martes, 31 de octubre de 2017

Ternera Strógonoff (tradicional o Crock-Pot)



Esta receta la vi en el grupo de Facebook "Crockpotizados. Cocina con slow cooker" . Aquí podéis ver la receta que compartió un compañero.

Como nos cuenta la Wikipedia , la ternera Strógonoff es un plato de carne de ternera cortada en dados y acompañado con setas, cebollas y salsa hecha de crema agria servido sobre arroz o pasta.

La historia más aceptada de los orígenes de este plato data del siglo XIX cuando un chef que trabajaba para el conde Pável Aleksándrovich Stróganov, un famoso general ruso, inventó la receta durante una competición de cocina en San Petersburgo. Tras la caída del imperio ruso, la receta se popularizó y se llegó a servir en los hoteles y restaurantes de China antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Los inmigrantes rusos y chinos hicieron que se propagara este plato a los Estados Unidos generando diversas variantes, todas ellas muy populares durante los años 50, siendo la más popular la que acompaña a este plato con arroz y huevo.

Este plato es muy popular en Brasil (donde es conocido como "estrogonofe"), pero la receta es bastante diferente ya que emplea salsa de tomate en vez de la crema ácida.

Como la crema ácida (o agria) que lleva no es fácil de conseguir, se puede sustituir por crème fraîche.

Para hacerlo en la olla lenta, la mejor pieza (por sabrosa y barata) es el morcillo.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Ternera para guisar: 800 gramos.
Champiñones: 300 gramos.
Ajo: 4 dientes.
Cebolla: 2.
Vino tinto: dos cucharadas.
Salsa Worcestershire: una cucharada.
Mostaza de Dijon: una cucharada.
Ajo en polvo: una cucharadita.
Cebolla en polvo: una cucharadita.
Perejil seco: dos cucharadas.
Tomillo: media cucharadita.
Harina de trigo: 6 cucharadas.
Laurel: una hoja.
Queso crema: 100 gramos.
Crème fraîche: 200 gramos.
Sal.
Pimienta negra.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 516.
Hidratos de carbono: 13 gramos.
Grasas: 30 gramos.
Proteínas: 45 gramos.

Precio (por ración): 2,48€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Troceamos la carne en dados y la salpimentamos. Limpiamos los champiñones y los laminamos. Pelamos las cebollas y los dientes de ajo y los picamos.

En una cacerola ponemos un poco de aceite de oliva y sellamos la carne. Añadimos los champiñones y la cebolla y rehogamos.

En un bol echamos la salsa Worcestershire, la mostaza, el ajo en polvo, la cebolla en polvo, el perejil y el tomillo. Mezclamos bien y añadimos la harina, que debe quedar disuelta.

Cubrimos la carne con esta salsa, ponemos una hoja de laurel y añadimos agua (o caldo de carne) hasta cubrirla. Cocinamos a fuego lento hasta que la carne esté tierna.

Cuando la carne esté hecha, añadimos el queso en crema y la crème fraîche. Removemos, tapamos la cacerola y dejamos al fuego hasta que la carne vuelva a estar caliente.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Troceamos la carne en dados y la salpimentamos. Limpiamos los champiñones y los laminamos. Pelamos las cebollas y los dientes de ajo y los picamos.

Ponemos la carne en la olla con los champiñones, la cebolla y el ajo.

Echamos en un bol la salsa Worcestershire, la mostaza, el ajo en polvo, la cebolla en polvo, el perejil y el tomillo. Mezclamos y añadimos la harina, asegurándonos de que se disuelva por completo y echamos la mezcla sobre la carne. Añadimos la hoja de laurel y mezclamos todo.

Cocinamos durante 4 horas en temperatura alta. Cuando falten 20 minutos para terminar las 4 horas añadimos el queso crema. A los 10 minutos echamos la crème fraîche, removemos y dejamos la carne en la olla durante 10 minutos.


domingo, 29 de octubre de 2017

Pinchos morunos



Último domingo del mes, hoy toca reto Asaltablogs que organiza Azafranes y Canelas. Este mes nuestra asaltada es la cocina de Duly´s Kitchen y yo he robado sin piedad estos pinchos morunos.

