lunes, 14 de diciembre de 2015

Flores de calabacera de Oropesa


Cuando vi el nombre de esta receta pensé que no me iba a gustar nada (sí, ya se que es como juzgar un libro por el dibujo de su portada). Me imaginé que serían las flores de la planta rebozadas y fritas...no es tan raro que pensase eso, ¿no?

Pues nada más lejos de la realidad. Las flores de calabacera son una masa frita cubierta con miel. Y a mi, que no soy muy amiga de la miel, me han gustado mucho.

La receta original podéis verla en la web de turismo de Oropesa y mi receta podéis verla en "Descubre Castellón".


INGREDIENTES:

Huevo: 1.
Aceite de oliva: 1/2 cáscara de huevo.
Agua: 2 medias cáscaras de huevo.
Harina: la que admita (en mi caso fueron 6 cucharadas).
Miel.
Aceite de girasol.


ELABORACIÓN:

Cascamos el huevo con cuidado para que nos quede entera media cáscara y poder utilizarla como medida.

Batimos el huevo con el aceite de oliva y el agua hasta que se mezclen bien.

Añadimos la harina que necesite hasta que tengamos una masa dura que no se pegue a las manos (algo parecido a la plastilina).

Damos forma de cilindro a la masa. Cortamos bolas pequeñas de la masa y con un rodillo las estiramos hasta obtener una torta muy fina.



En una sartén ponemos a calentar abundante aceite de girasol. Vamos echando las flores y con una cuchara de madera nos ayudaremos para darle la forma.

Para ello, clavaremos el mango de la cuchara en medio de la flor, cuando está dentro de la sartén, y veremos como los laterales de la misma suben, imitando los pétalos de una flor.

Cuando tengan la forma les damos la vuelta y las doramos por el otro lado.

Os aconsejo echar las flores de una en una para poder darles forma tranquilamente.

Las sacamos de la sartén y las ponemos en un plato con papel de cocina para que absorban el exceso de aceite.

Después echamos miel sobre ellas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada