lunes, 18 de junio de 2018

Gambas con calabacín




Unas gambas de buena calidad se convierten en las compañeras ideales del calabacín en este plato. Y es que no cejo en mi empeño en acopiar recetas de calabacín para la temporada de esta verdura y así aprovecharla a tope. Habitualmente preparo crema de calabacín, pero otras veces me apetece probar otros platos.

Esta receta no es mía, pero no apunté de dónde la saqué y ahora mismo soy incapaz de recordarlo (grrr).



INGREDIENTES (para 4 personas):

Calabacín: 750 gramos.
Gambas: 400 gramos.
Vino blanco: 2 cucharadas.
Ajo: 2 dientes.
Zumo de limón: una cucharada.
Aceite de oliva virgen extra.
Sal.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 170.
Hidratos de carbono: 4 gramos.
Grasas: 5 gramos.
Proteínas: 24 gramos.

Precio (por ración): 1,99€.


ELABORACIÓN:

Pelamos el calabacín y lo cortamos en láminas muy finas. Pelamos los dientes de ajo y los cortamos en láminas.

En una sartén calentamos un poco de aceite de oliva y salteamos el calabacín hasta que esté tierno. Salamos y reservamos.

En la misma sartén sofreímos los dientes de ajo. Cuando empiecen a tomar color añadimos las gambas y las rehogamos. Echamos el vino blanco y el zumo de limón y las cocinamos a fuego lento.

Cuando las gambas estén hechas, añadimos el calabacín a la sartén, mezclamos todo y servimos.

miércoles, 13 de junio de 2018

Magras con tomate

magras-tomate-panuvasyqueso



En Aragón (y seguro que en algún sitio más), las lonchas de jamón cortadas gruesas y cocinadas se llaman “magras”. La manera clásica de cocinarlas es con salsa de tomate y yo las he hecho siguiendo la receta del libro "La cocina de ellas" de Teodoro Bardají.




 INGREDIENTES (para 4 personas):

Jamón serrano: 8 lonchas (de un centímetro de grosor, aproximadamente).
Leche.
Pan: 8 rebanadas.
Azúcar: media cucharadita.
Vinagre: dos cucharadas.
Vino blanco: 100 mililitros.
Tomate entero pelado: 400 gramos.
Aceite de oliva virgen extra.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 219.
Hidratos de carbono: 16 gramos.
Grasas: 10 gramos.
Proteínas: 12 gramos.

Precio (por ración): 1,07€.


ELABORACIÓN:

Templamos un poco la leche y ponemos en ella las lonchas de jamón durante 10 minutos para desalarlas.

Mientras se desala, troceamos el tomate y lo freímos, a fuego lento, en una sartén con aceite de oliva.

Sacamos el jamón de la leche y lo escurrimos entre dos papeles de cocina para que suelten toda la leche.

Ponemos los trozos de jamón en una sartén caliente. Si el jamón tiene tocino, no será necesario añadir aceite.

Una vez que hemos frito todo el jamón, lo retiramos de la sartén y cortamos el pan en rodajas muy finas y las mojamos levemente en la leche de desalar el jamón. Las freímos en la misma sartén donde hayamos frito el jamón. Retiramos y reservamos.

En la misma sartén ponemos el azúcar, removiendo para que se mezcle con la grasa de la sartén, y añadimos el vinagre y el vino blanco. Mezclamos todo y añadimos el tomate que teníamos friéndose en la sartén.

Servimos las magras con el pan frito y cubiertas con la salsa de tomate.

magras-tomate-panuvasyqueso


viernes, 8 de junio de 2018

Judías verdes con jamón (tradicional o Crock-Pot)




Las judías verdes con jamón son uno de los platos que me devuelven a mi infancia y yo sigo con las costumbres adquiridas. La receta de hoy me la enseñó mi padre y yo la repetí adaptándola a la olla lenta. A mí me pareció un plato exquisito, de esos que se quedan como recetas fijas en casa.

Es una receta sencillísima, así que no hay excusas para no prepararla.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Judías verdes: 800 gramos.
Cebolla: 100 gramos.
Jamón serrano: 200 gramos.
Tomate: 400 gramos.
Aceite de oliva virgen extra.
Ajo: 4 dientes.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 185.
Hidratos de carbono: 21 gramos.
Grasas: 7 gramos.
Proteínas: 16 gramos.

Precio (por ración): 1,88€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Picamos la cebolla. Pelamos los tomates y los troceamos. Troceamos las judías verdes. Cortamos el jamón en trozos. Pelamos los dientes de ajo y los picamos.

Ponemos la cebolla picada en el fondo de la olla. Ponemos encima las judías, el ajo, los tacos de jamón y los tomates. Terminamos con un chorrito generoso de aceite de oliva.

Tapamos la olla y cocinamos a fuego lento hasta que las judías estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Picamos la cebolla. Pelamos los tomates y los troceamos. Troceamos las judías verdes. Cortamos el jamón en trozos. Pelamos los dientes de ajo y los picamos.

Ponemos la cebolla picada en el fondo de la olla. Ponemos encima las judías, el ajo, los tacos de jamón y los tomates. Terminamos con un chorrito generoso de aceite de oliva.

Cocinamos 4 horas en temperatura alta.



martes, 29 de mayo de 2018

Costrada de queso y cecina (tradicional o Thermomix)




Buscando una receta para utilizar masa filo, llegué hasta la costrada griega aunque buscando más referencias de este plato por Internet no he encontrado nada.

Yo le he dado mi toque personal y ha pasado a ser una costrada de queso y cecina (de vaca). Para prepararla seguí las indicaciones de la costrada de Thermomix por el Mundo.

Es un plato muy contundente, así que es perfecto para hacerlo cuando vamos a comer varias personas. Si no lo comemos en el día aguanta perfectamente los días posteriores, así que, que eso no sea un motivo de agobio para no hacerla.



INGREDIENTES (para 24 porciones):

Masa filo: 12 hojas.
Leche entera: 200 gramos.
Nata para cocinar: 200 gramos.
Huevos: 4.
Queso Parmesano: 50 gramos.
Queso Gruyere: 80 gramos.
Queso tierno de cabra: 160 gramos.
Queso de untar: 100 gramos.
Cecina de vaca: 100 gramos.
Sal.
Nuez moscada.
Mantequilla.


Valores nutricionales (por porción):
Calorías: 151.
Hidratos de carbono: 6 gramos.
Grasas: 10 gramos.
Proteínas: 7 gramos.

Precio (por porción): 0,57€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Encendemos el horno a 180ºC.

Picamos en trozos pequeños la cecina de vaca y el queso Parmesano, el Gruyere y el de cabra. Ponemos todo en un bol junto con el queso de untar y lo batimos.

Cubrimos la bandeja del horno con papel de hornear. Derretimos mantequilla y pintamos el papel con ella. Colocamos encima una hoja de masa filo y la pintamos con mantequilla. Repetimos este proceso hasta que hayamos pintado y colocado 4 hojas.

Repartimos encima de la masa filo la mitad de la mezcla de quesos y cecina y repetimos el proceso de pintar y colocar 4 hojas.

Echamos encima la otra mitad de la mezcla de quesos y cecina y cubrimos con 4 hojas pintadas de mantequilla.

Este sería el proceso:
Papel de horno – Mantequilla – Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa – Mitad del relleno - Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa – Mitad del relleno - Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa.

Una vez que hemos puesto la última hoja de masa filo, hacemos unos cortes, dibujando un damero, en toda la costrada que después nos ayudarán a separar las porciones.

Ponemos en el vaso de la batidora la leche, la nata, los huevos, la sal y la nuez moscada. Batimos todo y echamos esta mezcla sobre la costrada. Metemos la bandeja en el horno y cocinamos la costrada durante 30-40 minutos, hasta que esté dorada. La sacamos del horno y la dejamos enfriar antes de cortarla por las marcas que habíamos hecho previamente.


ELABORACIÓN (Thermomix):

Encendemos el horno a 180º.

Ponemos en el vaso el queso Gruyere, el Parmesano y el de cabra y los trituramos con unos golpes de turbo. Añadimos el queso de untar y programamos 10 segundos, velocidad 5. Reservamos en un bol.

Ponemos la cecina en el vaso y trituramos 2 segundos, velocidad 10. Echamos la cecina en el bol de los quesos y mezclamos todo con una espátula.

Cubrimos la bandeja del horno con papel sulfurizado. Encendemos el horno a 180ºC.

Cubrimos la bandeja del horno con papel de hornear. Derretimos mantequilla y pintamos el papel con ella. Colocamos encima una hoja de masa filo y la pintamos con mantequilla. Repetimos este proceso hasta que hayamos pintado y colocado 4 hojas.

Repartimos encima de la masa filo la mitad de la mezcla de quesos y cecina y repetimos el proceso de pintar y colocar 4 hojas.

Echamos encima la otra mitad de la mezcla de quesos y cecina y cubrimos con 4 hojas pintadas de mantequilla.

Este sería el proceso:
Papel de horno – Mantequilla – Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa – Mitad del relleno - Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa – Mitad del relleno - Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa – Mantequilla – Hoja de masa.

Una vez que hemos puesto la última hoja de masa filo, hacemos unos cortes, dibujando un damero, en toda la costrada que después nos ayudarán a separar las porciones.

Ponemos en el vaso (sin lavar) la nata, la leche, los huevos, la sal, la pimienta y la nuez moscada y batimos 15 segundos velocidad 3. Volcamos la mezcla por encima de la costrada.

Metemos la bandeja en el horno y cocinamos la costrada durante 30-40 minutos, hasta que esté dorada. La sacamos del horno y la dejamos enfriar antes de cortarla por las marcas que habíamos hecho previamente.

jueves, 17 de mayo de 2018

Patatas estofadas (tradicional o Crock-Pot)




Tengo más de 40 recetas de patatas guisadas en el blog, ¡casi nada! Ya sabéis de mi devoción por este tipo de platos, por económicos, por sabrosos y por fáciles de preparar.  Las patatas estofadas son uno de mis platos comodín cuando no sé qué preparar.

La receta de hoy es del libro "La cocina completa" de la Marquesa de Parabere.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Tomate: 300 gramos.
Cebolla: 100 gramos.
Ajo: 6 dientes.
Aceite de oliva virgen extra: una cucharada.
Vinagre: una cucharadita.
Pimentón dulce: una cucharadita.
Perejil fresco: una rama.
Tomillo.
Laurel: una hoja.
Clavo: uno.
Sal.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 219.
Hidratos de carbono: 38 gramos.
Grasas: 4 gramos.
Proteínas: 5 gramos.

Precio (por ración): 0,5€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Pelamos la cebolla y la picamos. Pelamos los dientes de ajo y los picamos. Pelamos el tomate  y lo cortamos en cuartos. Picamos el perejil.

Ponemos las patatas con la cebolla, el ajo, el perejil y el tomate en una cacerola. Las cubrimos con agua y añadimos el aceite, el vinagre, el pimentón, el tomillo, el laurel, el clavo y sal.

Cocinamos a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos chascándolas. Pelamos la cebolla y la picamos. Pelamos los dientes de ajo y los picamos. Pelamos el tomate y lo cortamos en cuartos. Picamos el perejil.

Ponemos las patatas con la cebolla, el ajo, el perejil y el tomate en la olla lenta. Las cubrimos con agua y añadimos el aceite, el vinagre, el pimentón, el tomillo, el laurel, el clavo y sal.

Cocinamos 4 horas en temperatura alta.



lunes, 14 de mayo de 2018

Huevos a la abuelita




 Hoy traigo, de nuevo, una receta del libro "La cocina de ellas" de Tedoro Bardají.

Dice Teodoro, que para hacer unos buenos huevos revueltos no hay que hacerlos en una sartén ni a fuego vivo, si no al baño María. Confieso que no los he hecho así, aunque me creo que estén mucho más ricos, pero ya sabéis que cocinar al baño María me da una pereza horrorosa y, además, nunca se si lo estoy haciendo bien.

Como podéis ver por los ingredientes, estos huevos revueltos son un plato muy barato, de la cocina de otras épocas que era menos rica (en el sentido monetario solamente) pero siempre conseguían preparar platos muy sabrosos.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Huevos: 8.
Nata para cocinar: 100 mililitros.
Pan: 4 rebanadas.
Sal.
Aceite de oliva virgen extra.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 384.
Hidratos de carbono: 10 gramos.
Grasas: 32 gramos.
Proteínas: 14 gramos.

Precio (por ración): 0,58€.


ELABORACIÓN:

Cortamos el pan (si es el día anterior, mejor) en trozos muy pequeños, del tamaño de una lenteja. Los freímos en una sartén con aceite de oliva hasta que estén tostados. Sacamos el pan de la sartén y dejamos escurrir el exceso de aceite en un plato cubierto con papel de cocina.

En una sartén calentamos un poco de aceite de oliva y echamos los huevos y la nata. Removemos hasta que se cuajen. Cuando estén casi hechos añadimos el pan frito y servimos.




lunes, 7 de mayo de 2018

Melva asada con patatas en Crock-Pot

Melva asada patatas  Crock-Pot


Creo que ya he contado alguna vez que con los pescados soy muy clásica y suelo comprar siempre los mismos: rape, gallo, sardinas, salmón y merluza. Cuando era pequeña. Mi madre hacía mucho chicharro y yo lo odiaba, así que no he vuelto a probarlo desde hace muchos años. A veces compro bacalao fresco, porque es un pescado muy sabroso y que está muy bien de precio, pero prefiero el bacalao seco. En temporada, siempre como bonito y me pongo las botas en los escasos meses que dura en la pescadería. En esta ocasión quise probar la melva, que es un pescado muy parecido al bonito. La conocía en conserva, aunque creo que no la he probado nunca. Una vez probada, debo decir que sigo prefiriendo el bonito, pero como alternativa es más que correcta.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 600 gramos.
Melva: 800 gramos.
Aceite de oliva virgen extra: 8 cucharadas.
Ajo: 8 dientes.
Perejil seco: 2 cucharadas.
Sal en escamas.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 722.
Hidratos de carbono: 32 gramos.
Grasas: 39 gramos.
Proteína: 62 gramos.

Precio (por ración): 2,33€.


ELABORACIÓN:

 Lavamos las patatas y las ponemos con piel en la olla. Pelamos los dientes de ajo y los ponemos en el vaso de la batidora con el perejil y el aceite de oliva. Trituramos toda la mezcla.

Echamos el aliño sobre las patatas y las cocinamos 4 horas en temperatura alta.

A las 3 horas ponemos la melva con un chorrito de aceite y sal. A la hora de servirlo ponemos unas escamas de sal sobre la melva y las patatas.

Melva asada patatas crockpot olla lenta

jueves, 3 de mayo de 2018

Pollo con bacon y champiñones (tradicional o Crock-Pot)




 Entre las recetas que tenía guardadas pendientes de preparar estaba esta de pollo con bacon y champiñones de Cocinando con Montse. Supongo que no hace falta que os diga que es una delicia, ¿verdad? Es uno de esos platos en los que vas a necesitar mucho pan para mojar toda la maravillosa salsa que tiene. Yo soy poco salsera, agradezco que un plato no esté seco pero la salsa que se queda ahí la dejo. Pero en este caso era imposible, así que dejé el plato reluciente, jajaja.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Pollo troceado: un kilo.
Bacon ahumado: 150 gramos.
Champiñones laminados en conserva: 200 gramos.
Nata para cocinar: 200 mililitros.
Queso rallado: 40 gramos.
Aceite de oliva virgen extra.
Sal.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 594.
Hidratos de carbono: 6 gramos.
Grasas: 33 gramos.
Proteínas: 66 gramos.

Precio (por ración): 1,75€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Salpimentamos el pollo troceado, cortamos el bacon en tiras y escurrimos los champiñones en un colador.

En una sartén calentamos un poco de aceite de oliva y doramos el pollo. A medida que lo saquemos de la sartén lo vamos pasando a una cacerola.

Una vez que hemos terminado de dorar el pollo, echamos en la sartén el bacon y los champiñones. Cuando el bacon empiece a tomar color añadimos la nata y el queso rallado y dejamos que de un hervor.

Cubrimos el pollo con esta salsa y dejamos que se cocine a fuego lento hasta que el pollo esté hecho.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Salpimentamos el pollo. Cortamos el bacon en tiras. Escurrimos los champiñones en un colador.

En una sartén calentamos un poco de aceite de oliva y doramos el pollo. A medida que lo saquemos de la sartén lo vamos pasando a la Crock-Pot.

Una vez que hemos terminado de dorar el pollo, echamos en la sartén el bacon y los champiñones. Cuando el bacon empiece a tomar color añadimos la nata y el queso rallado y dejamos que de un hervor.

Cubrimos el pollo con esta salsa y dejamos que se cocine 4 horas en temperatura alta.

lunes, 30 de abril de 2018

Tortilla de patatas, mozzarella y bonito



 Desde que empecé a utilizar la Thermomix para hacer tortilla no hay quien me pare, jajaja. Obviamente, no es imprescindible, pero tengo que reconocer que solo por el ahorro de tiempo al picar la patata merece la pena hacerla así.

La tortilla de hoy es una tortilla de patata en versión mejorada. El nombre de la receta ya indica por dónde van los tiros.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 500 gramos.
Sal.
Huevos: 5.
Bonito en aceite: 150 gramos (peso escurrido).
Mozzarella fresca: 100 gramos.
Aceite de oliva virgen extra: 200 gramos.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 606.
Hidratos de carbono: 22 gramos.
Grasas: 43 gramos.
Proteínas: 29 gramos.

Precio (por ración): 1,92€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las troceamos.

En una sartén calentamos abundante aceite de oliva y freímos las patatas a fuego lento hasta que estén tiernas.

Sacamos las patatas de la sartén y dejamos que escurra el exceso de aceite.

Troceamos la mozzarella y desmenuzamos el bonito. En un bol batimos los huevos con una pizca de sal. Añadimos las patatas, la mozzarella y el bonito.

