jueves, 31 de diciembre de 2015

Lo mejor del 2015


Según mi consorte :) así que esta entrada le corresponde a él:


Hace tiempo, Alicia me pidió que, de los platos que ha publicado este año en el blog, le hiciera una lista de los que más me habían gustado. No podía negarme a la petición porque todo mi trabajo en el blog se ha limitado a la parte más divertida y egoísta (los que me conocen saben que soy un poco así): la degustación.

Y como lo prometido es deuda, aquí os dejó un menú con mis platos favoritos:


PRIMER PLATO:

Galets rellenos de picadillo de chorizo: deliciosos, no hay más que decir.




Ropa vieja: un plato de cuchara de los de toda la vida.




Arroz con robellones de Zucaina: un plato con sabores suaves donde el arroz queda tan jugoso que es una delicia.




Pizza de sobrasada y mozzarella: no se si la pizza se puede considerar un primer plato, pero no hubiese sido justo que no apareciese en la lista; especialmente esta pizza que es un espectáculo de sabores. Alicia las prepara muy bien, tanto la masa como la selección de ingredientes de la cobertura.




Patatas asadas en gajos: podía haber puesto cualquier plato de la sección de patatas, pero estas me gustaron especialmente. Alicia domina las patatas en cualquiera de sus versiones (os recomiendo que leáis las patatas fritas perfectas porque realmente lo son).




SEGUNDO PLATO:

Rape con costra: sólo voy a decir una cosa de este plato: es el MEJOR que he probado este año. Para mi, alta cocina. Muy, muy recomendable.




Gyro griego: impresionante. Es increíble que pueda salir este plato con un sabor tan parecido al original solo con una lata de conserva.




Pollo al curry: hace una pareja perfecta con el pan naan.




Pollo con salsa de soja: está riquísimo y tiene la ventaja de que se prepara en un momento.




Pollo con salsa de mostaza y Coca-Cola: una combinación de sabores estupenda.




REPOSTERÍA:

Monkey Bread: este es el mejor que he probado este año. Caliente recién hecho, con el azúcar caramelizado que se deshace en la boca y un punto de canela...Además, visualmente es un gustazo. Las fotos no le hacen justicia.




Tarta de caramelos Pikotas: era el mejor postre del año hasta que llegó el Monkey Bread y...aún dudo. Un postre delicado que duró poco en la nevera.




Tarta de chocolate y galletas Oreo: es imposible que no esté rica con estos ingredientes.




Barritas de chocolate y caramelo con escamas de sal: un postre con matices de sabores, donde la sal da el contrapunto perfecto al dulzor del chocolate y el caramelo.





Brioche relleno de crema de chocolate: con estos dulces se ve la diferencia entre la bollería industrial y la casera.




PANES:

Pan de queso azul: increíblemente bueno, sin más.






Pan de tomate y queso parmesano: un pan que se convierte en un plato principal por sí solo.




Pan de pimientos del piquillo: este pan lo he elegido por lo original que es, totalmente distinto a cualquier otro que haya probado. El sabor del pimiento impregna la miga y da un resultado muy curioso.





Pan flor: es un pan tierno, como un bollo. De esos que te comes sin darte cuenta.




Panecillos para hamburguesa: muy recomendable para disfrutar totalmente de unas hamburguesas caseras.













 

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Ochíos de Baeza


Hace unos años tuve la inmensa suerte de disfrutar de unos días de descanso en esta villa. En un sitio precioso, la gente es muy amable y se come de maravilla.

En los viajes que hago el turismo gastronómico es una parte fundamental. Probar los productos de la zona es inexcusable y recorrer los supermercados, las panaderías, las carnicerías...y volver con el coche a tope de toda clase de manjares.

Del viaje a Baeza recuerdo especialmente la panadería y la repostería. Como los ochíos, que es un pan típico de allí. U "hochíos", como dirían el Diccionario de la Real Academia Española.

