Mostrando entradas con la etiqueta Legumbres. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Legumbres. Mostrar todas las entradas

lunes, 13 de noviembre de 2017

Guisantes con jamón y salsa de tomate (Thermomix)


Esta receta del libro "Imprescindible" me vino de perlas para preparar los guisantes con jamón que siempre hago.

Las legumbres no son mi alimento favorito, por desgracia. Son sanas, económicas y nutritivas pero no me gustan las judías blancas (ni pintas, ni nada) ni los garbanzos. Aún así, un día a la semana preparo lentejas o guisantes.

Creo que ya os conté alguna vez que el cocido de garbanzos era la comida de los domingos en casa de mis padres. La sopa me la comía muy bien, el compango y las patatas también, pero...¡ay los garbanzos!. Mi madre aplicaba la táctica de tenerme delante del plato hasta que los comía. Como esto nunca ocurría me los ponía para la merienda y la cena. Como seguía sin comerlos, al día siguiente me hacía puré de garbanzos.

¿Y cuál es el resultado de eso? Que odio los garbanzos con toda mi alma. Así que puedo decir que esa táctica no funciona. Fui "mala" comedora y seguí siéndolo por muchos castigos que me cayesen.

Pero de eso no tienen ninguna culpa los garbanzos, jajaja.

Por cosas del destino, mi marido los adora, así que si quiere comerlos sabe que tiene que ser fuera de casa porque aquí están tan vetados que hace casi dos años que no se comen.

Claro, en comparación con los garbanzos casi parece que adoro los guisantes, cuando la realidad es que solo los tolero. Pero así preparados, con salsa de tomate y jamón (y alguna vez patatas fritas) podría llegar a decir que los disfruto bastante.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Cebolla: una.
Aceite de oliva virgen extra.
Guisantes: 500 gramos.
Agua: 100 gramos.
Jamón serrano en tacos: 120 gramos.
Tomate entero pelado: 400 gramos.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 250.
Hidratos de carbono: 21 gramos.
Grasas: 10 gramos.
Proteínas: 19 gramos.

Precio (por ración): 1,4€.


ELABORACIÓN:

Ponemos en el vaso la cebolla cortada en cuartos y programamos 3 segundos, velocidad 5. Con la espátula, bajamos los restos de cebolla de la tapa y del interior del vaso hacia las cuchillas.

Añadimos aceite y programamos 6 minutos, 100ºC, velocidad 1.

Añadimos el tomate y la sal. Programamos 10 minutos, temperatura Varoma y velocidad 1 (si queremos el tomate más triturado daremos unos golpes de turbo).

Ponemos la mariposa, añadimos los guisantes y el agua y programamos 15 minutos, 100ºC, giro a la izquierda, velocidad cuchara.

Ponemos el jamón y programamos 5 minutos, 100ºC, giro a la izquierda, velocidad cuchara.


domingo, 27 de noviembre de 2016

Ensalada de guisantes


Me cuesta mucho comer guisantes...en realidad, me cuesta comer todas las legumbres excepto las lentejas. Pero no dejo de buscar un plato que me entusiasme. En este caso, probé los guisantes en ensalada y preparé este plato tan colorido.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Guisantes: 200 gramos.
Salmón marinado: 200 gramos.
Pimiento rojo asado: 200 gramos.
Patatas: 2.
Aceite de oliva virgen extra.
Pimienta negra.
Sal en escamas.


ELABORACIÓN:

En una cacerola ponemos agua a hervir con sal. Lavamos las patatas y las cocemos con piel hasta que estén tiernas.

Cocemos los guisantes.

Una vez que las patatas y los guisantes estén cocidos, los dejamos enfriar. Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas.

Preparamos la ensalada "dibujando" en el plato una corona con la patata. En el centro colocaremos los guisantes. Aliñamos con aceite de oliva. Sobre las patatas colocaremos el salmón y sobre los guisantes el pimiento rojo asado. Terminamos con pimienta negra recién molida y unas escamas de sal.





martes, 17 de mayo de 2016

Fabada asturiana en Crock-Pot




La fabada es el plato más conocido de la cocina asturiana. La receta clásica se cocina con compango: chorizo, morcilla, tocino y lacón. Pero cada vez se preparan más variantes: con almejas, con pulpo...

