lunes, 31 de julio de 2017

Huevos escalfados con picadillo



Mi padre es mi proveedor de libros de cocina. Todas las semanas va a un par de mercadillos y si ve algún libro que me pueda gustar, me lo compra. Esta receta es de uno de sus últimos regalos.

"El arte de cocinar" de María Luisa García fue publicado en 1970. Es la misma autora del libro "Platos típicos de Asturias" del que tengo dos ediciones: uno que perteneció a mi madre y otro que me compró mi padre hace poco.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Picadillo de chorizo: 400 gramos.
Huevos: 4.
Aceite de oliva virgen extra.
Salsa de tomate: 4 cucharadas.
Mantequilla: una cucharada.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 414.
Hidratos de carbono: 5 gramos.
Grasas: 34 gramos.
Proteínas: 21 gramos.

Precio (por ración): 1,06€.


ELABORACIÓN:

Encendemos el horno a 175ºC con calor arriba y abajo.

En una sartén calentamos un poco de aceite de oliva y rehogamos el picadillo. Una vez que esté hecho, lo dividimos entre 4 cazuelas de barro individuales. Cascamos los huevos encima. Ponemos una cucharada de salsa de tomate sobre cada huevo y un poco de mantequilla.

Metemos las cazuelas en el horno y cocinamos hasta que estén cuajados (15 minutos, aproximadamente).



viernes, 28 de julio de 2017

Empanada de lacón, pimiento verde y queso de tetilla



Siempre cuento las bondades de vivir en un pueblo, pero esta vez toca hablar de lo "malo". Y va entrecomillado porque en realidad es una tontería, pero como es una desventaja hay que colocarlo en el lado negativo.

Y es que, a pesar de tener varios supermercados, a veces no hay ciertos ingredientes para preparar algunas recetas. Dejarlo todo para última hora tampoco ayuda, jajajaja.

A la vuelta de vacaciones quería preparar esta quiche de Fogones y Melones para el Reto Tus Recetas de este mes.

Teníamos que hacer una super compra el sábado y en la lista incluí la masa quebrada para la quiche que cenaríamos el domingo. Como no había y no teníamos tiempo para buscar en más sitios la sustituí por una masa para empanada de La Cocinera , no la habría comprado de forma voluntaria de ninguna manera porque lleva grasa de palma, pero era lo que había...

Si quieres ver las recetas de mis compañeras en el reto de este mes, sólo tienes que hacer click sobre el logo:




INGREDIENTES (para 4 personas):

Masa para empanada precocinada.
Lacón: 170 gramos.
Pimiento verde: uno.
Queso de tetilla: 175 gramos.
Aceite de oliva virgen extra.
Pimentón dulce.
Huevo: uno.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 781.
Hidratos de carbono: 56 gramos.
Grasas: 49 gramos.
Proteínas: 27 gramos.

Precio (por ración): 2€.


ELABORACIÓN:

Lavamos el pimiento verde, lo secamos y lo cortamos en tiras, retirando las semillas. Pintamos las tiras con un poco de aceite de oliva y lo ponemos en una sartén tapada a fuego muy bajo hasta que esté tierno. Cuando esté frío, retiramos la piel.

El lacón podemos comprarlo en trozo o loncheado; si compramos un trozo lo cortaremos en lonchas de 2 milímetros de grosor aproximadamente. Cortamos el queso en lonchas del mismo grosor que el lacón.

Encendemos el horno a la temperatura que digan las instrucciones de la masa.

Extendemos una de las masas sobre la bandeja del horno cubierta con papel de hornear y ponemos un chorrito de aceite de oliva. Encima colocamos el lacón, un poco más de aceite de oliva, el pimentón dulce, las tiras de pimiento verde y el queso de tetilla. Debemos dejar un centímetro, aproximadamente, por los bordes sin relleno para poder cerrar la empanada.

Ponemos encima la otra masa para cubrir la empanada y sellamos los bordes con los dedos creando un cordón. Batimos el huevo y pintamos con él la empanada.

Horneamos durante 20-25 minutos, según como nos guste de tostada. Dejamos que se enfríe antes de comerla.









jueves, 27 de julio de 2017

Menú semanal 24


Soy una persona muy rutinaria, posiblemente demasiado rutinaria. Me cuesta muchísimo salirme de esa zona de confort que conforman mis quehaceres diarios. Es por eso que incluso estando de vacaciones necesito algo que me amarre a mi día a día. En este caso es este ordenador desde el que os escribo.

