domingo, 31 de mayo de 2015

Tortilla de patatas rápida





¿Por qué da tanta pereza preparar la tortilla de patatas? Es pensarlo y lo primero que me viene a la cabeza es...pfff. Pero resulta que una vez que te pones a ello te das cuenta que no es para tanto. Además, como está tan rica aún supone menos esfuerzo. Pero esa barrera psicológica está ahí y es insalvable, jajajaja.

En casa, los miércoles cenamos tortilla. A mi hijo le chifla la de patatas. Y hacer una tortilla de patatas para una persona da menos trabajo todavía, pero...¡barrera psicológica!.

Así que el último día que la preparé busqué la receta para hacerla en el microondas. Tengo un libro de recetas para el microondas y allí estaba la tortilla esperándome. Aunque la cuajé en la sartén, que eso me da menos pereza.


INGREDIENTES (para una persona):

Patatas: 100 gramos.
Huevo: 1.
Aceite de oliva: 1 cucharada.


ELABORACIÓN:

Pelamos la patata, la lavamos, la secamos y la troceamos.

En un recipiente apto para el microondas, ponemos una cucharada de aceite de oliva y calentamos a la máxima potencia durante un minuto.

Echamos las patatas en el recipiente y, con las manos, procuramos que se impregnen del aceite. Metemos el recipiente tapado en el microondas durante 5 minutos a la máxima potencia.

Según la cantidad y el corte de las patatas necesitaremos más o menos tiempo, así que iremos vigilando. Si con los 5 minutos se quedan duras, incrementaremos el tiempo en intervalos de un minuto.

Batimos el huevo, mezclamos con él las patatas y ponemos la sartén al fuego con un chorrito de aceite de oliva.

Con el aceite caliente, cuajamos la tortilla como tengamos costumbre.



¡Buen provecho!

sábado, 30 de mayo de 2015

Guisantes con jamón y salsa de tomate


Los guisantes son una de mis legumbres favoritas y preparados como la receta de hoy me los como con los ojos cerrados.


INGREDIENTES:

Guisantes.
Jamón.
Patata.
Aceite de oliva.


ELABORACIÓN:

Cocemos los guisantes y las patatas como tengamos costumbre. Yo los compro congelados, así que en 7 minutos en la olla rápida están preparados.

Escurrimos y reservamos.

Troceamos el jamón en dados.

En una sartén calentamos un chorrito de aceite de oliva. Cuando esté caliente añadimos el jamón y lo sofreímos ligeramente, lo justo para que empiece a cambiar de color (si nos pasamos el jamón quedará duro).

Bajamos el fuego, añadimos los guisante con las patatas y los rehogamos. A continuación, echamos la salsa de tomate y dejamos que de un hervor.

¡Y ya tenemos nuestro plato listo!



viernes, 29 de mayo de 2015

Salsa mayonesa (Cecomixer)





La salsa mayonesa es un producto bastante habitual en nuestra cocina. A mi me gusta hacerla en casa, pero reconozco que me da pereza, sobre todo si no voy a utilizar mucha cantidad y siempre tengo un bote en la nevera.

Ayer comimos ensaladilla rusa y pensé que con la Cecomixer tenía que ser fácil de hacer. Así que después de leer en varios blogs cómo se hace con la Thermomix, me lancé a la aventura.

Por raro que parezca, cuanto más aceite utilicemos, más espesa quedará. Yo la quería líquida por lo que utilicé menos aceite de lo recomendado (la proporción para una salsa espesa es de 1 huevo por cada 200 mililitros de aceite).

Es muy importante que el huevo esté a temperatura ambiente, así que lo sacaremos de la nevera un rato antes de utilizarlo.


INGREDIENTES:

Huevo: 1.
Aceite (de oliva o de girasol): 160 mililitros (si queremos que sea una salsa espesa, aumentaremos la cantidad hasta 200 mililitros).
Sal: una pizca.
Azúcar: una pizca.
Vinagre: 1 cucharadita.
Mostaza: 1 cucharada.

Podemos sustituir el vinagre por zumo de limón. La mostaza es opcional, yo la utilizo porque me gusta más así.


ELABORACIÓN:

Ponemos en la jarra batidora el huevo, la sal, el azúcar, el vinagre y la mostaza. Programamos velocidad 1.

Mientras trabaja, vamos preparando el aceite. En un vaso medidor ponemos el aceite.

Subimos la velocidad de la Cecomixer hasta el 5 y vamos añadiendo el aceite poco a poco, como un hilito. Una vez que hayamos echado todo el aceite, subimos la velocidad a 10 durante 30 segundos.

Aquí podéis ver una mayonesa más compacta con 190 mililitros de aceite:





jueves, 28 de mayo de 2015

Tortilla de chorizo a la sidra





El chorizo a la sidra es un plato fijo en la carta de cualquier bar o restaurante asturiano. Es un plato que no tiene ningún misterio: chorizo cocido con sidra. Y os aseguro que es una combinación muy resultona.

Desde hace años, varias empresas asturianas de embutidos los venden preparados. Sólo hay que calentarlos al microondas para poder comerlos. Hace unos días los preparé para cenar y sobró una parte, así que en mi afán de no tirar nada me pareció que estarían muy ricos en tortilla...¡y fue todo un acierto!.

Así que hoy tenemos una receta rápida y sencilla.


INGREDIENTES (para una tortilla):

Chorizo a la sidra: 1.
Huevos: 2.
Aceite de oliva: 1 cucharadita.


ELABORACIÓN:

Preparamos el chorizo como indiquen las instrucciones del envase. Generalmente, suele ser calentando un minuto al microondas. Aunque hay algunos que se calientan directamente en el envase pinchando el plástico protector.

Dejamos que se enfríe en un plato con papel de cocina para que absorba la grasa sobrante.

Cuando está frío lo cortamos en rodajas y reservamos.

En un bol batimos los dos huevos. Añadimos el chorizo y ponemos a calentar la sartén con el aceite.

Cuajamos la tortilla como tengamos costumbre de hacerlo.




miércoles, 27 de mayo de 2015

Fritos de pixín (rape)



Los fritos de pixín son típicos en la gastronomía asturiana. El pixín es el rape, un pescado blanco muy sabroso con una carne firme. Tiene una gran ventaja y es que no tiene espinas, excepto una gran espina dorsal (casi como un hueso) que viene muy bien para preparar caldos de pescado.

Este plato lo preparo siguiendo la receta del libro "Platos típicos de Asturias" de Maria Luisa García.


INGREDIENTES (para tres personas):

Rape: 300 gramos.
Aceite de oliva.
Ajo: 1 diente.
Perejil: 1 ramita.

Para el rebozado:
Harina de trigo: 15 gramos.
Agua: 15 mililitros.
Huevo: 1.
Aceite de oliva: 1 cucharada.


ELABORACIÓN:

En una cazuela ponemos a cocer el rape en agua fría con un diente de ajo y una ramita de perejil. Lo dejamos cociendo durante media hora a fuego medio.

Una vez cocido, lo sacamos del caldo y lo dejamos enfriar. El caldo lo colamos y lo guardamos (o congelamos) para aprovecharlo en algún otro plato.

Mientras se enfría el pescado preparamos la masa para rebozar. En un bol, ponemos la harina, el agua, una pizca de sal, la yema del huevo (reservaremos la clara) y el aceite. Removemos bien con las varillas hasta que todos los ingredientes estén integrados.

En otro bol, montaremos la clara del huevo a punto de nieve. Cuando esté lista, la mezclaremos con los otros ingredientes. Dejamos reposar la masa durante 20 minutos.

Una vez que ha reposado, ponemos al fuego una sartén con abundante aceite de oliva. Cortamos en dados el pescado, los pasamos por el rebozado y freímos. No es necesario freír mucho tiempo, ya que el pescado ya está cocido, simplemente lo justo para que el rebozado se dore.

Colocamos el pescado frito sobre un plato con papel de cocina que absorba el exceso de aceite.

Lo servimos acompañado de limón.




martes, 26 de mayo de 2015

Pan de campo




Tengo esta receta desde hace varios años. Por desgracia, no recuerdo de dónde la saqué, así que no puedo darle las gracias a su autor.


INGREDIENTES:

Harina de trigo: 700 gramos.
Agua: 400 mililitros.
Mantequilla (a temperatura ambiente): 25 gramos.
Azúcar: 1 cucharadita.
Sal: 2 cucharaditas.
Masa madre: 175 gramos*.
* Podemos sustituirla por 14 gramos de levadura fresca o 4,66 gramos de levadura seca.



ELABORACIÓN:

En un bol ponemos todos los ingredientes y mezclamos. A continuación amasamos hasta obtener una masa elástica y suave.

Untamos de aceite otro bol y ponemos la masa dentro para que fermente, tapándola con papel film. Mi pan estuvo fermentando 22 horas en nevera.

Sacamos la masa de la nevera y la volcamos sobre la superficie de trabajo enharinada. Desgasificamos.

Cortamos un tercio de la masa y hacemos una bola. Con el resto de la masa hacemos otra bola.

Las dejamos reposar sobre la superficie enharinada hasta que doblen su volumen.

