domingo, 27 de marzo de 2016

Jengibre confitado en Crock-Pot


Hace unos días, leyendo una receta de una mousse de chocolate blanco, entre sus ingredientes pedía jengibre confitado.

Casualmente, tenía un trozo en la nevera que me había sobrado cuando preparé la salsa teriyaki así que me animé a confitarlo.

Mi experiencia al confitado se reduce a las naranjas que preparo para el roscón, así que me basé en esa receta . La diferencia es que el jengibré lo confité en la Crock-Pot.


INGREDIENTES:

Jengibre: un trozo.
Agua: 84 mililitros.
Azúcar: 168 mililitros.


ELABORACIÓN:

Lavamos y secamos el jengibre. Lo cortamos en rodajas de 1/2 centímetro de grosor.

Echamos en la Crock-Pot el agua y 56 gramos de azúcar (1/3 de la cantidad total) y lo dejamos 1 hora en temperatura alta. Pasada la hora, metemos el jengibre y cocinamos durante 1 hora en bajo. Apagamos la Crock-Pot y dejamos que repose durante 8 horas.

Pasadas las 8 horas, añadimos otros 56 gramos de azúcar, encendemos la Crock-Pot 1 hora en alto y otra hora en bajo. Apagamos y dejamos reposar 8 horas.

Repetimos la operación por tercera y última vez.

Como es un proceso de más de 24 horas, es una buena idea empezar a hacerlas por la noche. A la mañana siguiente hacemos la segunda cocción, por la tarde la tercera y por la noche las sacamos del almíbar.

Yo utilicé todo el jengibre en el momento, así que no se cuantos días aguantará. Supongo que bastantes, por la cantidad de azúcar de la preparación.

El almíbar resultante se puede conservar en un tarro de cristal en la nevera.




No hay comentarios:

Publicar un comentario