viernes, 8 de julio de 2016

Ajoharina de Jaén (tradicional o Crock-Pot)


Una semana más vamos con el plato de cuchara.

El ajoharina es típico de Jaén, aunque también existe la versión manchega y la murciana.

Y como con todos los platos típicos, existe tal cantidad de variaciones que dan lugar a múltiples discusiones por ver cuál es la versión más típica de todas.

En la "Wikipedia" nos cuentan que el ajoharina jienense lleva bacalao aunque puede sustituirse por tomate. En la receta del libro que yo seguí ("La cocina de la abuela" de Ana María Calera) no lleva ni una cosa ni otra.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas: 800 gramos.
Ajo: 2 dientes.
Pimentón rojo (dulce o picante): 1 cucharadita.
Aceite de oliva virgen extra.
Pimiento rojo seco: 1.
Harina: 1 cucharada.
Pimienta blanca en polvo.
Sal.
Agua.


ELABORACIÓN (tradicional):

Pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos en rodajas de 1 centímetro, aproximadamente.

En una cazuela calentamos un poco de aceite de oliva y freímos el pimiento seco. Una vez frito lo sacamos de la cazuela y lo reservamos.

En un cazo ponemos agua a hervir. Tiene que ser suficiente como para cubrir las patatas para cocerlas.

En la misma cazuela que hemos frito el pimiento, echamos las patatas y las rehogamos. Cuando empiecen a cambiar de color, bajamos el fuego y añadimos el pimentón y el agua hirviendo hasta cubrirlas.

Dejamos que se cocine a fuego bajo.

En el mortero haremos un majado con los dientes de ajo pelados y picados y el pimiento frito. Añadimos la harina y dos cucharadas del caldo de las patatas. Desleímos la harina y añadimos el majado a la cazuela con las patatas a mitad de cocción.

Salamos y seguimos cocinando hasta que estén tiernas.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos en rodajas de 1 centímetro, aproximadamente.

En una sartén calentamos un poco de aceite de oliva y freímos el pimiento seco. Una vez frito lo sacamos de la cazuela y lo reservamos.

En la misma sartén, echamos las patatas y las rehogamos. Cuando empiecen a cambiar de color, bajamos el fuego y añadimos el pimentón.

Pasamos las patatas a la Crock-Pot y las cubrimos con agua. Cocinamos 4 horas en temperatura alta.

A las dos horas de cocción, preparamos un majado en el mortero con los dientes de ajo pelados y picados y el pimiento frito. Añadimos la harina y dos cucharadas del caldo de las patatas. Desleímos la harina y añadimos el majado a la Crock-Pot.


Salamos y seguimos cocinando.



2 comentarios:

  1. Me encantan los guisos con patata, este no lo conocía, pero tendré que esperar al otoño/invierno para probarlos, que con estos calores solo me apetece ensalada :)

    ResponderEliminar
  2. Mmm que pinta tienen estas patatitas! Deliciosas! Besitos

    ResponderEliminar