jueves, 31 de marzo de 2016

Mousse de chocolate blanco, crème fraîche y jengibre confitado


 Hace mucho tiempo que soy asidua del blog "Siguiendo a Nenalinda". Todo los meses veía con curiosidad que participaba en un reto donde publicaba una receta de Lorraine Pascal, una cocinera británica muy famosa pero que yo no conozco (para qué voy a negarlo).

Como tengo alma de cotilla infatigable, accedí a la página de Facebook de estos "Lok@as por Lorraine" para chafardear.

Cada mes, se proponen varias recetas y entre los miembros de grupo se vota la que será la seleccionada. Este mes de marzo nos toca la que os traigo hoy.

Tengo que decir que ha sido todo un éxito entre los que la probaron :)


INGREDIENTES (para 6 vasos de 125 mililitros):

Crème fraîche: 150 gramos.
Nata 35% M.G.: 300 gramos.
Chocolate blanco: 400 gramos.
Jengibre confitado: 3 trozos de 1 centímetro.


ELABORACIÓN:

Ponemos la crème en un bol y la removemos con unas varillas.

En otro bol ponemos la nata y la batimos hasta que tenga una consistencia similar a la de la crème.

Echamos la crème sobre la nata y removemos con las varillas hasta que estén bien mezcladas.

Derretimos el chocolate blanco, al baño María o la microondas, con mucho cuidado de que no se queme.

Una vez que tenemos el chocolate derretido, echamos una cucharada de la mezcla de nata y crème sobre el chocolate y removemos con las varillas hasta que esté integrado. Repetimos, cucharada a cucharada, hasta que tengamos toda la mezcla en un bol.

Picamos el jengibre y lo añadimos al bol; removemos para que se reparta por la crema.

Repartimos la mezcla en los vasitos o copas donde vayamos a servirlo y lo metemos en la nevera para que se enfríe, una hora como mínimo para que coja la consistencia adecuada.



Si queréis ver el resto de las recetas participantes en este reto, aquí están:




miércoles, 30 de marzo de 2016

Pollo en su jugo (tradicional y Crock-Pot)


Receta del libro "Platos típicos de Asturias" de María Luisa García.

INGREDIENTES (para 4 personas):

Pollo troceado: 1.
Cebollas: 2.
Ajo: 3 dientes.
Azafrán.
Coñac: 40 mililitros.
Perejil: 1 rama.
Aceite de oliva virgen extra.
Sal.


ELABORACIÓN (TRADICIONAL):

Limpiamos bien el pollo, lo ponemos en una bandeja y lo sazonamos con ajo, dejándolo reposar durante media hora. Pasado el tiempo lo salamos.

En una cacerola calentamos un chorro de aceite de oliva y doramos los trozos de pollo. A medida que se va dorando, lo vamos pasando a otra cacerola donde lo guisaremos.
Cortamos la cebolla en trozos (pueden ser grandes) y la colocamos sobre el pollo.

En el mortero machamos dos dientes de ajo y la rama de perejil. Añadimos unas hebras de azafrán y desleímos todo con el coñac.

Regamos el pollo con el contenido del mortero, tapamos la cacerola y dejamos que se cocine a fuego bajo durante 1 hora aproximadamente. De vez en cuando vamos regando el pollo con su propio jugo.

Cuando el pollo esté cocinado, lo sacamos de la cacerola y pasamos la salsa por el pasa-puré. Servimos el pollo echando la salsa por encima.


ELABORACIÓN (CROCK-POT):

Limpiamos bien el pollo, lo ponemos en una bandeja y lo sazonamos con ajo, dejándolo reposar durante media hora. Pasado el tiempo lo salamos.

En una cacerola calentamos un chorro de aceite de oliva y doramos los trozos de pollo. A medida que se va dorando, lo vamos pasando a la Crock-Pot.
Cortamos la cebolla en trozos (pueden ser grandes) y la colocamos sobre el pollo.

En el mortero machamos dos dientes de ajo y la rama de perejil. Añadimos unas hebras de azafrán y desleímos todo con el coñac. Echamos la mezcla en la sartén y lo dejamos al fuego hasta que se evapore el alcohol.

Regamos el pollo con esta salsa, encendemos la Crock-Pot y cocinamos 4 horas en temperatura alta.

Cuando el pollo esté cocinado, lo sacamos de la cacerola y pasamos la salsa por el pasa-puré. Servimos el pollo echando la salsa por encima.






martes, 29 de marzo de 2016

Patatas a la cazuela (tradicional y Crock-Pot)


 Hay que aprovechar los últimos días frescos para comer guisos de esos que te templan el cuerpo.

El de hoy no puede ser más sencillo y sabroso. En un momento preparamos un plato de cuchara para chuparse los dedos.

INGREDIENTES (para 4 personas):
Patatas: 800 gramos.
Cebolla: 1.
Salsa de tomate: 8 cucharadas.
Costilla de cerdo troceada: 500 gramos.
Sal.
Aceite de oliva virgen extra.

ELABORACIÓN (TRADICIONAL):
Picamos la cebolla y troceamos las costillas.
Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos chascándolas.
En una cacerola ponemos un poco de aceite de oliva a calentar. Sofreímos la cebolla y cuando empiece a coger color añadimos la salsa de tomate, dejando que se fría un par de minutos. Salamos.
En una sartén, doramos las costillas saladas previamente.
Echamos las costillas en la cazuela y añadimos las patatas. Rectificamos la sal.
Cubrimos las patatas con agua y dejamos cocer a fuego lento hasta que estén tiernas.


ELABORACIÓN (CROCK-POT):
Picamos la cebolla y troceamos las costillas.
Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las cortamos chascándolas.
En una sartén ponemos un poco de aceite de oliva a calentar. Sofreímos la cebolla y cuando empiece a coger color añadimos la salsa de tomate, dejando que se fría un par de minutos. Salamos y lo pasamos a la Crock-Pot.
En la sartén, doramos las costillas saladas previamente.
Echamos las costillas en la Crock-Pot y añadimos las patatas. Rectificamos la sal.
Cubrimos las patatas con agua y dejamos cocer 4 horas en temperatura alta.





lunes, 28 de marzo de 2016

Llançadores de Sant Pere de Catí


Esta receta es típica de Catí, población del Alto Maestrazgo de Castellón. Se trata de un pan con un sabor muy peculiar debido a la presencia de anís verde en la masa.

Entre sus ingredientes se incluye el aceite de soja. Yo no pude encontrarlo, así que lo sustituí por aceite de girasol.

La receta original pertenece a la Asociación de Mujeres de Catí; de esta misma fuente es el brazo de gitano que preparé al inicio de mi andadura con "Descubre Castellón".



INGREDIENTES:

Harina de trigo: 500 gramos
Aceite de soja: 55 mililitros.
Aceite de oliva: 75 mililitros.
Agua: 215 mililitros.
Sal: 11 gramos.
Anís verde: 11 gramos.
Levadura fresca: 10 gramos


ELABORACIÓN:

En un bol mezclamos la harina con el agua y la sal. Reservamos un poco de agua para disolver la levadura en ella.

Tapamos el bol y dejamos que la masa repose 30 minutos.

Añadimos la levadura disuelta en agua templada y amasamos hasta conseguir una masa lisa.

Añadimos el aceite y el anís y mezclamos hasta que estén bien integrados en la masa.

Ponemos la masa en un bol limpio, la tapamos y la dejamos hasta que doble su volumen.

Volcamos la masa sobre la superficie de trabajo enharinada y la desgasificamos, aprentando con las manos suavemente. Hacemos una bola con ella y dejamos que repose, tapada, durante 10 minutos.



Ahora formamos el pan. Yo le di forma de batard pero es indiferente.






Una vez formado, lo tapamos y dejamos que suba por segunda vez.

Calentamos el horno a 250ºC y en el suelo del mismo colocamos una bandeja metálica.

Cuando el pan esté listo para ser horneado le hacemos unos cortes en la superficie.

Metemos el pan en el horno, echamos medio vaso de agua en la bandeja metálica que habíamos colocado en el fondo y apagamos el horno durante los 10 minutos.

Pasados los 10 minutos, retiramos la bandeja con agua y encendemos de nuevo al horno a 220ºC.

Lo horneamos a esta temperatura durante unos 35 minutos.

Sacamos el pan del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.





domingo, 27 de marzo de 2016

Jengibre confitado en Crock-Pot


Hace unos días, leyendo una receta de una mousse de chocolate blanco, entre sus ingredientes pedía jengibre confitado.

Casualmente, tenía un trozo en la nevera que me había sobrado cuando preparé la salsa teriyaki así que me animé a confitarlo.

Mi experiencia al confitado se reduce a las naranjas que preparo para el roscón, así que me basé en esa receta . La diferencia es que el jengibré lo confité en la Crock-Pot.


INGREDIENTES:

Jengibre: un trozo.
Agua: 84 mililitros.
Azúcar: 168 mililitros.


ELABORACIÓN:

Lavamos y secamos el jengibre. Lo cortamos en rodajas de 1/2 centímetro de grosor.

Echamos en la Crock-Pot el agua y 56 gramos de azúcar (1/3 de la cantidad total) y lo dejamos 1 hora en temperatura alta. Pasada la hora, metemos el jengibre y cocinamos durante 1 hora en bajo. Apagamos la Crock-Pot y dejamos que repose durante 8 horas.

Pasadas las 8 horas, añadimos otros 56 gramos de azúcar, encendemos la Crock-Pot 1 hora en alto y otra hora en bajo. Apagamos y dejamos reposar 8 horas.

