Mostrando entradas con la etiqueta Guisos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Guisos. Mostrar todas las entradas

jueves, 12 de abril de 2018

Patatas en columpio (tradicional o Crock-Pot)




Esta receta es del libro "La cocina de ellas" de Teodoro Bardají. Dice Teodoro, que el nombre de esta receta es que el que empleaba un cocinero andaluz que fue quien le enseñó a hacerlas. Buscando por Internet he visto que tanto la Cadizpedia  como la Cordobapedia nombran a estas patatas, pero los ingredientes son diferentes. Ahora solo queda probar estas otras recetas para ver cuál es mejor.

Como todas las recetas de este libro, dada la época en la que fue escrito, es un plato muy económico, sin grandes pretensiones, pero que no defrauda nunca. O es que a mi me gustan tanto las patatas guisadas que se me nubla la razón, jajaja.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Perejil fresco: unas ramitas.
Aceite de oliva virgen extra.
Ajo: dos dientes.
Sopas de pan: un puñado.
Cebolla: media.
Sal.
Pimienta negra.
Laurel: una hoja.
Clavo: uno.
Agua.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 326.
Hidratos de carbono: 41 gramos.
Grasas: 14 gramos.
Proteínas: 6 gramos.

Precio (por ración): 0.43€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Pelamos los dientes de ajo y los fileteamos. Pelamos la cebolla y la picamos.

En una sartén calentamos abundante aceite de oliva y freímos el perejil hasta que esté quebradizo. Lo sacamos de la sartén y lo dejamos escurrir en un plato cubierto con papel de cocina. Echamos en la sartén el ajo y el pan y los freímos hasta que estén dorados, con mucho cuidado de que no se quemen. Los dejamos escurriendo junto con el perejil.

Retiramos la mayor parte del aceite de la sartén y en lo que queda rehogamos la cebolla hasta que esté ligeramente dorada. En ese momento añadimos las patatas que cubriremos con agua, la sal, un poco de pimienta, el laurel y el clavo. Machacamos en el mortero el perejil con el ajo y el pan y lo añadimos a la olla. Cocinamos a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Pelamos los dientes de ajo y los fileteamos. Pelamos la cebolla y la picamos.

En una sartén calentamos abundante aceite de oliva y freímos el perejil hasta que esté quebradizo. Lo sacamos de la sartén y lo dejamos escurrir en un plato cubierto con papel de cocina. Echamos en la sartén el ajo y el pan y los freímos hasta que estén dorados, con mucho cuidado de que no se quemen. Los dejamos escurriendo junto con el perejil.

Retiramos la mayor parte del aceite de la sartén y en lo que queda rehogamos la cebolla hasta que esté ligeramente dorada. Pasamos la cebolla a la Crock-Pot y añadimos las patatas, que cubriremos con agua, la sal, un poco de pimienta, el laurel y el clavo. Machacamos en el mortero el perejil con el ajo y el pan y lo añadimos a la olla. Cocinamos 4 horas en temperatura alta.







lunes, 12 de marzo de 2018

Patatas rebozadas (tradicional o Crock-Pot)



Estas patatas rebozadas son muy parecidas a mis queridas patatas a la importancia. La diferencia entre las dos recetas es el tipo de salsa que llevan, pues estas patatas rebozadas llevan un majado de almendras y ajo delicioso.

La receta es del "Recetario de cocina" de "Starlux" de 1965. Una de esas joyas que encuentra mi padre en sus periplos por los mercadillos.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Agua.
Huevo.
Harina de trigo.
Vino blanco: 200 mililitros.
Almendras: 50 gramos.
Ajo: 2 dientes.
Aceite de oliva virgen extra.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 521.
Hidratos de carbono: 50 gramos.
Grasas: 25 gramos.
Proteínas: 12 gramos.

Precio (por ración): 0,72€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas de 1/2 centímetro, aproximadamente. Las rebozamos en harina y huevo y las freímos en una sartén con abundante aceite.

A medida que las vayamos friendo, las pasamos a una cacerola. En el mortero hacemos un majado con los dientes de ajo pelados y las almendras que desleímos con el vino blanco. Echamos el majado sobre las patatas, las cubrimos con agua y cocinamos hasta que estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas de 1/2 centímetro, aproximadamente. Las rebozamos en harina y huevo y las freímos en una sartén con abundante aceite.

A medida que las vamos friendo, las pasamos a la Crock-Pot. En un cazo echamos el vino y lo mantenemos al fuego hasta que se evapore el alcohol. En el mortero hacemos un majado con los dientes de ajo pelados y las almendras que desleímos con el vino blanco. Echamos el majado sobre las patatas, las cubrimos con agua y cocinamos 4 horas en temperatura alta.


miércoles, 10 de enero de 2018

Patatas guisadas en salsa verde (tradicional o Crock-Pot)

Patatas-guisadas-salsa-verde-crockpot-panuvasyqueso


Creo que al ritmo que llevo de publicar recetas de patatas guisadas, cualquier día publico un libro que las recopile todas, jajaja.

Con carne, con pescado, con arroz, solas...existe una gran variedad de estos platos. Lo mejor de todo es que a casi todo el mundo le gustan, estén como estén preparadas.

Nuestra gastronomía española también tiene una gran variedad de platos típicos cuya base es la patata. Se nota que es un ingrediente barato y que se puede cultivar en muchos sitios, aunque sean patatas de clases diferentes.

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente nos cuenta que en España se cultivan unas 150 variedades. Lo ideal sería conocer un poco de sus características básicas para saber cuál utilizar según el tipo de plato que vayamos a hacer pero tengo que confesar que yo utilizo las mismas patatas para todo.

Cuando vamos a hacer un plato como este, donde es importante que las patatas no se rompan durante la cocción (y la presentación del plato no sea tan bonita si esto ocurre)las mejores variedades son Spunta, Kennebec y Baraka.

La variedad Spunta es temprana, se cultiva entre el 15 de abril y el 15 de junio. Se produce sobre todo en las provincias costeras del Mediterráneo, en Sevilla y en La Coruña.

La variedad Kennebec se produce en casi todas las provincias españolas, pero con más intensidad en Segovia, Todelo, Burgos, León, Lugo, Orense, Álava y La Rioja.

La variedad Baraka es además muy buena patata para freír porque quedan crujientes por fuera y blandas por dentro.

Cualquier día tenemos que ir con una chuleta patatil a hacer la compra, jajaja.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Cebolla: 1/4.
Ajo: 2 dientes.
Perejil: una cucharada.
Aceite de oliva virgen extra.
Sal.
Harina de trigo: una cucharada.
Agua.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 184.
Hidratos de carbono: 42 gramos.
Grasas: 2 gramos.
Proteínas: 5 gramos.

Precio (por ración): 0,44€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas de 1,5 centímetros. Pelamos la cebolla y la picamos. Pelamos los dientes de ajo. Picamos el perejil.

En una cazuela calentamos un poco de aceite de oliva y sofreímos los dientes de ajo enteros. Cuando estén dorados los sacamos de la cazuela y los reservamos.

En el mismo aceite pochamos la cebolla, cuando comience a dorarse añadimos las patatas y las rehogamos. Añadimos la harina y la rehogamos también. Cubrimos las patatas con agua. Salamos a nuestro gusto. En el mortero majamos los dientes de ajo sofritos con el perejil y desleímos todo con un poco de agua. Añadimos este majado a la cazuela y cocinamos a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas de 1,5 centímetros. Pelamos la cebolla y la picamos. Pelamos los dientes de ajo. Picamos el perejil.

En una cazuela calentamos un poco de aceite de oliva y sofreímos los dientes de ajo enteros. Cuando estén dorados los sacamos de la cazuela y los reservamos.

En el mismo aceite pochamos la cebolla, cuando comience a dorarse añadimos las patatas y las rehogamos. Añadimos la harina y la rehogamos también. Lo pasamos a la Crock-Pot y cubrimos las patatas con agua. Salamos a nuestro gusto.

En el mortero majamos los dientes de ajo sofritos con el perejil y lo desleímos con un poco de agua. Añadimos este majado a la olla y cocinamos 4 horas en temperatura alta.


Patatas-guisadas-salsa-verde-crockpot-panuvasyqueso


Patatas-guisadas-salsa-verde-crockpot-panuvasyqueso

Con este post participo en el reto Facilísimo "Recetas para el tupper".

domingo, 26 de noviembre de 2017

Patatas joecas (tradicional o Crock-Pot) - Reto #Asaltablogs



Este mes en el reto Asaltablogs nos ha tocado robar en la cocina de Chary Serrano y yo me he apropiado, ¡como no podía ser de otra manera!, de estas patatas.

Este plato es típico de Aguilar de la Frontera (Córdoba). Y ahora que estoy escribiendo esta entrada me doy cuenta de que se me olvidó añadir el azafrán...¡que desastre!. Así que el color no es tan bonito como debería ser.

A simple vista parece un plato más de patatas guisadas con chorizo, pero la adición de vinagre le da un gusto...diferente. A nosotros nos han gustado muchísimo, así que no puedo menos que recomendarlas.




INGREDIENTES(para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Chorizo fresco: 200 gramos.
Ajo: 4 dientes.
Harina de trigo: una cucharada.
Perejil fresco: una cucharada.
Vinagre: 50 mililitros.
Aceite de oliva virgen extra.
Azafrán.
Sal.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 457.
Hidratos de carbono: 36 gramos.
Grasas: 28 gramos.
Proteínas: 11 gramos.

Precio (por ración): 0,76€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas de unos 3 milímetros. En una sartén calentamos abundante aceite de oliva y las freímos a fuego lento hasta que estén tiernas. Una vez fritas las retiramos de la sartén y las ponemos en una cacerola.

Pelamos los dientes de ajo y los ponemos en el mortero junto con el perejil y un poco de sal gorda; majamos todo. A continuación añadimos el azafrán y volvemos a majar.

Ponemos una cucharadita de aceite, de la que hemos utilizado para freír las patatas, en una sartén y tostamos una cucharada de harina. Añadimos esta harina tostada al mortero junto con una cucharada de aceite de freír las patatas y mezclamos bien.

Después ponemos en el mortero el vinagre y mezclamos todo. Echamos este majado sobre las patatas y terminamos añadiendo un vaso de agua a la cacerola.

Cortamos el chorizo en rodajas y lo echamos en la cacerola. Llevamos la cacerola al fuego y dejamos que estas patatas joecas hiervan unos minutos, hasta que el chorizo esté hecho.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas de unos 3 milímetros. En una sartén calentamos abundante aceite de oliva y las freímos a fuego lento hasta que estér tiernas. Una vez fritas las retiramos de la sartén y las pasamos a la olla lenta.

Pelamos los dientes de ajo y los ponemos en el mortero junto con el perejil y un poco de sal gorda; majamos todo. A continuación añadimos el azafrán y volvemos a majar.

En una sartén pequeña calentamos una cucharadita del aceite de freír las patatas y cuando esté caliente tostamos la harina sin que llegue a quemarse. Añadimos esta harina al mortero junto con una cucharada de aceite de freír las patatas. Ponemos el vinagre y revolvemos todo. Echamos este majado sobre las patatas.

Cortamos el chorizo en rodajas y lo ponemos en la olla. Cubrimos las patatas con agua y cocinamos durante dos horas en temperatura baja.


viernes, 13 de octubre de 2017

Patatas a la burgalesa (tradicional o Crock-Pot)


En todas las provincias españolas hay un plato típico de patatas. Tanto es así que creo que podríamos recorrer toda España saltando de plato en plato, jajaja.

Las patatas a la burgalesa son muy parecidas a las patatas a la riojana. Como es lógico, cuando dos sitios están cercanos las costumbres son muy similares. Y eso se extiende a cualquier faceta de nuestra vida.

La diferencia entre estas patatas y las riojanas, es que en este plato se utiliza el puerro y el huevo cocido.

Añadir un huevo cocido a unas patatas guisadas les aporta un plus muy interesante. En color, en sabor y en textura, como se puede ver en estas patatas a la alcorina o en estas patatas de la casa.

De esta manera podemos disfrutar de un plato único y no tener que pensar en el segundo plato. A mi es que la posibilidad de preparar un solo plato por comida me parece muy tentadora y procuro preparar recetas que sean así.

La receta original que he seguido para preparar este plato podéis verla aquí.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Puerro: 250 gramos.
Ajo: un diente.
Tomate: 250 gramos.
Chorizo: 100 gramos.
Agua.
Huevo: 2.
Perejil picado: una cucharada.
Sal.
Aceite de oliva virgen extra.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 416.
Hidratos de carbono: 38 gramos.
Grasas: 20 gramos.
Proteínas: 16 gramos.

Precio (por ración): 0,89€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Pelamos el puerro y lo picamos. Pelamos el tomate, lo troceamos y lo dejamos escurriendo en un colador. Retiramos la piel del chorizo y lo cortamos en rodajas.

En una cacerola calentamos un chorrito de aceite de oliva y sofreímos el puerro hasta que empiece a dorarse. En ese momento añadimos el diente de ajo (entero, con piel) y el tomate y rehogamos hasta que el jugo del tomate empiece a evaporarse. En ese momento añadimos las patatas y las rehogamos. Añadimos el chorizo, que también rehogaremos, el agua y la sal y cocinamos a fuego lento durante media hora, aproximadamente.

Mientras las patatas se guisan, cocemos los huevos.

Cuando las patatas estén hechas las servimos con los huevos cocidos picados y el perejil.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Pelamos el puerro y lo picamos. Pelamos el tomate, lo troceamos y lo dejamos escurriendo en un colador. Retiramos la piel del chorizo y lo cortamos en rodajas.

En una cacerola calentamos un chorrito de aceite de oliva y sofreímos el puerro hasta que empiece a dorarse. En ese momento añadimos el diente de ajo (entero, con piel) y el tomate y rehogamos hasta que el jugo del tomate empiece a evaporarse. En ese momento añadimos las patatas y las rehogamos. Añadimos el chorizo, que también rehogaremos y pasamos todo a la olla lenta.

Cubrimos las patatas con agua, salamos y cocinamos durante 4 horas en temperatura alta.

Mientras las patatas se guisan, cocemos los huevos.

Cuando las patatas estén hechas las servimos con los huevos cocidos picados y el perejil.





martes, 12 de septiembre de 2017

Patatas con salsa de pimientos (tradicional o Crock-Pot)



Para conseguir esta salsa se utiliza pimiento choricero , un tipo de pimiento rojo secado al aire. Si queréis darle un toque picante al plato se puede añadir una guindilla.

La receta original podéis verla aquí.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Tomate natural triturado: 500 gramos.
Pimiento choricero: 2.
Cebolla mediana: una.
Vino blanco: 100 mililitros.
Sal.
Aceite de oliva virgen extra.
Agua.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 246.
Hidratos de carbono: 49 gramos.
Grasas: 3 gramos.
Proteínas: 6 gramos.

Precio (por ración): 0,68€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Ponemos los pimientos choriceros en un bol con agua templada para que se rehidraten. Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en forma de gajos gruesos. Pelamos la cebolla y la picamos.

En una sartén calentamos abundante aceite de oliva y freímos las patatas a fuego fuerte para que se doren por el exterior. Las sacamos de la sartén, las escurrimos y las colocamos en una cazuela.

Sacamos los pimientos del agua y extraemos la carne.

Retiramos el aceite de la sartén y rehogamos la cebolla. Cuando esté transparente, añadimos el tomate y la carne del pimiento. Mezclamos y dejamos que se cocine unos minutos.