No es uno de mis platos favoritos, sólo me gustaba la de mi abuela, pero tenía ganas de probar a hacerla. Así que en una de nuestras escapadas a Asturias compré una buenas fabas y me puse al lío.

Para que la fabada sea tal es imprescindible la calidad de las judías blancas, las llamadas fabas de La Granja, con una textura mantecosa. En España existen varios tipos de judías: más grandes, más pequeñas, más oscuras, pintas...pero la fabada no sabrá igual si no se prepara con las de La Granja.

La receta que seguí fue la de Maria Luisa García, recogida en el libro "Platos típicos de Asturias".


INGREDIENTES (para 4 personas):

Fabas: 500 gramos.
Morcilla: 2.
Chorizo: 2.
Lacón: 300 gramos.
Tocino: 100 gramos.


ELABORACIÓN:

La noche antes ponemos a remojo las fabas en agua fría y el lacón y el tocino para que suelten la sal.

Pasadas 12 horas escurrimos todo y aclaramos las fabas.

Las metemos en la Crock-Pot y encima colocamos el embutido. Cocinamos unas 10 horas en temperatura baja.

Puede que necesitemos más tiempo si las fabas son viejas, así que es mejor prepararla con tiempo de sobra. Incluso de un día para otro, ya que estos platos se benefician de un reposo prolongado.

Sacamos el embutido, lo troceamos y servimos un plato de fabas acompañado por el embutido.






sábado, 30 de abril de 2016

Albóndigas de garbanzos


Esta es la receta elegida del mes de abril para el reto "Lok@s por Lorraine". El mes pasado me estrené en él con la mousse de chocolate blanco que fue todo un éxito.



No es la receta que yo había elegido; es más, es el tipo de comida que jamás habría preparado porque no me gustan especialmente los garbanzos, pero como la mayoría decide, me puse manos a la obra con mucha ilusión.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Para las albóndigas:
Garbanzos: 200 gramos.
Sal gruesa.
Pan rallado: 6 cucharadas.
Ajo en polvo: 2 cucharaditas.
Cebolla: 1.
Pimentón picante: 1 cucharadita.
Aceite de oliva virgen extra.

Para la salsa:
Comino en semillas: 2 cucharaditas.
Cúrcuma: 2 cucharaditas.
Romero: 2 cucharaditas.
Pipas de calabaza: 1 puñado.
Passata de tomate: 500 gramos.
Salsa Worcestershire: 2 cucharaditas.
Vino tinto: 1 chorrito.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 244.
Hidratos de carbono: 38 gramos.
Grasas: 25 gramos.
Proteínas: 25 gramos.

Precio (por ración): 0,97€.


ELABORACIÓN:

La noche antes de preparar las albóndigas, ponemos los garbanzos en remojo. Al día siguiente los escurrimos y los lavamos muy bien y los cocemos como tengamos costumbre. Si queremos utilizar los garbanzos ya cocidos necesitaremos 400 gramos.

Una vez cocidos, los escurrimos y los dejamos enfriar.

Los ponemos en un bol y con ayuda de un tenedor los chafamos. Añadimos un poco de sal, el ajo en polvo, el pimentón, la cebolla muy picada y el pan rallado y mezclamos bien todo. Podemos utilizar más o menos pan rallado, lo que necesitamos es que la mezcla adquiera la consistencia suficiente como para poder formar las albóndigas.

Cogemos porciones del tamaño de una nuez, aproximadamente, y las estrujamos con la mano para que se compacten. Damos la forma redondeada y vamos dorándolas en una sartén con un poco de aceite de oliva.

La masa es muy delicada por lo que habrá que tener mucho cuidado para que no se rompan al manipularlas.

Una vez doradas, las reservamos mientras preparamos la salsa.



En la misma sartén donde hemos dorado las albóndigas echamos el comino, la cúrcuma, el romero y las pipas de calabaza. Cocinamos a fuego medio, mientras removemos, hasta que empiece a oler a comino. Añadimos la passata, la salsa Worcestershire y el vino y cocinamos durante 8 minutos a fuego medio. Sazonamos con sal y pimienta negra. Añadimos las albóndigas y cocinamos 1 minuto más. Si lo hacemos más tiempo podrían deshacerse.




Y el resto de los participantes en el reto son:

Blanca, de "A Ca la Blanca"
Montse, de "No sin mi Taper"





jueves, 10 de marzo de 2016

Guisantes de Llanos de Somerón (tradicional y Crock-Pot)


Los guisantes son una de mis legumbres preferidas, hoy los he preparado según una receta que recoge María Luisa García en "Platos típicos de Asturias".

Llanos de Somerón es un pueblo de Asturias conocido por sus "arbeyos" (guisantes en bable). En plena montaña, a pocos kilómetros del puerto de Pajares encontramos este pequeño pueblo que durante siglos cultivó esta legumbre. El cultivo está ahora a punto de desaparecer por la falta de agricultores.

Es por eso que esta receta sirve como homenaje a un alimento que durante siglos fue la fuente se sustento de cientos de familias.

Con esta entrada participo en el reto #typicalspanish. Aquí podéis ver el resto de las recetas participantes: #legumbrestypicalspanish.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Guisantes: 800 gramos.
Carne para guisar: 500 gramos.
Pimientos morrones: 2.
Cebolla: 1.
Ajo: 2 dientes.
Laurel: 1 hoja.
Perejil: 1 rama.
Aceite de oliva virgen extra.
Sal.


ELABORACIÓN (tradicional):

Cortamos la carne en trozos y la sazonamos con un diente de ajo que machacaremos en el mortero. La salamos y la rehogamos en una cacerola con aceite de oliva.

Picamos la cebolla muy pequeña y troceamos los pimientos. Lo añadimos a la cacerola con a carne.

En el mortero machamos otro diente de ajo con el perejil y lo desleímos con un poco de agua fría.

Añadimos el majado a la cacerola y guisamos la carne hasta que esté tierna.

En otra cacerola cocemos los guisantes con agua fría. Se cuecen a fuego muy lento. Si es necesario añadir más agua durante la cocción, será fría.

Una vez que la carne y los guisantes están tiernos los juntamos en una cacerola, junto con el agua de cocer los guisantes. Si no queremos que el guiso sea muy caldoso, no echaremos todo el agua. Sacudimos bien la tartera para que se mezclen la carne y los guisantes.

Comprobamos el punto de sal y, si es necesario, corregimos. Dejamos que se cocinen una hora más a fuego muy lento.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Echamos los guisantes en la Crock-Pot, cubrimos con agua y cocemos durante 3 horas y media en baja. Una vez cocidos los sacamos de la Crock-Pot y los reservamos, así como el agua de la cocción.

Cortamos la carne en trozos y la sazonamos con un diente de ajo que machacaremos en el mortero. La salamos y la rehogamos en una cacerola con aceite de oliva. La pasamos a la Crock-Pot.

Picamos la cebolla muy pequeña y troceamos los pimientos. En una sartén con aceite de oliva sofrmos la cebolla. Cuando empiece a cambiar de color añadimos el pimiento y lo rehogamos. Pasamos todo a la Crock-Pot.

En el mortero machamos otro diente de ajo con el perejil y lo desleímos con un poco de agua fría. Añadimos el majado a la Crock-Pot, removemos y cocinamos 3 horas en temperatura alta.

Pasadas las 3 horas añadimos los guisantes a la Crock-Pot y parte del agua de la cocción (o toda, según como nos gusten de caldosos). Removemos y comprobamos el punto de sal.

Dejamos cocer una hora más en temperatura baja.









lunes, 22 de febrero de 2016

Guisantes al tombet de Oropesa



Esta semana, volvemos a Oropesa para probar estos guisantes tan ricos. Y de postre, podéis preparar unas flores de calabacera que también son típicas de allí.

En casa, aún nos estamos chupando los dedos.

La receta original podéis verla aquí.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Guisantes: 600 gramos.
Ajo: 2 dientes.
Aceite de oliva virgen extra.
Sal.
Longaniza fresca: 4.
Panceta fresca: 200 gramos.
Morcillas: 2.


ELABORACIÓN:

Troceamos las longanizas y la panceta y reservamos.

En una cacerola calentamos el aceite de oliva y sofreímos la longaniza, la panceta y las morcillas. Una vez que estén doradas añadimos los dientes de ajo (yo los pongo enteros para poder quitarlos una vez que el plato está hecho) y removemos bien.

Añadimos los guisantes, la sal y medio vaso de agua. Queremos que quede un poco de caldo, no que sea una sopa de guisantes. Cocemos durante 30 minutos.




viernes, 19 de febrero de 2016

Cocido de garbanzos en Crock-Pot



Los garbanzos eran el plato de domingo en casa de mis padres. Y yo, que de niña era muy mala comedora, los odiaba.

Bueno, me comía con gusto todo lo que llevan los garbanzos: la sopa, las patatas, el embutido...pero a las pobres legumbres no quería verlas ni en pintura.

Y, por casualides de la vida, a mi marido le encantan. Hasta ahora no los había hecho nunca, bueno...no voy a mentir, hace meses preparé ropa vieja y me comí un puñado a regañadientes.

Pero me apetecía tanto probar a hacerlos en la Crock-Pot los preparé. Pensando en que al menos podría comer el resto del plato.

Para mi sorpresa, los disfruté muchísimo. Tanto que ya estoy pensando en la próxima vez que los haga.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Garbanzos: 500 gramos.
Chorizo: 1.
Morcilla: 1.
Lacón: un trozo.
Hueso de caña: 1.
Patatas: 2.
Tocino: un trozo.
Zanahoria: 1.

Valores nutricionales (por ración):
Kilocalorías: 452.
Hidratos de carbono: 36 gramos.
Grasas: 24 gramos.
Proteínas: 24 gramos.

Precio por ración: 2,05€.



ELABORACIÓN:

La noche anterior ponemos los garbanzos en remojo, necesitan un mínimo de 12 horas. Es importante que el agua del remojo sea de mineralización débil, así que si el agua de nuestra zona no lo es pondremos agua mineral.

Al día siguiente escurrimos los garbanzos y los lavamos bien. Metemos los garbanzos en una red y los colocamos en la Crock-Pot-. Echamos el resto de los ingredientes en la Crock-Pot y cubrimos con agua. Programamos 10 horas en alta. 3 horas antes de que se acabe la cocción añadimos las patatas en rodajas de 1 centímetro.

Sacamos los garbanzos, el compango y las patatas y colamos el caldo, que pondremos al fuego con unos fideos.

En mi casa los garbanzos se aliñan con vinagre. ¿Los habéis probado así?








sábado, 26 de septiembre de 2015

Ropa vieja en Crock-Pot



Aprovechar las sobras de una comida es, para mi, uno de los grandes retos cuando cocino. Odio (como supongo que os ocurrirá a la mayoría) tirar comida. Afortunadamente, pocas veces ocurre, por tres razones:

1) Cocino la cantidad justa. Prefiero quedarme corta que pasarme.
2) Busco la manera de aprovechar cualquier resto de comida.
3) Tengo una perra y varios gatos que dan buena cuenta de lo poco que sobra.

En el caso de la receta de hoy, tenía unos restos de pollo guisado. La manera más frecuente de reutilizarlo es en croquetas, pero es que las de pollo no me gustan (¡con lo que me gustan las croquetas!). Así que, pensando y pensado, me acordé de la ropa vieja, un plato típico del sur de España.

Nunca lo había probado porque en Asturias y en Aragón no hay costumbre de comerlo pero lo había oído tantas veces y tenía tantas ganas de probarlo que me animé a hacerlo para darle salida al pollo.

Es un plato de aprovechamiento que se hace con los restos de un cocido, generalmente con carne de ternera. Pero, ¿por qué no con pollo?

Me leí varias recetas y cogiendo apuntes de cada una preparé esta.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Garbanzos: 400 gramos (o los que nos hayan sobrado del cocido).
Restos de carne.
Pimiento rojo: 1.
Cebolla: 1.
Ajo: 2 dientes.
Tomate: 2.
Vino blanco: 150 mililitros.
Pimentón: 1 cucharadita.
Pimienta negra.
Tomillo: 1 cucharadita.
Laurel: 1 hoja.
Sal.
Aceite de oliva.
Patatas.


ELABORACIÓN:

Desmenuzamos los restos de carne y reservamos.

Pelamos y cortamos en láminas los dientes de ajo y troceamos el pimiento y hacemos un sofrito. Cuando comience a dorarse añadimos el tomillo, la pimienta negra, el laurel y el pimentón.

Removemos en la sartén y añadimos el vino, dejándolo al fuego hasta que el alcohol se evapore. Una vez evaporado lo pasamos a la Crock-Pot.

Escaldamos los tomates para poder pelarlos. Una vez pelados, los troceamos en dados y los freímos en la misma sartén con un poco de aceite de oliva hasta que pierdan parte del líquido. Los pasamos a la Crock-Pot.

Cocinamos durante 3 horas en temperatura alta.

En la sartén sofreímos los garbanzos hasta que se doren y los echamos junto con la carne desmenuzada en la Crock-Pot cocinando durante media hora más.


Freímos unas patatas y servimos la ropa vieja sobre ellas.


martes, 18 de agosto de 2015

Ensalada de garbanzos


No soy muy amiga de los garbanzos (realmente los aborrezco), pero después de hacer el arroz al horno me habían sobrado y decidí darles una salida rápida y digna. Y con el calor de verano apetece más comerlos en ensalada que de otra manera.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Garbanzos cocidos: 600 gramos.
Tomate para ensalada: 2.
Huevo: 2.
Bonito en conserva: 2 latas.
Vinagreta de tomate y pimiento.
Aceitunas negras: 1 puñado.


ELABORACIÓN:

Lavamos bien los garbanzos si son en conserva. Escurrimos y reservamos.

Cocemos el huevo como tengamos costumbre hacerlo. Dejamos que se enfríe bien antes de pelarlo.

Lavamos, secamos y troceamos el tomate en dados.

En un plato colocamos como base los garbanzos. Separamos la yema cocida del huevo de la clara. Troceamos la clara y la colocamos sobre los garbanzos. Añadimos el bonito desmigándolo con las manos. Repartimos la clara del huevo y las aceitunas negras.

Aliñamos la ensalada a nuestro gusto. Yo aproveché una vinagreta que me había sobrado de otra receta que pronto colgaré.






sábado, 30 de mayo de 2015

Guisantes con jamón y salsa de tomate



Los guisantes no son una de mis legumbres favoritas pero preparados como la receta de hoy me los como con los ojos cerrados.

Mi madre siempre los preparaba de esta manera, así que es muy probable que esa sea la razón por la que solo me gusten así (ya sabéis que cuando era una niña no era la mejor comedora del mundo...).




INGREDIENTES (para 4 personas):

Guisantes: 600 gramos.
Jamón serrano: 150 gramos.
Patatas: 300 gramos.
Aceite de oliva virgen extra.
Salsa de tomate: 200 gramos.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 328.
Hidratos de carbono: 40 gramos.
Grasas: 9 gramos.
Proteínas: 21 gramos.

Precio (por ración): 1,6€.


ELABORACIÓN:

Cocemos los guisantes como tengamos costumbre. Yo los compro congelados, así que en 15 minutos están hechos.Escurrimos y reservamos.

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos como si fuésemos a hacer tortilla de patatas. En una sartén calentamos abundante aceite de oliva y las freímos. Una vez fritas, las escurrimos y reservamos.

Troceamos el jamón en dados. En una sartén calentamos un chorrito de aceite de oliva. Cuando esté caliente añadimos el jamón y lo sofreímos ligeramente, lo justo para que empiece a cambiar de color (si nos pasamos el jamón quedará duro).

Bajamos el fuego, añadimos los guisantes y los rehogamos. A continuación, echamos la salsa de tomate y dejamos que de un hervor. Servimos los guisantes con las patatas fritas.