domingo, 27 de septiembre de 2015

Suspiros de Pajares (tradicional y Cecomixer)























Dentro del ejercicio que es la maternidad/paternidad hay una prueba que nos toca pasar a todas y todos: que tu pequeño cachorro decida que las 4 de la mañana es una hora genial para levantarse.

¿Y qué haces a esas horas? Ver dibujos es una opción estupenda pero es que con semejante madrugón te da tiempo a ver 20 veces todos los capítulos de Peppa Pig. Así que cuando hace unos días nos tocó madrugar tanto decidí aprovechar ese rato. Y nos pusimos manos a la obra los dos.

Las galletas son ideales para preparar con niños porque se ensucia muy poco y ya sabéis que eso es un plus cuando se tienen niños.

La receta es del libro "Platos típicos de Asturias" de Maria Luisa García. Pajares es un pueblo asturiano situado en la Cordillera Cantábrica, en la frontera entre Asturias y León. Da nombre al puerto de montaña que merece la pena cruzar a pesar de sus curvas.


INGREDIENTES:

Mantequilla: 250 gramos.
Huevo: 1/2.
Azúcar: 125 gramos.
Harina: 400 gramos.


ELABORACIÓN (tradicional):

Sacamos la mantequilla de la nevera y dejamos que se atempere.

Precalentamos el horno a 180ºC.

En un bol batimos la mantequilla con el azúcar hasta obtener una crema. Añadimos el medio huevo y lo batimos (calcular la mitad de un huevo es muy sencillo: lo batimos, lo pesamos y nos quedamos con la mitad del peso). Podemos utilizar el huevo entero doblando las cantidades del resto de los ingredientes.

Añadimos la harina tamizada y mezclamos bien. El resultado será una masa muy manejable, similar a la plastilina.

Cogemos porciones de masa del tamaño de una nuez, hacemos una bola y los aplastamos. Los colocamos en la bandeja del horno y horneamos durante 25 minutos.

Los dejamos enfriar sobre una rejilla.


ELABORACIÓN (Cecomixer):

Sacamos la mantequilla de la nevera y dejamos que se atempere.

Precalentamos el horno a 180ºC.

En el bol batimos la mantequilla con el azúcar con las varillas durante 4 minutos a velocidad 4.Añadimos el medio huevo y lo batimos 1 minuto a velocidad 4(calcular la mitad de un huevo es muy sencillo: lo batimos, lo pesamos y nos quedamos con la mitad del peso). Podemos utilizar el huevo entero doblando las cantidades del resto de los ingredientes.

Añadimos la harina tamizada, ponemos el amasador plano y programamos 4 minutos a velocidad 6. El resultado será una masa muy manejable, similar a la plastilina.

Cogemos porciones de masa del tamaño de una nuez, hacemos una bola y los aplastamos. Los colocamos en la bandeja del horno y horneamos durante 25 minutos.

Los dejamos enfriar sobre una rejilla.





sábado, 26 de septiembre de 2015

Ropa vieja en Crock-Pot



Aprovechar las sobras de una comida es, para mi, uno de los grandes retos cuando cocino. Odio (como supongo que os ocurrirá a la mayoría) tirar comida. Afortunadamente, pocas veces ocurre, por tres razones:

1) Cocino la cantidad justa. Prefiero quedarme corta que pasarme.
2) Busco la manera de aprovechar cualquier resto de comida.
3) Tengo una perra y varios gatos que dan buena cuenta de lo poco que sobra.

En el caso de la receta de hoy, tenía unos restos de pollo guisado. La manera más frecuente de reutilizarlo es en croquetas, pero es que las de pollo no me gustan (¡con lo que me gustan las croquetas!). Así que, pensando y pensado, me acordé de la ropa vieja, un plato típico del sur de España.

Nunca lo había probado porque en Asturias y en Aragón no hay costumbre de comerlo pero lo había oído tantas veces y tenía tantas ganas de probarlo que me animé a hacerlo para darle salida al pollo.

Es un plato de aprovechamiento que se hace con los restos de un cocido, generalmente con carne de ternera. Pero, ¿por qué no con pollo?

Me leí varias recetas y cogiendo apuntes de cada una preparé esta.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Garbanzos: 400 gramos (o los que nos hayan sobrado del cocido).
Restos de carne.
Pimiento rojo: 1.
Cebolla: 1.
Ajo: 2 dientes.
Tomate: 2.
Vino blanco: 150 mililitros.
Pimentón: 1 cucharadita.
Pimienta negra.
Tomillo: 1 cucharadita.
Laurel: 1 hoja.
Sal.
Aceite de oliva.
Patatas.


ELABORACIÓN:

Desmenuzamos los restos de carne y reservamos.

Pelamos y cortamos en láminas los dientes de ajo y troceamos el pimiento y hacemos un sofrito. Cuando comience a dorarse añadimos el tomillo, la pimienta negra, el laurel y el pimentón.

Removemos en la sartén y añadimos el vino, dejándolo al fuego hasta que el alcohol se evapore. Una vez evaporado lo pasamos a la Crock-Pot.

Escaldamos los tomates para poder pelarlos. Una vez pelados, los troceamos en dados y los freímos en la misma sartén con un poco de aceite de oliva hasta que pierdan parte del líquido. Los pasamos a la Crock-Pot.

Cocinamos durante 3 horas en temperatura alta.

En la sartén sofreímos los garbanzos hasta que se doren y los echamos junto con la carne desmenuzada en la Crock-Pot cocinando durante media hora más.


Freímos unas patatas y servimos la ropa vieja sobre ellas.


viernes, 25 de septiembre de 2015

Olla alcorina (tradicional y Crock-Pot)


A estas alturas del año es un buen momento para empezar a mentalizarnos de que el frío está a la vuelta de la esquina. Y qué mejor manera de afrontarlo con un plato potente como el que os traigo hoy y que es típico de L´Alcora en la comarca de Alcalatén. Y de donde ya tuvimos ocasión de probar sus deliciosas patatas a la alcorina.

El de hoy es un plato muy sencillo de preparar y seguro que os hace chuparos los dedos.

La receta original podéis verla en la web de Turismo de Castellón. Y esta receta también podéis verla en Descubre Castellón.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Costilla de cerdo: 200 gramos.
Patatas: 500 gramos.
Judías verdes: 200 gramos.
Morcilla de cebolla: 1.
Agua: 500 mililitros.
Aceite de oliva.
Laurel: 1 hoja.
Tomillo: 1 cucharadita.

Para el majado:
Ajo: 1 diente.
Almendras: 60 gramos.


ELABORACIÓN (tradicional):

En una cazuela sofreímos la costilla hasta que esté dorada.

Añadimos las patatas chascadas, las judías verdes y la morcilla entera y sofreímos. Una vez que las patatas hayan tomado color añadimos el agua, el laurel, el tomillo y la sal. Dejamos que rompa a hervir y bajamos el fuego.

Las mantenemos al fuego hasta que las patatas estén tiernas. El tiempo necesario dependerá del tipo de patata, pero será una hora aproximadamente.

Cuando falten 10 minutos para que esté el plato preparamos el majado, machacando en el mortero el diente de ajo picado y las almendras.

Lo añadimos a la cazuela y dejamos que termine la cocción.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

En una cazuela sofreímos la costilla hasta que esté dorada.

Añadimos las patatas chascadas, las judías verdes y la morcilla entera y sofreímos. Una vez que las patatas hayan tomado color añadimos el agua, el laurel, el tomillo y la sal. Dejamos que rompa a hervir y lo pasamos a la Crock-Pot.

Cocinamos durante dos horas en temperatura alta.

Cuando falten 10 minutos para que esté el plato preparamos el majado, machacando en el mortero el diente de ajo picado y las almendras.

Lo añadimos a la Crock-Pot y dejamos que termine la cocción.







jueves, 24 de septiembre de 2015

Panecillos escoceses



Hace tiempo que Asopaipas publicó esta receta de pan que os traigo hoy. Son unos panes blandos, ideales para bocadillo.

Están hechos con masa madre, pero podemos sustituirla por levadura. Si utilizamos levadura fresca pondremos 10 gramos y si es seca, 3,3 gramos.



INGREDIENTES:

Harina de trigo: 500 gramos.
Agua: 175 mililitros.
Leche: 175 mililitros.
Masa madre: 125 gramos.
Azúcar: 1 cucharadita.
Sal: 1 cucharadita.


ELABORACIÓN:

En un bol mezclamos la harina con el agua y la leche y dejamos reposar tapado durante 30 minutos.

Añadimos el resto de los ingredientes y amasamos hasta que la masa esté lisa.

Pasamos la masa a un bol con aceite y tapamos con papel film. 

Cada media hora plegaremos la masa sobre sí misma, repitiendo estos plegados en tres ocasiones.

Reposo de 30 minutos - Plegado - Reposo de 30 minutos - Plegado - Reposo de 30 minutos - Plegado.

