jueves, 26 de octubre de 2017

Menú semanal 37


¡Buenos días!

Hoy vengo con una nueva "maldad" de mi querido Rascayú. Creo que ya os conté que había aprendido a abrir la puerta para irse de paseo, así que desde que lo descubrimos cerramos con llave cuando estamos en casa. Pero como tiene alma de escapista siempre está buscando resquicios para huir.

El otro día llegué a casa después de llevar a Diego al colegio y le abrí la puerta del jardín para que entrase en casa. Yo me senté en el ordenador a trabajar y al cabo de unos minutos me di cuenta de que había demasiado silencio. Y con Rasca es como con los niños, cuando no se oye nada es que estás haciendo alguna maldad.

Lo primero que hice fue asegurarme de que las "nenas" de mi hijo estaban a salvo (tiene dos peluches que son lo que más quiere en el mundo y que ya han sufrido las iras de Rasca en varias ocasiones). Efectivamente, estaban a buen recaudo.

Viendo que no habían sido ellas las víctimas pensé que habría robado otro peluche, así que salí corriendo al jardín a buscarle.

Y no estaba.

Ni rastro de Rasca. Ni en el jardín ni en casa (miré debajo de las camas, en los armarios, detrás de las puertas...).

Comprobé que la puerta de la calle estaba perfectamente cerrada, así que la única explicación que encontré es que había saltado por la tapia del jardín (de unos 2 metros de altura). Me parecía imposible pero no encontraba otra explicación...

Seguí con mis cosas tranquilamente y a las dos horas llamó a la puerta de casa. Después de la pertinente bronca y en cuando recuperó energías intentó huir de nuevo por el sitio donde había escapado...¡por la ventana!. Afortunadamente le pillé con las manos en la masa (bueno, la suerte fue que las ventanas ya estaban cerradas porque ya había ventilado la casa) encima del radiador y no pudo escaparse. Lo mejor de todo es que las ventanas tienen rejas, pero como es una sardinilla cabe entre ellas.

Así que desde ese día ya no solo tengo que tener la puerta de casa cerrada, si no que las ventanas también. Hemos ganado unos días de tranquilidad hasta que descubra otro sitio por el que escaparse...


Y ahora os dejo el menú de esta semana.


MENÚ 37

LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES SÁBADO DOMINGO
COMIDA Papas aliñás Espirales alla maremmana Ensalada de garbanzos Patatas en salsa verde Rollitos de berenjena rellenos Arroz a banda de Oropesa Espárragos trigueros con queso parmesano
Salmón a la mantequilla dulce Sardina parrocha asada
CENA Tortilla de setas shiitake Rape con costra con patatas asadas con tomillo Alitas de pollo crujientes con patatas panaderas Ensalada mixta Croquetas de pollo Carne guisada al estilo chigre con patatas fritas Pudin de queso y bacon
Duelos y quebrantos

2 comentarios:

  1. Qué listo es tu Rascayú jeje! Habrá que vigilarlo algo más jeje!
    Tu menú estupendo, son unas propuestas equilibradas para toda la semana...
    Besitos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Menudo es Rascayú! Lara ya llega a los picaportes y abre las puertas. Si tenía poca intimidad desde que nació ahora ni hacer pis con la puerta cerrada puedo porque de momento la abre, pero muy pudorosa ella entra y la cierra en las narices de mi marido ja ja ja Mientras esté con mamá no hay problema.

    Esta mañana estaba en la cocina fregando su biberón después del desayuno cuando la he pillado abriendo la puerta del piso ¡OMG! así que desde hoy cuando estemos en casa estará la llave echada sí o sí, porque hoy se ha dedicado a abrir y cerrar la puerta hasta que yo me he cansado (los vecinos debían estar muy contentos porque eran poco más de las ocho de la mañana) pero un día cualquiera abre y se marcha y la hemos liado... ¡lo que me queda por pasar!

    Me llevo alguna idea de tu menú, que un par de recetas me han puesto ojitos

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar