martes, 20 de junio de 2017

Flor de masa filo


Últimamente estoy cocinando mucho con la masa filo , casi me gusta tanto como el hojaldre del que soy una fiel admiradora.

Esta receta surgió como una manera de aprovechar parte de la masa que me sobró después de preparar los crujientes templados de chocolate. En un primer momento pensé en utilizarla para hacer algo dulce pero después cambié completamente de idea e hice este plato salado.

Se puede preparar con antelación porque lo ideal es comerlo frío para que se asienten bien los sabores.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Masa filo: 280 gramos.
Queso de untar: 350 gramos.
Tomates secos en aceite: 50 gramos.
Aceitunas negras: 250 gramos.
Mantequilla: 50 gramos.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 540.
Hidratos de carbono: 4 gramos.
Grasas: 33 gramos.
Proteínas: 13 gramos.

Precio (por ración): 1,84€.


ELABORACIÓN:

Escurrimos los tomates sobre papel de cocina y los troceamos. Troceamos las aceitunas negras. Con unas varillas batimos el queso de untar para que quede una textura más fácil de untar. En un bol mezclamos las aceitunas con el tomate.



Untamos el fondo y las paredes de un molde redondo con abundante mantequilla.



Extendemos las hojas de masa filo y cortamos rectángulos de unos 10 centímetros de ancho con el largo de la masa.



Sobre cada rectángulo de masa extendemos queso y repartimos una porción de aceitunas y tomates secos. Doblamos la masa por la mitad hasta conseguir un cordón. Entonces, enrollamos la masa sobre sí misma desde uno de los extremos. De esta manera conseguiremos un rollo de masa.

A medida que vamos haciendo los rollos los colocamos en el molde, empezando por el borde exterior, hasta rellenarlo.

Encendemos el horno a 180ºC.

Cuando tenemos toda la flor hecha, derretimos mantequilla y con ella regamos la parte superior de la flor.

Horneamos durante 30 minutos, aproximadamente, hasta que la parte superior de la flor esté dorada. Dejamos enfriar el molde sobre una rejilla.

Para comer esta flor no es necesario desmoldarla, el propio molde nos servirá de plato. Yo utilicé un molde desmontable, pero no es imprescindible.


1 comentario:

  1. ¡Cualquiera diría que es una receta de aprovechamiento! ¡ha quedado muy vistosa y muy apetecible!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar