viernes, 16 de enero de 2015

Naranja confitada


No me gusta la fruta confitada ni escarchada, pero cuando vi esta receta en el blog de Nenalinda pensé que serían perfectas para el roscón de Reyes. Yo soy de esa clase de personas que le quitan todo lo que lleva por encima el roscón pero mis degustadores no tienen porqué sufrir mis manías :) .

Son muy fáciles de preparar y así nos aseguramos de que nuestro roscón lleven cosas ricas, de calidad y bien elaboradas.

En la receta original utiliza tres naranjas, pero como sabía que no íbamos a comerlas, yo lo hice con una sola.


INGREDIENTES:

Naranja: una.
Agua: 84 mililitros.
Azúcar: 168 mililitros.

Valores nutricionales:
Kilocalorías: 788.
Hidratos de carbono: 197 gramos.
Grasa: 0 gramos.
Proteínas: 2 gramos.


Precio: 0,31€.


ELABORACIÓN:

Lavamos y secamos la naranja. La cortamos en rodajas de 1 centímetro de grosor, desechando los extremos de la naranja.

En una olla calentamos el agua y 56 gramos de azúcar (1/3 de la cantidad total), a fuego lento. Así el azúcar se irá disolviendo. Cuando veamos que el azúcar se ha disuelto, metemos las rodajas de naranja y dejamos que cuezan durante 15 minutos. Retiramos del fuego y dejamos reposar durante 8 horas.

Pasadas las 8 horas, añadimos otros 56 gramos de azúcar, llevamos la olla al fuego y esperamos a que empiece a hervir. En ese momento, bajamos el fuego y dejamos que cuezan, de nuevo, otros 15 minutos a fuego lento. Retiramos y dejamos reposar 8 horas.

Repetimos la operación por tercera y última vez.

Cuando ha terminado el último reposo de 8 horas, sacamos las naranjas del almíbar y las ponemos sobre una rejilla para que se escurran. Las dejaremos ahí durante tres días, dándoles la vuelta una vez al día.

Como es un proceso de más de 24 horas, es una buena idea empezar a hacerlas por la noche. A la mañana siguiente hacemos la segunda cocción, por la tarde la tercera y por la noche las sacamos del almíbar.

Si no las vamos a utilizar en el momento, podemos guardarlas en cualquier recipiente en el que no les de la luz y conservarlas en un sitio fresco y seco. 

El almíbar lo metemos en un tarro de cristal y lo dejamos en el frigorífico. ¡Algún uso le daremos!




2 comentarios:

  1. Te han quedado fantasticas me alegra te hayas animado hacerlas aunque no te guste este tipo de fruta y solo hayas echo una seguro que los catadores del roscon lo habran notado.
    Muchas gracias por la mencion eres un encanto siento no haber podido pasarme antes pero la semana pasada trabaje de tarde y por la mañana no tengo tiempo de nada.
    Bicos mil y feliz domingo wapa.

    ResponderEliminar
  2. Si es que vamos como pollo sin cabeza! Gracias por tu visita :*

    ResponderEliminar