jueves, 22 de marzo de 2018

Huevos rellenos gratinados (tradicional o Thermomix)



Durante las largas tardes de piscina del verano pasado, muchas veces centrábamos nuestras conversaciones en la comida y ¡así llegábamos a casa con el estómago rugiendo!.

Entre unos platos y otros surgieron estos huevos rellenos de longaniza gratinados. Casi nada, ¿verdad?. Lo bueno es que podemos dejarlos preparados con antelación y al llegar a casa gratinarlos y ¡a la mesa!.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Huevos: 8.
Longaniza: 150 gramos
Ajo: un diente.
Aceite de oliva virgen extra.
Salsa de tomate: 100 gramos.
Sal.
Queso parmesano: 35 gramos + el necesario para gratinar.

Para la bechamel:
Leche entera: 400 mililitros.
Harina de trigo: 50 gramos.
Mantequilla: 30 gramos.
Sal.


Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 573.
Hidratos de carbono: 21 gramos.
Grasas: 39 gramos.
Proteínas: 31 gramos.

Precio (por ración): 1,08€.



ELABORACIÓN (tradicional):

Cocemos los huevos en agua hirviendo durante 13 minutos. Una vez cocidos los enfriamos en agua fría.

Pelamos el diente de ajo y lo picamos. Retiramos la piel de la longaniza y la desmenuzamos con las manos.

En una sartén calentamos un poco de aceite y pochamos el ajo. Cuando empiece a cambiar de color añadimos la longaniza y la sofreímos.

Cuando la carne esté hecha, añadimos la salsa de tomate y el queso rallado. Removemos para mezclar todos los ingredientes. Apagamos el fuego y reservamos.

Preparamos la bechamel: en una cacerola ponemos la mantequilla a fuego bajo para que se derrita. Mientras se derrite calentamos la leche en un cazo. Una vez que la mantequilla se ha derretido vamos añadiendo la harina a cucharadas. Cada vez que echemos una cucharada de harina la mezclamos con la mantequilla ayudándonos con unas varillas. Cuando hayamos terminando la harina empezaremos a echar la leche caliente, poco a poco y removiendo con las varillas para que no se formen grumos. Salamos y dejamos que se cocine, sin dejar de remover, hasta que la bechamel se separe de las paredes de la cacerola.

Pelamos los huevos, los cortamos a lo largo y retiramos las yemas. Encendemos el horno a 180ºC.

Rellenamos cada huevo con una porción de la carne. Los colocamos boca abajo en una bandeja apta para el horno.

Cubrimos los huevos con la bechamel y queso rallado. Horneamos hasta que el queso esté fundido y dorado.


ELABORACIÓN (Thermomix):

Ponemos 600 gramos de agua en el vaso, colocamos el cestillo con los huevos dentro, cerramos y programamos 15 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2. Enfriamos los huevos bajo el agua fría.

Quitamos el agua del vaso y lo secamos.

Cortamos la longaniza en rodajas y los 35 gramos de queso en trozos, lo ponemos en el vaso, seleccionamos "vaso cerrado" y damos 4 golpes de Turbo. Retiramos y reservamos.

Pelamos el diente de ajo y lo ponemos en el vaso junto con un poco de aceite de oliva. Programamos 2 segundos, velocidad 6. Con la espátula bajamos los restos de ajo de las paredes del vaso hacia las cuchillas.

Programamos 5 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1.

Echamos la longaniza con el queso que habíamos picado, ponemos la mariposa y programamos 3 minutos, temperatura Varoma y velocidad 1.

Echamos la salsa de tomate y programamos 1 minuto, temperatura Varoma, velocidad 1. Sacamos todo de la jarra y reservamos.

Limpiamos el vaso (no hace falta lavarlo) y preparamos la bechamel. Ponemos la mantequilla en el vaso y programamos 2 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1.
Añadimos la harina y rehogamos 2 minutos, temperatura 100º, velocidad 1 ½. Por último añadimos la leche y la sal y programamos 9 minutos, temperatura 100º, velocidad 4.

Pelamos los huevos, los cortamos a lo largo y retiramos las yemas. Encendemos el horno a 180ºC.

Rellenamos cada huevo con una porción de la carne. Los colocamos boca abajo en una bandeja apta para el horno.

Cubrimos los huevos con la bechamel y queso rallado. Horneamos hasta que el queso esté fundido y dorado.


9 comentarios:

  1. Las conversaciones acerca de la comida tienen mucho peligro. Casi tanto como sentarte a una mesa llena de platos apetecibles o incluso más, porque llegas con el hambre en el estómago y en la mente y te lías a cocinar y comer sin miramientos ja ja ja

    Pero si de esas tardes de piscina salen estos huevos con tan buena pinta ¡a seguir hablando de comida mientras disfrutamos de un chapuzón! ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo ayer hablaba de hacer dieta con una amiga y llegué a casa muerta de hambre, jajaja.

      Eliminar
  2. Los huevos rellenos son una de mis debilidades me gustan de todas las maneras posibles, alguna vez los he realizado gratinados y salen riquísimos, pero en vez de con bechamel me gustan más con mayonesa. Un besote y feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi la mayonesa al horno me sienta regular, pero es verdad que queda riquísima :)

      Eliminar
  3. Hola guapa. Me encantan los huevos gratinados y los que has preparado tienen muuuy buena pinta. Un besazo!!

    ResponderEliminar
  4. Nunca he comido los huevos gratinados siempre los hago de atun en frio y no sera porque no me tenteis cuando veo vuestras recetas , tengo que ponerme las pilas y la proxima vez que los haga cambiar la receta.
    Seguro que con la longaniza estan de rexupete.
    Bicos mil y feliz Semana Santa wapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues lánzate! Yo tampoco estaba muy convencida y ahora tengo que darles un 10 :)

      Eliminar
  5. Holaaaa, pues que buena idea gratinar los huevos rellenos! No hay nada como que rujan las tripas para que se ideen cosas ricas. Esta es una idea que me apunto.
    Un besoooo

    ResponderEliminar