jueves, 15 de junio de 2017

Menú semanal 20


¡Buenos días!

Después de una semana de piscina puedo aseguraros de que ya llevo más horas dentro del agua que Michael Phelps, jajajaja. Menos mal que el calor acompaña e invita a estar en remojo porque si no, pobre de mi. Y eso que me gusta bañarme, pero la piscina me parece aburrida; yo soy de mar, de saltar olas (y de que me derrumben algunas veces, para qué negarlo).

Lo que no me gusta nada es el río. Sí me gusta pasear a su lado o sentarme en la orilla pero bañarme en él, me pone los pelos de punta. Ríos, pozas, estancas, lagos...nada, soy incapaz. Es que según lo escribo, se me revuelve el estómago.

Hace muchos años trabajé como monitora en una ludoteca y hacíamos excursiones por los alrededores del pueblo. Una muy bonita y que le gustaba mucho a los niños era un paseo por el río. Yo iba en cabeza e intentando aparentar dignidad mientras por dentro iba como un flan. Pero es lo que tiene estar con niños cuando una es adulta: que tiene que aparentar muchas veces.

Sin ir más lejos, hace unos meses fuimos a pasar el día a un parque de la naturaleza que tiene atracciones. Una de ellas es el bobsleigh donde se sube una ladera con una vagoneta para después bajarla. Aún no se porqué me animé a subir pero tendrías que verme muerta de miedo, con los ojos cerrados y mi hijo de 4 años detrás diciéndome (él iba tranquilisimo, claro): "¿Y si nos caemos?".



Pues eso, que con el rollo de no transmitir nuestros miedos a los pequeños, nos obligamos a enfrentarnos a los nuestros. Y no siempre nos ayuda a superarlos, os lo aseguro.




1 comentario:

  1. ¡Hola Alicia!

    Te doy la razón en todo lo que nos cuentas. Mira yo no me meto en un río o en un pantano así me esté muriendo de calor ¡me da pánico! pero allá cada uno con sus miedos, que las extensiones de agua y yo no somos muy amigas ¿eh? y la playa me gusta, pero por la orillita, nada de correr riesgos innecesarios ja ja ja

    Me gusta tu menú. Se nota que el calor nos abraza y que las comidas van siendo más ligeras y fresquitas

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar