martes, 22 de agosto de 2017

Helado de sandía (tradicional o Thermomix)


Con el final de la temporada de la sandía cada vez más cerca, hay que aprovechar para disfrutar de ella. Yo la como casi a diario en los meses de verano, siempre llevo una ración para las jornadas de piscina.

Esta vez le he dado forma de helado, ¡desde que preparé el helado de yogur no había vuelto a utilizar la heladera!.


INGREDIENTES:

Sandía: 500 gramos.
Huevos: 4.
Azúcar: 100 gramos.
Nata 35% M.G.: 125 mililitros.

Valores nutricionales (por ración de 100 gramos):
Calorías: 128.
Hidratos de carbono: 15 gramos.
Grasas: 7 gramos.
Proteínas: 3 gramos.

Precio (por ración de 100 gramos): 0,14€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Retiramos la piel y las pepitas de la sandía y la troceamos. Colocamos los trozos en el vaso de la batidora y la trituramos.

Añadimos la nata y el azúcar y batimos con unas varillas.

A continuación, vamos echando los huevos uno a uno sin dejar de batir.

Metemos la mezcla en la nevera y esperamos a que esté muy fría antes de meterla en la heladera.

Si no tenemos heladera, pondremos la mezcla en un recipiente con tapa y lo meteremos en el congelador e iremos sacándolo y removiendo cada dos horas hasta que se haga helado.


ELABORACIÓN (Thermomix):

Troceamos la sandía, retiramos la pepitas y la piel y la colocamos en el vaso. Programamos 1 minuto, velocidad 7. Retiramos y reservamos.

Ponemos en el vaso la mariposa y echamos la nata y el azúcar. Programamos 1 minuto, velocidad cuchara.

Quitamos la mariposa, programamos velocidad 3 y añadimos los huevos uno a uno por el bocal. Una vez que estén todos los huevos en el vaso, ponemos el cubilete y subimos la velocidad a 4 durante 10 segundos.

Volvemos a poner la mariposa, echamos el puré de sandía y programamos 1 minuto, velocidad 3.

Metemos la mezcla en la nevera hasta que se enfríe. Una vez fría, la echamos en la heladera para que se haga el helado.

Si no tenemos heladera, pondremos la mezcla en un recipiente con tapa y lo meteremos en el congelador e iremos sacándolo y removiendo cada dos horas hasta que se haga helado.






lunes, 21 de agosto de 2017

Rollo de bonito (tradicional o Crock-Pot)


Este plato es típico de la cocina asturiana. Siempre ha sido uno de mis favoritos, incluso cuando era un niña poco comedora. Me recuerda a las vacaciones de verano con mis tíos en el camping, era una de las cenas más frecuentes.

Mi madre también lo cocinaba mucho. Aprovechaba cuando el bonito estaba bien de precio para comprar uno entero y hacerlo.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Bonito: 750 gramos.
Pimiento rojo en conserva: 2.
Aceitunas verdes.
Jamón serrano: 100 gramos.
Ajo: dos dientes.
Huevos: dos.
Miga de pan: dos cucharadas.
Harina de trigo.
Aceite de oliva virgen extra.
Cebolla: una.
Vino blanco: 100 mililitros.
Leche entera: dos cucharadas.
Sal.
Perejil.

Valores nutricionales (por ración):
Calorías: 457.
Hidratos de carbono: 12 gramos.
Grasas: 20 gramos.
Proteínas: 53 gramos.

Precio (por ración): 2,85€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Cocemos uno de los huevos. Una vez cocido lo pelamos y lo picamos.

Retiramos la piel y las espinas del bonito y lo picamos. Es mejor hacerlo con el cuchillo porque con la picadora corremos el riesgo de quede una pasta.

Pelamos los dientes de ajo, troceamos el jamón, los pimientos y las aceitunas.

Machacamos en el mortero uno de los dientes de ajo con el perejil y lo echamos en el bonito. Añadimos un poco de vino blanco y la sal, el jamón troceado, los pimientos, el huevo cocido y las aceitunas.

Empapamos la miga de pan en la leche y la escurrimos con las manos. La añadimos a la mezcla anterior. Batimos el otro huevo y lo añadimos también. Amasamos toda la mezcla.

Con las manos enharinadas formamos dos rollos, los enharinamos y los doramos en aceite muy caliente. Una vez fritos los pasamos a una tartera.


Para hacer la salsa, pelamos la cebolla y la cortamos en rodajas finas. La sofreímos, en la misma sartén que hemos dorado los rollos, hasta que empiece a tomar color. Echamos una cucharadita de harina de trigo y ha rehogamos. A continuación añadimos el vino y mezclamos con unas varillas.

Cubrimos los rollos con esta salsa y dejamos que se cocinen a fuego lento durante media hora. Sacamos los rollos de la tartera y dejamos que se enfríen. Los cortamos en rodajas de un centímetro de grosor, aproximadamente, y las ponemos en la tartera. Encendemos el fuego y dejamos que se cocinen, lentamente, 10 minutos más.


ELABORACIÓN (CROCK-POT):

Cocemos uno de los huevos. Una vez cocido lo pelamos y lo picamos.

Retiramos la piel y las espinas del bonito y lo picamos. Es mejor hacerlo con el cuchillo porque con la picadora corremos el riesgo de quede una pasta.

Pelamos los dientes de ajo, troceamos el jamón, los pimientos y las aceitunas.

Machacamos en el mortero uno de los dientes de ajo con el perejil y lo echamos en el bonito. Añadimos un poco de vino blanco y la sal, el jamón troceado, los pimientos, el huevo cocido y las aceitunas.

Empapamos la miga de pan en la leche y la escurrimos con las manos. La añadimos a la mezcla anterior. Batimos el otro huevo y lo añadimos también. Amasamos toda la mezcla.

Con las manos enharinadas formamos dos rollos, los enharinamos y los doramos en aceite muy caliente. Una vez fritos los pasamos a la Crock-Pot.


Para hacer la salsa, pelamos la cebolla y la cortamos en rodajas finas. La sofreímos, en la misma sartén que hemos dorado los rollos, hasta que empiece a tomar color. Echamos una cucharadita de harina de trigo y ha rehogamos. A continuación añadimos el vino y mezclamos con unas varillas. Mantenemos la sartén al fuego hasta que se evapore el alcohol.

Cubrimos los rollos con esta salsa y dejamos que se cocinen 2 horas en temperatura baja. Sin apagar la olla, sacamos los rollos y dejamos que se enfríen. Los cortamos en rodajas de un centímetro de grosor, aproximadamente, y las ponemos en la Crock-Pot. Cocinamos durante una hora más (en temperatura baja).