Como nos cuentan en El Correo el origen de este plato está en el mundo árabe. Nuestros pinchos son la herencia de los shish kebab en Turquía e Irán. De pollo o de cordero, porque un shish kebab jamás será de cerdo por razones obvias. Por el contrario, en España la mayoría de los pinchos morunos son de cerdo.

Existe una explicación para el origen de esta forma de comer la carne: "Entre los mahometanos, como en otras culturas, no era agradable tener cuchillos en la mesa. El filo los convierte en un arma y la comida se comparte siempre con amigos, en un ambiente distendido, en el que no hay lugar para elementos violentos. Así las cosas, se hace necesario primero trocear los ingredientes en la cocina y segundo un sistema para transportar los alimentos y facilitar su consumo. Ya que a la brasa se acercaban ensartados, pues misma solución en la mesa."

El secreto de este plato está en el adobo y este de Duli es de 10. Yo los preparé con un trozo de lomo de cerdo pero podemos elegir otro corte. Antes de trocear la carne retiraremos toda la grasa externa que tenga.

Mis pinchos morunos están fritos, pero se pueden hacer a la plancha o en la barbacoa.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Lomo de cerdo: 800 gramos.
Ajo: un diente.
Comino molido: una cucharada.
Perejil.
Cúrcuma: 2 cucharadas.
Clavo: 2.
Aceite de oliva virgen extra: 100 mililitros.
Zumo de un limón.
Pimienta negra: 1/2 cucharadita.
Canela en polvo: 1/2 cucharadita.
Guindilla Cayena: una.
Pimenton dulce: una cucharada.
Sal.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 816.
Hidratos de carbono: 4 gramos.
Grasas: 64 gramos.
Proteínas: 55 gramos.

Precio (por ración): 1,74€.


ELABORACIÓN:

Troceamos la carne en dado de aproximadamente 3 centímetros y la ponemos en un bol.

En la batidora ponemos todos los ingredientes del adobo y lo trituramos.

Echamos el adobo sobre los trozos de carne y removemos para que todos queden impregnados. Tapamos el bol con papel film y lo metemos en la nevera hasta que vayamos a consumirlos. Cuantas más horas, más sabor tendrá la carne.

Una vez que se hayan marinado, insertamos los trozos de carne en una brocheta. En una sartén calentamos abundante aceite de oliva y los freímos hasta que estén hechos.



viernes, 27 de octubre de 2017

Pollo a la Villeroy



Cuando compro comida para llevar en "Hipercor" este es uno de los platos que no pueden faltar. Pero es que todo lo que lleve bechamel me fascina. Hasta ahora no lo había hecho en casa pero esta era una de las propuestas del reto Tus Recetas de este mes.

Podíamos elegir entre una ensalada de Dulcinea DelTobosoatún humado de La Cocina de Estela o este pollo de Fogones y Melones.

Este plato debe su nombre a que el pollo está cubierto con salsa Villeroy que es una variante de la salsa bechamel. Para prepararla se añade queso rallado y clara de huevo y debe su nombre al Marqués de Villeroy.

Yo no utilicé ni queso rallado ni clara de huevo, así que mi pollo es un falso Villeroy ;) Además, en la receta original, los filetes de pollo se rebozan en la salsa Villeroy pero yo los he preparado solo con una capa.

Si quieres ver el resto de las recetas del reto, solo tienes que hacer click sobre el logo:





INGREDIENTES (para 4 personas):

Pollo: 4 filetes.
Queso: 4 lonchas.
Harina de trigo.
Huevo.
Pan rallado.
Sal.
Aceite de oliva virgen extra.

Para la bechamel:
Leche entera: 200 mililitros.
Harina de trigo: 50 gramos.
Mantequilla: 30 gramos.
Sal.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 599.
Hidratos de carbono: 23 gramos.
Grasas: 38 gramos.
Proteínas: 59 gramos.

Precio (por ración): 1,54€.


ELABORACIÓN:

Preparamos la bechamel para que cuando vayamos a utilizarla esté templada: en un cazo ponemos la leche a calentar. Mientras se calienta, en una cacerola derretimos la mantequilla. Cuando esté fundida, añadimos la harina poco a poco rehogándola ayudándonos con unas varillas. Dejamos que se tueste ligeramente y empezamos a añadir la leche caliente; de nuevo poco a poco. Cuando esté toda la leche incorporada, salpimentamos y cocemos la bechamel sin dejar de remover hasta que se despegue de las paredes de la cacerola.

Si hacemos la bechamel en la Thermomix, ponemos la mantequilla en el vaso y programamos 2 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1. Añadimos la harina y rehogamos 2 minutos, temperatura 100º, velocidad 1 ½. Por último añadimos la leche y la sal y programamos 9 minutos, temperatura 100º, velocidad 4.

Mientras la bechamel se templa, colocamos los filetes de pollo sobre una tabla donde nos quepan estirados. Salpimentamos y ponemos una loncha de queso sobre cada filete (recortaremos con unas tijeras la parte del queso que sobresalga del filete del pollo).

Ayudándonos con una cuchara, cubrimos cada filete con bechamel. Los metemos en la nevera hasta que la bechamel esté dura.

Cuando vayamos a cocinarlos, los empanamos. Primero los pasaremos por harina, después por huevo batido y, por último, por pan rallado.

En una sartén calentamos abundante aceite de oliva y freímos el pollo hasta que esté dorado. El fuego debe estar medio alto; si lo ponemos demasiado, el rebozado se tostará demasiado rápido pero el pollo no se hará bien y si lo ponemos demasiado bajo el empanado puede deshacerse. A medida que vamos friendo los filetes los dejamos en un plato cubierto con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.



jueves, 26 de octubre de 2017

Menú semanal 37


¡Buenos días!

Hoy vengo con una nueva "maldad" de mi querido Rascayú. Creo que ya os conté que había aprendido a abrir la puerta para irse de paseo, así que desde que lo descubrimos cerramos con llave cuando estamos en casa. Pero como tiene alma de escapista siempre está buscando resquicios para huir.

El otro día llegué a casa después de llevar a Diego al colegio y le abrí la puerta del jardín para que entrase en casa. Yo me senté en el ordenador a trabajar y al cabo de unos minutos me di cuenta de que había demasiado silencio. Y con Rasca es como con los niños, cuando no se oye nada es que estás haciendo alguna maldad.

Lo primero que hice fue asegurarme de que las "nenas" de mi hijo estaban a salvo (tiene dos peluches que son lo que más quiere en el mundo y que ya han sufrido las iras de Rasca en varias ocasiones). Efectivamente, estaban a buen recaudo.

Viendo que no habían sido ellas las víctimas pensé que habría robado otro peluche, así que salí corriendo al jardín a buscarle.

Y no estaba.

Ni rastro de Rasca. Ni en el jardín ni en casa (miré debajo de las camas, en los armarios, detrás de las puertas...).

Comprobé que la puerta de la calle estaba perfectamente cerrada, así que la única explicación que encontré es que había saltado por la tapia del jardín (de unos 2 metros de altura). Me parecía imposible pero no encontraba otra explicación...

Seguí con mis cosas tranquilamente y a las dos horas llamó a la puerta de casa. Después de la pertinente bronca y en cuando recuperó energías intentó huir de nuevo por el sitio donde había escapado...¡por la ventana!. Afortunadamente le pillé con las manos en la masa (bueno, la suerte fue que las ventanas ya estaban cerradas porque ya había ventilado la casa) encima del radiador y no pudo escaparse. Lo mejor de todo es que las ventanas tienen rejas, pero como es una sardinilla cabe entre ellas.

Así que desde ese día ya no solo tengo que tener la puerta de casa cerrada, si no que las ventanas también. Hemos ganado unos días de tranquilidad hasta que descubra otro sitio por el que escaparse...


Y ahora os dejo el menú de esta semana.


MENÚ 37

LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES SÁBADO DOMINGO
COMIDA Papas aliñás Espirales alla maremmana Ensalada de garbanzos Patatas en salsa verde Rollitos de berenjena rellenos Arroz a banda de Oropesa Espárragos trigueros con queso parmesano
Salmón a la mantequilla dulce Sardina parrocha asada
CENA Tortilla de setas shiitake Rape con costra con patatas asadas con tomillo Alitas de pollo crujientes con patatas panaderas Ensalada mixta Croquetas de pollo Carne guisada al estilo chigre con patatas fritas Pudin de queso y bacon
Duelos y quebrantos

miércoles, 25 de octubre de 2017

Requesón batido con mermelada de pera (tradicional o Thermomix) - Alfabeto Dulce


Este mes no pensaba participar en el reto Alfabeto Dulce  que organiza Cook the Cake  pero, de repente, todo vino rodado :) (la verdad es que soy un poco desastre con este reto, porque desde las fresas con chocolate que hice en febrero no he vuelto a preparar nada para él).

Como os contaba ayer, cuando os enseñe la receta de mermelada de peras, estas semanas estoy recibiendo fruta y verdura de mis vecinos, así que aprovechando un montón de peras pues me animé a hacer este postre tan sencillo.

Cristina de Bizcocheando y Rosa María de Un Toque de Canela han elegido los ingredientes de este mes: las peras y el requesón, y con ellos he preparado este postre que se hace en un momento. La mermelada de pera se puede sustituir por cualquiera que tengamos en casa si no os animáis a hacerla vosotras :)

El requesón, es un queso fresco de color blanco, sabor suave y textura blanda y granulosa, es un elemento crucial en la cocina italiana y se emplea para postres y platos salados por igual; es uno de los rellenos tradicionales para la pasta.

La clave de este postre y lo que nos va a permitir que el resultado sea de 10 es utilizar un requesón de buena calidad. Yo utilicé uno que se produce en Huesca, elaborado por la empresa Villa Villera. Es un producto artesano que solo se encuentra en Huesca, Zaragoza y Lérida.

A la hora de preparar este postre hay que tener en cuenta que no todos los requesones son iguales, así que podemos necesitar más o menos nata (la textura debe ser similar a la de un yogur cremoso). La cantidad de azúcar va al gusto de cada uno, yo no me excedería porque la mermelada le va a dar el dulzor que le pueda faltar.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Requesón: 500 gramos.
Azúcar: 100 gramos.
Mermelada de pera: 4 cucharaditas.
Nata para cocinar: 100 mililitros.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 487.
Hidratos de carbono: 33 gramos.
Grasas: 33 gramos.
Proteínas: 14 gramos.

Precio (por ración): 0,93€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Ponemos en el vaso de la batidora el requesón, el azúcar y la nata y batimos hasta obtener una crema.

Repartimos el requesón batido en los recipientes que vayamos a servirlo y añadimos una cucharadita de mermelada a cada uno de ellos. Lo metemos en la nevera hasta la hora de comerlos.


ELABORACIÓN (Thermomix):

Ponemos en el vaso el requesón, el azúcar y la nata y programamos 20 segundos, velocidad 8.

Repartimos el requesón batido en los recipientes que vayamos a servirlo y añadimos una cucharadita de mermelada a cada uno de ellos. Lo metemos en la nevera hasta la hora de comerlos.


martes, 24 de octubre de 2017

Mermelada de pera y canela (tradicional o Crock-Pot)



Tengo la suerte de tener unos vecinos fabulosos que durante todo el año me surten de fruta y verdura. ¿Qué ocurre con esto?, que no es un kilo de algo, si no varios kilos y me las veo y las deseo para darle salida a todo, así que toca preparar conservas o congelar.

Y ese fue el destino de varios kilos de peras, una mermelada de pera con un toque de canela. No es que suela consumirla habitualmente, pero dura tanto en buen estado que no me preocupa lo más mínimo. Además, siempre tenemos la opción de cocinarla al vacío y así nos durará aún más.

Según el tipo de pera y el grado de madurez necesitará un tiempo u otro de cocción, así que habrá que estar atentas.




INGREDIENTES:

Peras.
Azúcar.
Limón.
Canela en rama.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las peras y las troceamos, retirando el corazón y el rabito. Cuando estén todas troceadas las pesamos y añadimos la mitad de su peso en azúcar (para mi es suficiente esa cantidad de azúcar, aunque hay muchas recetas de mermelada que ponen el mismo peso de fruta que de azúcar).

Ponemos las peras y el azúcar en una cacerola junto con un chorrito de limón y una rama de canela. Tapamos la cacerola y cocemos a fuego muy lento hasta que se deshaga.

Una vez que ha terminado la cocción, retiramos la canela y ponemos la fruta en el colador. Una vez que ha soltado todo el caldo, la pasamos por el pasa-puré. Si vemos que nos ha quedado demasiado densa podemos añadir el caldo que habíamos retirado.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las peras y las troceamos, retirando el corazón y el rabito. Cuando estén todas troceadas las pesamos y añadimos la mitad de su peso en azúcar (para mi es suficiente esa cantidad de azúcar, aunque hay muchas recetas de mermelada que ponen el mismo peso de fruta que de azúcar).

Ponemos las peras y el azúcar en la olla lenta junto con un chorrito de limón y una rama de canela. Tapamos la olla y cocemos 10 horas en temperatura baja.

Ya sabéis que según la olla que tengamos y el tipo de pera puede que necesite más o menos tiempo.

Una vez que ha terminado la cocción, retiramos la canela y ponemos la fruta en el colador. Una vez que ha soltado todo el caldo, la pasamos por el pasa-puré. Si vemos que nos ha quedado demasiado densa podemos añadir el caldo que habíamos retirado.

lunes, 23 de octubre de 2017

Huevos a la navarra



Esta receta es del libro "Cocina fácil-725 recetas fáciles".

No se cuál es el origen de este nombre y me temo que ni siquiera son típicos de esta preciosa Comunidad Autónoma pero están tan ricos que el origen es lo de menos.

Son unos huevos al plato, así que es una receta muy sencilla de preparar. Debo reconocer que este tipo de platos, tan sencillos, me dan la vida a la hora de la cena cuando me apetece comer algo rico pero ya no tengo energía para preparar cosas muy elaboradas.





INGREDIENTES (para 4 personas):

Huevos: 4.
Salchichón: 200 gramos.
Salsa de tomate: 12 cucharadas.
Pimienta negra.
Perejil.
Queso rallado: 3 cucharadas.
Mantequilla: 4 cucharaditas.
Sal.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 409.
Hidratos de carbono: 7 gramos.
Grasas: 35 gramos.
Proteínas: 16 gramos.

Precio (por ración): 1,18€.


ELABORACIÓN:

Encendemos el horno a 200ºC con calor arriba y abajo.

Cortamos el salchichón en trocitos.

En una cazuela de barro ponemos unas cucharadas de salsa de tomate con pimienta negra molida y perejil. Encima colocamos los huevos y alrededor de ellos la mantequilla troceada y el salchichón.

Espolvoreamos con queso rallado y horneamos durante 8 minutos aproximadamente.


viernes, 20 de octubre de 2017

Albóndigas de rape y gambas (tradicional o Thermomix)


Para preparar estas albóndigas podemos elegir cualquier pescado que tengamos en casa. Si optamos por un pescado blanco, el sabor será más suave y si nos decantamos por un pescado azul, será más intenso.

Hace unos meses hice otras de merluza y salmón y también nos gustaron mucho.

A la hora de preparar unas albóndigas de pescado debemos elegir un buen pescado fresco y tener mucho cuidado al picarlo. Muchas veces es suficiente desmenuzarlo con las manos, ya que si lo picamos a máquina puede que nos pasemos y nos quede una masa tan densa que las albóndigas salgan muy secas y habremos arruinado nuestro plato.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Rape: 400 gramos
Gambas: 200 gramos
Ajo: 2 dientes.
Perejil: una ramita.
Huevo: uno.
Pimienta blanca.
Sal.
Pan rallado.
Harina de trigo.
Aceite de oliva virgen extra (si las hacemos con Thermomix no será necesario).

Para la salsa:
Cebolla: media
Aceite de oliva virgen extra.
Vino blanco: 100 mililitros.
Maizena: 2 cucharaditas.
Agua: 200 mililitros.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 214.
Hidratos de carbono: 9 gramos.
Grasas: 3 gramos.
Proteínas: 27 gramos.