Después del último plegado tapamos la masa y dejamos que fermente, a temperatura ambiente o en nevera.

Cuando la masa haya subido la volcamos sobre la superficie de trabajo, la desgasificamos y cortamos según el tamaño que queramos que tengan nuestros panecillos. Los boleamos ligeramente y dejamos que reposen durante media hora.

Formamos los panecillos y los cubrimos con un paño de algodón, mientras se calienta el horno, para que suban por segunda vez.

Encendemos el horno a 200ºC.

Cuando el pan esté listo para ser horneado lo metemos en el horno. Durante los primeros diez minutos de cocción dejamos encedida, únicamente, la resistencia de abajo.

Después, durante 25 minutos más, ponemos calor arriba y abajo. Y finalizamos con 10 minutos de cocción y calor solo arriba.

Los sacamos del horno y los dejamos enfriar sobre una rejilla.








miércoles, 23 de septiembre de 2015

Champiñones al ajillo en Crock-Pot


Desde que mi compañera bloguera Un Regalo al Paladar me dijo que los champiñones en la Crock-Pot salían espectaculares los tenía entre ceja y ceja. Así que hace unos días me dispuse a comprobar si era cierto. Y tengo que darle la razón, ¡riquísimos!

Yo los preparé al ajillo porque es como más me gustan, pero si los preparamos de otra manera no hay ningún problema. Seguro que con cualquier receta también están riquísimos.

A la hora de cocinar los champiñones es importante que sean muy frescos, porque si están un poco pasados empiezan a perder agua y la textura final no es lo mismo. Cuando ya tienen unos días, nos quedarán un poco chiclosos, perderán textura. Así que es mejor comprarlos el mismo día que vayamos a cocinarlos o el día antes para asegurarnos que el resultado del plato va a ser de 10.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Champiñones: un kilo.
Ajo: dos cabezas.
Aceite de oliva virgen extra.
Sal.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 134.
Hidratos de carbono: 3 gramos.
Grasas: 8 gramos.
Proteínas: 11 gramos.

Precio (por ración): 0,82€.


ELABORACIÓN:

Limpiamos bien los champiñones y los fileteamos. Pelamos los dientes de ajo y los cortamos en láminas.

En una sartén ponemos un chorrito de aceite de oliva y sofreímos los ajos hasta que empiece a dorarse. En ese momento añadimos los champiñones y los rehogamos.

Cuando empiecen a soltar agua los pasamos a la Crock-Pot, los salamos y cocinamos durante 3 horas en temperatura alta. Si al terminar la cocción vemos que hay demasiada agua en nuestra olla, la destaparemos y la dejaremos encendida para que el agua de los champiñones se vaya evaporando.








domingo, 20 de septiembre de 2015

Rollitos de berenjena y bacon



Hoy tenemos una receta perfecta para un aperitivo. Son unos rollitos de berenjena y bacon que podemos tomar con una cerveza bien fresca mientras esperamos la hora de comer. Por el tipo de rebozado que llevan (y que ya vimos en estos fish and chips) llenan mucho, así que con uno por persona es suficiente.

El bacon se hace con la parte exterior de la barriga del cerdo. En el mercado existen diferentes maneras de presentación:

1) Bacon: ahumado.
2) Panceta: bacon fresco, se llamará panceta.
3) Salazón.
4) Adobo.

A mi me gusta de cualquier manera.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Berenjena: 4 lonchas.
Bacon: 4 lonchas.
Aceite de oliva virgen extra.

Para el rebozado:
Harina: 30 gramos.
Levadura química: 1 gramo.
Cerveza de malta: 50 mililitros.

Valores nutricionales (por rollito):
Calorías: 93.
Hidratos de carbono: 7 gramos.
Grasas: 6 gramos.
Proteínas: 3 gramos.

Precio (por rollito): 0,17€.


ELABORACIÓN:

Cortamos la berenjena a lo largo y la loncheamos. Las lonchas deben ser de medio centímetro de grosor. Cortamos el bacon según el tamaño de la berenjena, debiendo cubrir toda su superficie.

Ponemos la loncha de berenjena y encima la de bacon y enrollamos con cuidado. Una vez que tenemos hecho el rollo lo atravesamos con un palillo para que no se desmonte.
Preparamos el rebozado mezclando la harina, la levadura y la cerveza y removiendo bien con unas varillas.

Calentamos una sartén con abundante aceite de oliva, pasamos los rollos por el rebozado y freímos hasta que los rollos estén dorados.

