domingo, 1 de febrero de 2015

Galets rellenos


Cuando vi esta receta en el blog de Las Recetukis de Amatxu me llamó mucho la atención. Yo soy muy básica para la pasta, suelo cocinar siempre lo mismo, pero me apeteció probar esta pasta nada más verla.

Los galets son unas caracolas extra-grandes. En Cataluña es tradición prepararlos en sopa en Navidad.


INGREDIENTES:

Galets: 10 por persona.
Agua.
Queso rallado.

Para el relleno:
Picadillo de chorizo.

Para la salsa:
Mantequilla: 50 gramos.
Harina: 50 gramos.
Leche: 600 mililitros.
Nuez moscada.
Sal.


ELABORACIÓN:

Cocemos la pasta. Como vamos a gratinarla una vez rellena, es suficiente con que quede al dente (o un poco menos) para que podamos rellenarla con comodidad y no se rompa al manipularla. Aún así, y en previsión de que algún galet se rompa durante la cocción, añadiremos alguno más para no pillarnos los dedos.

En mi caso, la cocí 5 minutos en la olla rápida (se que es muy poco ortodoxo para los amantes de la pasta ;) ).

Una vez cocida, escurrimos el agua y los enfriamos. Para evitar que se peguen unos con otros, los ponemos estirados sobre una bandeja mientras se enfrían.

Preparamos el relleno. Ya sabéis que la pasta admite de todo, así que yo me decanté por el picadillo de chorizo. Lo rehogamos en aceite de oliva y cuando empiece a estar hecho lo retiramos del fuego. Pasamos el picadillo a un plato con una servilleta de papel para absorber el aceite sobrante y lo dejamos enfríar.

Preparamos la salsa bechamel para cubrirlos. Ponemos a calentar la leche. Mientras tanto, ponemos la mantequilla al fuego y dejamos que se deshaga. Cuando empiece a freír vamos añadiendo la harina a cucharadas, rehogando cada cucharada para que no aparezcan grumos.

Cuando la leche esté caliente y la harina integrada en la mantequilla, empezamos a añadirla. Poco a poco. Un chorrito y se deslíe. Así hasta que acabamos la leche. Añadimos la nuez moscada y removemos hasta que la salsa no se pegue en las paredes.

Precalentamos el horno a 180ºC.

Cogemos los galets y vamos rellenándolos con el picadillo. Da un poco de trabajo, así que nos lo tomamos con paciencia. De esta manera evitaremos que la pasta se nos rompa.

Colocamos los galets rellenos en una bandeja para hornear. Por encima, ponemos la salsa bechamel y el queso rallado.

Metemos la bandeja en el horno y gratinamos hasta el punto que más nos guste.

PD: si la ración es demasiado grande, ¡no os preocupéis!...al día siguiente están aún más ricos.


2 comentarios:

  1. Holaaa,,,que buenos estos galets mmmm, me encanta la pasta sea como sea ,,gracias guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita :) Yo no soy muy amante de la pasta, pero hecha así es irresistible :)

      Eliminar