Precio (por ración): 2,24€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Ponemos en la picadora el rape, las gambas, el huevo, los ajos, el perejil y un poco de pimienta blanca. Picamos un poco con cuidado de que no quede muy menudo.

Añadimos pan rallado hasta que la masa sea manejable.

En una sartén calentamos un poco de aceite de oliva. Formamos las albóndigas, las pasamos por harina y las freímos hasta que se doren por fuera.

Pasamos las albóndigas fritas a una cazuela y en el aceite de la sartén pochamos la cebolla,cuando esté dorada añadimos el vino y un poco de sal y mezclamos con las varillas. Cuando rompa a hervir añadimos la Maizena y mezclamos con las varillas hasta que se disuelva. Añadimos el agua, corregimos el punto de sal, dejamos que de un hervor de nuevo y cubrimos con esta salsa las albóndigas.

Dejamos que se cocinen a fuego lento hasta que estén hechas.


ELABORACIÓN (Thermomix):

Ponemos en el vaso el ajo y el perejil y programamos 5 segundos, velocidad 5. Añadimos el rape en trozos y las gambas programamos 5 segundos, velocidad 5. Añadimos el huevo, la sal y la pimienta. Programamos 5 segundos a velocidad 5, giro invertido.

Sacamos la masa a un bol y añadimos pan rallado. Mezclamos con las manos hasta que tengan firmeza para formar las albóndigas.

Limpiamos el vaso y ponemos la cebolla y un poco de aceite. Programamos 5 segundos a velocidad 5. Bajamos los restos que hayan quedado hacia las cuchillas. Programamos 8 minutos, temperatura Varoma y velocidad cuchara, sin cubilete.

Mientras se hace el sofrito formamos las albóndigas y las ponemos en la bandeja del Varoma.

Añadimos el vino blanco y programamos 2 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2. Echamos la Maizena y programamos 10 segundos a velocidad 8.

Añadimos el agua, corregimos el punto de sal y colocamos el Varoma en su posición. Programamos 20 minutos, velocidad 2, temperatura Varoma y giro a la izquierda.

Servimos las albóndigas con la salsa.






jueves, 19 de octubre de 2017

Menú semanal 36


¡Buenos días!

A estas alturas de la semana, 4 días después de celebrar el cumpleaños de mi hijo, creo que aún no me he recuperado, jajaja.

¡Qué alegría ver la casa llena de niños!, lo disfruto muchísimo. Lo "malo" es que como mi casa es de "puertas abiertas" (vamos, que cualquiera puede entrar donde le apetezca) cuando se van los invitados parece que haya pasado un tornado :)

Con 24 personas en casa (¡bendito jardín!) ya os podéis imaginar que las dos tartas que preparé estaban más que justificadas. De esas no quedaron ni las migas pero esa misma noche nos tocó cenar bocadillos de chorizo, mortadela, salchichón y queso. Los de Nutella los repartí al día siguiente en el parque.

Debo confesar que tengo un grave problema para calcular cantidades pero seguro que no soy la única a quien le pasa, ¿a que no?. También tengo que reconocer que preparar una merienda para tanta gente no es lo que hago a diario.

Sorprendentemente, Rasca se portó genial toda la tarde. Yo creía que con tantos niños iba a enloquecer (más aún de su estado habitual) pero fue todo lo contrario, jugó con ellos. Aunque la mayor parte del tiempo estaba más interesado en ver si caía algo de la merienda. Los gatos huyeron en estampida, como debe ser.


MENÚ 36

LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES SÁBADO DOMINGO
COMIDA Judías verdes con jamón Espaguetis con espárragos y bacon Guisantes de Llanos de Somerón Patatas con salsa de pimientos Crema de champiñones Ensalada de arroz con vinagreta de avellanas Pimientos rellenos de bacalao y gambas
Tortilla rellena Ventresca de bonito al horno Huevos cocidos con salsa Cazón en adobo Rollo de tortilla relleno
CENA Pollo a la cazadora con patatas abiertas Ensalada mixta Ensalada templada de sepia marinada Albóndigas estilo kebab con patatas al ajillo Croquetas de picadillo de chorizo con ensalada mixta Albóndigas de pescado con patatas fritas Pastel de carne y patatas
Revuelto de setas y morcilla