Los dejamos escurrir en un plato con papel de cocina antes de comerlos.





viernes, 18 de septiembre de 2015

Mostatxons de Alcalá de Chivert


Estas ricas galletas son típicas de Alcalá de Chivert, en la provincia de Castellón.

La receta la encontré aquí.

Se hacen en un momento, así que son ideales para sacarnos de un apuro cuando nos apetece algo dulce pero no tenemos mucho tiempo y/o muchos ingredientes en casa. Con huevos, azúcar y harina es suficiente. Su sabor recuerda a los bizcochos de soletilla.


INGREDIENTES:

Huevos: 2.
Harina de trigo: 180 gramos.
Azúcar: 180 gramos.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180ºC.

Separamos las claras de las yemas y las montamos al punto de nieve.

Añadimos el azúcar y lo mezclamos bien.

Echamos las yemas y las rompemos con un tenedor. Después, mezclamos.

Añadimos la harina tamizada y con movimientos suaves de arriba a abajo la integramos en la masa.

Con ayuda de una cucharada pondremos montoncitos de masa sobre la bandeja del horno que habremos cubierto con papel de horno.

Horneamos hasta que se doren, aproximadamente unos 25 minutos.






jueves, 17 de septiembre de 2015

Macarrones con verdura y mozzarella (Crock-Pot y tradicional)


La receta de hoy es un plato muy completo de pasta con verdura y coronado con la mozzarella. Una manera de salirnos de los clásicos macarrones con salsa de tomate.

La vi en el blog de Cocinando con Filus e inmediatamente pensé en preparar las verduras en la Crock-Pot.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Macarrones: 400 gramos.
Berenjena: 1.
Espárragos verdes: 8.
Champiñones: 8.
Tomate: 600 gramos.
Mozzarella. 2 bolas.
Aceite de oliva.
Sal.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Ponemos a calentar agua con sal en una cacerola alta. Cuando rompa a hervir metemos los espárragos (a los que previamente habremos quitado el final del tallo) y los cocemos durante 10 minutos.

Una vez cocidos los dejamos escurrir.

Lavamos y troceamos la berenjena, los champiñones y el tomate (pelado).
Troceamos los espárragos.

En una sartén, con aceite de oliva, sofreímos la berenjena, los espárragos y los champiñones. Cuando el agua de los champiñones se haya evaporado añadimos el tomate. Removemos bien y lo pasamos a la Crock-Pot donde lo cocinaremos durante 2 horas y media en alto.

Cocemos la pasta según las instrucciones del fabricante.

Precalentamos el horno a 200ºC.

Una vez cocida la pasta, la escurrimos y la ponemos en una bandeja para el horno. Distribuimos las verduras por encima y terminamos colocando las rodajas de mozzarella.

Gratinamos durante 10 minutos.


ELABORACIÓN (tradicional):

Ponemos a calentar agua con sal en una cacerola alta. Cuando rompa a hervir metemos los espárragos (a los que previamente habremos quitado el final del tallo) y los cocemos durante 10 minutos.

Una vez cocidos los dejamos escurrir.

Lavamos y troceamos la berenjena, los champiñones y el tomate (pelado).
Troceamos los espárragos.

En una sartén, con aceite de oliva, sofreímos la berenjena, los espárragos y los champiñones. Cuando el agua de los champiñones se haya evaporado añadimos el tomate. Cocemos a fuego lento durante 20 minutos.

Cocemos la pasta según las instrucciones del fabricante.

Precalentamos el horno a 200ºC.

Una vez cocida la pasta, la escurrimos y la ponemos en una bandeja para el horno. Distribuimos las verduras por encima y terminamos colocando las rodajas de mozzarella.

Gratinamos durante 10 minutos.





miércoles, 16 de septiembre de 2015

Patatas rellenas de sobrasada

Patatas-rellenas-sobrasada-panuvasyqueso



Para aprovechar un trozo de sobrasada que me había sobrado del risotto de sobrasada y champiñones se me ocurrió rellenar unas patatas con ella. Con la cantidad que lleva la receta tienen un sabor muy suave, así que si preferís que predomine más su sabor se le puede poner más, a gusto del consumidor.

La sobrasada es un embutido crudo curado, elaborado a partir de carnes seleccionadas del cerdo, condimentadas con sal, pimentón y pimienta negra. Se embute en tripa y presenta una lenta maduración.

Es tradicional de las Islas Baleares, y está protegido con el sello de indicación geográfica. En la cocina mallorquina tradicional se consume de diversas maneras: tostada en invierno, o untada en pan y cruda en verano. También se utiliza en diversas recetas de cocina mallorquina, como el "arròs brut" o cocinada y mezclada con miel.

El origen de su nombre se encuentra en Sicilia, donde se practicaba una técnica conocida como sopressa, que significa "picado", aplicado a la carne para embutir. De esta zona, pasó a la península Ibérica gracias al comercio marítimo, y de Valencia se expandió hasta Mallorca, donde ve su mayor desarrollo a partir del siglo XVI.​

En 1993 el Gobierno balear reconoce la Denominación Específica para la sobrasada mallorquina. En 1996, la Unión Europea le otorga el sello de Indicación Geográfica.

Cada familia y pueblo elaboraba su propia receta sobre la base de sus costumbres y peculiaridades al ser un producto de matanza. Sin embargo, existen unas características específicas reguladas por la Denominación Específica mallorquina: un 30 - 60% de carne magra por un 40%-70% de tocino, 20-30 gramos de sal por kilo de pasta, 60 gramos de pimentón por kilo, y pimienta picante u otras especias al gusto de cada uno. A mayor nivel de grasa es más fácil de untar y menor la intensidad del sabor, por lo que las sobrasadas tradicionales suelen ser menos grasas y las dedicadas a la exportación más grasas, ya que el consumidor foráneo suele apreciar la facilidad de untado. El color es natural, ya que la Denominación de origen prohíbe expresamente el uso de colorantes artificiales.​

La manera de prepararlas es similar a estas patatas rellenas de bacon y setas que publiqué hace unos días. Es importante que las patatas que elijamos para rellenar sean de un tamaño similar para que necesiten el mismo tiempo de cocción.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Patatas medianas: 4.
Sobrasada: 100 gramos.
Queso Parmesano: 40 gramos.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 357.
Hidratos de carbono: 38 gramos.
Grasas: 19 gramos.
Proteínas: 12 gramos.

Precio (por ración): 0,83€.


ELABORACIÓN:

Lavamos y secamos bien las patatas . Las cocemos: en el microondas o en un cazo con agua. 

Si las cocemos en el microondas (como hice yo) tendremos que pinchar la piel para evitar que ésta reviente con el calor. Necesitaremos 5 minutos a temperatura máxima por cada lado.

Como el tiempo que necesiten depende de la potencia del microondas y del tipo y tamaño de la patata es mejor ir cocinando en intervalos pequeños de tiempo porque si nos pasamos nos quedará una patata seca, inservible para este plato.

Una vez cocidas las dejamos que enfríen. Cuando estén frías las cortamos por la mitad y ayudándonos con una cuchara vamos vaciando la patatas. Con mucho cuidado para no romper la piel.

La patata que saquemos la colocamos en un bol. Añadimos la sobrasada y con un tenedor (o con las manos que, para qué negarlo, es mucho más sencillo) vamos aplastando y mezclando la patata y la sobrasada. Cuando tengamos una textura fina rellenamos las patatas.

Repartimos el queso rallado por encima y las metemos dos minutos al microondas a temperatura máxima.

Patatas-rellenas-sobrasada-panuvasyqueso

Patatas-rellenas-sobrasada-panuvasyqueso




lunes, 14 de septiembre de 2015

Bizcocho de crème frâiche



Si os gustan los bizcochos jugosos tenéis que darle una oportunidad a este. No se le puede poner ni una sola pega.

La crème frâiche es un producto de origen francés, con una textura similar al queso Mascarpone. Se puede utilizar tanto en recetas dulces con en recetas saladas.


INGREDIENTES:

Mantequilla: 240 gramos.
Azúcar: 200 gramos.
Harina: 250 gramos.
Nata 35% M.G.: 25 mililitros.
Crème frâiche: 200 gramos.
Huevos: 4.
Levadura química: 1 sobre.
Sal: 1 pizca.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180ºC.

Sacamos la mantequilla de la nevera para que se atempere. Cuando esté blanda la batimos con unas varillas con el azúcar.

Añadimos los huevos y batimos de nuevo.

Añadimos la nata y la crème y volvemos a batir.

Por último, añadimos la harina tamizada, la sal y la levadura química. Y mezclamos bien hasta que no haya grumos.

Engrasamos y enharinamos un molde rectangular (o cubrimos con papel de horno) de 27 centímetros de largo y horneamos a 170ºC durante 55 minutos (o cuando al pinchar con un palillo éste salga limpio).


Lo sacamos del horno y dejamos enfriar la bandeja sobre una rejilla.