viernes, 20 de marzo de 2015

La prueba del dedo


Hace unos días, en el foro de Mundorecetas me preguntaron cómo comprobaba que el pan estaba listo para meter en el horno. Esa es la parte más "complicada" a la hora de hacer el pan porque puede estropearnos todo el trabajo. 

La masa del pan es una masa viva y su crecimiento depende de la temperatura ambiental y del fermento que utilicemos.

Para saber si el pan está preparado para hornear, hay una forma muy sencilla de comprobarlo: tocando :)

Posamos la yema del dedo sobre el pan y hacemos una ligera presión. Pueden ocurrir tres cosas:

- La marca del dedo se queda hundida: al pan le falta fermentación.
- La masa recupera la forma rápidamente: el pan está sobrefermentado. Es decir, llegamos tarde.
- La masa recupera la forma lentamente y no llega a quedarse lisa: el pan está listo.

Cuando el pan está listo tenemos que tener el horno caliente...no nos va a esperar!

Otra manera de comprobar la fermentación es hacer un corte limpio con un cuchillo y observar si hay miga. Este procedimiento es muy sencillo pero no nos sirve si el pan lo tenemos fermentando en la posición en la que va a entrar en el horno, porque nos saldrá un pan con varios cortes (claro, existe la posibilidad de que al primer corte se vea ya la miga, pero no siempre nos ocurrirá eso :) ).

1 comentario:

  1. A ver si copiamos bien, que lo has puesto al revés!

    ResponderEliminar