viernes, 31 de marzo de 2017

Huesos de San Expédito (tradicional o Thermomix)


Últimamente, las recetas dulces que hago son las que publico en "Descubre Castellón" y después les llevo a mis suegros lo que hago así que nunca tengo dulces hechos por mi en casa.

Ayer tuve una mañana tranquila y me apeteció preparar algo dulce, con la mala suerte que tras las vacaciones aún no había hecho la compra y el día anterior se me habían acabado los huevos...Así que me puse a buscar recetas dulces que no los llevasen y que llevasen de lo que sí tenía en casa (básicamente, azúcar y harina, jajaja).

Rebuscando entre mis libros di con esta receta en "La Cocina de los Conventos". De este libro ya había preparado las patatas con almendras y el cordero verde.

No conocía este dulce pero para mi sorpresa en la Wikipedia nos cuentan que son muy típicos de la Semana Santa sevillana y que suelen prepararse durante todo el otoño en todas las confiterías españolas. En algunos sitios de Guadalajara se les llama "rolletes" o "huesitos". Yo os prometo que no los había visto nunca.

En la receta del libro utilizan menos harina de la que pongo, pero con esa cantidad la masa que salía resultaba inmanejable, así que le puse más. También los espolvorean con azúcar glass una vez hechos, pero yo he omitido este paso ya que me resultan suficientemente dulces sin ella. Tienen un sabor a limón fantástico.

Además, con este dulce participo en el sorteo por el 5º cumpleaños de Cocinando con las Chachas . Si os animáis a celebrarlo con ellas tenéis hasta el 10 de abril y tienen unos regalos chulísimos.




INGREDIENTES (para 16 huesos):

Harina de trigo: 400 gramos.
Leche entera: 200 mililitros.
Azúcar: 100 gramos.
Ralladura de un limón.
Aceite de oliva virgen extra: 105 gramos + la necesaria para freír.

Valores nutricionales (por hueso):
Kilocalorías: 187.
Hidratos de carbono: 25 gramos.
Grasas: 8 gramos.
Proteínas: 3 gramos.

Precio (por hueso): 0,06€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Lavamos el limón, lo secamos y rallamos la piel. Tamizamos la harina.

Mezclamos en un bol todos los ingredientes hasta conseguir una masa fina.

Nos untamos las manos ligeramente con aceite de oliva. Cogemos porciones de masa y hacemos bolitas, con cada bola hacemos un rulo y lo cortamos con un cuchillo de arriba a abajo (sin llegar al fondo del rulo) para que se abra al freírlo.

En una sartén calentamos aceite de oliva y los freímos a fuego medio hasta que se doren. Antes de echarlos en la sartén los estiramos con las manos todo lo que podamos sin romper la masa.

Los dejamos sobre un papel de cocina para que absorban el exceso de aceite.


ELABORACIÓN (Thermomix):

Lavamos el limón, lo secamos y lo pelamos.

En el vaso de la Thermomix ponemos la piel de limón con el azúcar y programamos 10 segundos a velocidad 9.



Añadimos la leche y el aceite y programamos 2 minutos a velocidad 4.



Por último, incorporamos la harina y programamos 1 minuto a velocidad 3.



Nos untamos las manos ligeramente con aceite de oliva. Cogemos porciones de masa y hacemos bolitas, con cada bola hacemos un rulo y lo cortamos con un cuchillo de arriba a abajo (sin llegar al fondo del rulo) para que se abra al freírlo.

En una sartén calentamos aceite de oliva y los freímos a fuego medio hasta que se doren. Antes de echarlos en la sartén los estiramos con las manos todo lo que podamos sin romper la masa.

Los dejamos sobre un papel de cocina para que absorban el exceso de aceite.









jueves, 30 de marzo de 2017

Menú semanal XII




¡Buenos días! ¿Qué tal ha ido la semana? Nosotros recuperándonos de las vacaciones; después de una semana cargada de excesos culinarios cuesta volver al orden. Por "suerte" debo estar haciéndome mayor porque mi estómago me da el toque cuando me paso y me resulta muy difícil no hacerlo cuando como fuera de casa.

Estas vacaciones empezaron un poco accidentadas, con una visita al hospital porque mi hijo se cayó de la cama y se hizo una brecha. 4 puntos de sutura y una barbilla decorada para toda su vida. ¡Y que todos los males sean esos!

Por lo demás, disfrutamos mucho de la familia y de la visita a mi patria querida.

Pero eso ya quedó atrás y toca volver al día a día. Empezar a disfrutar de esta primavera voluble donde tan pronto te asas de calor como te congelas de frío.

Mi nevera y mi despensa hacen eco, así que toca ser muy imaginativa.


Este es el menú para esta semana.


MENÚ 12
COMIDA Berenjenas rellenas Macarrones con queso al estilo americano Ensalada de guisantes Patatas al Barbate Espárragos trigueros con queso Parmesano Arroz con costillas adobadas y salchichas frescas Fredura de Torás con huevo frito
Pollo al yogur Buñuelos de bacalao
CENA Albóndigas con salsa de mostaza Duelos y quebrantos Ensalada mixta Ensalada mixta Torta del Casar rellena Ensalada mixta Coca de tomate de Villareal
Gratinado de merluza Longaniza rellena de mousse de champiñones Rape con costra

miércoles, 29 de marzo de 2017

Albóndigas con salsa de setas shiitake (tradicional o Crock-Pot)



Para hacer esta receta me inspiré en las albóndigas de Mandarinas y MielMi intención era hacerla exactamente igual, pero después opté por una versión más simple. Para hacer la salsa utilicé setas shiitake, que ya había probado en tortilla.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Para las albóndigas:
Carne de ternera picada: 300 gramos.
Carne de cerdo picada: 300 gramos.
Ajo.
Pan rallado.
Huevo.
Harina.
Aceite de oliva virgen extra.

Para la salsa:
Setas shiitake: 300 gramos.
Nata 20% M.G.: 120 mililitros.
Aceite de oliva virgen extra.

Valores nutricionales (por ración):
Kilocalorías: 369.
Hidratos de carbono: 9 gramos.
Grasas: 19 gramos.
Proteínas: 37 gramos.

Precio (por ración): 1,9€.


ELABORACIÓN (tradicional):

En un bol mezclamos las carnes picadas, el huevo, los dientes de ajo picados y el pan rallado. Podemos añadir lo que nos apetezca a la carne, yo suelo hacerlas como pongo en la receta.

Cuando la carne tenga la consistencia adecuada como para hacer las albóndigas sin que se rompan, las formamos y las pasamos por harina. En una sartén calentamos aceite de oliva y las doramos a fuego fuerte. Es importante que no las friamos mucho tiempo para evitar que se sequen por dentro.

Una vez fritas las dejamos en un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

Para preparar la salsa, limpiamos las setas y las troceamos. En un cazo ponemos un poco de aceite de oliva y salteamos las setas, cuando hayan cogido algo de color, retiramos un a parte (algo menos de la mitad) y reservamos. En el cazo echamos la nata y dejamos que de un hervor. Pasamos esta salsa por la batidora hasta que las setas estén trituradas.

Ponemos las albóndigas en una cazuela y las cubrimos con la salsa. Añadimos las setas que habíamos reservado y cocinamos a fuego lento hasta que estén hechas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

En un bol mezclamos las carnes picadas, el huevo, los dientes de ajo picados y el pan rallado. Podemos añadir lo que nos apetezca a la carne, yo suelo hacerlas como pongo en la receta.

Cuando la carne tenga la consistencia adecuada como para hacer las albóndigas sin que se rompan, las formamos y las pasamos por harina. En una sartén calentamos aceite de oliva y las doramos a fuego fuerte. Es importante que no las friamos mucho tiempo para evitar que se sequen por dentro.

Una vez fritas las dejamos en un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

Para preparar la salsa, limpiamos las setas y las troceamos. En un cazo ponemos un poco de aceite de oliva y salteamos las setas, cuando hayan cogido algo de color, retiramos un a parte (algo menos de la mitad) y reservamos. En el cazo echamos la nata y dejamos que de un hervor. Pasamos esta salsa por la batidora hasta que las setas estén trituradas.

Ponemos las albóndigas en la Crock-Pot y las cubrimos con la salsa. Añadimos las setas que habíamos reservado y cocinamos a 4 horas en temperatura alta.






martes, 28 de marzo de 2017

Raviolis con salsa de nueces


Cuando me "invento" un plato hago una tormenta de ideas con mi marido y solemos enfrascarnos en divertidas discusiones acerca de que condimento le pega más al elemento central del plato. Otras veces lo decido de forma unilateral y con su voto en contra (:P), de algo tiene que servir que yo sea la jefa de cocina, ¿no?.

Por suerte conocemos tanto nuestros gustos que solemos coincidir en las propuestas y nos complementamos a la perfección. Yo ya se que con él tengo vetada la cebolla, así que cuando come en casa no puedo ni nombrarla. Al final, uno se acostumbra a cocinar sin ella. Al menos, entre semana él no come en casa, así que puedo utilizarla sin medida.

Si hace unos días preparé los raviolis con salsa de queso de cabra esta vez he recurrido a las nueces para estos raviolis rellenos de tomate, mozzarella y jamón.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Pasta fresca: dos paquetes.
Nata 35% M.G.: 300 mililitros.
Nueces peladas: 80 gramos.
Queso de rulo de cabra: 50 gramos.
Pimienta negra.
Mantequilla: 20 gramos.
Harina de trigo: 2 cucharaditas.

Valores nutricionales (por ración):
Kilocalorías: 799.
Hidratos de carbono: 54 gramos.
Grasas: 55 gramos.
Proteínas: 21 gramos.

Precio (por ración): 2,18€.


ELABORACIÓN:

Picamos las nueces con el cuchillo.

En un cazo, calentamos la mantequilla a fuego suave hasta que se derrita. Una vez que esté líquida añadimos las nueces y las doramos unos segundos. Añadimos la harina y la rehogamos como cuando se prepara la bechamel. Añadimos la nata poco a poco mientras removemos con las varillas para que no se formen grumos. Una vez que hemos echado toda la nata añadimos el queso de cabra troceado y la pimienta negra. Dejamos que de un hervor y bajamos el fuego al mínimo para que se mantenga caliente mientras hacemos la pasta.

Cocinamos la pasta como digan las instrucciones. Una vez cocida la escurrimos y la servimos con la salsa por encima.




lunes, 27 de marzo de 2017

Croquetas de Cuaresma (tradicional o Thermomix)



Las croquetas son parte de mi fondo de congelador, procuro tener siempre y bastante cantidad aunque el día que las preparo se que se lo tengo que dedicar exclusivamente a ellas. Después es un gustazo abrir el congelador y verlas allí pero cuando estoy con las manos en la masa no me hace tanta ilusión.

Esta vez me apeteció prepararlas de bacalao, ya que estamos en la época donde este pescado es una parte importante de nuestros menús.


INGREDIENTES (para 55 croquetas):

Bacalao seco: 500 gramos.
Huevos: 3.
Mantequilla: 150 gramos.
Harina de trigo: 180 gramos.
Leche entera: 750 mililitros.
Sal: una pizca.
Nuez moscada: una pizca.
Pimienta negra: una pizca.
Aceite de oliva virgen extra.

Para el rebozado y fritura:
Pan rallado.
Huevo.
Aceite de oliva virgen extra.

Valores nutricionales (por unidad):
Kilocalorías: 67.
Hidratos de carbono: 4 gramos.
Grasas: 4 gramos.
Proteínas: 3 gramos.

Precio (por unidad): 0,18€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Desalamos el bacalao. Lo ponemos con agua fría durante un mínimo de 24 horas. Durante el proceso de desalado lo guardaremos en la nevera. Dependiendo del tipo de bacalao y el grosor de la pieza que vayamos a utilizar necesitaremos más o menos tiempo de desalado y cambiar el agua donde está más o menos veces.

Una vez que el bacalao está listo nos ponemos manos a la obra: en una cazuela con agua hirviendo cocemos los huevos. Una vez cocidos, los enfriamos con agua y reservamos.

En una plancha, con aceite muy caliente, marcamos el bacalao. Dejamos que enfríe y lo desmenuzamos.

Pelamos los huevos cocidos y los picamos.

En un cazo ponemos a calentar la leche. Mientras tanto, en una olla grande derretimos la mantequilla. Cuando la mantequilla está líquida añadimos la harina cucharada a cucharada.

Cada vez que echemos una cucharada de harina tendremos que rehogarla bien en la mantequilla ayudándonos con unas varillas. Es muy importante que esté bien integrada en la mantequilla antes de echar la siguiente.

A continuación echamos la leche que tenemos caliente. Aquí también es importante echarla poco a poco. Yo echo un chorro y remuevo bien con las varillas. Cuando la masa está homogénea añado otro chorro de leche.

Cuando hayamos terminado con la leche añadimos la nuez moscada, la pimienta negra y la sal. Añadimos el bacalao desmenuzado y los huevos cocidos picados.

Ahora toca remover mientras se va cociendo. Mantendremos la cocción hasta que la bechamel se despegue de las paredes de la olla o hasta que no sepa a harina cruda. Pasamos la bechamel a una fuente grande donde la dejaremos enfriar.

Cuando esté fría es el momento de hacer las croquetas. Yo les doy forma con el croquetero. Una vez formadas las pasamos por huevo batido y pan rallado.

Para freírlas necesitamos una sartén con abundante aceite de oliva virgen extra. Cuando el aceite esté muy caliente (sin que llegue a humear o si tenemos un termómetro de cocina cuando el aceite esté a 180ºC) las freímos hasta que estén doradas y las dejamos sobre papel de cocina que absorba el aceite sobrante.


ELABORACIÓN (Thermomix):

Desalamos el bacalao. Lo ponemos con agua fría durante un mínimo de 24 horas. Durante el proceso de desalado lo guardaremos en la nevera. Dependiendo del tipo de bacalao y el grosor de la pieza que vayamos a utilizar necesitaremos más o menos tiempo de desalado y cambiar el agua donde está más o menos veces.

Una vez que el bacalao está listo nos ponemos manos a la obra: en una cazuela con agua hirviendo cocemos los huevos. Una vez cocidos, los enfriamos con agua y reservamos.

En una plancha, con aceite muy caliente, marcamos el bacalao. Pelamos los huevos cocidos.

Ponemos en el vaso el bacalao y los huevos y trituramos 30 segundos a velocidad 5. Lo sacamos del vaso y reservamos.

Sin lavar el vaso añadimos la mantequilla y calentamos un minuto y medio a 100ºC velocidad 1. Añadimos la harina tamizada y rehogamos 2 minutos a 100ºC y velocidad 3.

Añadimos la leche, la sal, la nuez moscada y la pimienta y mezclamos 15 segundos a velocidad 7. Después programamos 7 minutos a 100ºC velocidad 4.

Echamos la mezcla de bacalao y huevos y mezclamos 30 segundos a velocidad 8.Pasamos la bechamel a una fuente grande donde la dejaremos enfriar. Cuando esté fría es el momento de hacer las croquetas. Yo les doy forma con el croquetero. Una vez formadas las pasamos por huevo batido y pan rallado.

Para freírlas necesitamos una sartén con abundante aceite de oliva virgen extra. Cuando el aceite esté muy caliente (sin que llegue a humear o si tenemos un termómetro de cocina cuando el aceite esté a 180ºC) las freímos hasta que estén doradas y las dejamos sobre papel de cocina que absorba el aceite sobrante.









viernes, 24 de marzo de 2017

Salmón a la mantequilla dulce


Este plato es un buen ejemplo de cómo se puede cocinar un plato muy rico sin complicarse la vida.

A veces parece que necesitamos un millón de ingredientes e invertir horas en la cocina para preparar un plato espectacular y cuando te encuentras joyas como esta te das cuenta que no es cierto.

La receta es de Recetas Gratis.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Salmón fresco: 4 filetes o rodajas.
Mantequilla: 20 gramos.
Aceite de oliva virgen extra: dos cucharaditas.
Azúcar: 40 gramos.
Pimienta negra molida: 4 gramos.

Valores nutricionales (por ración):
Kilocalorías: 289.
Hidratos de carbono: 11 gramos.
Grasas: 19 gramos.
Proteínas: 21 gramos.

Precio (por ración): 2,13€.


ELABORACIÓN:

En un bol mezclamos el azúcar y la pimienta.

Si tenemos una plancha grande donde nos quepa todo el pescado, calentamos todo el aceite y la mantequilla a la vez; si tenemos que hacerlo en dos veces, dividiremos la cantidad de los dos ingredientes.

En la plancha calentamos el aceite y la mantequilla. Colocamos el salmón y lo cubrimos con una porción de la mezcla de azúcar y pimienta. No dejamos que se haga del todo, ya que vamos a darle la vuelta dos veces.

Cuando esté casi hecho, le damos la vuelta y cubrimos la cara que está medio hecha con otra porción de pimienta y azúcar. Cuando esté medio hecho, le damos la vuelta de nuevo y lo dejamos al fuego hasta que el pescado esté hecho.





jueves, 23 de marzo de 2017

Menú semanal XI



¡Buenos días! La semana pasada no hubo menú porque estuvimos de vacaciones y cuando estamos fuera de casa vamos improvisando y comemos lo que nos apetece. ¿Cómo os organizáis vosotros cuando estáis de vacaciones?

Normalmente, nosotros las aprovechamos para ir a visitar a mi familia y nos alojamos en la "casa blanca" que es como la llama mi hijo (no, mi familia no es Trump). Aunque procuramos cocinar lo mínimo posible, una de las dos comidas principales del día me gusta hacerla en casa porque cuando como fuera soy incapaz de controlarme y siempre me paso.

Las comidas en casa los días que estamos de vacaciones suelen ser muy sencillas: una buena ensalada y algo de carne a la plancha o pan con aceite y embutido...De ahí no salgo.

Pero esta semana ya hemos vuelto a la rutina así que aquí está el nuevo menú semanal.



MENÚ 11
COMIDA Judías verdes salteadas con jamón y queso Macarrones con bonito Albóndigas de garbanzos Guiso de patatas con bacalao Berenjenas con queso y anchoas Arroz al horno de Torrechiva Espárragos trigueros con foie
Fritos de rape Lomo de cerdo con salsa de champiñones Huevos con anchoas Pollo al vino tinto Albóndigas de pescado
CENA Ensalada mixta Ensalada mixta Gyro griego con pan pita Ensalada mixta Sándwich al estilo italiano Ensalada mixta Coca de tomate
Huevos cocidos con salsa Fish and chips Tortilla de salchicha italiana Solomillo de cerdo con salsa andaluza al curry

miércoles, 22 de marzo de 2017

Patatas a la crema de Cabrales (tradicional o Crock-Pot)


Este plato es ideal para un picoteo o para acompañar una buena carne. La idea original era prepararlo con otro tipo de queso pero tengo un trozo de Cabrales rondando por casa desde hace tiempo y aunque no se estropee tampoco es cuestión de que se momifique, jajaja. Con lo que me gusta el queso y el Cabrales no está dentro de mis preferidos...

Lo compré para preparar una salsa de Cabrales para acompañar los solomillos de ternera que cenamos en Nochebuena y como se utiliza muy poco para prepararla, ahora cada vez que abro la nevera lo veo mirándome fijamente.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 500 gramos.
Manteca de cerdo. 5 gramos.
Leche: 200 mililitros.
Mantequilla:20 gramos.
Queso de Cabrales: 70 gramos.

Valores nutricionales (por ración):
Kilocalorías: 232.
Hidratos de carbono: 26 gramos.
Grasas: 12 gramos.
Proteínas: 9 gramos.

Precio (por ración): 0,72€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Encendemos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos como para tortilla. Salpimentamos.

Untamos el fondo y los laterales de la una bandeja apta para el horno con manteca de cerdo. Echamos las patatas en la bandeja y echamos la leche. Repartimos unas nueces de mantequilla y el queso desmenuzado por encima.

Cocinamos unos 40 minutos aproximadamente, comprobando antes de sacar las patatas del horno que están tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, lavarlas, secarlas y cortarlas como para tortilla. Salpimentamos.

Untamos el fondo y los laterales de la olla con manteca de cerdo. Echamos las patatas en la Crock-Pot y echamos la leche. Repartimos unas nueces de mantequilla y el queso desmenuzado.

Cocinamos 3 horas en temperatura alta.


martes, 21 de marzo de 2017

Boroña preñada


La boroña es un pan de maíz típico de Asturias, aunque por el norte de España se preparan panes muy similares.

Cuando un pan de rellena, pasa a llamarse "preñao". La clave de un buen preñao es la calidad de los chorizos, si ponemos un chorizo malo, nos cargaremos la receta.

Esta receta es del libro "Platos típicos de Asturias" de María Luisa García. Yo la preparé con harina de maíz torrada, pero se puede preparar con harina de maíz sin tostar.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Harina panadera: 310 gramos.
Harina de maíz torrado: 290 gramos.
Aceite de oliva: 2 cucharaditas y media.
Agua: 380 mililitros.
Sal: 2 cucharaditas.
Azúcar: 2 cucharadas y media.
Levadura fresca de panadero: 12 gramos.
Chorizo: 3.

Valores nutricionales (por ración):
Kilocalorías: 847.
Hidratos de carbono: 119 gramos.
Grasas: 28 gramos.
Proteínas: 27 gramos.

Precio (por ración): 0,78€.


ELABORACIÓN:

Separamos una parte del agua, la templamos y disolvemos la levadura fresca en ella.

Mezclamos todos los ingredientes y amasamos. La harina de maíz da una textura muy diferente a la masa, ligeramente arenosa. Es una masa muy fácil para trabajar con ella, así que el amasado tradicional le viene perfecto.

Pasamos la masa a un bol, cubrimos con papel film y dejamos que fermente.

Volcamos la masa sobre una superficie ligeramente enharinada. Desgasificamos la cortamos en dos trozos. Boleamos cada trozo. Dejamos que repose durante 10 minutos y le damos forma, estirando cada parte de la masa como si hiciésemos una pizza (no tan fina).

Colocamos los chorizos en una parte de la masa y los tapamos con la otra parte. Sellamos los bordes con los dedos.

Encendemos el horno a 250ºC con una bandeja metálica en la base del horno.

Metemos la boroña en el horno, volcamos medio vaso de agua sobre la bandeja metálica y apagamos el horno durante 10 minutos.

Pasados los 10 minutos retiramos la bandeja con agua, encendemos el horno a 220ºC y dejamos que se cocine durante 25 minutos.

Apagamos el horno y dejamos que el pan repose dentro con la puerta entreabierta durante 15 minutos.