Aunque suene a locura, llevar conmigo el ordenador con el que trabajo a diario me ayuda a sentirme un poco más centrada y aprovechar el rato de la siesta para "trabajar" se hace muy llevadero.

Además, mientras escribo esto estoy en la terraza desde donde veo el puerto con sus barcos amarrados y un suave orbayu lo vuelve todo borroso. No son las vistas que tengo a diario, así que las disfruto el doble.

Cuando vengo de vacaciones a mi patria querida tengo la suerte de alojarme en un apartamento de mi padre, así que comemos casi todos los días en casa. Es curioso que a pesar de cocinar a diario no me importa seguir haciéndolo de vacaciones, quizá es que también sea uno de esos puntos de anclaje a mi rutina diaria...



MENÚ 24

LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES SÁBADO DOMINGO
COMIDA Judías verdes al tombet Fideos chinos con salsa de soja Ensalada de guisantes Patatas en salsa verde Setas al horno Arroz al horno Pimientos rellenos de bacalao y gambas
Cachopo de merluza Lomo de ternera con pimiento relleno Tortilla de bacalao Solomillo de cerdo con salsa andaluza al curry
CENA Rollo de bonito con patatas fritas Lomo de cerdo con salsa de champiñones con patatas asadas con mantequilla y ajos Ensalada con vinagreta de mermelada de tomate Rape con costra con patatas a la plancha Pan relleno Bombones de salmón y de jamón Torta de tomate
Tortilla de queso y bacon Huevos con gambas

miércoles, 26 de julio de 2017

Lasaña integral de ratatouille y queso trapense (tradicional o Thermomix)


En esta ocasión he querido darle un toque original a la lasaña y he preparado un relleno de lo más sabroso. Una deliciosa ratatouille con un queso trapense. Este queso lo preparan los monjes y monjas de la Orden de Trapa, aunque como nos cuenta la Wikipedia, a día de hoy sólo existen 5 abadías en el mundo con autorización para que sus quesos sean denominados así. Me temo que el que utilicé yo no proviene de una de ellas, jajaja. Es un queso de sabor suave, así que compensa la intensidad del sabor de la ratatouille.

Además, he elegido una pasta integral  de Ecoalgrano. No suelo consumir productos integrales, por pereza, supongo, pero hay que reconocer que son más sanos y simplemente hay que acostumbrarse a que el tiempo de cocción es superior.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Lasaña : 12 placas.
Ratatouille: 500 gramos.
Queso Trapense: 160 gramos.
Queso Parmesano: al gusto.
Salsa de tomate: 100 gramos.

Para la bechamel:
Leche: 400 mililitros.
Harina de trigo: 50 gramos.
Mantequilla: 30 gramos.
Sal.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 771.
Hidratos de carbono: 53 gramos.
Grasas: 50 gramos.
Proteínas: 23 gramos.

Precio (por ración): 3,02€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Preparamos la ratatouille. Una vez echa dejamos que escurra todo el caldo.

Mientras se hace la ratatouille cocemos las placas de lasaña según las instrucciones del fabricante.

Cortamos el queso en lonchas de 3 milímetros de grosor, aproximadamente y rallamos el Parmesano.

En una cacerola ponemos la mantequilla a fuego bajo para que se derrita. Mientras se derrite calentamos la leche en un cazo. Una vez que la mantequilla se ha derretido vamos añadiendo la harina a cucharadas. Cada vez que echemos una cucharada de harina la mezclamos con la mantequilla ayudándonos con unas varillas. Cuando hayamos terminando la mantequilla empezaremos a echar la leche caliente, poco a poco y removiendo con las varillas para que no se formen grumos. Salamos y dejamos que se cocine, sin dejar de remover, hasta que la bechamel se separe de las paredes de la cacerola.

Encendemos el horno a 200ºC con calor arriba y abajo.

Forramos con papel sulfurizado una fuente apta para horno. Cubrimos el fondo con la salsa de tomate y encima ponemos una capa de placas de lasaña. Cubrimos esta capa con la ratatouille, ponemos otra capa de placas de lasaña y encima distribuimos las lonchas de queso. Intentamos que queden centradas, no importa si no llegan hasta el borde ya que durante el horneado se derretirán. Terminamos con una capa de placas de lasaña que cubriremos con la bechamel y espolvoreamos el queso rallado.

Metemos la lasaña al horno y horneamos 15 minutos. Encendemos el grill al máximo y horneamos otros 5 minutos para que el queso se dore.


ELABORACIÓN (Thermomix):

Preparamos la ratatouille. Una vez echa dejamos que escurra todo el caldo.

