sábado, 31 de octubre de 2015

Croquetas de pollo


Bueno...de pollo y de todos los restos de carne después de hacer sopa :)

Reconozco que mis croquetas favoritas son las de jamón, pero como eso de tirar comida está muy feo siempre aprovecho los restos de carne que quedan después de hacer sopa para hacer unas croquetas.

Hace años que di con la receta ideal para que la bechamel quede en su punto y no la cambio. Porque cuando intento innovar ocurren cosas como os contaba en esta entrada.


INGREDIENTES:

Restos de carne.
Huevo.
Pan rallado.

Para la bechamel:

Leche entera: 1 litro.
Mantequilla: 100 gramos.
Harina: 100 gramos.
Nuez moscada: 1 pizca.

Para el rebozado:

Huevos.
Pan rallado.


ELABORACIÓN:

Con un cuchillo picamos los restos de carne en trozos pequeños. Reservamos.

En un cazo ponemos a calentar la leche.

Mientras tanto, en una olla grande derretimos la mantequilla. Cuando la mantequilla está líquida añadimos la harina cucharada a cucharada.

Cada vez que echemos una cucharada de harina tendremos que rehogarla bien en la mantequilla ayudándonos con unas varillas. Es muy importante que esté bien integrada en la mantequilla antes de echar la siguiente.

Una vez que hayamos terminado con la harina echamos la carne picada. Removemos un poco, no hace falta demasiado porque la carne ya está cocinada.

A continuación echamos la leche que tenemos caliente. Aquí también es importante echarla poco a poco. Yo echo un chorro y remuevo bien con las varillas. Cuando la masa está homogénea añado otro chorro de leche.

Cuando hayamos terminado con la leche añadimos la nuez moscada y la sal.

Ahora toca remover mientras se va cociendo. Mantendremos la cocción hasta que la bechamel se despegue de las paredes de la olla o hasta que no sepa a harina cruda.
Pasamos la bechamel a una fuente grande donde la dejaremos enfriar.

Cuando esté fría es el momento de hacer las croquetas. Para mi lo más sencillo es coger una porción con una cuchara y con las manos limpias y secas. Cuando están todas formadas las pasamos por huevo batido.

Cuando hemos pasado todas por el huevo las pasamos por pan rallado. Aquí podemos aprovechar para mejorar la forma si no nos han quedado muy bonitas.

Para freírlas necesitamos una sartén con abundante aceite de oliva virgen extra. Cuando el aceite esté muy caliente (sin que llegue a humear o si tenemos un termómetro de cocina cuando el aceite esté a 180ºC) las freímos hasta que estén doradas y las dejamos sobre papel de cocina que absorba el aceite sobrante.




viernes, 30 de octubre de 2015

Pudding de yogur


Hace años que preparo esta receta. Su sabor es muy parecido al de la tarta de queso y con lo que me gusta, este pudding no iba a ser menos. Además es de esas recetas rápidas, que preparas casi sin darte cuenta.

La receta la conocí hace años en el blog de Menorcana.


INGREDIENTES (para un molde de 18 centímetros):

Huevos:3.
Yogur natural: 1.
Harina: 1 medida de yogur.
Azúcar: 1 medida de yogur.
Leche: 2 y 1/2 medidas de yogur.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 170ºC.

En un bol batimos todos los ingredientes. Echamos la mezcla en el molde (engrasado o cubierto con papel de horno) y cocinamos durante 30 minutos. Antes de sacarla del horno comprobamos que está bien hecha clavando un palillo que deberá salir limpio.

Dejamos enfriar el molde sobre una rejilla antes de desmoldar.

Se puede cubrir la superficie con mermelada de fresa.




























jueves, 29 de octubre de 2015

Tarta de Donetes



Para celebrar el tercer cumpleaños de mi hijo preparé esta tarta que había visto en Recetas de Chispi.

Me encantan los Donetes, así que desde que vi la tarta no se me iba de la cabeza. Y a mi hijo le gusta mucho el chocolate, así que la elección fue sencilla. La tarta fue todo un éxito y no quedaron ni las migas.



INGREDIENTES (para un molde de 28 centímetros):

Donetes: 28 (18 para la base y 10 para la crema).
Nata para repostería: 305 mililitros.
Azúcar: 100 gramos.
Leche entera: 270 mililitros.
Queso de untar: 200 gramos.
Cuajada: 2 sobres (24 gramos).
Chocolate fondant negro: 155 gramos.
Mantequilla: 25 gramos.

Valores nutricionales (por 100 gramos):
Calorías: 370.
Hidratos de carbono: 29 gramos.
Grasas: 26 gramos.
Proteínas: 4 gramos.

Precio (por porción de 100 gramos): 0,66€.


ELABORACIÓN:

Cubrimos el fondo del molde con papel de hornear. Colocamos los Donetes enteros de manera que cubran todo el fondo del molde.



Con las manos desmenuzamos 10 Donetes. En un cazo, con el fuego a media temperatura, ponemos la leche, la nata, el azúcar y los Donetes y removemos con las varillas continuamente.

Cuando rompa a hervir añadimos la cuajada y dejamos cocer unos minutos hasta que la crema se espese.

Dejamos que la crema se temple antes de echarla en el molde para que el calor no derrita el chocolate de los Donetes de la base de la tarta.

Echamos la crema sobre los Donetes y metemos la tarta en la nevera, un mínimo de 3 horas.

Cuando la crema de la tarta esté bien cuajada preparamos el chocolate para la cobertura. Para ello pondremos en un recipiente apto para microondas el chocolate y la mantequilla. Vamos calentándolo poco a poco, a máxima potencia, con cuidado que no se queme. Cuando el chocolate esté derretido removemos con las varillas y cubrimos la tarta con él.

miércoles, 28 de octubre de 2015

Yogur tipo griego



Hace muchos años que hago los yogures en casa. Pero siempre tengo épocas de utilizar la yogurtera con más o menos frecuencia. Cuando estoy una temporada sin hacerlos y vuelvo a retomarlo siempre me pregunto porqué no los hago a diario. Y es que hacer el yogur en casa es muy sencillo y podemos prepararlos a nuestro gusto.

En 10 minutos se hace la mezcla y después sólo hay que dejar a la yogurtera trabajar. ¿A que no cuesta nada?

Como nos cuenta Dulcísimos Placeres, el auténtico yogur griego no lleva nata, si no que es el resultado de dejar colar un yogur natural durante horas. La mayoría de los que se venden en España, y el que preparo yo, son la versión rápida (y falsa) de este yogur tan cremoso.



INGREDIENTES (para 8 yogures):

Leche entera: 900 mililitros.
Nata para montar.: 100 mililitros.
Azúcar: 4 cucharadas.
Yogur natural: uno (125 gramos).
Leche en polvo: 2 cucharadas.

Valores nutricionales (por unidad):
Calorías: 167.
Hidratos de carbono: 15 gramos.
Grasas: 10 gramos.
Proteínas: 5 gramos.

Precio (por yogur): 0,2€.


ELABORACIÓN:

En un cazo ponemos a calentar la leche hasta que alcance 85ºC. Si tenemos un termómetro de cocina será mucho más sencillo calcular la temperatura. Retiramos la leche del fuego y dejamos que baje la temperatura a 45ºC.

En ese momento añadimos el yogur, la nata, el azúcar y la leche en polvo y removemos bien con unas varillas. Pasamos la mezcla a una jarra para que sea más fácil rellenar los botes de yogur.

Rellenamos los botes, los cerramos y los metemos en la yogurtera un mínimo de 8 horasUna vez hechos los guardamos en la nevera.

martes, 27 de octubre de 2015

Patatas fritas perfectas


La patata es un alimento muy utilizado en la cocina de todo el mundo. La Wikipedia nos dice que su consumo sólo es superado por tres cereales: el trigo, el arroz y el maíz.

En España se cultivan más de 100 variedades, para todos los gustos. En teoría, para cada uso se recomienda un tipo u otro de patata. En la práctica, para mi, es muy pesado hacer esto.

Para freír me gusta la patata roja pero hace tiempo descubrí que en mi supermercado Dia% venden unas con las que consigo unas patatas muy ricas al cocinarlas.

Y desde que empecé a freírlas de la manera en que os voy a contar creo que he alcanzado su máximo potencial :)

Simplemente necesitamos un buen aceite de oliva (yo utilizo virgen extra) y un termómetro de cocina.

Primero pelaremos las patatas, las lavaremos, las secaremos y las cortaremos.Yo, si tengo tiempo, una vez cortadas las dejo en remojo en un bol con agua para que suelten el almidón.

Ponemos abundante aceite de oliva virgen extra a calentar en la sartén. Necesitamos que el aceite se caliente hasta 140ºC así que tendremos que echar mano del termómetro.

Mientras el aceite se calienta coloco las patatas sobre papel de cocina para que absorban el agua que les queda.

Una vez que el aceite está a 140ºC echamos las patatas, poco a poco, y dejamos que se frían a esta temperatura durante 7 minutos. Al echar las patatas la temperatura del aceite bajará; no pasa nada. Lo importante es que no la supere.

Pasados esos 7 minutos retiramos las patatas de la sartén. No es necesario escurrirlas porque van a volver a la sartén.

Ahora, tenemos que calentar el aceite hasta 180ºC. Es muy importante que no pase de esta temperatura porque es cuando las grasas del aceite de oliva empiezan a degradarse.

Cuando el aceite esté a 180ºC echamos las patatas y dejamos que se doren. Es cuestión de 1 ó 2 minutos.

Las sacamos intentando escurrir el máximo aceite posible y las dejamos en un plato sobre papel de cocina. En ese momento, las salamos.

Esta manera de freír también nos permite prepararlas con antelación. Hacemos la primera fritura, las reservamos y a la hora de comer las doramos. Yo he probado a hacerlas con dos horas de antelación y no se nota la diferencia.





lunes, 26 de octubre de 2015

Patatas abiertas de Gaibiel






















Para acompañar una carne o un pescado podemos preparar estas patatas tan ricas. Es un plato barato, sencillo de preparar y sabroso. Todo lo que podemos pedirle a una receta.

Desde Gaibiel, en el Alto Palancia, nos llega esta receta que podemos ver en la web de su Ayuntamiento.


INGREDIENTES (para 4 personas):



Patatas (medianas): 4.
Ajo: 2 dientes.
Aceite de oliva: 2 cucharaditas.
Pimentón: 2 cucharaditas.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 200ºC.

Elegimos las patatas de un tamaño similar para que se asen de manera uniforme. Las pelamos, lavamos, secamos y cortamos por la mitad a lo largo:



Hacemos unos cortes en la patata dibujando un damero:



En un bol mezclamos el ajo picado con el aceite de oliva y el pimentón:



Untamos las patatas con el majado y horneamos durante 40 minutos.


A la hora de servirlas les ponemos por encima unas escamas de sal.


viernes, 23 de octubre de 2015

Adquisiciones: Crock-Pot de 8 litros


Dice el refrán que "comer y rascar, todo es empezar". Pues yo diría así: "Comer, rascar y comprar Crock-Pot, todo es empezar". Porque esto de las ollas lentas es un vicio; ¡menos mal que es un mundo finito!

Hasta hace un mes tenía una Crock-Pot de 3,5 litros. Suficiente para las tres personas que somos en casa. En ella cabe un pollo entero y a la hora de hacer un guiso salen 4-5 raciones de sobra.

Pero en esta familia estamos abonados a la sopa de octubre a abril y sabía que en la Crock-Pot la sopa tenía que salir exquisita. ¿Cuál era el problema? Que en la de 3,5 litros no entra todo lo que le pongo, así que necesitaba una más grande. Y puestos a elegir, me quedé con la más grande que hay: la de 8 litros. No sabría decir con exactitud cuantas raciones salen porque fue directa al congelador, pero calculo que unas 20.

En Amazon Francia se puede encontrar mucho más barata que en cualquier tienda española. Tarda más días en llegar pero la diferencia de precio hace que merezca la pena la espera.

Es muy grande y es poco manejable pero sólo por los caldos que prepara merece la pena esos inconvenientes.

jueves, 22 de octubre de 2015

Fondue de queso


Después de hacer el pan relleno pensé de que manera podría aprovechar uno de los panes que había sobrado. Buscando en Google Imágenes "pan relleno" vi unas cuantas de esta fondue. Y el resto de la historia os lo podéis imaginar :)

La fondue es una plato típico suizo que se prepara en una recipiente específico. En este caso el recipiente es el pan y el queso se calienta en el horno, con lo que cualquier parecido con la receta auténtica se queda en el nombre.


INGREDIENTES:

Pan: un bollo redondo.
Queso.


ELABORACIÓN:

Encendemos el horno a 250ºC.

Cortamos la parte de arriba del bollo, como si quisiésemos hacer una tapa. Quitamos toda la miga.

Rellenamos el bollo con una mezcla de quesos, a nuestro gusto.

Envolvemos la parte de abajo del bollo con papel de aluminio para evitar que la grasa del queso se escurra y rompa el pan.

Metemos el pan en el horno y bajamos la temperatura del horno a 200ºC. Horneamos hasta que el queso esté fundido.

Para comerlo cortamos los trozos del pan y los vamos mojando en el queso derretido.






miércoles, 21 de octubre de 2015

Tortillas de trigo rellenas de crema de sobrasada


El día que abrí el paquete de tortillas para preparar las tortillas de trigo rellenas me sobraron 4, así que había que aprovecharlas. Como en la nevera aún había un trozo de sobrasada que me había sobrado después de hacer las patatas rellenas de sobrasada no dudé en utilizarlo.


INGREDIENTES (para 4 tortillas):

Tortillas de trigo: 4.
Queso de untar: 200 gramos.
Sobrasada: 100 gramos.


ELABORACIÓN:

En un bol mezclamos el queso de untar con la sobrasada y , con ayuda de un tenedor, lo trabajamos hasta obtener una crema.

Repartimos la crema entre las tortillas, las enrollamos y las calentamos en el microondas durante 2 minutos a temperatura máxima.

¡Que aproveche!




martes, 20 de octubre de 2015

Hojaldre relleno de bechamel


Este es el resultado de aprovechar una bechamel que había quedado demasiado líquida como para hacer croquetas con ella.

Yo, que le tengo pillado el punto a las croquetas, un día decido innovar ¡y la lío!. Porque cuando hago croquetas es a lo grande y de repente me encontré con una bechamel riquísima y sin saber cómo aprovecharla.

Afortunadamente, alguien ha pasado por lo mismo antes y en Internet encuentras la respuestas a todos (o casi ) los problemas culinarios.


INGREDIENTES (para dos personas):

Hojaldre: 1 lámina redonda.
Bechamel.
Huevo.


ELABORACIÓN:

Calentamos el horno a la temperatura que nos indiquen las instrucciones del hojaldre.

Extendemos la lámina y la cortamos por la mitad. Colocamos la bechamel en una mitad del semicírculo que nos ha quedado. La salsa no debe ser muy líquida (para evitar que se escurra al trabajar con ella) ni muy sólida como la de las croquetas. Plegamos y sellamos los bordes con un tenedor.

Repetimos la operación con la otra mitad del hojaldre.

Pintamos los dos hojaldres con el huevo batido y horneamos hasta que esté dorado.




lunes, 19 de octubre de 2015

Adquisiciones: termómetro sonda


Que un plato nos salga mejor o peor depende de una gran número de variables. Una de ellas es la temperatura de cocción. La mayoría cocinamos "a ojo" (¡y nos sale bien!) pero ayudándonos de un aparato como el que os traigo hoy podemos afinar la cocción y conseguir mejores resultados.

Hay muchos modelos pero este (de Ikea) tiene una relación calidad-precio fantástica. Por 9,99€ tendremos un ayudante en la cocina que se convertirá en un imprescindible con total seguridad.

En el frontal aparece una pantalla que variará dependiendo de la función que vayamos utilizar. En la parte trasera tenemos una pestaña con tres posiciones: "off", "cook" y "timer".



Cuando seleccionamos "cook", a la izquierda de la pantalla aparece la temperatura (en grados centígrados o en fahrenheit) que detecta la sonda. En la imagen aparece 24ºC que era la temperatura ambiente en el momento de la fotografía.

A la derecha aparece la temperatura que queremos alcanzar. Con los botones segundo y tercero podemos variar esta temperatura. Por ejemplo, si queremos asar un cordero y necesitamos que el centro de la pieza alcance 100ºC marcamos esa temperatura, introducimos la sonda en la pieza y cuando llegue a la temperatura el termómetro pitará.

La posición "timer" convierte la sonda en un cronómetro y nos ayuda a controlar el tiempo de cocción. Con los botones segundo y tercero establecemos el tiempo y al finalizar el mismo pitará para avisarnos.


Este termómetro sonda cuenta con un imán en su parte trasera para poder colocarlo en cualquier parte metálica mientras lo utilizamos. Si no, podemos desplegar una pata que tiene, también en la parte trasera, y colocarlo sobre cualquier superficie.

Yo sólo os digo que desde que lo compré lo he utilizado a diario, así que no puedo hacer otra cosa que recomendarlo.

domingo, 18 de octubre de 2015

Pollo con salsa de soja (microondas)



La receta de hoy es una de mis maneras favoritas para preparar el pollo. Con la ventaja añadida de que se prepara en 15 minutos. Así que los días que no me apetece dedicar mucho tiempo a la cocina recurro a ella.

