viernes, 1 de mayo de 2015

Bizcocho de leche condensada y quesitos y base de chocolate




Hace unos días, La Panadería de Carmela publicó esta receta que os traigo hoy. Ayer me puse manos a la obra y, ¡cómo no!, cuando estaba a mitad de la faena de mi cuenta que no tenía la suficiente cantidad de leche condensada. Así que pensé con qué podía sustituirla. Tuve claro que con leche no porque me obligaría a añadir más harina y se perderían todas las proporciones. Necesitaba algo menos líquido. Así que recurrí a los quesitos.

Es por eso que en la foto de los ingredientes faltan los quesitos ;) Uno de los dos botes de leche que aparecen estaba caducado. Yo paso bastante de las fechas, pero al abrirlo había cambiado el color, así que se fue derechito a la basura.

No se cómo es el bizcocho original, pero el mío está muy rico :)


INGREDIENTES:


Huevos: 3.
Azúcar: 50 gramos.
Leche condensada: 155 gramos.
Yogur natural: 1.
Aceite de girasol: 100 mililitros.
Harina de trigo: 240 gramos.
Levadura química: 10 gramos.
Quesitos: 4.

Para la base:
Chocolate para postres: 250 gramos.
Mantequilla: 1 cucharadita.


ELABORACIÓN:

En un bol, batimos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen.



Añadimos los quesitos y batimos hasta que se integren en la mezcla anterior.

En otro bol, batimos suavemente la leche condensada con el yogur y el aceite de girasol.




Juntamos las dos masas y batimos suavemente.

Añadimos la harina tamizada con la levadura.



Batimos todos los ingredientes.



Untamos el molde con mantequilla y lo espolvoreamos con harina.



Vertemos la masa en él.



Horneamos durante 40 minutos, asegurándonos de que está bien hecho pinchando un palillo que debe salir limpio.

Dejamos que enfríe colocando el molde sobre una rejilla. Cuando esté completamente frío desmoldamos y cortamos el bizcocho en rodajas de unos dos centímetros de grosor.




En este momento, preparamos el chocolate para la base. En un recipiente apto para el microondas derretimos el chocolate.



Añadimos la cucharadita de mantequilla y batimos hasta obtener una crema brillante.






Cogemos cada rebanada de bizcocho y la bañamos en el chocolate. Con un dedo de grosor es suficiente. Colocamos las rebanadas sobre papel de horno y esperamos a que el chocolate se endurezca.










2 comentarios:

  1. Ñam, ñam, que bueno, y muy socorrido el recurrir a los quesitos. Yo hay cosas a las que tampoco miro mucho la fecha y se pueden usar perfectamente, otras ya se ve cuando están estropeadas :)
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La leche condensada se había convertido en dulce de leche :S y como no me gusta, no se cuál es su sabor sin caducar, así que no quería arriesgarme a fastidiar todo el bizcocho ^^

      Eliminar