domingo, 6 de septiembre de 2015

Pan de tomate y queso parmesano



Después de preparar el pan con tomates secos en aceite tenía unos tomates que me habían sobrado y no quería desaprovechar, así que los he aprovechado con esta receta que tenía guardada de El Club de la Máquina del Pan.

Es un pan muy sabroso, como os podéis imaginar por los ingredientes que lleva.




INGREDIENTES:

Harina de trigo: 350 gramos.
Tomate seco en aceite: 60 gramos.
Agua: 170 mililitros.
Leche en polvo: 3 cucharaditas.
Orégano: una cucharada.
Queso parmesano rallado: 50 gramos.
Azúcar: 2 cucharaditas.
Sal: 1 y 1/2 cucharadita.
Aceite de oliva: 15 mililitros.
Masa madre: 90 gramos*.
*Se puede sustituir por 7 gramos de levadura fresca o por 2,33 gramos de levadura seca.

Valores nutricionales (por porción de 100 gramos):
Calorías: 279.
Hidratos de carbono: 46 gramos.
Grasas: 6 gramos.
Proteínas: 9 gramos.

Precio (por porción de 100 gramos): 0,45€.


ELABORACIÓN:

En un bol mezclamos el agua y la harina y dejamos que repose tapado durante media hora.

Añadimos el resto de los ingredientes excepto el tomate y amasamos con reposos; esto es, amasado de unos 5 minutos y reposo de 10 minutos. Este proceso debemos repetirlo hasta que la masa esté lisa, sin grumos.

Pasamos la masa a un bol con aceite y tapamos con papel film.

Cada media hora plegaremos la masa sobre sí misma, repitiendo estos plegados en tres ocasiones. Añadimos los tomates troceados en el primer ciclo de plegados.

Reposo de 30 minutos - Plegado - Reposo de 30 minutos - Plegado - Reposo de 30 minutos - Plegado.

Después del último plegado tapamos la masa y dejamos que fermente, a temperatura ambiente o en nevera.

Cuando la masa haya subido la volcamos sobre la superficie de trabajo, la desgasificamos y la preformamos.

Dejamos que la masa repose media hora y le damos forma.

Encendemos el horno a 250ºC con una bandeja metálica en el suelo del horno.

Cuando el pan esté listo para ser horneado lo metemos en el horno, volcamos medio vaso de agua y lo apagamos, dejándolo así 10 minutos.

Pasados estos 10 minutos lo encendemos a 220ºC con calor sólo abajo, durante 10 minutos.

A continuación encendemos ambas resistencias y horneamos 10 minutos más.

Dejamos enfriar sobre una rejilla.






















2 comentarios:

  1. Delicioso. Y tiene un aspecto inmejorable. Lo de los ciclos de amasado es mano de santo, yo lo hago hasta para los prefermentos, no veas como va el gluten en el segundo ciclo... maravilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :) Lo "malo" de hacerlo así es que no puedes quitarle el ojo (y las manos!) de encima, jajajaj.

      Eliminar