Mientras tanto, vamos calentando el horno a 220ºC con una bandeja metálica sobre el suelo del horno.

Una vez que el pan ha subido por segunda vez, aplastamos ligeramente cada bola y colocamos la pequeña sobre la grande.

Con el mango de una cuchara de madera (enharinado) hacemos un agujero en el centro de la masa y lo agrandamos con los dedos. Dejamos que repose de nuevo durante 10 minutos.

Una vez reposado, pintamos la masa con huevo batido y espolvoreamos harina por encima. Después, le hacemos unos cortes al pan.

Metemos el pan en el horno y volcamos un vaso de agua sobre la bandeja metálica que teníamos dentro del horno.

Horneamos durante 35 minutos a 220ºC.

Cuando el pan esté listo, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.






lunes, 25 de mayo de 2015

Galets rellenos de picadillo de chorizo (Cecomixer y paso a paso)





Es la segunda vez que preparo esta receta. Y esta vez me apetecía utilizar la Cecomixer para realizar todo el proceso (excepto el gratinado). Es fantástico poder cocinar manchando solo un cacharro. Porque lo peor de cocinar es fregar y recoger todos los utensilios ;)

Los galets son un tipo de pasta similar a los tiburones pero mucho más grandes. Se pueden rellenar de lo que más nos guste. Si quieres ver la receta preparada de la manera tradicional puedes visitar este post: galets rellenos.


INGREDIENTES (para dos personas):


Galets: 10 por persona.
Picadillo de chorizo: 200 gramos.
Aceite de oliva.
Queso rallado.

Para la salsa bechamel:
Leche entera: 600 mililitros.
Mantequilla: 50 gramos.
Harina de trigo: 50 gramos.
Nuez moscada: 1 pizca.


ELABORACIÓN:

Ponemos en la cubeta un chorrito de aceite de oliva y programamos a 100ºC durante 30 segundos aproximadamente para que se caliente.



Cuando el aceite esté caliente, sofreímos el picadillo. Para ello, añadimos el picadillo y programamos 2 minutos a  120ºC y velocidad 1 con el amasador de silicona.



Sacamos el picadillo de la cubeta y lo ponemos en un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.



Sin limpiar la cubeta, ponemos agua dentro de ella.



Programamos a 140ºC hasta que rompa a hervir. En ese momento, echamos la pasta y cocemos 5 minutos a 100ºC y velocidad -3. Podemos echar algún galet más por si se rompe alguno.

Es importante que los galets no queden cocidos del todo para que no se rompan al rellenarlos y para que terminen de cocinarse durante el gratinado.

Cuando la pasta está cocida, la escurrimos y dejamos que se enfríe.

Una vez que tenemos la pasta fría, encendemos el horno a 180ºC y continuamos con la receta. Rellenamos los galets con cuidado de no romperlos. Una vez rellenos los colocamos sobre una fuente apta para el horno.



Es el turno de la salsa bechamel. Ponemos en la cubeta la mantequilla, la harina, la leche y la nuez moscada. Programamos 8 minutos, velocidad 2 y 100ºC con el amasador de silicona. Si nos ha sobrado picadillo podemos añadirlo también.

Una vez que tenemos la salsa la repartimos por encima de los galets y añadimos el queso rallado sobre ella.



Gratinamos hasta que la superficie esté dorada.




P.D.: si nos sobran, al día siguiente están aún más ricos.

sábado, 23 de mayo de 2015

Pan "básico"



Otra de las recetas del recetario de la panificadora. De vez en cuando, está bien comer un pan "normal", sin ingredientes "extraños".



INGREDIENTES:

Harina: 605 gramos.
Aceite de oliva: 2 cucharadas.
Agua: 330 mililitros.
Sal: 1 y 1/2 cucharadita.
Azúcar: 2 cucharadas.
Leche en polvo: 2 cucharadas.
Masa madre: 100 gramos (si utilizamos levadura fresca, 12 gramos. Si es seca, 4).


ELABORACIÓN:

Amasamos todos los ingredientes hasta obtener una masa lisa.

Ponemos la masa en un bol aceitado, tapamos con papel film y dejamos que fermente (este ha estado 36 horas en nevera).

Una vez fermentado, enharinamos la superficie de trabajo y formamos. Primero, desgasificamos la masa apretando levemente. Después, hacemos un hatillo con la masa y unimos las 4 esquinas del pan en el centro del mismo.

Dejamos que fermente por segunda vez sobre papel de horno y colocando el pliegue del pan hacia abajo; espolvoreamos harina por encima y cubrimos con un paño de algodón.

Precalentamos el horno a 250ºC con una bandeja metálica dentro.

Metemos el pan en el horno y volcamos medio vaso de agua sobre la bandeja. Apagamos el horno durante 10 minutos.

Pasado este tiempo, retiramos la bandeja con agua y encendemos el horno a 220ºC. A esta temperatura lo dejamos cocer durante 20 minutos.

Apagamos el horno, entre abrimos la puerta y dejamos el pan dentro durante 15 minutos.

Sacamos el pan y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.



viernes, 22 de mayo de 2015

Pan básico de 3/4 de kg





INGREDIENTES:

Harina de trigo: 455 gramos.
Aceite de oliva: 1 cucharada.
Agua: 250 mililitros.
Sal: 1 cucharadita.
Azúcar: 3 cucharaditas.
Leche en polvo: 1 cucharada y media.
Masa madre: 115 gramos.


ELABORACIÓN:

Mezclamos todos los ingredientes y amasamos durante 10 minutos. Dejamos que repose la masa durante 30 minutos. Repetiremos el proceso de amasado-reposo 3 veces.

Después del tercer amasado pasamos la masa a un bol aceitado, cubrimos con film y dejamos que fermente. Esta masa estuvo fermentando 18 horas en la nevera.

Sacamos la masa de la nevera, la volcamos sobre una superficie enharinada y la desgasificamos, apretándola levemente con las manos.

Procedemos a darle forma. En este caso, me apetecía una barra. Como a mi hijo lo que más le gusta es la miga, preferí hacerla más gordita en lugar de estirarla. Dejamos el pan formado sobre la bandeja del horno para que fermente por segunda vez antes de hornearlo.

Precalentamos el horno a 250ºC con una bandeja metálica en el suelo del horno. 

Cuando el pan esté listo para ser horneado hacemos un par de cortes con un cúter. No seáis tímidos a la hora de cortar. Yo lo hice tan suave que uno de ellos no llegó a greñar.

Metemos el pan en el horno, volcamos medio vaso de agua sobre la bandeja metálica y apagamos el horno. 

A los 10 minutos retiramos la bandeja con agua y encendemos el horno a 220ºC. Con esta temperatura seguiremos durante 30 minutos.

Apagamos el horno y dejamos que el pan repose dentro del horno con la puerta entreabierta durante 15 minutos.




jueves, 21 de mayo de 2015

Pan de aceite y anís verde


El otro día, comentábamos en el foro de Mundorecetas que lo mejor del pan es que combina con todo. Es un alimento fantástico, que (si lo haces en casa) nunca decepciona (bueno...todos los amantes del pan tenemos algún borrón en nuestro expediente, claro ;) ).


INGREDIENTES:

Harina de trigo: 500 gramos.
Azúcar: 25 gramos.
Sal: 10 gramos.
Masa madre: 100 gramos.
Aceite: 100 mililitros.
Agua: 200 mililitros.
Anís verde: 15 gramos.


ELABORACIÓN:

Mezclamos todos los ingredientes y amasamos.

Pasamos la masa a un bol aceitado, cubrimos con papel film y dejamos que fermente. Este pan ha estado 72 horas en la nevera (parece que me estoy aficionando a estas fermentaciones tan largas ;) ).

Sacamos la masa de la nevera y la volcamos sobre la mesa enharinada. Desgasificamos y damos forma. Dejamos que fermente por segunda vez sobre papel de horno, espolvoreando la superficie con harina y cubriendo con un paño de algodón.

Precalentamos el horno a 250ºC con una bandeja metálica en el suelo del horno. Metemos el pan y volcamos medio vaso de agua sobre la bandeja metálica.

Apagamos el horno durante 10 minutos. Pasado este tiempo, retiramos la bandeja metálica y encendemos el horno a 220ºC. Cocemos durante 25 minutos.

Dejamos reposar el pan 10 minutos con el horno apagado y la puerta entreabierta. Sacamos el pan del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.



viernes, 15 de mayo de 2015

Mantecado de Avilés




Si hay algo típico de Avilés es este mantecado. En casi todas las confiterías y cafeterías de la Villa podemos degustarlo. Es un bocado exquisito y muy fácil de preparar en casa.

Este mantecado se prepara para celebrar el Día del Bollo (el lunes de Pascua). El origen de esta fiesta se remonta a finales del siglo XIX y con ella se celebraba el comienzo de la primavera y el fin del ayuno tras la Pascua. 

La tradición establece que los padrinos y madrinas regalen a sus ahijados un bollo mantecado con forma de trébol y que puede tener varios pisos. 



Pero el resto del año se prepara de forma rectangular, mucho más sencillo.