Echamos esta mezcla sobre las patatas, añadimos el vino, las cubrimos con agua, corregimos el punto de sal y dejamos que se cocine a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Ponemos los pimientos choriceros en un bol con agua templada para que se rehidraten. Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en forma de gajos gruesos. Pelamos la cebolla y la picamos.

En una sartén calentamos abundante aceite de oliva y freímos las patatas a fuego fuerte para que se doren por el exterior. Las sacamos de la sartén, las escurrimos y las colocamos en la Crock-Pot.

Sacamos los pimientos del agua y extraemos la carne.

Retiramos el aceite de la sartén y rehogamos la cebolla. Cuando esté transparente, añadimos el tomate y la carne del pimiento. Mezclamos y dejamos que se cocine unos minutos.

Echamos esta mezcla sobre las patatas, añadimos el vino, las cubrimos con agua, corregimos el punto de sal y dejamos que se cocinen 4 horas en temperatura alta.




viernes, 11 de agosto de 2017

Patatas guisadas con carne (tradicional o Crock-Pot)



Esta receta pertenece al libro "Aprenda usted cocina selecta" de Carmen. Es muy parecida a otras que he publicado, pero es que no hay mucho que innovar en estos platos clásicos. Y como a mi me gustan tanto, no es algo que me importe. Es más, soy una acérrima defensora de la cocina clásica, de esos platos que preparaban nuestras abuelas y que hay quien mira por encima del hombro.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Morcillo de ternera: 300 gramos.
Aceite de oliva virgen extra.
Cebolla picada: tres cucharadas.
Pimienta negra: un pellizco.
Perejil picado: una cucharadita.
Sal.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 265.
Hidratos de carbono: 41 gramos.
Grasas: 5 gramos.
Proteínas: 19 gramos.

Precio (por ración): 1,22€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos rodajas de un centímetro de grosor aproximadamente. Troceamos el morcillo, picamos la cebolla y picamos el perejil.

En un cazo ponemos a calentar agua.

Calentamos aceite en una cacerola y sofreímos la cebolla hasta que esté dorada. Añadimos el perejil y la carne cortada en tacos. Doramos la carne y añadimos las patatas, cortadas en rodajas gruesas, y la pimienta. Rehogamos todo. Cubrimos con el agua caliente y dejamos cocer a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos rodajas de un centímetro de grosor, aproximadamente. Troceamos el morcillo, picamos la cebolla y picamos el perejil.

Calentamos aceite en una cacerola y sofreímos la cebolla hasta que esté dorada. Añadimos el perejil y la carne cortada en tacos. Doramos la carne y añadimos las patatas, cortadas en rodajas gruesas, y la pimienta. Rehogamos todo y lo pasamos a la Crock-Pot.

Cubrimos las patatas con agua y cocinamos durante 4 horas en temperatura alta.



lunes, 17 de julio de 2017

Patatas guisadas con carne (tradicional o Crock-Pot)



Ya sabéis, como bien vuestra mi blog, que en casa comemos platos basados en patatas con bastante frecuencia. A mi me parecen un alimento maravilloso: barato, se puede preparar de muchísimas maneras, nos sacan de una apuro en cualquier momento...Es mas, no se si os he contado alguna vez que muchos sábados para cenar hacemos la "patatada nui" que no es más que todo un festival de patatas fritas con una gran variedad de salsas.

Lo peor de esas cenas de sábado noche es tener que pelarlas...Yo no me apaño con los peladores manuales, así que tiro de cuchillo, aunque mi sueño es tener uno de esos peladores industriales en versión casera. A ver si las empresas de menaje para la cocina se ponen las pilas y me dan el gusto :)

La receta de hoy la vi en La Cocinita de Marisalas y ya le tengo echado el ojo a esta de Picoteando Ideas que es muy similar pero me llama mucho la atención por el toque del tomillo.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Morcillo de ternera: 500 gramos.
Patatas: 600 gramos.
Tomates: 2.
Cebolla: una.
Ajo: una cabeza.
Laurel: una hoja.
Vino blanco: 200 mililitros.
Agua.
Aceite de oliva virgen extra.
Sal.
Azafrán.