Calentamos un poco de aceite en una sartén y cuajamos la tortilla de patatas, mozzarella y bonito a nuestro gusto.


ELABORACIÓN (Thermomix):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en trozos del tamaño de medio kiwi. Las ponemos en el vaso y programamos 4 segundos velocidad 4. Retiramos y reservamos.

Ponemos en el vaso el aceite y programamos 7 minutos, temperatura Varoma, velocidad cuchara.

Ponemos la mariposa y añadimos las patatas y sal. Programamos 13 minutos, temperatura Varoma, giro a la izquierda, velocidad 1. Si por el tipo de patata vemos que aún está dura ponemos unos minutos más.

Retiramos la mariposa. Ponemos las patatas en el cestillo colocado sobre un bol para que escurra el aceite. Sin lavar el vaso, ponemos los huevos, el bonito, la mozzarella y un poco de sal y programamos 10 segundos, velocidad 3. Echamos las patatas y programamos un minuto, giro a la izquierda, velocidad cuchara.

Calentamos un poco de aceite en una sartén y cuajamos la tortilla de patatas, mozzarella y bonito a nuestro gusto.


viernes, 27 de abril de 2018

Budín de merluza y gambas (microondas)




Necesito un microondas nuevo. Y os preguntaréis que cuál es el problema y por qué no estoy ya en la tienda…pues que mi microondas tiene un par de años y funciona perfectamente. Y no hay nada que me de más rabia que comprar por capricho cuando tengo algo que funciona bien. ¿Y por qué necesito un microondas nuevo? Porque el mío no indica la potencia de cada programa. Vale que para calentar la leche no es necesario (y lo que más hago con el microondas es eso, para qué voy a negarlo) pero cuando me pongo a cocinar con él me enfado porque eso de “temperatura máxima” es un factor muy incierto cuando hablamos de microondas. Así que aquí estoy, sentada delante del ordenador y enfadada con el microondas…y todo porque los “10 minutos a máxima potencia” que decía la receta que os traigo hoy se convirtieron en 30 y yo tenía cierta prisa, ya que este budín de merluza y gambas iba a llevarlo a casa de mis suegros y necesitaba que se enfriase para desmoldarlo y hacer las fotos y no contaba con tiempo suficiente para estos imprevistos, grrr. ¡Como para fiarme de mi microondas! Y, como no, para compensar mi enfado estoy echando un vistazo a estos hornos microondas Panasonic que me parecen una maravilla.

El budín (o pudin) (que la RAE  dice que es con acento en la “i” aunque yo no sé pronunciarlo así), es un postre de la cocina inglesa y estadounidense que suele estar compuesto de diferentes ingredientes dependiendo de la región: migas de pan, bizcocho, arroz, sémola, etc. aglutinado con huevo y aderezado a veces con crema o frutas diversas. Las versiones saladas, como este de merluza y gambas, deben ser un invento más moderno, ¡pero que ricos son! Si te gusta más de carne, tienes este pudin de queso y bacon  que también se hace en microondas.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Merluza: 400 gramos.
Gambas: 200 gramos.
Leche entera: 500 mililitros.
Pan de molde: 3 rebanadas.
Nata 18% M.G.: 200 gramos.
Huevos: 3.
Perejil seco: una cucharada.
Maizena: una cucharada.
Aceite de oliva virgen extra.
Nuez moscada.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 354.
Hidratos de carbono: 16 gramos.
Grasas: 15 gramos.
Proteínas: 38 gramos.

Precio (por ración): 3,02€.


ELABORACIÓN:

Ponemos la leche en un cuenco y la calentamos un minuto a potencia máxima. Añadimos las rebanadas de pan y las dejamos en remojo para que se ablanden.

Troceamos la merluza y la ponemos en la batidora para picarla. Añadimos la nata, los huevos, el perejil, la leche con el pan de molde y la Maizena diluida con un poco de leche fría. Batimos todo de nuevo.

Añadimos las gambas y removemos toda la mezcla.

Untamos con aceite de oliva las paredes y el fondo de un molde apto para cocinar en el microondas. Echamos el budín dentro y tapamos el molde con papel film al que haremos unos agujeros con un cuchillo.

Cocinamos durante 20 minutos, como mínimo, a potencia máxima. Antes de desmoldarlo comprobaremos que el budín está cuajado pinchando con un cuchillo y observando que este sale limpio.

Entonces, dejamos enfriar el budín y una vez frío lo desmoldamos. Podemos acompañarlo con salsa mayonesa, salsa rosa o la salsa que más os guste.