Hace unos días, Pindorina publicó la receta de su mantecado y me dio tanta envidia que me puse a hacerlo yo.

La receta que utilizo es la de la madre de mi amiga Belén, pero apenas varía respecto a la original. Al glaseado me gusta añadirle limón, le da un toque diferente.


INGREDIENTES:



Huevos: 4.
Harina: mismo peso que los huevos.
Azúcar: mismo peso que los huevos.
Mantequilla: mismo peso que los huevos.
Ralladura de un limón.
Levadura: medio sobre.

Para el glaseado:
Clara de huevo: 1.
Azúcar glass: 80 gramos.
Zumo de limón: 1 cucharada.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180ºC.

Dejamos que la mantequilla se atempere.

Batimos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen. Añadimos la ralladura de limón y batimos un poco más.

Añadimos la mantequilla y batimos de nuevo. A la mezcla le aparecerán grumos pero no pasa nada, es normal.

Añadimos la harina y la levadura tamizada y mezclamos con una espátula con movimientos envolventes.




Así se quedará la masa, no busquéis la textura de un bizcocho. Es mucho más cremosa.

Untamos con mantequilla un molde rectangular. Vertemos la masa y horneamos durante 45 minutos aproximadamente. 



Dejamos enfriar sobre una rejilla antes de desmoldar. 



Una vez desmoldado preparamos el glaseado. Para ello mezclaremos una clara de huevo con el azúcar glass y el zumo de limón.

Repartimos la glasa sobre el mantecado y dejamos que se endurezca.

jueves, 14 de mayo de 2015

Pan de pizza





La masa de este pan lleva orégano, así que es (casi, casi) como si nos comiéramos una pizza :)

La receta la encontré hace años en el blog de Punto Pollo.


INGREDIENTES:

Harina de trigo: 540 gramos.
Agua: 300 mililitros.
Aceite de oliva: 1 cucharada.
Sal: 1 cucharadita.
Azúcar: 1 cucharadita.
Orégano: 1 cucharadita.
Queso rallado: 2 cucharaditas.
Masa madre: 133 gramos*
*Podemos sustituirla por 10 gramos de levadura fresca o 3,3 de levadura seca.



ELABORACIÓN:

En un bol mezclamos todos los ingrediente. Una vez mezclados, volcamos la masa sobre nuestra superficie de trabajo  y amasamos hasta obtener una masa lisa.


Pasamos la masa a un bol aceitado, lo tapamos con papel film y lo metemos en la nevera para que fermente. Este estuvo 48 horas.


Sacamos el pan de la nevera y lo formamos. Dejamos que fermente por segunda vez sobre un papel de horno. Espolvoreamos harina por encima y lo cubrimos con un trapo de algodón.


Precalentamos el horno a 250ºC con una bandeja metálica en el suelo del horno.


Cuando el pan esté listo, con un cuchillo muy afilado o con un cútter hacemos un corte en la superficie.


Metemos el pan en el horno, volcamos medio vaso de agua sobre la bandeja metálica que tenemos en el suelo del horno y apagamos el horno durante 10 minutos.


Pasados estos 10 minutos sacamos la bandeja con agua y encendemos el horno a 220ºC. Mantenemos esta temperatura durante 30 minutos.


Apagamos el horno y dejamos el pan dentro con la puerta del horno entreabierta durante 10 minutos.


Sacamos el pan del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.


miércoles, 13 de mayo de 2015

"Pizza" de hojaldre con verdura






No es una pizza, pero se parece, jajajaja. 

La semana que viene nos vamos de vacaciones y estos días estoy intentando dejar la nevera lo más limpia posible. Tenía varias verduras y la idea inicial era asarlas pero como también tenía masa de hojaldre ( y mi pobre congelador no da abasto) cambié de opinión.

La receta de hoy es muy sencilla y podemos prepararla con antelación.


INGREDIENTES:

Placa de hojaldre: 1.
Berenjena: 1.
Tomate: 1.
Aceite de oliva.
Queso: al gusto.
Queso rallado.
Aceitunas negras.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno según las instrucciones de cocción de nuestro hojaldre.

Con una mandolina o un corta-fiambres cortamos las verduras en rodajas muy finas (las mías eran de 3 milímetros).

Estiramos el hojaldre y colocamos una capa de berenjena.



Ponemos un chorrito de aceite de oliva sobre la berenjena.



Ponemos el tomate.



Ponemos la última capa de berenjena, utilizando todas las rodajas que nos quedan. Y por encima, otro chorrito de aceite de oliva.



Distribuimos por encima el queso troceado, las aceitunas negras y el queso rallado.



Llevamos nuestra "pizza" al horno hasta que el hojaldre está dorado.