ELABORACIÓN (tradicional):

Cortamos la carne en tacos y la salamos. Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos chascándolas. Pelamos la cebolla y la picamos. Lavamos los tomates, los secamos y los cortamos en gajos. Pelamos los dientes de ajo.

En una cacerola echamos aceite de oliva, pochamos la cebolla, el tomate, los ajos y el laurel.

Añadimos la carne y la sofreímos hasta que esté sellada.

Echamos el vino y dejamos que se cocine todo durante 5 minutos.

Ponemos las patatas, removemos, salamos y añadimos agua hasta que esté todo cubierto. Dejamos que de un hervor y añadimos el azafrán. Bajamos el fuego y dejamos que se cocine a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Cortamos la carne en tacos y la salamos. Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos chascándolas. Pelamos la cebolla y la picamos. Lavamos los tomates, los secamos y los cortamos en gajos. Pelamos los dientes de ajo.

En una cacerola echamos aceite de oliva, pochamos la cebolla, el tomate, los ajos y el laurel.

Añadimos la carne y la sofreímos hasta que esté sellada.

Echamos el vino y dejamos que se cocine todo hasta que se evapore el alcohol.


Ponemos las patatas, removemos y salamos y pasamos todo a la Crock-Pot. Añadimos el azafrán y cubrimos con agua. Dejamos que se cocine durante 4 horas en temperatura alta.





miércoles, 28 de junio de 2017

Patatas guisadas con bacalao (tradicional o Crock-Pot)



Este plato se parece muchísimo guisao de patatas con bacalao que preparé hace tiempo. La diferencia fundamental es que en el plato que traigo hoy no se utiliza alcohol para cocinarlo.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Bacalao desmigado: 250 gramos.
Pimiento rojo: uno.
Cebolla: una.
Pimiento verde: 3.
Aceite de oliva virgen extra.
Laurel: una hoja.
Perejil: una cucharada.
Ajo: 3 dientes.
Pimentón dulce: una cucharadita.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 264.
Hidratos de carbono: 46 gramos.
Grasas: 3 gramos.
Proteínas: 17 gramos.

Precio (por ración): 1,97€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Desalamos las migas de bacalao. Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Lavamos los pimientos, los secamos, retiramos las semillas y los cortamos en tiras. Pelamos la cebolla y la picamos. Pelamos los dientes de ajo y los picamos. Picamos el perejil.

En una cacerola calentamos un poco de aceite de oliva y rehogamos la cebolla, los pimientos y el ajo hasta que la cebolla esté transparente.

Añadimos las patatas y el pimentón, los rehogamos brevemente y cubrimos las patatas con agua. Dejamos que se cocinen a fuego lento durante media hora, aproximadamente.

Mientras las patatas se guisan, preparamos el bacalao. Lo escurrimos y lo secamos con papel de cocina. En una sartén calentamos un poco de aceite de oliva y lo rehogamos durante 2 minutos.

Cuando las patatas ya estén tiernas, añadimos el bacalao y mantenemos la cazuela al fuego 5 minutos más. Servimos las patatas con el perejil picado.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Desalamos las migas de bacalao. Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Lavamos los pimientos, los secamos, retiramos las semillas y los cortamos en tiras. Pelamos la cebolla y la picamos. Pelamos los dientes de ajo y los picamos. Picamos el perejil.

En una cacerola calentamos un poco de aceite de oliva y rehogamos la cebolla, los pimientos y el ajo hasta que la cebolla esté transparente.

Añadimos las patatas y el pimentón, los rehogamos brevemente y pasamos todo a la Crock-Pot. Cubrimos las patatas con agua y cocinamos durante 4 horas en temperatura alta.

Mientras las patatas se guisan, preparamos el bacalao. Lo escurrimos y lo secamos con papel de cocina. En una sartén calentamos un poco de aceite de oliva y lo rehogamos durante 2 minutos.

Cuando falte media hora para terminar la cocción de las patatas, añadimos el bacalao. Servimos las patatas con el perejil picado.