sábado, 7 de octubre de 2017

La hora de la merienda



Mi madre siempre me ha contado que nunca me gustó la leche, así que desde que tengo uso de razón, siempre la he tomado con café. ¡Cómo han cambiado los tiempos!, a día de hoy cualquier pediatra se echaría las manos a la cabeza por esto. Lo más lógico hubiese sido tomar Cola-Cao como la mayoría de los niños de la época, pero es que tampoco me gustaba. Así que entiendo que mi madre, con tal de que comiese, me daba lo que me gustaba. Supongo que no serían más que unas gotas (tengo un leve recuerdo de un café blancuzco en la taza que hoy no me tomaría ni loca).

Y así fui creciendo, adorando el café. La verdad es que en mi familia todos hemos sido muy cafeteros, recuerdo que mi abuelo se tomaba el café "puro" (así lo decía él) y me llamaba muchísimo la atención, ¡yo no era tan valiente!.

El otro día ya os conté que en mi casa hay 3 tipos diferentes de cafeteras. Yo utilizo a diario una espresso como esta:



Casi todas las marcas de electrodomésticos tienen cafeteras espresso pero las cafeteras Saeco son una opción muy buena para los que disfrutamos con un buen café.

Como siempre, tenemos una variedad de calidades, algunas no son muy asequibles para el bolsillo de la mayoría de los mortales (¡para qué negarlo!) pero por unos 100€ podemos hacernos con una cafetera buenísima. Para mi es imprescindible que sea automática, porque me gusta poner el café y no estar pendiente hasta dónde quiero llenar la taza. Muchas cafeteras, aunque sean automáticas tienen un botón para que la parada sea manual, por si queremos hacer un café a nuestro gusto.

Y confieso otras de mis características indispensables para una cafetera: que quepa una taza tipo "mug". Es más, cuando cambio de cafetera llevo mi taza favorita a la tienda para asegurarme de que cabe bien (seguro que todas tenéis una taza favorita, ¿a que sí?.

Algunos modelos de estas cafeteras (las manuales) nos permiten utilizar café en cápsulas, así que podemos tener en un solo aparato las dos funcionalidades y ahorrar espacio.

Dentro de las cafeteras Saeco, las automáticas incluyen un molinillo de café dentro de la cafetera. Obviamente eso encarece el precio de la cafetera, pero a mi me parece un extra muy útil. Y no hay nada como tomar un café con el café recién molido, para que vamos a engañarnos.

Las cafeteras Saeco tienen un montón de programas diferentes para preparar todo tipo de café: desde las 3 variedades diferentes de café del modelo "Incanto" hasta los 18 de la "Gran Baristo Avanti" y "Gran Baristo".

Además, todas las variedades (sean manuales o automáticas) llevan un espumador de leche, así que ya no tenemos excusas para preparar en casa un café como los de las mejores cafeterías del mundo.

Para acompañar un buen café, os dejo con una selección de postres y así poder ofrecer una merienda de 10 a nuestros invitados o para disfrutar nosotros cualquier día:




2 comentarios:

  1. Uummmmmmmm por que no estamos mas cerca que si no me tenias a merendar en tu casa yaaaaa ,todo y todo me gusta .
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    ResponderEliminar
  2. Que bien que se ven todos tus dulces :-))
    Alicia una cosita que se me ha ocurrido, la leche animal, no te gusta y la tienes que mezclar con café, azúcar... y el café si te gustase de verdad ;-) como a tu abuelo lo tomarías solo, sin añadidos no!!! bueno no se tú, que piensas jjjjjjjjjjjjj
    Un saludito

    ResponderEliminar