish disolvemos la levadura en un poco de agua templada. En un bol mezclamos la harina, el agua restante y la levadura. La masa será blanda y pegajosa. Tapamos el bol con film de cocina y dejamos que fermente a temperatura ambiente durante 3 ó 4 horas, o hasta que aparezcan burbujas y la masa quede muy esponjosa. Lo metemos en la nevera tapado, donde podemos conservarlo hasta 3 días.



Sacamos el poolish de la nevera una hora antes de hacer la masa.

Mezclamos la harina, la sal y la levadura (disuelta en un poco de los 180 mililitros de agua templada) en un bol. Añadimos el aceite, el poolish y el resto del agua y mezclamos con una espátula de silicona hasta tener una bola pegajosa. Con las manos mojadas, vamos amasando con la masa dentro del bol. Con una mano agarramos el bol y con la otra amasamos. Durante el amasado cambiaremos el giro del amasado.

Amasamos durante unos 5 minutos o hasta que la masa quede suave y homogénea.

Echamos harina sobre la superficie de trabajo creando un lecho de unos 15 centímetros de lado. Con una espátula mojada, sacamos la masa y la ponemos sobre la harina; espolvoreamos generosamente con más harina y la vamos aplastando hasta obtener un rectángulo. Dejamos reposar la masa 5 minutos.



Nos enharinamos las manos y estiramos la masa por los extremos hasta que doble su tamaño. La plegamos como si fuera una carta. Humedecemos la parte superior de la masa con un poco de aceite, volvemos a espolvorear con harina y la cubrimos suavemente con film de cocina.



Dejamos que repose 30 minutos. Volvemos a repetir los pasos anteriores (estirar, doblar, aceite, harina y tapar). Dejamos que repose otros 30 minutos y repetimos el proceso por última vez. La última fermentación será de una hora.

Forramos una bandeja de horno con papel vegetal. Untamos el papel con aceite de oliva y después nos untamos las manos. Pasamos la masa a la bandeja intentando mantener la forma rectangular en la medida de lo posible. Echamos un poco más de aceite de oliva sobre la superficie de la masa.

Con las yemas de los dedos vamos haciendo unos hoyos sobre la superficie de la focaccia. Añadimos la cobertura que vayamos a ponerle.

Cubrimos la bandeja con film de cocina sin apretarlo. Dejamos que fermente unas dos horas a temperatura ambiente.

15 minutos antes de meterla en el horno, podemos volver a poner aceite de oliva y a hacer hoyos.

Calentamos el horno a 260º, metemos la focaccia en el horno y bajamos la temperatura a 230ºC. Cocinamos durante 10 minutos. Giramos la bandeja 180º y cocemos durante 5-10 minutos más, hasta que la focaccia esté dorada.

Dejamos que se enfríe sobre una rejilla.





viernes, 25 de agosto de 2017

Palitos de pan de pipas - Reto Tus Recetas

¡Menudo éxito han tenido estos palitos!. Han volado y desde que los hicen no han dejado de pedirme más :)

Tenía ganas de probar a hacerlos en casa y el reto Tus Recetas de este mes me ha venido al pelo. Podíamos elegir entre estos palitos de Aquí se Cuece Jugando, un gazpachuelo malagueño de La Cocina de Estela o la ensalada de La Cocina de Catina.

Si queréis ver las recetas de mis compañeras, sólo tenéis que hacer click sobre el logo: 




INGREDIENTES (para 20 palitos):

Aceite de oliva virgen extra: 100 mililitros.
Agua: 150 mililitros.
Levadura fresca de panadero: 3,6 gramos.
Pipas peladas: 40 gramos.
Sal: 10 gramos.

Valores nutricionales (por unidad):
Calorías: 151.
Hidratos de carbono: 15 gramos.
Grasas: 9 gramos.
Proteínas: 3 gramos.

Precio (por unidad): 0,06€.


ELABORACIÓN:

En un bol mezclamos la harina con el agua (reservamos un poco para disolver la levadura) y el aceite de oliva. Mezclamos y amasamos un poco.

Templamos la porción de agua que habíamos reservado y disolvemos en ella la levadura. Añadimos esta mezcla a la masa y volvemos a amasar.

Por último echamos la sal y amasamos hasta que el glúten esté bien desarrollado. Cuando la masa esté lista, añadimos pipas peladas y volvemos a amasar para que se integren bien.

Metemos la masa en un bol limpio y lo tapamos con papel film hasta que fermente.

Cuando la masa esté lista, cogeremos porciones de unos 30 gramos. Hacemos una bola con cada porción (sin apretar mucho, no queremos que pierdan todo el gas creado durante la fermentación) y la estiramos como si quisiésemos hacer un churro de plastilina. Hay que tener en cuenta que durante la cocción van a doblar su volumen prácticamente, así que es mejor dejarlos muy finos.

A medida que vamos haciendo los palitos los colocamos en la bandeja del horno cubierta con papel de hornear. Entre cada palito dejaremos una separación de unos 10 centímetros, para que no se peguen durante el horneado. Así que tocará hornear en varias tandas.

Aplastamos levemente cada palito con los dedos (sin presionar demasiado) y espolvoreamos un poco de sal Maldon en escamas por encima (yo utilicé una sal al pimentón de Lidl).

Una vez que tenemos la primera bandeja lista para hornear encendemos el horno a 160ºC con ventilador. Horneamos durante 20 minutos, subimos la temperatura a 200ºC y horneamos 5 minutos más.

Sacamos la bandeja del horno y dejamos los palitos enfriar sobre una rejilla. Repetimos la operación con el resto de la masa (¡recuerda bajar la temperatura de nuevo a 160ºC!).





viernes, 4 de agosto de 2017

Tarte flambeé (tradicional o Thermomix)


También llamada flammekueche es una pizza tradicional de la región de Alsacia. La receta es del libro "El pan" de Jeffrey Hamelman.

Como yo sabéis lo poco que gusta la cebolla a la mitad de mi familia, la preparé sin ella pero en la receta la pongo para que la añadáis, seguro que así está más rica.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Crème fraîche: 385 gramos.
Yemas de huevo: 27 gramos.
Harina de trigo: 27 gramos.
Sal.
Pimienta negra.
Nuez moscada.
Cebolla: una.
Bacon: 500 gramos.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 1184.
Hidratos de carbono: 87 gramos.
Grasas: 78 gramos.
Proteínas: 32 gramos.

Precio (por ración): 2,05€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Hacemos la masa de la pizza. Cuando la tengamos estirada, preparamos la cobertura.

Encendemos el horno a 250ºC.

Pelamos la cebolla y la cortamos en rodajas. Troceamos el bacon en dados de unos 2 centímetros. En una sartén calentamos un poco de aceite de oliva y sofreímos la cebolla hasta que esté transparente. Añadimos el bacon y rehogamos brevemente.

Batimos la crème con las yemas, la harina, la sal, la pimienta y la nuez moscada. Repartimos esta crema sobre la pizza y distribuimos encima la cebolla y el bacon.

Calentamos el horno a 250º y horneamos durante 10 minutos.


ELABORACIÓN (Thermomix):

Preparamos la masa de la pizza: podemos hacerla a mano o en la Thermomix. Si la preparamos en la Thermomix ponemos en el vaso el agua y el aceite y programamos 30 segundos, 37ºC, velocidad 1.

Añadimos la levadura y programamos 5 segundos, velocidad 4.

Incorporamos la harina y la sal y programamos un minuto, vaso cerrado, velocidad espiga.

Una vez hecha la masa la dejamos levar el tiempo que necesite. Una vez que ha levado, la estiramos y la tapamos con un paño de algodón mientras preparamos la cobertura.

Encendemos el horno a 250ºC.

Ponemos el bacon en el vaso y lo troceamos con unos golpes de turbo. Lo sacamos del vaso y reservamos.

Pelamos la cebolla y la cortamos en trozos grandes. Ponemos la cebolla en el vaso y programamos 2 segundos, velocidad 4.

Añadimos un poco de aceite y programamos 5 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1.

Echamos el bacon y programamos un minuto, velocidad 1, giro invertido. Sacamos el sofrito del vaso y reservamos.

Ponemos en el vaso la crème, las yemas, la harina, la sal, la pimienta y la nuez moscada y programamos un minuto, velocidad 5.

Añadimos el bacon y la cebolla y programamos un minuto, velocidad 1, giro invertido.

Repartimos esta crema sobre la pizza y horneamos durante 10 minutos.