Mientras se hace la ratatouille cocemos las placas de lasaña según las instrucciones del fabricante.

Cortamos el queso en lonchas de 3 milímetros de grosor, aproximadamente y rallamos el Parmesano. Ponemos el queso troceado en el vaso cerrado y damos unos golpes de turbo hasta dejarlo rallado. Reservamos.

Ponemos la mantequilla en el vaso, para preparar la bechamel,y programamos 2 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1. Añadimos la harina y rehogamos 2 minutos, temperatura 100º, velocidad 1 ½. Por último añadimos la leche y la sal y programamos 9 minutos, temperatura 100º, velocidad 4.

Encendemos el horno a 200ºC con calor arriba y abajo.

Forramos con papel sulfurizado una fuente apta para horno. Cubrimos el fondo con la salsa de tomate y encima ponemos una capa de placas de lasaña. Cubrimos esta capa con la ratatouille, ponemos otra capa de placas de lasaña y encima distribuimos las lonchas de queso. Intentamos que queden centradas, no importa si no llegan hasta el borde ya que durante el horneado se derretirán. Terminamos con una capa de placas de lasaña que cubriremos con la bechamel y espolvoreamos el queso rallado.

Metemos la lasaña al horno y horneamos 15 minutos. Encendemos el grill al máximo y horneamos otros 5 minutos para que el queso se dore.







lunes, 17 de julio de 2017

Patatas guisadas con carne (tradicional o Crock-Pot)



Ya sabéis, como bien vuestra mi blog, que en casa comemos platos basados en patatas con bastante frecuencia. A mi me parecen un alimento maravilloso: barato, se puede preparar de muchísimas maneras, nos sacan de una apuro en cualquier momento...Es mas, no se si os he contado alguna vez que muchos sábados para cenar hacemos la "patatada nui" que no es más que todo un festival de patatas fritas con una gran variedad de salsas.

Lo peor de esas cenas de sábado noche es tener que pelarlas...Yo no me apaño con los peladores manuales, así que tiro de cuchillo, aunque mi sueño es tener uno de esos peladores industriales en versión casera. A ver si las empresas de menaje para la cocina se ponen las pilas y me dan el gusto :)

La receta de hoy la vi en La Cocinita de Marisalas y ya le tengo echado el ojo a esta de Picoteando Ideas que es muy similar pero me llama mucho la atención por el toque del tomillo.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Morcillo de ternera: 500 gramos.
Patatas: 600 gramos.
Tomates: 2.
Cebolla: una.
Ajo: una cabeza.
Laurel: una hoja.
Vino blanco: 200 mililitros.
Agua.
Aceite de oliva virgen extra.
Sal.
Azafrán.


ELABORACIÓN (tradicional):

Cortamos la carne en tacos y la salamos. Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos chascándolas. Pelamos la cebolla y la picamos. Lavamos los tomates, los secamos y los cortamos en gajos. Pelamos los dientes de ajo.

En una cacerola echamos aceite de oliva, pochamos la cebolla, el tomate, los ajos y el laurel.

Añadimos la carne y la sofreímos hasta que esté sellada.

Echamos el vino y dejamos que se cocine todo durante 5 minutos.

Ponemos las patatas, removemos, salamos y añadimos agua hasta que esté todo cubierto. Dejamos que de un hervor y añadimos el azafrán. Bajamos el fuego y dejamos que se cocine a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Cortamos la carne en tacos y la salamos. Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos chascándolas. Pelamos la cebolla y la picamos. Lavamos los tomates, los secamos y los cortamos en gajos. Pelamos los dientes de ajo.

En una cacerola echamos aceite de oliva, pochamos la cebolla, el tomate, los ajos y el laurel.

Añadimos la carne y la sofreímos hasta que esté sellada.

Echamos el vino y dejamos que se cocine todo hasta que se evapore el alcohol.


Ponemos las patatas, removemos y salamos y pasamos todo a la Crock-Pot. Añadimos el azafrán y cubrimos con agua. Dejamos que se cocine durante 4 horas en temperatura alta.





lunes, 10 de julio de 2017

Cazón en adobo - #tsviajero2017


La primera vez que estuve en Andalucía fue en el viaje de estudios de la Universidad. Por aquel entonces, el destino clásico era Punta Cana pero nuestra facultad siempre fue atípica.

Así que un grupete muy majo nos cruzamos España de norte a sur para disfrutar de todo lo que Sevilla, Cádiz, Córdoba y Granada tenía que ofrecernos. Recuerdo el viaje con mucho cariño, nos lo pasamos muy bien y vimos muchas cosas en un tiempo récord.

Así que este mes, para La Cocina Typical Spanish más viajera, he querido acercar un trozo de Andalucía a mi cocina. Si el año pasado preparé un pan de centeno gallego, este año me quedo con un plato muy típico del sur de España. El cazón se puede sustituir por mero, bacalao fresco...

La receta que he seguido es la de Sopa y Pilla.

Si quieres ver el resto de las recetas del reto, solo tienes que hacer click aquí: #tsviajero2017


INGREDIENTES (para 4 personas):

Cazón: 600 gramos.
Zumo de medio limón.
Vinagre de manzana: 100 mililitros.
Vino blanco: 100 mililitros.
Ajo: 4 dientes.
Pimentón dulce: una cucharadita.
Comino: una cucharadita.
Orégano: una cucharadita.
Perejil: una cucharadita.
Sal.
Harina de trigo.
Aceite de oliva virgen extra.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 191.
Hidratos de carbono: 5 gramos.
Grasas: 4 gramos.
Proteínas: 29 gramos.

Precio (por ración): 1,95€.


ELABORACIÓN:

Cortamos el cazón en tacos y lo ponemos en un bol. Añadimos el zumo de limón, el vinagre, el vino, los dientes de ajo pelados y picados, el orégano, el pimentón, el perejil y el comino. Mezclamos, tapamos el bol con film de plástico y lo metemos en la nevera durante 8 horas como mínimo.

Cuando vayamos a prepararlo lo escurrimos, lo salamos y lo enharinamos.

En una sartén calentamos abundante aceite de oliva y freímos el pescado hasta que esté dorado.






viernes, 7 de julio de 2017

Huevos con gambas (tradicional o Thermomix)


Siempre es un buen momento para comer huevos rellenos, al menos a mi siempre me apetecen. Lo mejor es que es un plato que podemos dejar preparado con antelación, así que para estos días de playa/piscina resultan muy útiles. Bueno...no tanto porque a mi hijo no le gusta el huevo cocido, así que para él me toca preparar otra cosa en el momento.

Si utilizamos mayonesa hecha en casa estarán mucho más ricos


INGREDIENTES (para 4 personas):

Huevos: 8.
Gambas peladas: 600 gramos.
Salsa mayonesa.
Zumo de limón: cuatro cucharadas.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 534.
Hidratos de carbono: 3 gramos.
Grasas: 37 gramos.
Proteínas: 44 gramos.

Precio (por ración): 2,55€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Cocemos los huevos en agua hirviendo con un poco de vinagre durante 12 minutos. Cuando pase el tiempo los enfriamos bajo el grifo para poder pelarlos más fácilmente. Los cortamos por la mitad a lo largo.

En un cazo ponemos agua con el zumo de limón y cocemos las gambas. Una vez cocidas, las escurrimos y secamos con papel de cocina.

Picamos 200 gramos de gambas y las mezclamos en un bol con las yemas de los huevos y dos cucharadas de mayonesa.

Rellenamos los huevos con esta pasta y los colocamos en una fuente con el relleno hacia abajo. Los servimos con un poco más de mayonesa y el resto de las gambas que no hemos utilizado para el relleno.


ELABORACIÓN (Thermomix):

Hacemos el zumo del limón y ponemos las gambas peladas en un bol cubiertas con él. Las metemos en la nevera.

Colocamos 500 gramos de agua en el vaso y ponemos 4 huevos en el cestillo. Programamos 14 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1. Sacamos los huevos y los enfriamos bajo el agua.

Rellenamos con un poco de agua el vaso y colocamos los otros 4 huevos en el cestillo. Programamos 9 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1.

Cuando acabe el tiempo, colocamos las gambas en el Varoma y lo tapamos. Programamos 5 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1.

Refrescamos los huevos bajo el agua fría y secamos las gambas con papel de cocina.

Abrimos los huevos por la mitad y retiramos las yemas que las pondremos en el vaso junto con 200 gramos de gambas y 2 cucharadas de mayonesa. Trituramos 10 segundos, velocidad 3.

Rellenamos los huevos con esta pasta, los cubrimos con mayonesa y decoramos con las gambas restantes.




jueves, 6 de julio de 2017

Menú semanal 23


Ya sabéis que últimamente está muy de moda Marie Kondo y sus teorías sobre el orden. Y yo no puedo evitar pensar lo contenta que estaría Marie con mi perro. No hay día que no me robe y se coma algo de manera que no me quede más remedio que tirarlo, jajaja. Con lo que me cuesta deshacerme de mis pertenencias a tenido que llegar este peludo a mi vida para vaciar armarios.

Tuve mi primer perro hace casi 30 años y desde entonces siempre he tenido perro, así que, como os podéis imaginar, estoy curtida en mil batallas. Pero nunca había tenido un perro como Rascayú. Apareció por el pueblo abandonado y con más miedo que alma. Durante muchas semanas no dejaba que lo tocásemos y ahora se ha convertido en un bicho pegajoso que a la mínima viene a buscar mimos mientras te arrima sus barbas mojadas.

Tiene espíritu de canguro porque salta como si lo fuese. En Navidad, cuando nos fuimos de vacaciones, lo dejamos en la guardería canina y saltó el muro y se escapó. Maria José, la dueña de la guardería, aún no se lo explica.

Y tiene, también, alma de anguila, porque se escurre por cualquier hueco. ¡Y no penséis que es un perro pequeño!. Cuando no estamos en casa se queda en el jardín (porque las probabilidades de que se coma todo lo que encuentra son muy altas). Siempre dejamos la ventana que da al jardín con la persiana bajada casi del todo, con el espacio justo para que los gatos puedan entrar y salir; pues el peludo ha descubierto que puede deslizarse por ahí. Así que os podéis imaginar mi cara de sorpresa cuando el otro día llegué a casa y me lo encontré dentro. Para mi, es físicamente imposible entrar por ese hueco, así que ese día pensé que me había olvidado de sacarlo. Ahora que lo ha hecho varias veces, aunque sin testigos, ya me he dado cuenta que lo que no es posible es que yo me olvide de sacarlo...

Seguro que algún día vengo a contaros más aventuras de Rascayú.



MENÚ 23

LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES SÁBADO DOMINGO
COMIDA Judías verdes a la lionesa Raviolis con salsa de nueces Albóndigas de garbanzos Patatas estofadas Menestra de champiñones Arroz a lo probe Moussaka griega
Cachopo de bonito Albóndigas al curry Duelos y quebrantos Fritos de rape Lomo alla napolitana Huevos a la escocesa
CENA Patatas rellenas de queso azul Fish and chips Pollo a la miel de romero con patatas abiertas Ensalada mixta Tortillas de trigo rellenas Fricandó de ternera con patatas fritas Tarta salada en forma de corona
Tortilla de setas shiitake Soufflé de queso

miércoles, 5 de julio de 2017

Bombones helados con frutos secos



Dice el refrán que “el que guarda siempre tiene” y yo de eso se un rato. ¡Cuántas veces habré comprado cosas “porque sí” y han pasado años hasta que las he utilizado!. Pero ahí estaban cuando las necesitaba...Y eso es lo que ocurrió con el molde que utilicé para preparar estos bombones; lo compré en “Aldi” hace mucho tiempo y ahí estaba en el cajón esperando su turno.

El día que preparé los crujientes templados de chocolate me sobró parte del chocolate, así que me puse manos a la obra y preparé estos bombones. Van rellenos de una mezcla de frutos secos que preparé para las baklava y que lleva pistachos, pipas de girasol, pipas de calabaza y canela.

Esta mezcla la dejo preparada en un bote y la utilizo hasta para las ensaladas.


INGREDIENTES:

Nata 35% M.G.: 150 gramos.
Chocolate fondant: 100 gramos.
Aceite de oliva virgen extra: 40 gramos.
Sal Maldon: 3 gramos.
Mezcla de frutos secos triturados: 100 gramos.

Valores nutricionales (por bombón):
Calorías: 110 gramos.
Hidratos de carbono: 4 gramos.
Grasas: 10 gramos.
Proteínas: 2 gramos.

Precio (por bombón): 0,18€.


ELABORACIÓN:

En un bol ponemos los frutos secos que queramos, en mi caso pistachos, pipas de girasol y pipas de calabaza. Los trituramos ligeramente y añadimos una cucharadita de canela en polvo.

En otro bol ponemos el chocolate troceado. En un cazo calentamos la nata hasta que rompa a hervir. En ese momento la vertemos sobre el chocolate para que con el calor lo derrita. Mezclamos con unas varillas hasta que el chocolate esté fundido. Añadimos la sal y el aceite de oliva y removemos con las varillas. Añadimos la mezcla de frutos secos y mezclamos todo.

Echamos la crema en los moldes y metemos los bombones en el congelador durante 2 horas como mínimo.