La Wikipedia nos cuenta que su nombre le viene dado por ser la octava parte de un pan.

Es fantástico para comer solo, con un buen aceite de oliva virgen extra, con unas lonchas de embutido, con un huevo frito...¡De cualquier manera!

La receta es del grupo "Amigos del pan casero", realizada por Eduardo Checa.


INGREDIENTES:

Harina de trigo: 550 gramos.
Huevo: 1.
Sal: 1 cucharadita.
Azúcar: 1 cucharada.
Levadura fresca de panadero: 11 gramos.
Agua templada: 250 mililitros (más la que utilicemos para disolver la levadura).
Anís en grano: 1 cucharada.
Aceite de oliva virgen extra: 150 mililitros.
Sal en escamas.


ELABORACIÓN:

Disolvemos la levadura y el azúcar en agua templada.

En un bol mezclamos esa levadura con 100 gramos de harina. Lo tapamos y lo dejamos fermentar durante 20 minutos. Necesitamos una temperatura cálida, así que si es necesario lo meteremos al horno (encendido a 25ºC como máximo u calentado a 50ºC y apagado cuando metamos la mezcla).

Una vez pasados los 20 minutos mezclamos el contenido del bol con 450 gramos de harina y amasamos bien.

Añadimos el huevo, el aceite, el anís y el agua y amasamos hasta que tengamos una masa lisa.

Pasamos la masa a un bol aceitado, tapamos con papel film y dejamos que fermente.

Una vez que la masa ha subido lo suficiente, enharinamos la superficie de trabajo, echamos la masa sobre la harina y espolvoreamos más harina sobre la masa. Desgasificamos la masa.

Con un cuchillo cortamos piezas de 60 gramos, aproximadamente. Les damos forma de bollo y los dejamos fermentar en la bandeja del horno cubierta con papel de horno.

(Con las cantidades de la receta tendremos dos bandejas de ochíos).

En un bol mezclamos aceite de oliva con pimentón dulce.

Encendemos el horno a 200ºC, con calor arriba y abajo.

Cuando los panes estén listos para entrar en el horno los pincelamos con el aceite y pimentón (muy suavemente) y espolvoreamos unas escamas de sal sobre ellos.

Horneamos durante 15 minutos a 190ºC. A mitad de cocción taparemos los ochíos con papel de aluminio para evitar que el pimentón se queme.

Sacamos los ochíos del horno y los dejamos enfriar sobre una bandeja.








martes, 29 de diciembre de 2015

Patatas viudas (tradicional y Crock-Pot)



Receta del libro "Platos típicos de Asturias" de Maria Luisa García.

Uno de los platos más sencillos que se pueden hacer y con un resultado exquisito.


INGREDIENTES (para 4 personas):
Patatas: 800 gramos.
Perejil.
Laurel.
Pan rallado: 1 cucharada.
Ajo: 1 diente.
Vino blanco.
Pimentón dulce: 1 cucharadita.
Aceite de oliva virgen extra.
Sal.


ELABORACIÓN (TRADICIONAL):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las troceamos.

Picamos un diente de ajo y lo machamos en el mortero junto con el perejil. Después, lo desleímos con un chorro de vino blanco.

En un bol ponemos la cucharada de pan rallado y la mezclamos con un poco de agua, lo justo para conseguir una consistencia cremosa.

En una cacerola ponemos un poco de aceite de oliva y rehogamos las patatas. Añadimos el majado del mortero, una cucharadita de pimentón y la hoja de laurel y removemos bien.

Añadimos el pan rallado disuelto en agua y cubrimos las patatas con agua, cociendo a fuego medio hasta que estén tiernas.


ELABORACIÓN (CROCK-POT):

Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos y las troceamos.

Picamos un diente de ajo y lo machamos en el mortero junto con el perejil. Después, lo desleímos con un chorro de vino blanco.

En un bol ponemos la cucharada de pan rallado y la mezclamos con un poco de agua, lo justo para conseguir una consistencia cremosa.

En una sartén honda ponemos un poco de aceite de oliva y rehogamos las patatas. Añadimos el majado del mortero, una cucharadita de pimentón y la hoja de laurel y removemos bien; con el fuego alto para que el alcohol se evapore.


Pasamos las patatas a la Crock-Pot y añadimos el pan rallado disuelto en agua; finalizamos cubriéndolas con agua y cociendo 4 horas a temperatura alta.



lunes, 28 de diciembre de 2015

Coca de tomate de Villareal


Cuando le dije a mi marido que íbamos a cenar una coca con bacalao no le hizo mucha gracia. Cuando la probó, se arrepintió de sus palabras. Y me dijo eso de: "Es la mejor coca que has hecho nunca"; que me lo dice varias veces al mes, así que ya no se si tenérselo en cuenta.

Siendo sincera, yo tampoco tenía mucha fe en esta receta, y eso que me gusta mucho el bacalao. Cada vez que abría mi carpeta de recetas pendientes la miraba de reojo pero un día que fui a comprar y pasé por delante del bacalao sentí que había llegado su momento.

Esta coca es típica de Villareal, de donde ya probamos sus judías verdes al tombet y podemos disfrutar de ella gracias a la Oficina de Turismo de la ciudad que me las envió muy amablemente.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Harina de trigo: 500 gramos.
Agua: 250 mililitros.
Aceite de oliva virgen extra: 125 mililitros.
Levadura seca de panadero: 3,3 gramos (si utilizamos levadura fresca serán 10 gramos).
Sal: 10 gramos.
Bacalao salado: 250 gramos.
Tomate maduro: 4.
Pimiento rojo: 1.
Piñones: 1 puñado (yo no puse porque no nos gustan).


ELABORACIÓN:

Lo primero que tenemos que hacer es desalar el bacalao. Lo cortamos en dos, lo ponemos en un bol con agua fría durante 24 ó 48 horas, según el grosor de los filetes. Este agua debemos cambiarla dos ó 3 veces.

Si lo compramos desmigado (es el que utilicé en esta receta) con 4 horas de desalado es suficiente.

Cuando el bacalao está listo lo secamos con papel de cocina.

En un bol mezclamos la harina, el agua y el aceite de oliva. Dejamos que repose durante 30 minutos.

Añadimos la levadura y la sal y comenzamos a amasar hasta que veamos que la masa está lisa.

Untamos las paredes de un bol con aceite y metemos la masa en él. Hacemos un plegado(nos imaginamos que la masa es cuadrada y estiramos y plegamos cada lado). Dejamos que la masa repose durante 30 minutos y hacemos otro plegado.

Dejamos que repose, nuevamente, durante 30 minutos y repetimos los plegados.

Después de este último plegado la dejamos reposar tapando el bol con un film de plástico hasta que doble su volumen.

Si tenemos prisa podemos saltarnos este proceso de "plegado-reposo".

Una vez que la masa haya crecido colocamos papel de horno sobre la bandeja del horno. Volcamos la masa en él y con las manos vamos estirando la masa hasta que ocupe toda la bandeja. Si vemos que la masa se "resiste" y encoge la dejamos reposar 10 minutos. Cuando ya esté estirada, levantamos los bordes de la masa. Y la tapamos con un paño para evitar que la superficie se reseque.

Encendemos el horno a 250ºC.

Cortamos el tomate en dados, si queremos lo podemos pelar previamente como os expliqué aquí: cómo pelar tomates fácilmente..

Troceamos el bacalao y el pimiento.

Mezclamos todo y lo repartimos sobre la coca. Ponemos un chorrito de aceite de oliva virgen extra sobre la coca, sal, pimentón dulce y espolvoreamos ligeramente con harina (la harina absorberá el líquido que suelta el tomate durante la cocción).

Cuando el horno esté caliente cocemos la coca durante 10 minutos a 250ºC y durante 20 minutos más a 200ºC.

Sacamos la coca del horno y ponemos la bandeja sobre una rejilla para que se enfríe.






martes, 22 de diciembre de 2015

Bollos de aceitunas y queso Feta



Estos bollos son perfectos para un picoteo. Se pueden rellenar de lo que más os apetezca. Son unos bollos muy tiernos; adictivos, de esos que no puedes dejar de comer. ¡Espero que os gusten!


INGREDIENTES (para 24 bollos):

Harina de trigo: 420 gramos.
Sal: 2 cucharaditas.
Azúcar: 1 cucharadita.
Aceite de oliva virgen extra: 2 cucharadas.
Agua: 265 mililitros.
Levadura fresca de panadero: 8, 4 gramos.

Para el relleno:
Aceitunas partidas: 100 gramos.
Queso Feta: 100 gramos.

Para la decoración:
Aceite de oliva virgen extra: 50 mililitros.
Ajo: 2 dientes.
Pimienta negra: 1 cucharadita.


ELABORACIÓN:

Hacemos la masa como tengamos costumbre.

Yo, como siempre: en un bol mezclamos todos los ingredientes y amasamos con reposos; esto es, amasado de unos 5 minutos y reposo de 10 minutos. Este proceso debemos repetirlo hasta que la masa esté lisa, sin grumos.

Pasamos la masa a un bol con aceite y la plegamos sobre sí misma; imaginándonos que es un cuadrado estiramos y doblamos hacia el centro cada lado. Cubrimos el bol con papel film y dejamos que repose durante 30 minutos.

Este proceso lo repetimos dos veces más. Después del tercer plegado dejamos que fermente, a temperatura ambiente o en nevera.

Este sería el proceso:

Plegado - Reposo de 30 minutos - Plegado - Reposo de 30 minutos – Plegado – Fermentación.

Cuando la masa haya subido, encendemos el horno a 200ºC.

Enharinamos la superficie de trabajo y echamos la masa sobre ella, extendiéndola con un rodillo.

Cortamos 24 trozos de masa.



Cubrimos la bandeja del horno con un trozo de papel de horno que pintamos con aceite de oliva.

En un bol mezclamos las aceitunas deshuesadas con el queso Feta.



Rellenamos cada porción de masa, la cerramos y le damos forma dejando el cierre hacia abajo.



Yo hice unos redondos y otros alargados.



Los vamos colocando en la bandeja del horno.

En un bol mezclamos los dos dientes de ajo muy picados con la pimienta negra.

Pintamos cada bollo con aceite de oliva y echamos sobre cada uno un poco de la mezcla de ajo y pimienta.



Horneamos durante 20 minutos y los dejamos enfriar sobre una rejilla.






lunes, 21 de diciembre de 2015

Arroz a banda de Oropesa



El arroz a banda es una manera de preparar el arroz con un caldo de pescado preparado con "morralla" (pescado barato y con muchas espinas).

Hace tiempo, con este caldo de pescado se hacía un guiso con patatas y cebolla y con el caldo que sobraba se preparaba el arroz.

Este plato de hoy es típico de Oropesa del Mar, en la comarca de la Plana Alta. La receta original podéis verla aquí.

Es un arroz muy sabroso debido, sobre todo, a ese caldo de pescado que es su base.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Ñora: una.
Cebolla: media.
Laurel: una hoja.
Ajo: 4 dientes.
Perejil.
Aceite de oliva virgen extra: 75 mililitros.
Tomate triturado: 2 cucharadas.
Caldo de pescado: 2 litros.
Sal.
Pimienta: una pizca.
Azafrán: una cucharadita.
Pimentón dulce: una cucharada.
Sepia mediana: una.
Arroz: 400 gramos.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 815.
Hidratos de carbono: 88 gramos.
Grasas: 34 gramos.
Proteínas: 38 gramos.

Precio (por ración): 3,52€.


ELABORACIÓN:

Preparamos el caldo de pescado con varios pescados (yo aprovecho los restos que tengo en el congelador; normalmente cabeza de rape, cabeza y espina de merluza y un trozo de congrio).

Picamos la ñora, la cebolla, el laurel y dos dientes de ajo y mezclamos bien. Picamos los otros dos dientes de ajo y el perejil y se mezclan con dos cucharadas de agua.

Lavamos, secamos y picamos la sepia en trozos pequeños. En una paella calentamos el aceite de oliva y sofreímos la sepia salada previamente.

Añadimos a la paella dos cucharadas de la mezcla de la ñora, una cucharada de la mezcla de ajo y perejil y las dos cucharadas de tomate triturado y lo sofreímos.

A continuación añadimos la pimienta, el azafrán y el arroz y lo sofreímos a fuego bajo.
Añadimos el pimentón y mezclamos bien.

Añadimos el agua y lo dejamos hervir durante 15 minutos. Cuando lleve unos minutos hirviendo rectificamos de sal.

Pasados los 15 minutos bajamos el fuego y lo dejamos cociendo hasta que se consuma el agua. Se sirve acompañado de alli i oli.






domingo, 20 de diciembre de 2015

Helado de queso con mermelada de oliva verde


La mermelada de oliva verde tiene un sabor indescriptible. Está muy rica con pan tostado pero me apetecía combinarla de otra manera. Después de una tormenta de ideas decidimos probar a combinarla con helado de queso.

¡Y hacen muy buena pareja!


INGREDIENTES (para 4 personas):

Queso curado de oveja: 100 gramos.
Azúcar: 35 gramos.
Azúcar invertido: 15 gramos.
Huevo: 1.
Leche entera: 75 mililitros.
Nata 35% M.G.: 75 mililitros.


ELABORACIÓN:

En un cazo calentamos la nata y el queso troceado hasta que el queso se derrita. El fuego tiene que estar medio-bajo y debemos remover para que no se pegue al cazo.

Retiramos el cazo del fuego y añadimos el azúcar, el huevo y la leche. Removemos bien para que queden todos los ingredientes mezclados.

Pasamos la mezcla a la heladera y la dejamos trabajar hasta que tenga consistencia.

Metemos el helado en un recipiente y lo congelamos un mínimo de 4 horas antes de comerlo.




sábado, 19 de diciembre de 2015

Azúcar invertido


Para preparar helado en casa y que no se cristalice necesitamos utilizar este tipo de azúcar en lugar del azúcar de uso común.

La regla general es que el 30% de la cantidad de azúcar en un helado debe ser sustituida por azúcar invertido ya que éste endulza un 30% más que el azúcar común (Fuente: "Gástalo en la cocina").

Es un proceso muy curioso y merece la pena hacerlo porque la diferencia en los helados es sustancial. La receta que utilizo es de "Cocinerando".




INGREDIENTES:

Agua: 150 mililitros.
Azúcar: 350 gramos.
Dos sobres de gaseosa (uno de cada color).


Valores nutricionales (por 100 gramos):
Calorías: 279.
Hidratos de carbono: 70 gramos.

Precio (por 100 gramos): 0,07€.


ELABORACIÓN:

Lo primero que tenemos que hacer es identificar el contenido de los sobres de gaseosa. Yo utilizo las de "El tigre" (caja azul) donde el sobre blanco es ácido cítrico y el sobre azul, bicarbonato sódico.

A continuación mezclaremos el ácido cítrico (sobre blanco) con el azúcar. Añadimos el agua y lo llevamos al fuego hasta que rompa a hervir.

Retiramos el cazo del fuego y dejamos que baje la temperatura a 50ºC.

En ese momento añadimos el bicarbonato (sobre azul) y mezclamos con unas varillas.

¡Ya está listo!

En nevera aguanta varios meses en un bote cerrado sin estropearse.