Repetimos la operación por tercera y última vez.

Como es un proceso de más de 24 horas, es una buena idea empezar a hacerlas por la noche. A la mañana siguiente hacemos la segunda cocción, por la tarde la tercera y por la noche las sacamos del almíbar.

Yo utilicé todo el jengibre en el momento, así que no se cuantos días aguantará. Supongo que bastantes, por la cantidad de azúcar de la preparación.


El almíbar resultante se puede conservar en un tarro de cristal en la nevera.


sábado, 26 de marzo de 2016

Torta de aceite de Castilla y León


Una de las hermanas de mi abuela vive en León. Con frecuencia íbamos a visitarla y en verano nos íbamos a su casa del pueblo en Matallana del Torío. Recuerdo merendar un pan plano con "Nocilla" que sabía riquísimo, tenía un sabor que no es posible olvidar.

Hace unos días me propuse hacerlo en casa y di con la receta en esta web. Así es como descubrí que este pan es típico de toda la Comunidad castellanoleonesa.


INGREDIENTES:

Harina panadera: 500 gramos.
Agua: 320 mililitros.
Sal: 10 gramos.
Levadura fresca: 10 gramos.
Aceite de oliva virgen extra.


ELABORACIÓN:

Disolvemos la levadura en un poco de agua templada.

En un bol mezclamos todos los ingredientes, excepto el aceite de oliva y amasamos hasta conseguir una masa lisa.

Dejamos la masa en un bol limpio y la tapamos con papel film.

Dejamos que repose hasta que doble su volumen.

Una vez que ha subido, echamos la masa sobre un papel de hornear y la estiramos con las manos, dándole forma redondeada y plana. Untamos la torta con aceite de oliva y encendemos el horno a 220ºC.


Horneamos durante 25-30 minutos, hasta que esté hecha y al sacarla del horno la untamos otra vez con aceite de oliva.






jueves, 24 de marzo de 2016

Pan de 5 minutos


Buceando en "El Foro del Pan" encontré esta receta de Jeff Hertzberg y Zoe Bakes y quise comprobar por mí misma si era cierto que en tan poco tiempo se hacía un buen pan.


Y es cierto. Así que ya no hay excusa para los momentos de pereza y las prisas. Y tampoco hay excusas para aquellos que os da miedo el amasado. Este pan es tan sencillo de hacer que las pocas ocasiones en que compraba pan se han reducido a 0.


INGREDIENTES:

Harina de trigo: 390 gramos.
Agua tibia: 300 mililitros.
Levadura fresca: 7,8 gramos.
Sal: 1 cucharadita y media.


ELABORACIÓN:

Disolvemos en un poco de agua la levadura.

En un bol mezclamos todos los ingredientes hasta que estén bien integrados. En la receta original se utiliza un recipiente de plástico, pero yo no tengo uno lo suficientemente grande como para echar la masa, así que utilice uno de cristal.

Tapamos el recipiente, pero no herméticamente, con un paño de algodón que lo cubra es suficiente.

Lo deamos reposar durante dos horas.

Pasado este tiempo, le damos forma al pan con las manos enharinadas. Es una masa bastante hidratada, así que no será fácil de manejar.

Espolvoreamos harina de maíz sobre el papel de hornear y dejamos el pan sobre él durante 40 minutos.

Encendemos el horno a 220ºC con una bandeja metálica sobre el suelo del horno.

Cuando el pan haya reposado los 40 minutos hacemos unos cortes en la superficie, lo metemos en el horno y echamos medio vaso de agua sobre la bandeja metálica que habíamos dejado en el suelo del horno.


Horneamos 30 minutos y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.








miércoles, 23 de marzo de 2016

I Jornada Gastronómica




Hace unos días "La Botillería" de Ejea de los Caballeros celebró la que fue la primera de una serie de jornadas gastronómicas. Cualquier excusa es perfecta para salir de casa y probar nuevos alimentos, así que allí me fuí.

"La Botillería" tiene un local precioso pero la sorpresa es que el sitio donde se hizo esta jornada es más bonito aún. Una gran sala con un ambiente muy cálido y una decoración acogedora. Solo por lo agusto que estábamos ya merecía la pena.

Cristina nos hizo una breve introducción a los productos que íbamos a probar:

- Mermeladas de autor Bubub.
- Patés franceses Leopaul.
-Quesos artesanos del Roncal Ekia.

Todo ello regado con vino de la casa "Señorío de Cinco Villlas" tinto crianza.



A continuación, Curro Fatás, propietario de la empresa de mermeladas "Bubub" nos contó cómo se introdujo en este sector de la alimentación y cuál fue su periplo para montar su empresa. Para los más jóvenes, este nombre no os dirá nada, pero Curro fue parte de "Puturrú de Fuá"un grupo de música humorística muy famoso a mediados-finales de los 80.

Seguro que si os pongo esta canción os sonará más:



Curro lleva un showman dentro, así que su explicación, a pesar de extensa, fue muy amena.

Su empresa, "Bubub" tiene su sede en Bulbuente, un pequeño pueblo de la provincia de Zaragoza situado a los pies del Moncayo. Allí producen sus 25 tipos diferentes de mermelada mediante un proceso totalmente artesanal y desde allí exportan a medio mundo.

Después, tuvimos la oportunidad de probar estas maravillas acompañadas con pan tradicional de "Crakiss".
  • La primera tapa que se probó fue el queso del Valle de Roncal ("Ekia"):


  • Las segundas tapas, una serie de mermeladas "Bubub":

    • Kiwi, limón y tequila:

    • Albaricoque a la menta fresca.
    • Fresa a la pimienta verde:

  • Las terceras, fueron tapas maridadas con mermeladas "Bubub" y queso del Valle de Roncal ("Ekia"):
    • Mermelada de tomate ligeramente picante al Whisky:

    • Mermelada de cebolla caramelizada al vino tinto:

  • La últimas tapas fueron de foie de canard francés ("Leopaul") y gelée de "Bubub":
    • Foie con gelée de cava y oro:

    • Salmón con gelée de Gin Tonic:


El 14 de abril es la próxima convocatoria será dedicada al corte de jamón Ibérico y cata de aceites del Bajo Aragón. Allí estaremos dispuestos a vivir una nueva experiencia para los sentidos.










martes, 22 de marzo de 2016

Canutillos de carne


Esta receta es del libro "Cocina práctica" de Rosario Cifuentes.

Casi, casi como comer unos canelones pero sin pasta.


INGREDIENTES (para 6 canutillos):

Huevos: 2.
Carne picada: 160 gramos.
Leche: 3 cucharadas.
Harina de trigo: 2 cucharadas.
Sal: 1 pizca.
Tomate concentrado: 1 cucharada.
Aceite de oliva virgen extra.
Bechamel: 500 gramos.

Valores nutricionales (por canutillo):
Kilocalorías: 233.
Hidratos de carbono: 14 gramos.
Grasas: 15 gramos.
Proteínas: 15 gramos.

Precio (por canutillo): 0,73€.


ELABORACIÓN:

Batimos los huevos y les añadimos la leche, una pizca de sal y la harina. Removemos hasta que tengamos una crema ligera.

Calentamos una sartén con un poco de aceite de oliva, lo justo para engrasarla. Según el tamaño de la sartén, echaremos la cantidad de masa, siempre teniendo en cuenta que queremos unas tortitas finas.

Yo utilicé una sartén de 16 centímetros, así que con 3/4 de cucharón tenía una tortita perfecta.

Dejamos que se fría por abajo y le damos la vuelta. Vamos colocando las tortillas en un plato a medida que las vamos friendo.

Salamos la carne picada y la freímos en una sartén con un poco de aceite de oliva. Cuando esté hecha añadimos el concentrado de tomate y mezclamos bien.

Cogemos una de las tortillas, echamos carne en el medio y la enrrollamos como un canelón. Repetimos con el resto de las tortillas. Colocamos los canutillos en una fuente apta para el horno.

Después preparamos la bechamel como tengamos costumbre. No tiene que quedar demasiado líquida, ya que vamos a utilizarla para napar los canutillos.

Encendemos el horno con la función grill.

Echamos la bechamel sobre los canutillos y horneamos hasta que esté dorada.





lunes, 21 de marzo de 2016

Torrijas


El dulce de la Semana Santa por excelencia. De origen francés, pero nos hemos apropiado de este postre como si lo hubiésemos inventado nosotros.

Yo confieso que son mi postre predilecto cuando me sobra algo de pan, así que las comemos varias veces al año. Son tan fáciles de hacer que merece la pena aprovechar el pan que no hayamos comido y darnos un capricho para desayunar o merendar.


INGREDIENTES:

Pan.
Leche.
Huevos.
Azúcar.
Aceite de oliva virgen extra.


ELABORACIÓN:

Cortamos el pan en rebanadas.

En un plato hondo ponemos la leche y remojamos el pan en ella. Según el tipo de pan lo remojaremos más o menos. Si es pan del día será suficiente con hacerlo vuelta y vuelta, para que no se rompa.

En otro plato hondo cascamos los huevos y los batimos.

Pasamos el pan remojado por los huevos y lo freímos en una sartén con abundante aceite caliente hasta que estén doradas por los dos lados.

Las ponemos en un plato cubierto con papel de cocina que absorba el aceite sobrante y espolvoreamos azúcar sobre ellas (o azúcar y canela, azúcar y unas ralladuras de limón...).