martes, 20 de octubre de 2015

Hojaldre relleno de bechamel


Este es el resultado de aprovechar una bechamel que había quedado demasiado líquida como para hacer croquetas con ella.

Yo, que le tengo pillado el punto a las croquetas, un día decido innovar ¡y la lío!. Porque cuando hago croquetas es a lo grande y de repente me encontré con una bechamel riquísima y sin saber cómo aprovecharla.

Afortunadamente, alguien ha pasado por lo mismo antes y en Internet encuentras la respuestas a todos (o casi ) los problemas culinarios.


INGREDIENTES (para dos personas):

Hojaldre: 1 lámina redonda.
Bechamel.
Huevo.


ELABORACIÓN:

Calentamos el horno a la temperatura que nos indiquen las instrucciones del hojaldre.

Extendemos la lámina y la cortamos por la mitad. Colocamos la bechamel en una mitad del semicírculo que nos ha quedado. La salsa no debe ser muy líquida (para evitar que se escurra al trabajar con ella) ni muy sólida como la de las croquetas. Plegamos y sellamos los bordes con un tenedor.

Repetimos la operación con la otra mitad del hojaldre.

Pintamos los dos hojaldres con el huevo batido y horneamos hasta que esté dorado.




1 comentario:

  1. Pena no haberlo sabido antes, yo que también tengo el ojo cogido a la masa probé una receta nueva y me pasó lo mismo, demasiado liquido, lo malo que yo la tiré a la basura, otra no me pasa, gracias.

    ResponderEliminar