viernes, 18 de marzo de 2016

Patatas rellenas (tradicional y Crock-Pot



Este era uno de los platos estrella de mi madre. El día que las hacía era una fiesta, y no las hacía muy a menudo pues vaciar patatas para cinco personas era bastante trabajo.

Repasando el libro "Cocina práctica" de Rosario Cifuentes me encontré la receta y me puse a ello, aunque con alguna variación; no rebocé las patatas ni las freí antes de guisarlas. A la vista del resultado considero que es un paso prescindible ya que nos ahorra algo de trabajo y no influye significativamente en el plato.


INGREDIENTES (PARA 4 PERSONAS):

Patatas medianas: 8.
Ternera picada: 800 gramos.
Ajo: 4 dientes.
Perejil.
Cebolla: 1/2.
Aceite de oliva virgen extra.
Harina.
Vino blanco: 1 chorrito.
Sal.


ELABORACIÓN:

Elegiremos las patatas de un tamaño similar. Las pelamos, las lavamos y las secamos. Con un ahuecador de patatas (no se si tiene otro nombre más técnico) las vaciamos, con mucho cuidado de no romper las paredes de la patata. Los trozos que vamos sacando los reservamos.

En un bol mezclamos la carne picada con los dientes de ajo muy picados, un poco de perejil (también picado) y sal. Mezclamos bien todo.

Rellenamos cada patata con la carne picada. Cogemos uno de los trozos de patata que hemos sacado con el ahuecado y tapamos el agujero. Vamos colocando las patatas en la cacerola.

En una sartén ponemos un poco de aceite de oliva y sofreímos la cebolla a fuego bajo. Cuando empiece a estar transparente añadimos una cucharadita de harina y la desleímos. Añadimos agua, un chorro de vino blanco, perejil y sal y dejamos que de un hervor.

Cubrimos las patatas con la salsa y las dejamos a fuego medio hasta que estén tiernas.


ELABORACIÓN (CROCK-POT):

Elegiremos las patatas de un tamaño similar. Las pelamos, las lavamos y las secamos. Con un ahuecador de patatas (no se si tiene otro nombre más técnico) las vaciamos, con mucho cuidado de no romper las paredes de la patata. Los trozos que vamos sacando los reservamos.

En un bol mezclamos la carne picada con los dientes de ajo muy picados, un poco de perejil (también picado) y sal. Mezclamos bien todo.

Rellenamos cada patata con la carne picada. Cogemos uno de los trozos de patata que hemos sacado con el ahuecado y tapamos el agujero. Vamos colocando las patatas en la Crock-Pot.

En una sartén ponemos un poco de aceite de oliva y sofreímos la cebolla a fuego bajo. Cuando empiece a estar transparente añadimos una cucharadita de harina y la desleímos. Añadimos agua, un chorro de vino blanco, perejil y sal y dejamos que hierva hasta que se evapore el alcohol.

Cubrimos las patatas con la salsa y las dejamos 4 horas y media en temperatura alta.





2 comentarios:

  1. Jeje ese libro me parece que lo tenía ni madre que recuerdos, no me extraña que cuando la tuya hiciera estas patatas era una fiesta, porque se ven riquisimas.
    Un beso

    ResponderEliminar