Lleva muchos años rondando por mi cocina, como herencia de mi madre, y a todo el mundo que se la preparo le gusta mucho.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Pollo: 4 muslos.
Mantequilla: dos cucharadas.
Salsa de soja: dos cucharadas.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 254.
Hidratos de carbono: un gramo.
Grasas: 16 gramos.
Proteínas: 25 gramos.

Precio (por ración): 1€.


ELABORACIÓN:

En un bol ponemos la mantequilla y la derretimos en el microondas. Añadimos la salsa de soja y removemos bien.

Colocamos el pollo en una fuente apta para el microondas con la piel hacia abajo y untamos el pollo con la salsa. Si nos sobra salsa la guardamos porque se vuelve a utilizar; si no sobra, habrá que preparar más.

Metemos la fuente en el microondas y cocinamos durante 7 minutos a la máxima potencia.

Sacamos la fuente, damos la vuelta a los muslos y untamos de nuevo con la salsa que nos había sobrado.

Metemos el pollo de nuevo en el microondas y cocinamos durante 3 minutos. Dependiendo del tamaño del pollo y de la potencia del microondas puede que necesitemos más o menos tiempo. Si hay que aumentar el tiempo os aconsejo hacerlo en intervalos de un minuto porque si se pasa se quedará incomible.

La cantidad de salsa de soja va al gusto del consumidor. Hay que tener en cuenta que tiene mucha sal, para no pasarnos con ella.


sábado, 17 de octubre de 2015

Arroz con robellones de Zucaina




Esta semana viajamos hasta Zucaina, en la comarca del Alto Mijares, para probar un arroz sencillísimo.

Zucaina es un pueblo muy pequeño, del interior de Castellón, y en sus bosques, en otoño, podemos disfrutar de estos hongos. El robellón (también llamado rebollón o níscalo) crece en pinares o bosques mixtos.

Cuando lo estaba preparando no creía que fuese a gustarme, lo veía "soso". ¡Pero estaba muy engañada! Con cuatro ingredientes prepararemos un plato delicioso. La receta original la encontré aquí.

Por mi parte le añadí un poco de azafrán para darle más color y no puse la cebolla, porque no nos gusta.




INGREDIENTES (para 4 personas):

Robellones: 400 gramos.
Arroz: 4 medidas.
Ajo: dos dientes.
Cebolla: una.
Caldo (o agua): 8 medidas.
Perejil.
Aceite de oliva virgen extra.
Sal.
Azafrán.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 327.
Hidratos de carbono: 68 gramos.
Grasas: 2 gramos.
Proteínas: 8 gramos.

Precio (por ración): 1,55€.


ELABORACIÓN:

Limpiamos y troceamos los robellones. Pelamos la cebolla y la picamos, así como los dientes de ajo.

En un cazo ponemos a calentar el caldo.

En una paella calentamos el aceite de oliva y doramos la cebolla y los dientes de ajo. Añadimos los robellones y salamos.

Añadimos el arroz y lo removemos durante 4 minutos. Añadimos el caldo y azafrán.

Cocemos a fuego fuerte durante 15 minutos y a fuego bajo 5 minutos más.

Servimos acompañado de perejil picado por encima.





jueves, 15 de octubre de 2015

Gratinado de merluza


Estos platos gratinados tienen una gran ventaja y es que podemos prepararlos con antelación y justo antes de comer meterlos en el horno para gratinar. A mi eso me salva la vida a la hora de cenar, cuando me apetece cocinar poco pero comer bien.

Siempre que puedo, preparo la cena al mediodía y dejo para la noche únicamente el toque final.



INGREDIENTES (para 4 personas):

Merluza: 800 gramos.
Nata para cocinar: 320 mililitros.
Queso rallado: 120 gramos.
Queso crema: 120 gramos.
Huevos: 4.
Sal.
Perejil.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 499.
Hidratos de carbono: 5 gramos.
Grasas: 30 gramos.
Proteínas: 51 gramos.

Precio (por ración): 2,51€.


ELABORACIÓN:

Calentamos el horno a 180ºC.

Si tenemos cazuelas de barro individuales las utilizaremos, si no, en una fuente grande apta para el horno.

Limpiamos la merluza de espinas y piel. La picamos en trozos pequeños, de un centímetro aproximadamente, y la salamos. Reservamos.

En un cazo ponemos la nata y el queso crema. Lo calentamos hasta que rompa a hervir y en ese momento añadimos los huevos, removiendo con unas varillas.

Ponemos esta mezcla en la base de la fuente. Encima colocamos la merluza, el queso rallado y el perejil picado.

Horneamos durante 20 minutos a 180 grados.