martes, 24 de enero de 2017

Costillas de cerdo con salsa agridulce (tradicional o Crock-Pot)



Desde que me compré el libro "Cocina conmigo" de Gordon Ramsay lo consulto mucho para preparar alguna receta. Tiene platos muy originales, con un toque diferente, como estas costillas que entre el aliño llevan jengibre fresco.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Costillas de cerdo: 1 kilo.
Pimienta negra molida.
Ajo: 4 dientes.
Jengibre fresco: un trozo de unos 7 centímetros.
Pimienta en grano: una cucharadita.
Miel: 5 cucharadas.
Salsa de soja: 150 mililitros.
Vinagre de arroz: 3 cucharadas.
Jerez semiseco: 400 mililitros (si hacemos la receta en la Crock-Pot pondremos la mitad).

Valores nutricionales (por ración):
Kilocalorías: 849.
Hidratos de carbono: 22 gramos.
Grasa: 59 gramos.
Proteínas: 47 gramos.

Precio (por ración): 2,17€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Precalentamos el horno a 180ºC.

Sazonamos las costillas con sal y pimienta, presionando contra la carne. Calentamos en el fuego una sartén con un poco de aceite y doramos el costillar por los dos lados.

Picamos los dientes de ajo y pelamos y picamos el jengibre. Lo añadimos a la sartén junto con la miel. Cocinamos dos minutos hasta que la miel empiece a caramelizarse. Añadimos la salsa de soja, el vinagre y el vino. Llevamos a ebullición y lo mantenemos hirviendo un minuto.

Pasamos todo a una fuente apta para el horno y asamos durante una hora, aproximadamente, dando la vuelta a las costillas a mitad de cocción. Si vemos que se secan demasiado añadiremos una cucharadas de agua o de caldo de pollo.

Sacamos las costillas del horno y las pasamos a una cazuela (con la salsa) hasta que la salsa tome la consistencia de un jarabe.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos unas patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos en rodajas gruesas. Las ponemos en la olla con un chorrito de aceite y cocinamos 1 hora en temperatura alta.

Sazonamos las costillas con sal y pimienta, presionando contra la carne. Calentamos en el fuego una sartén con un poco de aceite y doramos el costillar por los dos lados.

Picamos los dientes de ajo y pelamos y picamos el jengibre. Lo añadimos a la sartén junto con la miel. Cocinamos dos minutos hasta que la miel empiece a caramelizarse. Añadimos la salsa de soja, el vinagre y el vino. Llevamos a ebullición y lo mantenemos al fuego hasta que el alcohol se evapore.

Pasamos las costillas a la olla y cocinamos 3 horas en temperatura alta.

Una vez cocinadas, sacamos las costillas de la olla y echamos la salsa en un cazo a fuego bajo para que se reduzca.


Servimos la carne con la salsa por encima.



2 comentarios: