miércoles, 26 de abril de 2017

Revuelto de rape y gambas



Los revueltos son una estupenda manera de preparar un plato único muy completo. Los clásicos son los de setas o los de gambas, ¿quién no los ha probado alguna vez? El que he preparado yo lleva, además de las gambas, rape, uno de mis pescados preferidos.

La receta es de Cuaderno de Recetas.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Huevos: 8.
Gambas peladas: 150 gramos.
Rape: 150 gramos.
Nata 18% M.G.: 4 cucharadas.
Aceite de oliva virgen extra.
Sal.
Pimienta negra molida.

Valores nutricionales (por ración):
Kilocalorías: 271.
Hidratos de carbono: 2 gramos.
Grasas: 16 gramos.
Proteínas: 27 gramos.

Precio (por ración): 1,37€.


ELABORACIÓN:

Lavamos el rape, lo secamos con papel de cocina y lo cortamos en cubos de un centímetro, aproximadamente.

Calentamos aceite de oliva en una sartén y salteamos durante 30 segundos las gambas y el rape. Retiramos de la sartén y reservamos.



En un cuenco batimos los huevos con la sal, la pimienta y la nata.



En la misma sartén donde hemos salteado el pescado (si es necesario, añadiremos más aceite) echamos los huevos y vamos removiendo hasta que estén casi cuajados. En ese momento añadimos el rape y las gambas y terminamos de cocinar el revuelto, cuidando que no quede demasiado seco.


Servimos y ¡a comer!






martes, 25 de abril de 2017

Pollo al vino tinto (tradicional o Crock-Pot)


Hoy me reincorporo al mundo laboral después de muchos años fuera de él. Es un trabajo de pocas horas pero estoy segura de que lo voy a disfrutar muchísimo. Voy a estar a 5 minutos de casa y tiene un horario que me va a permitir no alterar demasiado mi rutina, así que es más bien un regalo.

Cambiaremos costumbres y rutinas y costará volver a hacerse con la situación. A mi, personalmente, me cuestan muchísimo estos cambios. Como he contado más veces, soy una persona bastante cuadriculada, así que los cambios de rutina me descentran bastante.

De lo que estoy segura es que la cocina seguirá siendo mi válvula de desconexión.


INGREDIENTES (para 4 personas):

Pollo troceado: uno.
Apio: una ramita.
Zanahoria: una.
Puerro: uno.
Laurel: una hoja.
Tomillo: una rama.
Romero: una rama.
Salsa de tomate: 100 gramos.
Vino tinto: 125 mililitros.
Harina de trigo.
Aceite de oliva virgen extra.

Valores nutricionales (por ración):
Kilocalorías: 357.
Hidratos de carbono: 9 gramos.
Grasas: 7 gramos.
Proteínas: 54 gramos.

Precio (por ración): 1,20€.


ELABORACIÓN (tradicional):

Picamos el apio, la zanahoria y el puerro. En un bol mezclamos toda la verdura con el vino. Colocamos el pollo troceado en una fuente y lo regamos con la mezcla de verdura y vino. Tapamos la fuente con papel film y lo metemos en la nevera durante un máximo de 24 horas.

Pasado el tiempo, sacamos la fuente de la nevera y retiramos el pollo del adobo. Secamos cada trozo con papel de cocina, lo enharinamos y lo freímos en una sartén con abundante aceite de oliva hasta que se dore por el exterior.

Pasamos el pollo a una cazuela, echamos encima la mezcla de verduras y vino y la salsa de tomate, dejamos de un hervor y después bajamos el fuego para que se cocine a fuego lento hasta que el pollo esté hecho.


ELABORACIÓN (Crock-Pot):

Picamos el apio, la zanahoria y el puerro. En un bol mezclamos toda la verdura con el vino. Colocamos el pollo troceado en una fuente y lo regamos con la mezcla de verdura y vino. Tapamos la fuente con papel film y lo metemos en la nevera durante un máximo de 24 horas.

Pasado el tiempo, sacamos la fuente de la nevera y retiramos el pollo del adobo. Secamos cada trozo con papel de cocina, lo enharinamos y lo freímos en una sartén con abundante aceite de oliva hasta que se dore por el exterior.

Pasamos el pollo a la Crock-Pot. Retiramos el aceite de la sartén y echamos la mezcla de verduras y vino. Mantenemos al fuego hasta que se evapore el alcohol. Una vez evaporado cubrimos el pollo con esta salsa y añadimos la salsa de tomate. Cocinamos 4 horas en temperatura alta.